¡Gloria a Dios !

 

                      Canta al amor de Dios, alma cristiana,

                      que sabes caminar mirando al cielo;

                      canta como la alondra en la mañana

                      cuando al beso del sol levanta el vuelo.

 

                       Canta el poder de Dios en la gran fiesta

                       de amor divino y paz indefinida.

                       La Navidad es himno de protesta

                       contra el materialismo de la vida.

 

                       Canta la libertad que Dios te ha dado

                       librándote del yugo del pecado

                       por Cristo el mensajero del perdón.

 

                       Canta por gratitud, si el Don divino

                       es el sol inmortal de tu camino,

                       y ha nacido en tu propio corazón.

 

                                              - Claudio Gutiérrez Marín -


 

         

                Hadme,ohSeñor,ser                                    niño otra vez.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez

                                                     tan tierno, frágil y pequeño,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.

 

                                                     Oh Salvador, hazme pequeño una vez más,

                                                     que hacia abajo pueda crecer,

                                                     y restaura en mi corazón

                                                     la fe que antaño pude tener.

 

                                                     Que contigo sea crucificado -

                                                     no sea ya yo quien vive-

                                                     Oh Salvador, aplasta mi orgullo, mi pecado,

                                                     por la gracia que tu perdón concede.

 

                                                     Hazme, oh Señor, ser niño otra vez,

                                                     obediente a tu llamado,

                                                     que nada poseo en mí,

                                                     y todo lo poseo en ti.                                                                                                                              (G.H.)

 

                              Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      Tú el alfarero, yo el barro soy;

                                      dócil y humilde anhelo ser;

                                      cúmplase siempre en mí tu querer.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      mírame y prueba mi corazón;

                                      lávame y quita toda maldad

                                      para que pueda contigo estar.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      cura mis llagas y mi dolor,

                                      tuyo es, oh Cristo, todo poder.

                                      Tu mano extiende y sanaré.

 

                                      Haz lo que quieras de mí, Señor;

                                      del Paracleto dame tu unción.

                                      Dueño absoluto sé de mi ser,

                                      y el mundo a Cristo pueda en mí ver.

                                                                   (Himno evangélico)

 

                                  Señor, has respondido a mi clamor

                    En la madrugada Señor, el frío quemaba mi corazón.
                    En mi cama derramaba lágrimas de dolor, y así clamaba
                    elevando mis ojos al cielo pidiéndote, humillada, perdón,
                    despertaba de una pesadilla, angustiada, Señor. 

                    Tú conoces las pruebas que paso Señor, es la noche oscura del                                   alma como la llaman Señor, como cuando un cielo de bronce                                     bruñido se cierne sobre mí. Las pesadillas me dicen: 
                    No hay solución; aparecen miles de pensamientos erróneos,
                    sin sentido, ni base escritural, así en mi debilidad, clamé a Tí

                    Tierno Señor, clamé, clamé, mi cuerpo dolorido, mi corazón
                    angustiado buscaba el tuyo mi amor, único lugar seguro para
                    Hallar amparo, protección, así como se aferra una fragante                                         madreselva bañada de rocío de la noche, a tu palabra me                                                                                                                                (aferré.

                    Y a mi mente llegó una promesa que me iluminó, 
                    me dio fuerzas, mi amor para no dudar de tu fidelidad, hablé
                    mucho contigo y en tu seno mis lágrimas derramé.
                    Luego pedí ayuda a un hermano fiel, comencé a sentir paz,
                    En medio del sufrimiento, Señor.

                    Señor ¡Eres tan fiel!, esperaba en este día una solución, y
                    En tu gran provisión solucionaste más de lo que pedí,
                    me guiaste, pusiste tus ángeles y aunque la prueba continua.
                    Tú pusiste tu paz. Quiero agradecerte, antes de que caigan las                                   sombras de la noche, diciéndote gracias Señor porque has                                         respondido a mi clamor. 

                                ____________________________

                                 

                     

                Acallar el alma

 

                                     Acallar el alma,

                                                         es guardar silencio

                                                         ante la promesa

                                                         por Dios dada.

 

                                                        Es fortalecerse en el lugar secreto,

                                                       como una crisálida

                                                       que dentro del estrecho

                                                       capullo ¡Con tanto dolor trabaja!

                                                       hasta liberarse convertida

                                                       en una mariposa de alas blancas.

