Día 24 de abril 

Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como se lo había mandado Dios; y Jehová cerró la puerta detrás de Noé”(Génesis 7:16).

 

Mientras observaba la lenta y trabajosa marcha de un caracol en el jardín de casa, vino a mi mente el relato bíblico de la marcha de los animales escogidos por el Señor para ocupar su lugar en el arca antes de enviar el anunciado diluvio sobre la tierra. Y, sobre todo, pude darme cuenta de la gran paciencia demostrada por Dios con este tipo de crustáceo, mientras las veloces aves, las alegres gacelas, los briosos caballos, etc., llegaban con suficiente antelación al refugio preparado por el justo Noé y sus hijos. No olvidemos que el Señor tuvo que esperar a que todos entrasen en el arca, porque como dice la Escritura: “Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como se lo había mandado Dios ; y Jehová cerró la puerta detrás de Noé” (Génesis 7:16). Después, una vez cerrada definitivamente la puerta,  ”diluvió durante cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y levantaron el arca, que fue alzada sobre la tierra” (Génesis 7:17)

 

Ante esto, amado hermano, debes tener en cuenta que no todos los escogidos de Dios en Cristo caminan espiritualmente al mismo ritmo. Al igual que los animales que peregrinaban hacia el arca salvadora, los redimidos marchan hacia la presencia de Dios con diferentes velocidades, aunque todos tengan “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:1-2). Encontramos en el camino a hermanos de poco ánimo a los que hay alentar, así como a débiles a los que estamos llamados a sostener en su duro caminar hacia el refugio de Dios. A veces, el Señor nos da el privilegio de poder sobrellevar las cargas de los otros. El mismo apóstol Pablo así lo muestra con su propio ejemplo: “Así que los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles” (Romanos 15:1).

 

Siguiendo con el símil del caracol es fácil entender que, por su lentitud y fragilidad, estuviese expuesto, en mayor medida, al peligro de aquellos depredadores que quedaron fuera del arca. El caracol, en su aparente debilidad, podría decir como Pablo: “...yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2ª Timoteo 1:12). También demostró saber tres cosas que muchos creyentes olvidan con frecuencia en nuestros días: En primer lugar, sabía hacia dónde debía ir ; en segundo lugar, conocía el camino que debía recorrer para llegar al arca y, en último lugar, estaba seguro de llegar a la meta “porque fiel es el que prometió” (Hebreos 10:23). Posiblemente, necesites meditar sobre este versículo: “...una cosa hago, olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a los que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús"(Filipenses 3:13-14).                     (J. Mª V. M.)

_________________________________________________________________

Día 25 de abril

Y la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario” (Mateo 14:24).

 

Es bien conocido de todos como el viento de Levante azota las costas del estrecho de Gibraltar, siendo muy molesta su presencia, principalmente en zonas cercanas a la ciudad de Tarifa a la que, paradójicamente, ha beneficiado de manera muy peculiar: en su bella y famosa playa de Los Lances se practica, aprovechando tal circunstancia, uno de los deportes más en auge en todo el mundo: el windsurf o tabla a vela. Pero no siempre es apacible el estado de las aguas en ese hermoso lugar donde se abrazan dos mares desconocidos entre sí : el Mediterráneo y el Atlántico. Allí se han dado, desde la más remota antigüedad, fuertes y peligrosas tempestades y tormentas que han convertido estas aguas en tumba de muchas atrevidas y desafiantes embarcaciones.

 

Más de una vez he sido testigo de este furioso ataque de los elementos sobre los barcos que navegaban hacia el Mediterráneo buscando una zona menos expuesta y peligrosa. Desde un lugar de privilegio podía ver -con gran tensión y preocupación- como los pesqueros enfilaban, con angustiosa premura, el seguro abrigo del puerto de Algeciras, mientras la lluvia y los vientos jugaban con tan frágiles embarcaciones. En cierta ocasión, dialogando con un veterano marinero de bajura, éste me comentó con voz entrecortada por lo emotivos recuerdos: “Lo peor no es la tempestad, sino las dolorosas consecuencias que ésta acarrea a los marineros y a sus familias: yo he perdido un hijo en un desgraciado naufragio en esa zona”. ¡Cuántas veces en mi vida me he visto igualmente zarandeado por las imprevisibles tormentas que han azotado mi alma hasta límites casi insoportablesPero, oh mi Señor, en todas estas fuertes pruebas que han ayudado a fortalecer mi vida espiritual, has estado a mi lado en la barca, enseñándome a descansar en tu Palabra fiel y verdadera cuando los vientos eran contrarios! ¡Cuán consoladora es ésta promesa de Dios para con sus hijos: “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo”! (Isaías 43:2)

 

El Señor también me ha mostrado que nadie puede llegar a ser un experimentado marinero si no ha pasado por las pruebas y dificultades propias del oficio frente a tempestades extremas. Dios utiliza para su servicio a aquellos que luchan, con denuedo y valentía, contra las amenazadoras olas que pretenden intimidarles  para que busquen la seguridad cómoda del puerto. ¡No olvidemos que nuestra fidelidad a Cristo es probada cada día en las aguas tempestuosas de la vida terrenal, y que de ellas tenemos que salir victoriosos en Él!                                               (J. Mª V. M.)

_______________________________________________________________

Día 26 de abril

No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar” (Mateo 10:28).

