La niña ciega


                              Qué ciego es el mundo, madre,

                      Que ciegos los hombres son,
                      Piensan, madre, que no existe
                      Más luz que la luz del sol.


                      Madre, al cruzar los paseos
                      Cuando por las calles voy,
                      Oigo que hombres y mujeres
                      De mí tienen compasión.
                      Que juntándose uno a otro
                      Hablan bajando la voz
                      Y que dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Mas yo, no soy ciega, madre;

                      No soy ciega, madre, no;
                      Hay en mí UNA LUZ DIVINA
                      Que brilla en mi corazón.
                      El SOL que a mí me ilumina
                      Es de eterno resplandor;
                      Mis ojos, madre, son ciegos...
                      Pero mi espíritu...no.

                  
   Cristo es mi Luz, es el día
                      Cuyo brillante arrebol
                      No se apaga de la noche
                      En el sombrío crespón.
                      Tal vez por eso no hiere
                      El mundo mi corazón
                      Cuando dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Hay muchos que ven el cielo
                      Y el transparente color
                      De las nubes, de los mares
                      La perpetua agitación.
                      Mas cuyos ojos no alcanzan
                      A descubrir al SEÑOR
                      Que tiene a leyes eternas
                      Sujeta la Creación.

                      No veo lo que ellos ven,
                      Ni ellos lo que veo yo;
                      Ellos ven la luz del mundo
                      Yo veo la LUZ DE DIOS.
                      Y siempre que ellos murmuran:
                      ¡Pobre ciega! (digo yo)
                      ¡Pobres ciegos!, ¡que no ven
                      Más luz que la luz del sol!.

 

                                           (Anónimo)

 


                     “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no                              andará en tinieblas, sino que tendrá la luz

                     de la vida” (Juan 8:12)

 

 

 

 

 

Anterior... 1, 2, 3, 4, 5                                                         Siguiente...7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

              El valor de las Escrituras

"Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis

la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39)

 

"Cuando Cristo comenzó su ministerio en la sinagoga de Nazaret con las palabras de Isaías: "El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres", Él dijo: "Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos" (Lc. 4:17-21). En el Sermón del Monte nuestro Señor dijo: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas: no he venido para abrogar, sino a cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas" (Mat. 5:17-19).

 

En estos días tenemos muchos libros acerca de la Biblia, pero hay muy poco escudriñamiento de las mismas Escrituras. Un estudio detenido de lo que Jesús mismo dice acerca de las Escrituras del Antiguo Testamento, con el ruego de que la luz del Espíritu Santo sea arrojada sobre las páginas, recompensaría bien al estudiante de la Biblia.  Muy pocos tienen idea de cuán numerosas son las citas del Antiguo Testamento hechas por nuestro Señor. Él hace referencia a veinte personajes del Antiguo Testamento, Cita de diecinueve libros diferentes. . ."¿No habéis leído?" o "Escrito está", es el fundamento del constante llamado de Cristo".         

(Texto: A.M.Hodgkin/Ilustración: Obra de Rembrandt) 

                  ¡La soberanía de Dios!

¿Qué queremos decir con esta expresión? Queremos decir la supremacía de Dios. que Dios es Rey, que Dios es Dios. Decir que Dios es soberano es declarar que es el Altísimo, el que hace todo conforme a su voluntad en los huestes de los cielos y entre los habitantes de la tierra, de modo que nadie puede detener Su mano ni decirle: ¿Qué haces? (Daniel 4:35). Decir que  Dios es soberano es declarar  que es el Omnipotente, el Poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra, de modo que nadie puede frustrar Sus consejos, impedir Sus propósitos, ni resistir Su voluntad (Salmo 115:3). Decir que Dios es Soberano es declarar que "se enseñoreará de las gentes" (Salmo 22:28), levantando reinos, derrumbando imperios y determinando el curso de las dinastías según le agrada. Decir que Dios es soberano es declarar que es el "solo soberano", Rey de reyes, y Señor de señores" (1ª Timoteo 6:15). Tal es el Dios de la Biblia".         

 (Del libro "La soberanía de Dios", de A.W. Pink)