¡Gloria a Dios !

 

                      Canta al amor de Dios, alma cristiana,

                      que sabes caminar mirando al cielo;

                      canta como la alondra en la mañana

                      cuando al beso del sol levanta el vuelo.

 

                       Canta el poder de Dios en la gran fiesta

                       de amor divino y paz indefinida.

                       La Navidad es himno de protesta

                       contra el materialismo de la vida.

 

                       Canta la libertad que Dios te ha dado

                       librándote del yugo del pecado

                       por Cristo el mensajero del perdón.

 

                       Canta por gratitud, si el Don divino

                       es el sol inmortal de tu camino,

                       y ha nacido en tu propio corazón.

 

                                              - Claudio Gutiérrez Marín -


 

         

                Hadme,ohSeñor,ser                                    niño otra vez.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez

                                                     tan tierno, frágil y pequeño,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.

 

                                                     Oh Salvador, hazme pequeño una vez más,

                                                     que hacia abajo pueda crecer,

                                                     y restaura en mi corazón

                                                     la fe que antaño pude tener.

 

                                                     Que contigo sea crucificado -

                                                     no sea ya yo quien vive-

                                                     Oh Salvador, aplasta mi orgullo, mi pecado,

                                                     por la gracia que tu perdón concede.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez,

                                                     obediente a tu llamado,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.                                                                                                                              (G.H.)

 

                              Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      Tú el alfarero, yo el barro soy;

                                      dócil y humilde anhelo ser;

                                      cúmplase siempre en mí tu querer.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      mírame y prueba mi corazón;

                                      lávame y quita toda maldad

                                      para que pueda contigo estar.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      cura mis llagas y mi dolor,

                                      tuyo es, oh Cristo, todo poder.

                                      Tu mano extiende y sanaré.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      del Paracleto dame tu unción.

                                      Dueño absoluto sé de mi ser,

                                      y el mundo a Cristo pueda en mí ver.

                                                                   (Himno evangélico)

 

                                  Señor, has respondido a mi clamor

                    En la madrugada Señor, el frío quemaba mi corazón.
                    En mi cama derramaba lágrimas de dolor, y así clamaba
                    elevando mis ojos al cielo pidiéndote, humillada, perdón,
                    despertaba de una pesadilla, angustiada, Señor. 

                    Tú conoces las pruebas que paso Señor, es la noche oscura del                                   alma como la llaman Señor, como cuando un cielo de bronce                                     bruñido se cierne sobre mí. Las pesadillas me dicen: 
                    No hay solución; aparecen miles de pensamientos erróneos,
                    sin sentido, ni base escritural, así en mi debilidad, clamé a Tí

                    Tierno Señor, clamé, clamé, mi cuerpo dolorido, mi corazón
                    angustiado buscaba el tuyo mi amor, único lugar seguro para
                    Hallar amparo, protección, así como se aferra una fragante                                         madreselva bañada de rocío de la noche, a tu palabra me                                                                                                                                (aferré.

                    Y a mi mente llegó una promesa que me iluminó, 
                    me dio fuerzas, mi amor para no dudar de tu fidelidad, hablé
                    mucho contigo y en tu seno mis lágrimas derramé.
                    Luego pedí ayuda a un hermano fiel, comencé a sentir paz,
                    En medio del sufrimiento, Señor.

                    Señor ¡Eres tan fiel!, esperaba en este día una solución, y
                    En tu gran provisión solucionaste más de lo que pedí,
                    me guiaste, pusiste tus ángeles y aunque la prueba continua.
                    Tú pusiste tu paz. Quiero agradecerte, antes de que caigan las                                   sombras de la noche, diciéndote gracias Señor porque has                                         respondido a mi clamor. 

                                ____________________________

                                 

                     

                Acallar el alma

 

                                     Acallar el alma,

                                                         es guardar silencio

                                                         ante la promesa

                                                         por Dios dada.

 

                                                        Es fortalecerse en el lugar secreto,

                                                       como una crisálida

                                                       que dentro del estrecho

                                                       capullo ¡Con tanto dolor trabaja!

