Canciones infantiles

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

        La bendición de la vida cristiana

La vida cristiana es muy hermosa cuando se vive de acuerdo a las exigencias divinas. Cuando vivimos de acuerdo a la voluntad de Dios, el diablo hace todo lo posible para estorbarnos en los nobles propósitos de nuestra alma. Nuestra vida en Cristo es semejante a la vida militar, que es de luchas y combates. Tenemos que luchar en contra del reino de las tinieblas y sus mensajeros.

El apóstol Pablo decía: "He peleado la buena batalla", y el Señor Jesús asentó el mismo pensamiento cuando dijo: "Al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan." El diablo, como enemigo de Cristo, tiene que atacarnos en distintas formas. Por ello decimos que la vida cristiana es para los valientes y nunca para cobardes. Cuando fueron dichas estas hermosas palabras de Apocalipsis 3:5, que son una verdadera promesa a Juan, el cristianismo estaba sufriendo el más terrible odio del paganismo; es entonces cuando el Señor saluda desde el cielo a su pueblo, con la gloriosa promesa de una victoria final y completa, sobre todo lo que es contrario a su Reino eterno.

El objeto principal de esta breve plática es animar al cristiano en sus luchas contra el pecado, y el de fortificar nuestra fe mediante la bendita promesa que Cristo nos hace de ser más que vencedores. Dios nunca ha ofrecido cosas fáciles en la vida espiritual; él nos señala enemigos y problemas, pero a la vez nos ofrece los medios eficaces que nos ayudarán a vencer a nuestros enemigos."

                                 (J. C. Guzmán)

          RESISTIR DESDE LA VERDAD

"Y conoceréis la verdad, y la verdad o hará libres" (Juan 8:32)

 

"¿Qué es la verdad? La verdad es la realidad de una cosa. Cuando Satanás te asusta o ataca, siempre viene a hurtadillas. Nunca te deja saber que está presente. No proclama que ha llegado, porque despertaría tus sospechas. Miente, falsifica. Nunca hace nada a la luz. Pero, si tú sabes cuál es la realidad de la cosa, esto te hará libre.

 

En otras palabras si sabes de algo que es de Satán eres libre. La dificultad de muchos hijos de Dios es que no se dan cuenta del enemigo. Pueden decir con la boca que es un ataque de Satán, pero no lo sienten en el fondo de su espíritu. Aunque sus labios pronuncian que es la obra de Satanás, su espíritu no lo ve claro. Pero, el día que ven la verdad, sabiendo realmente que es la obra de Satanás, al instante son libres.

El poder de Satanás se halla en su engaño. Si no puede engañar pierde todo su poder."

                        (Watchman Nee)

(Ilustración: Obra de Daniele da Volterra)

    Salmo 23 (Versión de F. Luis de León)

Jehová es mi Pastor, nada me falta./Me da

reposo en blanda y fresca hierba,/Y a la orilla de límpidos arroyos/Con piedad infinita me apacienta/Y, por amor  de su bendito Nombre,/Me guía siempre por justa senda./

 

Cuando el valle de muerte tenebroso/

Cruzaré peregrino por la tierra,/No teme-ré, pues estarás conmigo,/Tu vara y tu cayado me sustentan.

 

Ante mis enemigos me acogiste/ Y me amaste, sentándome a tu mesa,/Y mi copa

llenaste con tu sangre,/Y ¡todavía! ungiste mi cabeza./ 

 

Sólo bondad, misericordia sólo/ Me segui-

rán durante mi existencia/ Y al fin, de Dios en la ciudad celeste,/ Viviré para siempre vida eterna.

(Tomado del libro "La perla de los Salmos"

, de George Henderson)

                    ¿EXISTE DIOS?

"Dice el necio en su corazón: No hay Dios" ( Salmo 14:1).

 

"Dios existe, sea que los hombres escojan creer en él o no. La razón por qué muchos no creen en Dios no es tanto porque intelectualmente es imposible creer en Dios como porque el creer en Dios obliga a la persona a afrontar el hecho de que tiene que rendir cuentas a semejante Dios. Muchos no quieren hacer esto. La mayor parte de los que se refugian en el ateísmo o el agnosticismo lo hacen porque ofrece una "salida" para escapar de la dura realidad de que el hombre es responsable a su Creador. Por lo general no es cosa de "No puedo creer" sino de "No quiero creer".

(Texto: Roberto A. Laidlaw/Ilustración: "Mujer leyendo la Biblia", de Rembrandt)