¡Gloria a Dios !

 

                      Canta al amor de Dios, alma cristiana,

                      que sabes caminar mirando al cielo;

                      canta como la alondra en la mañana

                      cuando al beso del sol levanta el vuelo.

 

                       Canta el poder de Dios en la gran fiesta

                       de amor divino y paz indefinida.

                       La Navidad es himno de protesta

                       contra el materialismo de la vida.

 

                       Canta la libertad que Dios te ha dado

                       librándote del yugo del pecado

                       por Cristo el mensajero del perdón.

 

                       Canta por gratitud, si el Don divino

                       es el sol inmortal de tu camino,

                       y ha nacido en tu propio corazón.

 

                                              - Claudio Gutiérrez Marín -


 

         

                Hadme,ohSeñor,ser                                    niño otra vez.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez

                                                     tan tierno, frágil y pequeño,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.

 

                                                     Oh Salvador, hazme pequeño una vez más,

                                                     que hacia abajo pueda crecer,

                                                     y restaura en mi corazón

                                                     la fe que antaño pude tener.

 

                                                     Que contigo sea crucificado -

                                                     no sea ya yo quien vive-

                                                     Oh Salvador, aplasta mi orgullo, mi pecado,

                                                     por la gracia que tu perdón concede.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez,

                                                     obediente a tu llamado,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.                                                                                                                              (G.H.)

 

                              Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      Tú el alfarero, yo el barro soy;

                                      dócil y humilde anhelo ser;

                                      cúmplase siempre en mí tu querer.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      mírame y prueba mi corazón;

                                      lávame y quita toda maldad

                                      para que pueda contigo estar.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      cura mis llagas y mi dolor,

                                      tuyo es, oh Cristo, todo poder.

                                      Tu mano extiende y sanaré.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      del Paracleto dame tu unción.

                                      Dueño absoluto sé de mi ser,

                                      y el mundo a Cristo pueda en mí ver.

                                                                   (Himno evangélico)

 

                                  Señor, has respondido a mi clamor

                    En la madrugada Señor, el frío quemaba mi corazón.
                    En mi cama derramaba lágrimas de dolor, y así clamaba
                    elevando mis ojos al cielo pidiéndote, humillada, perdón,
                    despertaba de una pesadilla, angustiada, Señor. 

                    Tú conoces las pruebas que paso Señor, es la noche oscura del                                   alma como la llaman Señor, como cuando un cielo de bronce                                     bruñido se cierne sobre mí. Las pesadillas me dicen: 
                    No hay solución; aparecen miles de pensamientos erróneos,
                    sin sentido, ni base escritural, así en mi debilidad, clamé a Tí

                    Tierno Señor, clamé, clamé, mi cuerpo dolorido, mi corazón
                    angustiado buscaba el tuyo mi amor, único lugar seguro para
                    Hallar amparo, protección, así como se aferra una fragante                                         madreselva bañada de rocío de la noche, a tu palabra me                                                                                                                                (aferré.

                    Y a mi mente llegó una promesa que me iluminó, 
                    me dio fuerzas, mi amor para no dudar de tu fidelidad, hablé
                    mucho contigo y en tu seno mis lágrimas derramé.
                    Luego pedí ayuda a un hermano fiel, comencé a sentir paz,
                    En medio del sufrimiento, Señor.

                    Señor ¡Eres tan fiel!, esperaba en este día una solución, y
                    En tu gran provisión solucionaste más de lo que pedí,
                    me guiaste, pusiste tus ángeles y aunque la prueba continua.
                    Tú pusiste tu paz. Quiero agradecerte, antes de que caigan las                                   sombras de la noche, diciéndote gracias Señor porque has                                         respondido a mi clamor. 

                                ____________________________

                                 

                     

                Acallar el alma

 

                                     Acallar el alma,

                                                         es guardar silencio

                                                         ante la promesa

                                                         por Dios dada.

 

                                                        Es fortalecerse en el lugar secreto,

                                                       como una crisálida

                                                       que dentro del estrecho

                                                       capullo ¡Con tanto dolor trabaja!