 

El día 9 de abril de 1.945, en la ciudad alemana de Flossenbürg, fue vilmente ajusticiado por medio de la horca, el pastor y teólogo protestante Dietrich Bonhoeffer. Contaba tan sólo con 39 años de edad cuando el régimen nazi acabó con su vida, después de un fallido intento por asesinarle. El doctor de campo, testigo de la ejecución, dijo de él: Se arrodilló para orar antes de subir los escalones del cadalso, valiente y sereno. En los cincuenta años que he trabajado como doctor nunca vi morir a un hombre tan entregado a la voluntad de Dios”. Según otros testigos, sus últimas palabras antes de morir fueron: “Este es el fin; para mí el principio de la vida”. Con anterioridad a su muerte, horas antes, había dirigido un servicio de culto a petición de un grupo de presos cristianos. Dejó un amplio legado literario, destacando el título "El costo de ser discípulo" , donde destacan unas palabras premonitorias sobre sí mismo que tuvieron su cumplimiento pocos años después: “Cuando Dios llama a un hombre, le ordena venir y morir”. Muchos testigos de Jesús así lo hicieron en victoriosa obediencia: "Y ellos lo han vencido (a Satanás) por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11).

 

Todo discípulo de Jesucristo debe asumir, desde el mismo llamamiento, que trabajar para la proclamación del Evangelio en un mundo dominado por el principe de las tinieblas es muy duro, porque Satanás luchará con todas sus fuerzas malignas para impedir que la semilla de la vida eterna sea sembrada en los corazones de los hombres que viven bajo su esclavitud. El Señor Jesús era consciente de esto cuando los envió a predicar por primera vez: “He aquí yo os envío como a ovejas en medio de lobos” “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre” “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar” (Mateo 10:16,22,28). Deben asumir, asimismo,  que “el discípulo no es más que el maestro, ni el siervo más que su señor” (vers. 24). El Señor Jesucristo fue despreciado, rechazado y crucificado por aquellos a los que había venido a salvar. Ninguno de nosotros, pues, debe sorprenderse si padece como su Maestro, “porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará? (Lucas 23:31). Amado hermano, a Dietrich Bonhoeffer, como buen siervo y fiel, le fue concedido a causa de Cristo no sólo creer en Él sino también padecer por Él (Filipenses 1:29). ¡Ahora se encuentra en el gozo de su Señor! ¡El mundo no era digno para este mártir de la fe! (Hebreos 11:38).                                                                                                                               

                                                                                                                        (J. Mª V. M.)

 

Anterior...1                                                                                                              Siguiente...10

                                                                                                                         

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

     La misericordia y la justicia

"El hombre misericordioso percibe los peligros de la injusticia, pues ésta contiene un veneno  comunicativo que pasa de aquél que comete la injusticia a aquél que la padece, y engendra en éste un deseo de devolver mal por mal.; y esto lo haría a su vez injusto. 

La primera batalla del hombre miseri-cordioso se libra en su propio corazón.: debe vencer en sí mismo el deseo del mal, que por fuera se reviste de la justicia lesionada, y debe vencer los sobresaltos del amor propio herido, con el fin de que se sobreponga la voluntad de bien, la misericordia, que hace a la justicia dinámica y generosa. Así el bien empieza a sobreponerse al mal en nuestro corazón, siguiendo la recomendación de san Pablo: "Sin devolver mal por mal; procurando lo bueno delante de todos los hombres" (Romanos 12:17).

Habiendo de esta manera expulsado la dureza mala del espíritu de venganza, el misericordioso sabrá mejor que nadie juzgar con clarividencia y con benevolencia lo que conviene hacer en favor de la verdadera justicia.

Comprenderá que no puede contentarse con restablecer una justicia externa, sino que al mismo tiempo debe dar testimonio a favor de la justicia misericordiosa de Dios que ha aprendido, que él mismo ha recibido a pesar de sus faltas.

Sabrá ver en el perdón juiciosamente aplicado, generosamente practicado, la mejor arma de la que dispone para abrir los caminos de la justicia de Dios y tocar el corazón de quien le ha ofendido."

(Texto: Servais Pinckaers/Ilustración: obra de Pelegris Clavé i Roquer)

                  La guerra cristiana

La razón por la que tantos cristianos fracasan en toda su vida es sencilla-mente esta: aprecian demasiado bajo el poderío del enemigo. Mis queridos amigos, ustedes y yo tenemos que contender con un terrible enemigo. Que no les engañe Satanás. A no ser que ustedes estén muertos espiritualmente, habrá guerra. Casi todo lo que nos rodea tiende a alejarnos de Dios. No es un solo paso desde Egipto al trono de Dios. Hay un viaje por el desierto y hay enemigos en la tierra. No crea ningún hombre o mujer que todo lo que hay que hacer es constituirse miembro de una iglesia; en esto no se encuentra la salvación. La cuestión es ¿están ustedes constantemente venciendo al mundo? O de lo contrario, ¿está venciendo el mundo a ustedes? ¿Tienen ustedes hoy más paciencia que hace cinco años? ¿Son ustedes más amables? Si no, el mundo les está venciendo,aun cuando sean ustedes miembros de una iglesia. En la epístola que Pablo escribió a Tito, él dice que hemos de ser sanos en paciencia, en la fe y en el amor  (Tito 2:2). Hay muchos cristianos que son en parte buenos, pero en otras malísimos. Parece que nada más un pedacito de ellos se ha salvado. Sus caracteres no están redondeados. Esto solamente es el resultado de no haber sido enseñados que tienen que luchar contra un terrible enemigo." (Tomado de "La Vida Vencedora", de D.L.Moody

 /Ilustración: John Wycliffe frente a sus acusadores católicos.)