Una experiencia cercana a la realidad

Acudiendo Felipe, le oyó que leía el profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.” (Hechos 8:30-31)

 

Estando visitando la Catedral de Ginebra en compañía de un hermano en Cristo, decidimos tomar asiento en uno de los bancos cercanos al púlpito desde el cual predicó la Palabra de Dios el ungido reformador Juan Calvino. Nuestro deseo -amén de descansar del largo y agotador recorrido por tan emblemática ciudad- era el de disfrutar sosegadamente de las bellas vidrieras que adornan el sobrio templo protestante. Estando absortos en ello, se nos acercó un hombre de aspecto anglosajón, de edad madura quién, habiendo pedido permiso amablemente, ocupó un lugar junto a nosotros. Después de habernos rogado que le hiciésemos unas fotografías, nos confesó que era de origen inglés pero residente en Estados Unidos, donde ejercía como profesor de Teología Sistemática en un seminario bautista cercano a la ciudad de Houston. Su amena charla fue derivando hacia la persona de Calvino y la doctrina de la Gracia. Con sutil agudeza quiso saber nuestra posición doctrinal al respecto, así como al conjunto de la Reforma protestante. Evidentemente, sin lugar a dudas, su inclinación arminiana era poco disimulable, así como su ardiente defensa del libre albedrío y de la expiación universal de la humanidad caída, algo comprensible en los miembros de las iglesias evangélicas nacidas a la sombra del pastor holandés, de tendencia semipelagiana y sinergista, Jacobo Arminio (1560-1609).

 

Con actitud abierta y conciliadora, siguiendo el consejo de Dios expresado en su Palabra (“...estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros...” 1ª Pedro 3:15), respondimos al reto exponiendo que esta doctrina erige al hombre como aquel que tiene la capacidad de decidir sobre su destino eterno, anulando y suplantando la soberanía de Dios. Evidentemente, teniendo en cuenta la muerte espiritual del hombre, según la Palabra de Dios (Romanos 5:12), esto es radicalmente imposible: un muerto sólo puede oír la voz de Dios cuando el Espíritu Santo abra su corazón, no al revés (Hechos 16:14). Tampoco ningún muerto tiene capacidad para resucitar por sí mismo: sólo Cristo puede hacerlo, tal como describe Pablo: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1,5). Esta vida sólo fue posible gracias a que Jesús murió por nosotros, por su Iglesia, no por toda la humanidad, como ellos enseñan y defienden: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella...” (Efesios 5:25). Y todo lo hizo por gracia, sólo por su gran amor y misericordia (Efesios 2:8).

 

Percibiendo una actitud dudosa en nuestro interlocutor, extrajimos un viejo evangelio de San Juan de uno de los bolsos que portábamos, y comenzamos a leerle una serie de textos que no admitían dudas sobre las doctrinas de la elección incondicional y del llamamiento eficaz . Ahora el reto provenía directamente de Dios, de la autoridad infalible de su Palabra expuesta por escrito. Nuestras palabras resonaban de forma sobrecogedora en medio de aquellos vetustos muros, mudos testigos de poderosas predicaciones que alcanzaron a miles de almas hambrientas del verdadero Evangelio de Jesucristo:

 

-”Porque como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida” (Juan 5:21).

-“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6: 37-39).

-” Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:44).

-”Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no fuere dado del Padre (Juan 6:65).

Continuó diciendo el Señor Jesucristo, no nosotros:

-”Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen...Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Juan10:27-29).

-”No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros...” (Juan15:16).

-”He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra” (Juan 17:6,9,12,24).

 

Aún no conforme con los textos arriba mencionados, Herbert, este era el nombre de nuestro fugaz acompañante, nos sacó a colación versículos muy conocidos usados por los arminianos para justificar su posición doctrinal contraria a la Doctrina de la Gracia (no necesariamente calvinista, sino bíblica). Por ejemplo, citó de memoria Juan 3:16-17, 12:47; 2ª Corintios 5:19; 1ª Timoteo 2:4; Hebreos 10:26-29; etc. Ante esta respuesta, fácilmente rebatible, dedujimos -con triste desencanto- que los argumentos expuestos por este hermano eran poco consistentes y sostenibles frente al más elemental examen hermenéutico, y mucho más tratándose de un experimentado profesor de teología. Por ello, le emplazamos a escudriñar las Escrituras con toda solicitud, siguiendo el consejo del apóstol Pablo (Hechos 17:11). Ellas, y no nosotros, le llevarían a encontrar la respuesta que Dios tenía preparada para su vida. El Señor, por medio de su Espíritu, tenía que guiarlo a toda la verdad (Juan 16:13). Sólo Él podría abrirle el entendimiento para que comprendiese las Escrituras (Lucas 24:45).

