Mi encuentro con Jesús

 

                                Nunca olvidaré aquel día 

                                cuando a mi vida llegaste; 
                                en tinieblas yo me hallaba, 
                                mas Tú mi senda alumbraste. 

                                Entre multitud de gente 

                                vagaba sin esperanza 
                                como un barco a la deriva 
                                naufragando, iba mi alma. 

                                A inquirir comencé un día 
                                ¿qué pasaba? no sabía 
                                entre temores y dudas, 
                                existía mas no vivía. 

                                ¿Qué pasa conmigo, Dios? 
                                ¿Qué es lo que me está pasando? 
                                Quiero reir y no puedo; 
                                siempre termino llorando." 

                                "Ayúdame mi buen Dios; " 
                                ayúdame, te lo pido 
                                sana ya mi corazón 
                                y llena hoy mi vacío." 

                                Al momento algo ocurrió; 
                                Su Palabra Él enviaba 
                                "Soy la luz", dijo el Señor; 
                                por una piedra me hablaba 

                                Mi corazón se alumbró; 
                                comprendí lo que pasaba 
                                Al instante me rendí 
                                pues JESÚS me visitaba. 

                                Desde entonces soy feliz; 
                                tengo paz y tengo gozo; 
                                si me persiguen y ofenden, 
                                como JESÚS, yo perdono. 

                                Hoy oro, canto y alabo 
                                a mi Salvador bendito; 
                                no me canso de adorar a mi Dios, 
                                pues Él lo hizo. 

                                ¡Gloria doy a mi Señor! 
                                ¡Gloria al Espíritu Santo! 
                                ¡Gloria al Padre que me dió 
                                lo que yo estaba anhelando. 

                                ¿Quieres tú también lo mismo? 
                                ¿Ansías vivir un cambio? 
                                Ven hoy a mi Salvador, 
                                mi JESÚS te está esperando.

                                         (Zaida C. de Ramón)

               

 

 

                         ¡Cómo no he de adorarte!



¿Cómo no he de adorarte, Jesús mío,
si eres el suave manto de rocío
que ha revivido mis raíces secas?

 

¿Cómo no he de adorarte si tu truecas
en esperanza ardiente mi hondo hastío?

 

¿Quién como tú Jesús? que das al río
cauce y corriente que jamás se agota
y que haces estallar la estéril roca
en fresco manantial para el estío.

 

Ya mi vaso jamas veré vacío
ni seré más un triste abandonado,
no sentiré la herida del pecado
ni del traidor mordaz el desafío.

 

La misma soledad de ningún modo,
torna mi vida triste y desolada,
porque si ayer sin Tí, no tuve nada,
hoy contigo Jesús, lo tengo todo.

 

Es tan bello Señor, estar contigo
y tiene tu verdad tan dulce acento,
que sin poder decirte lo que siento,
arder yo siento en mi lo que te digo.

 

En la cumbre estelar de lo que ansío,
Tu eres la luz polar que solo veo,
Eres mi fe, en Tí solo yo creo
y es solo tu poder, mi poderío.

 

Mas si al fin de mi senda, Jesús mío
nubló mi ser la sombra de la muerte
de nada temeré porque confío
que en la aurora estelar habré de verte.
(Desconocido)

Anterior...1, 2, 3, 4                                                                 Siguiente...6, 7          

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

          FRASES DE MATTHEW HENRY

"Desdichado es el pueblo cuyos enemi-gos son sus gobernantes" (Levit. 26:17)

                      ______________________

"Los que buscan la ruina de los escogidos de Dios solo preparan su propia ruina" (Salmo 62:3)

                       ______________________

"Los grandes méritos no protegen a los hombres de las mayores humillaciones y afrentas en este ingrato mundo"                                                          (Éxodo 32:1)

                     ______________________

"No sabemos lo que pedimos cuando pedimos la gloria de llevar la corona, y no pedimos la gracia para llevar la cruz en nuestro camino a ella "

                                           (Mateo 20:22)

                     _____________________

"Cristo murió para pagar nuestra deuda, y resucitó para obtener nuestra carta de pago".

                      _____________________

"El honor es como la sombra, que huye de aquellos que la persiguen y la agarran, pero sigue a los que huyen de ella" (Mateo 23:12)

                     ______________________

"Cuando están en el púlpito, predican tan bien que es una pena que salgan; pero, cuando están fuera del púlpito, viven tan mal que es una pena que entren de nuevo" (Mateo 23:3)

                      ______________________

"La aplicación es la vida de la predica-ción" (Mateo 21:42-43)

                      ______________________

"Nunca hemos de ser ahuyentados de nuestro deber por la malicia de nuestros enemigos, o por la falta de amabilidad de nuestros amigos" (Mateo 21:18) 

    (Recopiladas por Demetrio Cánovas)

     EL CAMBIO NO VIENE DEL HOMBRE

"Algunas personas  hacen de la buena vecindad una especie de religión.. Creen que si ponen el vino nuevo de la buena vecindad en el viejo odre todo irá bien para sus almas al final.

Considerad la necesidad de esto. Una persona no es cambiada, simplemente, por añadir a su vida ciertos buenos hechos, pero cuando haya hecho estas adiciones y sustracciones, ¿qué será? Será el mismo hombre viejo.

¿Por qué es así? Y ¿por qué se equivocan de este modo los hombres? Parece que es porque no comprenden la naturaleza del problema humano. Se cree comúnmente que los hombres están bajo la condena-ción de Dios a causa de sus pecados. Si un hombre miente, estafa, roba, blasfema el nombre de Dios, profana el día del Señor, pero llega a quitar estos pecados de su vida, tendrá la salvación de su alma. Pero el hombre no está bajo la condenación de Dios principalmente a causa de sus pecadosNo os sorprendáis: Lo está porque es pecador por naturaleza. Esto es, porque tiene una naturaleza separada de Dios, corrompida, depravada, y está en mala relación con Dios. Pablo lo explicó de esta manera: "Somos por naturaleza --dijo--hijos de ira". No venimos  a ser hijos de ira porque pecamos, sino que pecamos porque somos hijos de ira."   

(Tomado de "Dios no está muerto" ,

de Gordon H. Girod,)