La niña ciega


                              Qué ciego es el mundo, madre,

                      Que ciegos los hombres son,
                      Piensan, madre, que no existe
                      Más luz que la luz del sol.


                      Madre, al cruzar los paseos
                      Cuando por las calles voy,
                      Oigo que hombres y mujeres
                      De mí tienen compasión.
                      Que juntándose uno a otro
                      Hablan bajando la voz
                      Y que dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Mas yo, no soy ciega, madre;

                      No soy ciega, madre, no;
                      Hay en mí UNA LUZ DIVINA
                      Que brilla en mi corazón.
                      El SOL que a mí me ilumina
                      Es de eterno resplandor;
                      Mis ojos, madre, son ciegos...
                      Pero mi espíritu...no.

                  
   Cristo es mi Luz, es el día
                      Cuyo brillante arrebol
                      No se apaga de la noche
                      En el sombrío crespón.
                      Tal vez por eso no hiere
                      El mundo mi corazón
                      Cuando dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Hay muchos que ven el cielo
                      Y el transparente color
                      De las nubes, de los mares
                      La perpetua agitación.
                      Mas cuyos ojos no alcanzan
                      A descubrir al SEÑOR
                      Que tiene a leyes eternas
                      Sujeta la Creación.

                      No veo lo que ellos ven,
                      Ni ellos lo que veo yo;
                      Ellos ven la luz del mundo
                      Yo veo la LUZ DE DIOS.
                      Y siempre que ellos murmuran:
                      ¡Pobre ciega! (digo yo)
                      ¡Pobres ciegos!, ¡que no ven
                      Más luz que la luz del sol!.

 

                                           (Anónimo)

 


                     “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no                              andará en tinieblas, sino que tendrá la luz

                     de la vida” (Juan 8:12)

 

 

 

 

 

Anterior... 1, 2, 3, 4, 5                                                         Siguiente...7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                    EL GRANO Y LA PAJA 

"Por medio del profeta Jeremías Dios se queja de los falsos profetas que vivían contando sueños y predicando visiones: "El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mu palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová. ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?" (Jer. 23:28-29).

 

La enseñanza es que sólo el trigo fecunda la tierra y lleva fruto, no así la paja. Es la Palabra de Dios la que trae vida, no los sueños y las visiones de los hombres. Cuando el hombre comenzó a desobedecer en Génesis 3, el caos regresó. Y cuando Dios quiere corregir el caos lo hace mediante su palabra. El predicador en la iglesia local debe recordar que él es un mediador entre Dios y la iglesia del Señor y que debe ser fiel en traer la palabra de Dios. Como embajador no tiene permiso para cambiar el mensaje . Y toda pregunta de la gente en la iglesia tiene que hallar respuesta en la Biblia. Sobre todo sin olvidar que Cristo ha de ser exaltado, que la voz de Dios ha de ser oída, su gloria vista y su voluntad obedecida"

                             (Miguel Nuñez)

      La oración íntima con Dios

"Si no nos deleitamos en la comunión con Él, no le honramos como el supremo bien. A los amigos les gusta estar en mutua compañía y, ciertamente, "estar cerca de Dios es (nuestro) bien", para conservar la relación entre Él y nosotros. Él ha establecido sus ordenanzas, la Palabra y la oración, que son, como si se dijera, un diálogo y un intercambio de discursos entre Dios y la criatura. En la Palabra, Él habla con nosotros, y en la oración nosotros hablamos con Él.  Él comunica su mente  en la Palabra, y nosotros pedimos su gracia en la oración. En la oración, hacemos la petición, y en la Palabra tenemos la respuesta de Dios. Pues bien, cuando los hombres descuidan la oración privada o pública, o las oportunidades de oír, son culpables de impiedad. Hasta ese punto rompen la comunión con Dios --especialmente si descuidan la oración--, que es un deber en todas las ocasiones: un dulce solaz que el alma disfruta con Dios en privado, un deber que corresponde al sacrificio diario. Por tanto, la negligencia en la oración se convierte en una variedad de ateísmo (Salmo 14:3-4). . .Nuestro consuelo y paz dependen mucho del acceso frecuente a Dios. Dios no es honrado como el supremo bien: a los paganos se les describe  como "los linajes que no invocan tu nombre" (Jer. 10:25) .  En muchos lugares, desde un fin de semana al otro, no hay oración ni adoración en la familia; y así, la casa, que debe ser una iglesia, se convierte en una pocilga."

                             (Thomas MANTON)