 

Siendo conscientes de que este encuentro no casual, en un lugar tan señalado, sería el principio de una maravillosa revelación de Dios para su ministerio, nos despedimos amorosamente de este hermano con el deseo de que el Señor lo bendijese grandemente en su trabajo docente. A escasos metros nos esperaba otra agradable sorpresa: el “Auditorio de Calvino, pequeña iglesia de estilo gótico donde predicaron tres de los más importantes hombres de la Reforma protestante: Juan Calvino, Teodoro de Beza y Juan Knox. Pero de esta inolvidable experiencia hablaremos más adelante”.

                                                                     Jesús Mª Vázquez Moreno

                                       

              

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

       LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA

"Una Iglesia que no llamara pecado al pecado no podrá encontrar la fe c uando querrá perdonar el pecado --escribió Dietrich Bonhoeffer--,

Cometerá un pecado contra lo santo, andando de forma indigna del Evange-lio. . . Este es el uso correcto del poder de las llaves (Mat. 16:19; 18:18; Juan. 20:23), dado por el Señor a la Iglesia y del que los reformadores hablaban aún con tanta energía. Por amor a las cosas santas y a la Iglesia, hay obligación de utilizar las llaves. . .el ejercicio del control eclesiástico (o disciplina eclesiástica) es necesario para que la Iglesia camine de forma digna del Evangelio. . . La comunidad separada del mundo debe ejercer en su seno el control eclesiástico. Esto no sirve para edificar una comunidad de hombres perfectos, sino para construir  la comunidad de los que viven realmente bajo la misericordia divina que perdona. El control eclesiástico (la disciplina de la Iglesia) está al servicio de la gracia cara de Dios . . . El origen de todo ejercicio de control sigue siendo el anuncio de la Palabra."

 

Y en otro lugar el mismo autor escribe, en sintonía con el pensamiento de Lutero:  "El pecado contra la doctrina es más grave que el pecado contra la buena conducta. Quien roba el Evangelio a la comunidad merece una condenación ilimitada, mientras que el que peca en su conducta puede contar siempre con el Evangelio. La falsa doctrina corrompe la fuente de la vida de la Iglesia y de la disciplina comunitaria."

La disciplina doctrinal se aplica, ante todo, al portador del magisterio en la Iglesia.  El presupuesto de todo esto es que, al conferir un cargo, existe la garantía de que el ministro es "didaktikós", apto para la enseñanza (1ª Tim. 3:2; 2ª Tim.2:24; Tit. 1:9), "capaz de enseñar también a los otros" (2ª Tim. 2:2), y que a nadie se le imponen las manos precipitadamente, porque, de lo contrario, la culpa recaería sobre el que las haya impuesto (1ª Tim. 5:27).                  (Texto:JOSÉ GRAU-Ilustración:"Pablo disputando con Pedro", de Rembrandt, Museo del Prado).

Falsedad del Romanismo: La Biblia Protestante es falsa.

"Contra esta afirmación lanzada por el Romanismo, más para su propio descrédito que para vituperio del Protestantismo, tenemos una sólida argumentación: No existe más que una Biblia.

Debemos ante todo rechazar este título de “Biblia Protestante” con que se pretende rebajar la augusta majestad del Libro Sagrado, porque tal clase de Biblia ni ha existido ni puede existir.

 

No hay más que una sola Biblia, la ver-dadera, la auténtica, la que fue dirigida por el Verbo augusto del Espíritu Santo y movió la pluma de todos y cada uno de los escritores piadosos que dieron al mundo el contenido de la misma. Hablar de “Biblia Protestante”es hablar de dos Cristos o Evangelios diferentes, cuando uno solo, en verdad, es el Cristo de Dios y una ciertamente su maravi-llosa doctrina de gracia y amor . . .

La razón suprema de esta afirmación descansa en que el Autor de las Sagradas Escrituras no es otro sino Dios y en Dios no cabe admitir dos volunta-des antagónicas, dos propósitos distintos y dos métodos de inspiración opuestos. Así como Dios es uno, su Palabra no puede ser sino una sola.

Admitir la hipótesis de una dualidad verdadera en la Revelación de Dios, equivaldría a dar por hecho una duali-dad de naturalezas en el Ser Supremo, cosa totalmente opuesta a la verdad. Si existieran dos Biblias  en el sentido absoluto de la palabra uno de ellas necesariamente habría de ser falsa. . .Sin embargo, insistimos en que no existe sino una sola Biblia auténtica, tanto por su contenido como por la expresión de sus libros y afirmamos que esa Biblia verdadera es la única que puede y debe ser llamada "Biblia de Dios" o "Sagradas Escrituras", "Pala-bra de Dios" o simplemente "Palabra."              (CLAUDIO GUTIÉRREZ MARÍN)