¡Gloria a Dios !

 

                      Canta al amor de Dios, alma cristiana,

                      que sabes caminar mirando al cielo;

                      canta como la alondra en la mañana

                      cuando al beso del sol levanta el vuelo.

 

                       Canta el poder de Dios en la gran fiesta

                       de amor divino y paz indefinida.

                       La Navidad es himno de protesta

                       contra el materialismo de la vida.

 

                       Canta la libertad que Dios te ha dado

                       librándote del yugo del pecado

                       por Cristo el mensajero del perdón.

 

                       Canta por gratitud, si el Don divino

                       es el sol inmortal de tu camino,

                       y ha nacido en tu propio corazón.

 

                                              - Claudio Gutiérrez Marín -


 

         

                Hadme,ohSeñor,ser                                    niño otra vez.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez

                                                     tan tierno, frágil y pequeño,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.

 

                                                     Oh Salvador, hazme pequeño una vez más,

                                                     que hacia abajo pueda crecer,

                                                     y restaura en mi corazón

                                                     la fe que antaño pude tener.

 

                                                     Que contigo sea crucificado -

                                                     no sea ya yo quien vive-

                                                     Oh Salvador, aplasta mi orgullo, mi pecado,

                                                     por la gracia que tu perdón concede.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez,

                                                     obediente a tu llamado,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.                                                                                                                              (G.H.)

 

                              Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      Tú el alfarero, yo el barro soy;

                                      dócil y humilde anhelo ser;

                                      cúmplase siempre en mí tu querer.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      mírame y prueba mi corazón;

                                      lávame y quita toda maldad

                                      para que pueda contigo estar.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      cura mis llagas y mi dolor,

                                      tuyo es, oh Cristo, todo poder.

                                      Tu mano extiende y sanaré.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      del Paracleto dame tu unción.

                                      Dueño absoluto sé de mi ser,

                                      y el mundo a Cristo pueda en mí ver.

                                                                   (Himno evangélico)

 

                                  Señor, has respondido a mi clamor

                    En la madrugada Señor, el frío quemaba mi corazón.
                    En mi cama derramaba lágrimas de dolor, y así clamaba
                    elevando mis ojos al cielo pidiéndote, humillada, perdón,
                    despertaba de una pesadilla, angustiada, Señor. 

                    Tú conoces las pruebas que paso Señor, es la noche oscura del                                   alma como la llaman Señor, como cuando un cielo de bronce                                     bruñido se cierne sobre mí. Las pesadillas me dicen: 
                    No hay solución; aparecen miles de pensamientos erróneos,
                    sin sentido, ni base escritural, así en mi debilidad, clamé a Tí

                    Tierno Señor, clamé, clamé, mi cuerpo dolorido, mi corazón
                    angustiado buscaba el tuyo mi amor, único lugar seguro para
                    Hallar amparo, protección, así como se aferra una fragante                                         madreselva bañada de rocío de la noche, a tu palabra me                                                                                                                                (aferré.

                    Y a mi mente llegó una promesa que me iluminó, 
                    me dio fuerzas, mi amor para no dudar de tu fidelidad, hablé
                    mucho contigo y en tu seno mis lágrimas derramé.
                    Luego pedí ayuda a un hermano fiel, comencé a sentir paz,
                    En medio del sufrimiento, Señor.

                    Señor ¡Eres tan fiel!, esperaba en este día una solución, y
                    En tu gran provisión solucionaste más de lo que pedí,
                    me guiaste, pusiste tus ángeles y aunque la prueba continua.
                    Tú pusiste tu paz. Quiero agradecerte, antes de que caigan las                                   sombras de la noche, diciéndote gracias Señor porque has                                         respondido a mi clamor. 

                                ____________________________

                                 

                     

                Acallar el alma

 

                                     Acallar el alma,

                                                         es guardar silencio

                                                         ante la promesa

                                                         por Dios dada.

 

                                                        Es fortalecerse en el lugar secreto,

                                                       como una crisálida

                                                       que dentro del estrecho

                                                       capullo ¡Con tanto dolor trabaja!

                                                       hasta liberarse convertida

                                                       en una mariposa de alas blancas.

 

                                                        Alimentarse de la Palabra

                                                        hasta doblegar el alma,

                                                        Es rendirse.

