La niña ciega


                              Qué ciego es el mundo, madre,

                      Que ciegos los hombres son,
                      Piensan, madre, que no existe
                      Más luz que la luz del sol.


                      Madre, al cruzar los paseos
                      Cuando por las calles voy,
                      Oigo que hombres y mujeres
                      De mí tienen compasión.
                      Que juntándose uno a otro
                      Hablan bajando la voz
                      Y que dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Mas yo, no soy ciega, madre;

                      No soy ciega, madre, no;
                      Hay en mí UNA LUZ DIVINA
                      Que brilla en mi corazón.
                      El SOL que a mí me ilumina
                      Es de eterno resplandor;
                      Mis ojos, madre, son ciegos...
                      Pero mi espíritu...no.

                  
   Cristo es mi Luz, es el día
                      Cuyo brillante arrebol
                      No se apaga de la noche
                      En el sombrío crespón.
                      Tal vez por eso no hiere
                      El mundo mi corazón
                      Cuando dicen: ¡Pobre ciega!,
                      Que no ve la luz del sol.


                      Hay muchos que ven el cielo
                      Y el transparente color
                      De las nubes, de los mares
                      La perpetua agitación.
                      Mas cuyos ojos no alcanzan
                      A descubrir al SEÑOR
                      Que tiene a leyes eternas
                      Sujeta la Creación.

                      No veo lo que ellos ven,
                      Ni ellos lo que veo yo;
                      Ellos ven la luz del mundo
                      Yo veo la LUZ DE DIOS.
                      Y siempre que ellos murmuran:
                      ¡Pobre ciega! (digo yo)
                      ¡Pobres ciegos!, ¡que no ven
                      Más luz que la luz del sol!.

 

                                           (Anónimo)

 


                     “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no                              andará en tinieblas, sino que tendrá la luz

                     de la vida” (Juan 8:12)

 

 

 

 

 

Anterior... 1, 2, 3, 4, 5                                                         Siguiente...7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

  LA ABNEGACIÓN QUE DIOS DEMANDA

"Entonces Jesús dijo a sus discípulos:

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" . (Mateo 16:24)

 

Todo discípulo de Jesucristo de asumir que si quiere seguir al  Maestro, si decide ir en pos de Él, debe considerar si está dispuesto a afrontar las dos demandas del Señor: negarse a sí mismo y tomar su cruz cada día.  No es una opción voluntaria que hay que meditar, sino una demanda que hay que cumplir como discípulo fiel y verdadero de Jesús. 

Por otro lado, también hay que considerar que la negación de sí mismo es imprescindible para la propia perfección y santidad espiritual. Negarse a sí mismo es negarse a nuestro amor  propio; es dejar de amar la propia vida, los bienes y atracciones de este mundo y la fuerte seducción de la carne y de los sentidos; en definitiva, todo aquello que domina y esclaviza nuestro corazón.   (J.Mª V.M.)

         LA GRAN OCUPACIÓN DEL

                   FIEL MINISTRO

  "La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda parecer, es el gran instrumento que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios , por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea! ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Esta fue la la gran obra de Pablo  y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!  Buena obra es visitar a los enfermos, y enseñar a los niños, y vestir a los desnudos. Bueno es también atender el ministerio del diaconado; también lo es escribir o leer libros. Pero la principal y más grande misión es predicar la Palabra. "El púlpito --como dijo Jorge Herbert-- es nuestro gozo y trono." Es  nuestra torre de alerta. Desde aquí hemos de avisar al pueblo. La trompeta de plata nos ha sido concedida. El enemigo nos alcanzará si no predicamos el evangelio.              (Robert M. McCheyne)