¡CUÁN PRECIOSO ES JESÚS!                        

                                           

                                           ¡Cuán Precioso es Jesús!

                                           Mis pecados Él lavó con su sangre.

                                           Cada día camino en la verdad;

                                           Cantando Su gran amor siempre.

                                           La bondad de Dios llena mi vida,

                                           ¡Jesús pone su gozo en mi corazón!

 

                                           ¡Cuán Precioso es Jesús!

                                           De mis cadenas Él me hizo libre.

                                           En mis debilidades, veo Su luz;

                                           Hay consuelo en Su Palabra santa.

                                           La paz del cielo me guarda hoy,

                                           ¡Estoy segura en los brazos del Señor

 

                                          ¡Aleluya! El amor de Dios me satisface,

                                          Fiel es Jesús por sus hijos amados.

 

                             Kumalawaty Sunda   (Yakarta- Indonesia)

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

           Jehová abomina que se le

           ofrezca fuego extraño

"Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron  en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó.

Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová" (Levítico 10:1-2)

 

Últimamente, con preocupante frecuencia, estamos viendo como en muchas de las iglesias evangélicas se está ofreciendo al Dios Soberano, -a Aquel que demanda a su pueblo ofrendas puras, sin mezcla o adición alguna del mundo- música sensiblera manchada y corrompida (con aparente   y dudosa letra cristiana) por aquellos que la componen para exaltar y atraer a los que están presos por la más absoluta carnalidad de este mundo en tinieblas.

 

Desde aquí, amados hermanos, alertamos sobre esta peligrosa corriente que se está infiltrando en nuestras iglesias con la  indiferencia y  permisividad de aquellos que están llamados a velar por la pureza y verdad del culto cristiano.

La música, pues, que el pueblo de Dios debe ofrecer al Señor nunca debe ser inspirada en la mente tenebrosa de compositores o cantantes que blasfeman y aborrecen el santísimo Nombre de nuestro Dios y Señor.

¡¡¡No lo permitáis en nuestras iglesias. No calléis!!!

¡¡¡Levantad vuestra voz ante esta insolencia irrespetuosa delante de la presencia del Dios tres veces Santo; aquel que envió a su Hijo a la cruz para santificar un pueblo para que le  adoren en espíritu y en verdad!!!

"Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas" (Efes. 5:11)    

                   Esperando en Dios

"Alma mía, reposa solamente en Dios, porque de El procede mi esperanza"                                                     (Salmo 62:5)

"He de hacerme la solemne pregunta: "¿Está mi Dios, para mí, por encima de todas las circunstancias?" Hermano, ¿has aprendido a vivir tu vida sabiendo que Dios está contigo, con tal realidad, en todo momento, que en las circunstancias más difíciles Él está más cerca y más presente que cualquiera de los que te rodean? Cualquier conocimiento que tengamos de la Palabra de Dios nos va a servir de poco a menos que podamos contestar afirmativamente esta pregunta en nuestras vidas.

 

¿Por qué tantos amados hijos de Dios se quejan continuamente: "Mis circunstan-cias me separan de Dios; mis pruebas, mis tentaciones, mi carácter, mi tempera-mento, mis amigos, mis enemigos, todo puede interponerse entre Dios y yo"? ¿No es Dios capaz de tomar posesión de modo que pueda estar más cerca de mí que cualquier cosa o persona en el mundo?". . .  

¡Oh, si en nuestras vidas particulares nuestra vista se posara en el Dios vivo, y cada corazón exclamara: "Mi alma tiene sed de Dios", ¡qué poder, qué bendición y qué presencia del Dios eterno se nos revelaría!

                            (Andrew Murray)