                               Dormir como un pájaro muy cansado,

                                                       de cruzar desiertos, mares, praderas

                                                        hasta llegar a la roca donde se halla

                                                        la promesa tan esperada.

 

                                                        Está el dolor, la angustia, la soledad, la injusticia

                                                        humana, la lucha interior; frente esta injusticia

                                                        y la indiferencia y el rechazo. Es allí donde aferrarnos

                                                        a su Palabra; somos probados allí dentro del capullo

                                                        para afirmar nuestra fe.

 

                                                        Y así, de repente, saldremos una mañana de lluvia y

                                                        el dolor, la angustia que sufrimos como la crisálida

                                                        nos alineará con la voluntad de su Palabra Santa

                                                        y Bendita.

 

                                                        Esto es acallar el alma: es guardar silencio ante la promesa                                                                                    por Dios dada aunque nuestra carne nos pida hacer

                                                        justicia por nuestra propia mano. Esperemos la de Dios,

                                                        ésta es perfecta. Esto es acallar el alma.

 

                       Mirta R. Barolo (Argentina)

  

                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

 UN TESTIMONIO PASTORAL EJEMPLAR

"Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca  del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo" (Hechos 20:18-21).

 

Estas deben ser, sin duda alguna, las palabras y testimonio de todos aquellos ministros que dedican su vida al servicio de la Obra de Jesucristo y al trabajo de anunciar el mensaje del Reino de Dios a los perdidos.

 

La total entrega, la falta de interés por sí mismo, una vida santa y humilde, un amor extremo por las almas, deben avalar las palabras de un verdadero servidor de Jesucristo, como lo fue  en el abnegado apóstol Pablo. Evidentemente, hermanos amados, es poderoso en sus palabras aquel que a la vez es poderoso en obras. El testimonio mudo, silencioso pero labo-rioso, es más fructífero que la multitud de rebuscados y elocuentes sermones que no están en consonancia con el testimonio de vida.  Estamos llamados a honrar a Dios en nuestros ministerios antes de buscar nuestra propia honra  y reconocimiento ante los hombres. No olvidemos nunca que el mayor enemigo del ministerio es la búsqueda de notoriedad y aplauso antes que la aprobación por parte del Señor Jesucristo, dueño y Señor del rebaño que el ganó en la cruz.

                                             (J. Mª V. M.)

            ¿ESTÁS VIVO?

"Exhorto a todo lector creyente a recordar que hablo, no solamente a él, sino también a mí mismo. Digo que la vida espiritual que hay en todo creyen-te debiera verse de modo más visible. Hemos de limpiar nuestras lámparas a fin de que den una luz más clara. Debemos separarnos más del mundo y caminar con Dios de modo más decidido. Somos dema-siado parecidos a Lot, que se entretenía por el camino, y como los judíos contem-poráneos de Esdras, tan mezclado con los extranjeros que es imposibles ver nuestro linaje espiritual. No debiera ser así. Levantémonos y obremos. Si vivimos en el Espíritu, andemos también en el Espíritu. Si verdaderamente tenemos vida, demos a conocer esta vida.

El estado del mundo así lo requiere. Los últimos tiempos se acercan. Los reinos de la tierra se tambalean y se derrumban. El reino glorioso que jamás será destruido se acerca. El Rey en persona viene. Los hijos de este siglo miran a su alrededor para ver que hacen los santos. Dios, en su providencia maravillosa, nos dice: "¿Quién está de mi parte?" Ojalá respondiésemos prestamente como Abraham: "Heme aquí". . .

Digo, pues, a todos los creyentes: si queréis que vuestra vida espiritual sea más fuerte y vigorosa debéis acercaros más confiadamente al trono de la gracia. Debéis dejar este espíritu vacilante, estas dudas que os impiden tomar las palabras del Señor al pie de la letra.  No hay duda de que sois unos pobres pecadores y de que no sois nada.El Señor lo sabe, y por ello ha hecho provisión de todo el poder que necesitáis, y no tenéis es porque no pedís. 

La causa de vuestra debilidad no es más que vuestra falta de fe y de oración. El ma-nantial está abierto, mas vosotros sólo bebéis unas pocas gotas del agua de vida. . ."Oh hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?" (Mateo 14:31).

(De la obra de Juan Carlos RYLE "¿Vivo o muerto?")