 

                                                        Alimentarse de la Palabra

                                                        hasta doblegar el alma,

                                                        Es rendirse.

                               Dormir como un pájaro muy cansado,

                                                       de cruzar desiertos, mares, praderas

                                                        hasta llegar a la roca donde se halla

                                                        la promesa tan esperada.

 

                                                        Está el dolor, la angustia, la soledad, la injusticia

                                                        humana, la lucha interior; frente esta injusticia

                                                        y la indiferencia y el rechazo. Es allí donde aferrarnos

                                                        a su Palabra; somos probados allí dentro del capullo

                                                        para afirmar nuestra fe.

 

                                                        Y así, de repente, saldremos una mañana de lluvia y

                                                        el dolor, la angustia que sufrimos como la crisálida

                                                        nos alineará con la voluntad de su Palabra Santa

                                                        y Bendita.

 

                                                        Esto es acallar el alma: es guardar silencio ante la promesa                                                                                    por Dios dada aunque nuestra carne nos pida hacer

                                                        justicia por nuestra propia mano. Esperemos la de Dios,

                                                        ésta es perfecta. Esto es acallar el alma.

 

                       Mirta R. Barolo (Argentina)

  

                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

"¿Quién de vosotros, queriendo edificar una casa, no se sienta primero y calcula los gastos?" (Lucas 14:28)

 

"Vivimos tiempos muy extraños (*). Los acontecimientos se suceden con extraordinaria rapidez. Nunca sabemos "lo que el día nos traerá", ¡cuánto menos lo que nos traerá el año! En nuestros días se hace gran profesión de religiosidad. En muchas partes del país la gente expresa vivo deseo de seguir un curso de vida santo y un grado más alto de espiritualidad. Es muy común ver como la gente recibe la Palabra con gozo, pero después de dos o tres años se aparta y vuelve a sus pecados. Y es que hay muchas personas que no consideran lo que cuesta ser un verdadero cristiano y un creyente santo.

       Nuestros tiempos requieren de una manera muy especial el que nos paremos a considerar el coste y el estado espiritual de nuestras almas. Este tema debe preocuparnos. Sin duda, el camino de la vida eterna es un camino delicioso; pero sería locura, por nuestra parte, cerrar los ojos al hecho de que se trata de un camino estrecho y de que la cruz viene antes que la corona. . .

       No cuesta gran cosa ser un cristiano de apariencia. Sólo requiere el que una persona asista dos veces a los cultos del domingo y que durante la semana sea medianamente moral. Este es el "cristianismo" de la vasta multitud de nuestro tiempo. Se trata, pues, de una profesión de fe fácil y barata; no implica abnegación ni sacrificio. Si esto es el cristianismo que salva y el que nos abrirá las puertas de la gloria al morir, entonces no habrá más remedio que alterar la descripción del camino de la vida eterna y decir: "¡Ancha es la puerta y amplio es el camino que conduce al cielo!".                    (Juan Carlos Ryle)

(* ) Se escribió en el siglo XIX.

                  ¡La soberanía de Dios!

¿Qué queremos decir con esta expresión? Queremos decir la supremacía de Dios. que Dios es Rey, que Dios es Dios. Decir que Dios es soberano es declarar que es el Altísimo, el que hace todo conforme a su voluntad en los huestes de los cielos y entre los habitantes de la tierra, de modo que nadie puede detener Su mano ni decirle: ¿Qué haces? (Daniel 4:35). Decir que  Dios es soberano es declarar  que es el Omnipotente, el Poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra, de modo que nadie puede frustrar Sus consejos, impedir Sus propósitos, ni resistir Su voluntad (Salmo 115:3). Decir que Dios es Soberano es declarar que "se enseñoreará de las gentes" (Salmo 22:28), levantando reinos, derrumbando imperios y determinando el curso de las dinastías según le agrada. Decir que Dios es soberano es declarar que es el "solo soberano", Rey de reyes, y Señor de señores" (1ª Timoteo 6:15). Tal es el Dios de la Biblia".         

 (Del libro "La soberanía de Dios", de A.W. Pink)

       La gran ocupación del ministro

La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda perecer, es el gran instrumento  que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios, por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea!  ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Ésta fue la gran obra de Pablo y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por  todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!"

                          (R.M. McCheyne)