Mi encuentro con Jesús

 

                                Nunca olvidaré aquel día 

                                cuando a mi vida llegaste; 
                                en tinieblas yo me hallaba, 
                                mas Tú mi senda alumbraste. 

                                Entre multitud de gente 

                                vagaba sin esperanza 
                                como un barco a la deriva 
                                naufragando, iba mi alma. 

                                A inquirir comencé un día 
                                ¿qué pasaba? no sabía 
                                entre temores y dudas, 
                                existía mas no vivía. 

                                ¿Qué pasa conmigo, Dios? 
                                ¿Qué es lo que me está pasando? 
                                Quiero reir y no puedo; 
                                siempre termino llorando." 

                                "Ayúdame mi buen Dios; " 
                                ayúdame, te lo pido 
                                sana ya mi corazón 
                                y llena hoy mi vacío." 

                                Al momento algo ocurrió; 
                                Su Palabra Él enviaba 
                                "Soy la luz", dijo el Señor; 
                                por una piedra me hablaba 

                                Mi corazón se alumbró; 
                                comprendí lo que pasaba 
                                Al instante me rendí 
                                pues JESÚS me visitaba. 

                                Desde entonces soy feliz; 
                                tengo paz y tengo gozo; 
                                si me persiguen y ofenden, 
                                como JESÚS, yo perdono. 

                                Hoy oro, canto y alabo 
                                a mi Salvador bendito; 
                                no me canso de adorar a mi Dios, 
                                pues Él lo hizo. 

                                ¡Gloria doy a mi Señor! 
                                ¡Gloria al Espíritu Santo! 
                                ¡Gloria al Padre que me dió 
                                lo que yo estaba anhelando. 

                                ¿Quieres tú también lo mismo? 
                                ¿Ansías vivir un cambio? 
                                Ven hoy a mi Salvador, 
                                mi JESÚS te está esperando.

                                         (Zaida C. de Ramón)

               

 

 

                         ¡Cómo no he de adorarte!



¿Cómo no he de adorarte, Jesús mío,
si eres el suave manto de rocío
que ha revivido mis raíces secas?

 

¿Cómo no he de adorarte si tu truecas
en esperanza ardiente mi hondo hastío?

 

¿Quién como tú Jesús? que das al río
cauce y corriente que jamás se agota
y que haces estallar la estéril roca
en fresco manantial para el estío.

 

Ya mi vaso jamas veré vacío
ni seré más un triste abandonado,
no sentiré la herida del pecado
ni del traidor mordaz el desafío.

 

La misma soledad de ningún modo,
torna mi vida triste y desolada,
porque si ayer sin Tí, no tuve nada,
hoy contigo Jesús, lo tengo todo.

 

Es tan bello Señor, estar contigo
y tiene tu verdad tan dulce acento,
que sin poder decirte lo que siento,
arder yo siento en mi lo que te digo.

 

En la cumbre estelar de lo que ansío,
Tu eres la luz polar que solo veo,
Eres mi fe, en Tí solo yo creo
y es solo tu poder, mi poderío.

 

Mas si al fin de mi senda, Jesús mío
nubló mi ser la sombra de la muerte
de nada temeré porque confío
que en la aurora estelar habré de verte.
(Desconocido)

Anterior...1, 2, 3, 4                                                                 Siguiente...6, 7          

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                    EL GRANO Y LA PAJA 

"Por medio del profeta Jeremías Dios se queja de los falsos profetas que vivían contando sueños y predicando visiones: "El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mu palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová. ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?" (Jer. 23:28-29).

 

La enseñanza es que sólo el trigo fecunda la tierra y lleva fruto, no así la paja. Es la Palabra de Dios la que trae vida, no los sueños y las visiones de los hombres. Cuando el hombre comenzó a desobedecer en Génesis 3, el caos regresó. Y cuando Dios quiere corregir el caos lo hace mediante su palabra. El predicador en la iglesia local debe recordar que él es un mediador entre Dios y la iglesia del Señor y que debe ser fiel en traer la palabra de Dios. Como embajador no tiene permiso para cambiar el mensaje . Y toda pregunta de la gente en la iglesia tiene que hallar respuesta en la Biblia. Sobre todo sin olvidar que Cristo ha de ser exaltado, que la voz de Dios ha de ser oída, su gloria vista y su voluntad obedecida"

                             (Miguel Nuñez)

      La oración íntima con Dios

"Si no nos deleitamos en la comunión con Él, no le honramos como el supremo bien. A los amigos les gusta estar en mutua compañía y, ciertamente, "estar cerca de Dios es (nuestro) bien", para conservar la relación entre Él y nosotros. Él ha establecido sus ordenanzas, la Palabra y la oración, que son, como si se dijera, un diálogo y un intercambio de discursos entre Dios y la criatura. En la Palabra, Él habla con nosotros, y en la oración nosotros hablamos con Él.  Él comunica su mente  en la Palabra, y nosotros pedimos su gracia en la oración. En la oración, hacemos la petición, y en la Palabra tenemos la respuesta de Dios. Pues bien, cuando los hombres descuidan la oración privada o pública, o las oportunidades de oír, son culpables de impiedad. Hasta ese punto rompen la comunión con Dios --especialmente si descuidan la oración--, que es un deber en todas las ocasiones: un dulce solaz que el alma disfruta con Dios en privado, un deber que corresponde al sacrificio diario. Por tanto, la negligencia en la oración se convierte en una variedad de ateísmo (Salmo 14:3-4). . .Nuestro consuelo y paz dependen mucho del acceso frecuente a Dios. Dios no es honrado como el supremo bien: a los paganos se les describe  como "los linajes que no invocan tu nombre" (Jer. 10:25) .  En muchos lugares, desde un fin de semana al otro, no hay oración ni adoración en la familia; y así, la casa, que debe ser una iglesia, se convierte en una pocilga."

                             (Thomas MANTON)