La niña ciega


                              Qué ciego es el mundo, madre,

                      Que ciegos los hombres son,
                      Piensan, madre, que no existe
                      Más luz que la luz del sol.


                      Madre, al cruzar los paseos
                      Cuando por las calles voy,
                      Oigo que hombres y mujeres
                      De mí tienen compasión.
                      Que juntándose uno a otro
                      Hablan bajando la voz
                      Y que dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Mas yo, no soy ciega, madre;

                      No soy ciega, madre, no;
                      Hay en mí UNA LUZ DIVINA
                      Que brilla en mi corazón.
                      El SOL que a mí me ilumina
                      Es de eterno resplandor;
                      Mis ojos, madre, son ciegos...
                      Pero mi espíritu...no.

                  
   Cristo es mi Luz, es el día
                      Cuyo brillante arrebol
                      No se apaga de la noche
                      En el sombrío crespón.
                      Tal vez por eso no hiere
                      El mundo mi corazón
                      Cuando dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Hay muchos que ven el cielo
                      Y el transparente color
                      De las nubes, de los mares
                      La perpetua agitación.
                      Mas cuyos ojos no alcanzan
                      A descubrir al SEÑOR
                      Que tiene a leyes eternas
                      Sujeta la Creación.

                      No veo lo que ellos ven,
                      Ni ellos lo que veo yo;
                      Ellos ven la luz del mundo
                      Yo veo la LUZ DE DIOS.
                      Y siempre que ellos murmuran:
                      ¡Pobre ciega! (digo yo)
                      ¡Pobres ciegos!, ¡que no ven
                      Más luz que la luz del sol!.

 

                                           (Anónimo)

 


                     “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no                              andará en tinieblas, sino que tendrá la luz

                     de la vida” (Juan 8:12)

 

 

 

 

 

Anterior... 1, 2, 3, 4, 5                                                         Siguiente...7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      Lo que aspiramos ser: MAESTROS

"Hermanos, anhelo que todos podamos ser "aptos para enseñar". La iglesia nunca tiene demasía de aquellos cuyos labios "alimentan a muchos". Debe ser ambición nuestra "ser buenos mayordomos de la multiforme gracia de Dios". Todos conocemos ciertos ministros capacitados que son expositores de la Palabra e instructores de los creyentes. Siempre os lleváis algo cuando vais a oírles. Se ocupan de cosas de gran precio; su mercadería es de oro de Ophir. Ciertos pasajes de la Escritura son citados y reciben nueva luz; y ciertas especialidades de la experiencia cristiana son descritas y explicadas. Salimos de estas predicaciones con la sensación de que hemos estado en una buena escuela. Hermanos, deseo que cada uno de nosotros ejerza un ministerio así de edificante. ¡Ojalá tengamos la experiencia, la iluminación y la laboriosidad necesarias para una vocación tan elevada! ¡Cuánto necesitamos más sermones ricos en instrucción! Hermanos, mirad muchos de los sermones modernos. ¡Qué fuego, qué furia! ¡Cuántos destellos y cuánta velocidad! ¿Qué es todo esto? ¿Cuál es el propósito de tal exhibición? Solemos encontrarnos con sermones que son caleidoscopios, de una belleza maravillosa; pero, ¿qué contienen? . . .

Es preciso alimentar al rebaño de Dios. Debemos ocuparnos de verdades eternas, y hacer presa en el corazón y en la conciencia. Debemos, de modo efectivo, vivir para educar una raza de santos, en quienes  el Señor Jesús se reflejará como en mil espejos."

                               (Carlos H. Spurgeon)

      TESTIMONIO FIRME Y COHERENTE

Llegó a decir el teólogo Dionisio Borobio: "Una de las palabras más desfiguradas por el uso hoy en día, es la palabra "testimonio". Dar testimonio con la propia vida es la consigna de los que toman la vida en serio. Dar testimonio del Evangelio es haber tomado en serio su doctrina. Mas la vida de muchos cristianos es una continua oposición entre lo que dicen creer y lo que de verdad dicen sus obras. Y sobre todo si ser cristiano es. .  . esta especie de "egoísmo" espiritual en que se ha encerrado las más de las veces una piedad rutinaria en que todo gira alrededor de nuestra propia conveniencia."  (D. B.)

   ORACIÓN DE GRATITUD  (Efes.1:3-10)

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinados para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra."