Mi encuentro con Jesús

 

                                Nunca olvidaré aquel día 

                                cuando a mi vida llegaste; 
                                en tinieblas yo me hallaba, 
                                mas Tú mi senda alumbraste. 

                                Entre multitud de gente 

                                vagaba sin esperanza 
                                como un barco a la deriva 
                                naufragando, iba mi alma. 

                                A inquirir comencé un día 
                                ¿qué pasaba? no sabía 
                                entre temores y dudas, 
                                existía mas no vivía. 

                                ¿Qué pasa conmigo, Dios? 
                                ¿Qué es lo que me está pasando? 
                                Quiero reir y no puedo; 
                                siempre termino llorando." 

                                "Ayúdame mi buen Dios; " 
                                ayúdame, te lo pido 
                                sana ya mi corazón 
                                y llena hoy mi vacío." 

                                Al momento algo ocurrió; 
                                Su Palabra Él enviaba 
                                "Soy la luz", dijo el Señor; 
                                por una piedra me hablaba 

                                Mi corazón se alumbró; 
                                comprendí lo que pasaba 
                                Al instante me rendí 
                                pues JESÚS me visitaba. 

                                Desde entonces soy feliz; 
                                tengo paz y tengo gozo; 
                                si me persiguen y ofenden, 
                                como JESÚS, yo perdono. 

                                Hoy oro, canto y alabo 
                                a mi Salvador bendito; 
                                no me canso de adorar a mi Dios, 
                                pues Él lo hizo. 

                                ¡Gloria doy a mi Señor! 
                                ¡Gloria al Espíritu Santo! 
                                ¡Gloria al Padre que me dió 
                                lo que yo estaba anhelando. 

                                ¿Quieres tú también lo mismo? 
                                ¿Ansías vivir un cambio? 
                                Ven hoy a mi Salvador, 
                                mi JESÚS te está esperando.

                                         (Zaida C. de Ramón)

               

 

 

                         ¡Cómo no he de adorarte!



¿Cómo no he de adorarte, Jesús mío,
si eres el suave manto de rocío
que ha revivido mis raíces secas?

 

¿Cómo no he de adorarte si tu truecas
en esperanza ardiente mi hondo hastío?

 

¿Quién como tú Jesús? que das al río
cauce y corriente que jamás se agota
y que haces estallar la estéril roca
en fresco manantial para el estío.

 

Ya mi vaso jamas veré vacío
ni seré más un triste abandonado,
no sentiré la herida del pecado
ni del traidor mordaz el desafío.

 

La misma soledad de ningún modo,
torna mi vida triste y desolada,
porque si ayer sin Tí, no tuve nada,
hoy contigo Jesús, lo tengo todo.

 

Es tan bello Señor, estar contigo
y tiene tu verdad tan dulce acento,
que sin poder decirte lo que siento,
arder yo siento en mi lo que te digo.

 

En la cumbre estelar de lo que ansío,
Tu eres la luz polar que solo veo,
Eres mi fe, en Tí solo yo creo
y es solo tu poder, mi poderío.

 

Mas si al fin de mi senda, Jesús mío
nubló mi ser la sombra de la muerte
de nada temeré porque confío
que en la aurora estelar habré de verte.
(Desconocido)

Anterior...1, 2, 3, 4                                                                 Siguiente...6, 7          

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

            MAYORDOMOS DE CRISTO

El que es mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Mat.23:11-12)

Nuestro servicio es glorioso, porque es el servicio de Cristo: nos sentimos honrados al permitírsenos servir a Aquél cuyos zapatos no somos dignos de desatar.

Se nos dice también que somos mayordomos. ¿Qué es el mayordomo? Esa es nuestra función. ¿Qué se requiere del mayordomo? Éste es nuestro deber. No estamos hablando ahora de nadie de los que están fuera, sino de vosotros, hermanos, y de mí mismo; por lo tanto, hagamos una aplicación personal de todo lo que se dice.

  

Primeramente, un mayordomo es tan sólo un siervo. Quizá no siempre se acuerda; y es cosa lamentable que el siervo empiece a pensar que es el amo. Es una lástima que los siervos, cuando son honrados por su amo, sean tan propensos a tener ínfulas. ¡Qué ridículo puede llegar a ser el mayordomo! No me estoy refiriendo a los mayordomos y lacayos, sino a nosotros mismos. Si nos engrandecemos a nosotros mismos, llegaremos a ser despreciables; y no engrandeceremos ni a nuestra función ni al Señor. Somos siervos de Cristo, y no señores sobre su heredad. Los ministros son para las iglesias, y no las iglesias para los ministros. Trabajando entre las iglesias, no podemos osar considerarlas como fincas a explotar en beneficio propio, ni jardines para cultivar según nuestro propio gusto . . . Como mayordomos, somos tan sólo siervos de categoría; ¡ojalá que el Señor mantenga en nosotros un espíritu de cordial obediencia!”     

                          (Charles H. Spurgeon)

   LA FELICIDAD POR LA MISERICORDIA

"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia"                                            (Mateo 5:7).

La misericordia  ejercida y activa en nuestro corazón, en nuestros pensamientos y en nuestros actos, se ha convertido en una bienaventuranza. Es como un hilillo de agua fresca que brota de la misericordia de Dios y que nos hace ya participar de la felicidad misma de Dios. Nos enseña, mucho mejor que los libros, que la verdadera felicidad no consiste en tomar y en poseer, en juzgar y en tener razón, en imponer la justicia a nuestro modo, sino más bien en dejarnos tomar y asir por Dios, en someternos a su juicio y a su justicia generosa, en aprender de Él la práctica cotidiana de la misericordia. Ahí es donde tendremos la experiencia de que hay más alegría en dar que en recibir, pues la misericordia nos invadirá junto con la alegría que ella misma nos proporciona, en la medida en que nosotros la hayamos dado. No hay camino más seguro hacia la felicidad que todos deseamos. "

                      (SERVAIS PINCKAERS)