                                                       hasta liberarse convertida

                                                       en una mariposa de alas blancas.

 

                                                        Alimentarse de la Palabra

                                                        hasta doblegar el alma,

                                                        Es rendirse.

                               Dormir como un pájaro muy cansado,

                                                       de cruzar desiertos, mares, praderas

                                                        hasta llegar a la roca donde se halla

                                                        la promesa tan esperada.

 

                                                        Está el dolor, la angustia, la soledad, la injusticia

                                                        humana, la lucha interior; frente esta injusticia

                                                        y la indiferencia y el rechazo. Es allí donde aferrarnos

                                                        a su Palabra; somos probados allí dentro del capullo

                                                        para afirmar nuestra fe.

 

                                                        Y así, de repente, saldremos una mañana de lluvia y

                                                        el dolor, la angustia que sufrimos como la crisálida

                                                        nos alineará con la voluntad de su Palabra Santa

                                                        y Bendita.

 

                                                        Esto es acallar el alma: es guardar silencio ante la promesa                                                                                    por Dios dada aunque nuestra carne nos pida hacer

                                                        justicia por nuestra propia mano. Esperemos la de Dios,

                                                        ésta es perfecta. Esto es acallar el alma.

 

                       Mirta R. Barolo (Argentina)

  

                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

            MAYORDOMOS DE CRISTO

El que es mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Mat.23:11-12)

Nuestro servicio es glorioso, porque es el servicio de Cristo: nos sentimos honrados al permitírsenos servir a Aquél cuyos zapatos no somos dignos de desatar.

Se nos dice también que somos mayordomos. ¿Qué es el mayordomo? Esa es nuestra función. ¿Qué se requiere del mayordomo? Éste es nuestro deber. No estamos hablando ahora de nadie de los que están fuera, sino de vosotros, hermanos, y de mí mismo; por lo tanto, hagamos una aplicación personal de todo lo que se dice.

  

Primeramente, un mayordomo es tan sólo un siervo. Quizá no siempre se acuerda; y es cosa lamentable que el siervo empiece a pensar que es el amo. Es una lástima que los siervos, cuando son honrados por su amo, sean tan propensos a tener ínfulas. ¡Qué ridículo puede llegar a ser el mayordomo! No me estoy refiriendo a los mayordomos y lacayos, sino a nosotros mismos. Si nos engrandecemos a nosotros mismos, llegaremos a ser despreciables; y no engrandeceremos ni a nuestra función ni al Señor. Somos siervos de Cristo, y no señores sobre su heredad. Los ministros son para las iglesias, y no las iglesias para los ministros. Trabajando entre las iglesias, no podemos osar considerarlas como fincas a explotar en beneficio propio, ni jardines para cultivar según nuestro propio gusto . . . Como mayordomos, somos tan sólo siervos de categoría; ¡ojalá que el Señor mantenga en nosotros un espíritu de cordial obediencia!”     

                          (Charles H. Spurgeon)

   LA FELICIDAD POR LA MISERICORDIA

"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia"                                            (Mateo 5:7).

La misericordia  ejercida y activa en nuestro corazón, en nuestros pensamientos y en nuestros actos, se ha convertido en una bienaventuranza. Es como un hilillo de agua fresca que brota de la misericordia de Dios y que nos hace ya participar de la felicidad misma de Dios. Nos enseña, mucho mejor que los libros, que la verdadera felicidad no consiste en tomar y en poseer, en juzgar y en tener razón, en imponer la justicia a nuestro modo, sino más bien en dejarnos tomar y asir por Dios, en someternos a su juicio y a su justicia generosa, en aprender de Él la práctica cotidiana de la misericordia. Ahí es donde tendremos la experiencia de que hay más alegría en dar que en recibir, pues la misericordia nos invadirá junto con la alegría que ella misma nos proporciona, en la medida en que nosotros la hayamos dado. No hay camino más seguro hacia la felicidad que todos deseamos. "

                      (SERVAIS PINCKAERS)