                                                       hasta liberarse convertida

                                                       en una mariposa de alas blancas.

 

                                                        Alimentarse de la Palabra

                                                        hasta doblegar el alma,

                                                        Es rendirse.

                               Dormir como un pájaro muy cansado,

                                                       de cruzar desiertos, mares, praderas

                                                        hasta llegar a la roca donde se halla

                                                        la promesa tan esperada.

 

                                                        Está el dolor, la angustia, la soledad, la injusticia

                                                        humana, la lucha interior; frente esta injusticia

                                                        y la indiferencia y el rechazo. Es allí donde aferrarnos

                                                        a su Palabra; somos probados allí dentro del capullo

                                                        para afirmar nuestra fe.

 

                                                        Y así, de repente, saldremos una mañana de lluvia y

                                                        el dolor, la angustia que sufrimos como la crisálida

                                                        nos alineará con la voluntad de su Palabra Santa

                                                        y Bendita.

 

                                                        Esto es acallar el alma: es guardar silencio ante la promesa                                                                                    por Dios dada aunque nuestra carne nos pida hacer

                                                        justicia por nuestra propia mano. Esperemos la de Dios,

                                                        ésta es perfecta. Esto es acallar el alma.

 

                       Mirta R. Barolo (Argentina)

  

                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                    EL GRANO Y LA PAJA 

"Por medio del profeta Jeremías Dios se queja de los falsos profetas que vivían contando sueños y predicando visiones: "El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mu palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová. ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?" (Jer. 23:28-29).

 

La enseñanza es que sólo el trigo fecunda la tierra y lleva fruto, no así la paja. Es la Palabra de Dios la que trae vida, no los sueños y las visiones de los hombres. Cuando el hombre comenzó a desobedecer en Génesis 3, el caos regresó. Y cuando Dios quiere corregir el caos lo hace mediante su palabra. El predicador en la iglesia local debe recordar que él es un mediador entre Dios y la iglesia del Señor y que debe ser fiel en traer la palabra de Dios. Como embajador no tiene permiso para cambiar el mensaje . Y toda pregunta de la gente en la iglesia tiene que hallar respuesta en la Biblia. Sobre todo sin olvidar que Cristo ha de ser exaltado, que la voz de Dios ha de ser oída, su gloria vista y su voluntad obedecida"

                             (Miguel Nuñez)

      La oración íntima con Dios

"Si no nos deleitamos en la comunión con Él, no le honramos como el supremo bien. A los amigos les gusta estar en mutua compañía y, ciertamente, "estar cerca de Dios es (nuestro) bien", para conservar la relación entre Él y nosotros. Él ha establecido sus ordenanzas, la Palabra y la oración, que son, como si se dijera, un diálogo y un intercambio de discursos entre Dios y la criatura. En la Palabra, Él habla con nosotros, y en la oración nosotros hablamos con Él.  Él comunica su mente  en la Palabra, y nosotros pedimos su gracia en la oración. En la oración, hacemos la petición, y en la Palabra tenemos la respuesta de Dios. Pues bien, cuando los hombres descuidan la oración privada o pública, o las oportunidades de oír, son culpables de impiedad. Hasta ese punto rompen la comunión con Dios --especialmente si descuidan la oración--, que es un deber en todas las ocasiones: un dulce solaz que el alma disfruta con Dios en privado, un deber que corresponde al sacrificio diario. Por tanto, la negligencia en la oración se convierte en una variedad de ateísmo (Salmo 14:3-4). . .Nuestro consuelo y paz dependen mucho del acceso frecuente a Dios. Dios no es honrado como el supremo bien: a los paganos se les describe  como "los linajes que no invocan tu nombre" (Jer. 10:25) .  En muchos lugares, desde un fin de semana al otro, no hay oración ni adoración en la familia; y así, la casa, que debe ser una iglesia, se convierte en una pocilga."

                             (Thomas MANTON)