Mi encuentro con Jesús

 

                                Nunca olvidaré aquel día 

                                cuando a mi vida llegaste; 
                                en tinieblas yo me hallaba, 
                                mas Tú mi senda alumbraste. 

                                Entre multitud de gente 

                                vagaba sin esperanza 
                                como un barco a la deriva 
                                naufragando, iba mi alma. 

                                A inquirir comencé un día 
                                ¿qué pasaba? no sabía 
                                entre temores y dudas, 
                                existía mas no vivía. 

                                ¿Qué pasa conmigo, Dios? 
                                ¿Qué es lo que me está pasando? 
                                Quiero reir y no puedo; 
                                siempre termino llorando." 

                                "Ayúdame mi buen Dios; " 
                                ayúdame, te lo pido 
                                sana ya mi corazón 
                                y llena hoy mi vacío." 

                                Al momento algo ocurrió; 
                                Su Palabra Él enviaba 
                                "Soy la luz", dijo el Señor; 
                                por una piedra me hablaba 

                                Mi corazón se alumbró; 
                                comprendí lo que pasaba 
                                Al instante me rendí 
                                pues JESÚS me visitaba. 

                                Desde entonces soy feliz; 
                                tengo paz y tengo gozo; 
                                si me persiguen y ofenden, 
                                como JESÚS, yo perdono. 

                                Hoy oro, canto y alabo 
                                a mi Salvador bendito; 
                                no me canso de adorar a mi Dios, 
                                pues Él lo hizo. 

                                ¡Gloria doy a mi Señor! 
                                ¡Gloria al Espíritu Santo! 
                                ¡Gloria al Padre que me dió 
                                lo que yo estaba anhelando. 

                                ¿Quieres tú también lo mismo? 
                                ¿Ansías vivir un cambio? 
                                Ven hoy a mi Salvador, 
                                mi JESÚS te está esperando.

                                         (Zaida C. de Ramón)

               

 

 

                         ¡Cómo no he de adorarte!



¿Cómo no he de adorarte, Jesús mío,
si eres el suave manto de rocío
que ha revivido mis raíces secas?

 

¿Cómo no he de adorarte si tu truecas
en esperanza ardiente mi hondo hastío?

 

¿Quién como tú Jesús? que das al río
cauce y corriente que jamás se agota
y que haces estallar la estéril roca
en fresco manantial para el estío.

 

Ya mi vaso jamas veré vacío
ni seré más un triste abandonado,
no sentiré la herida del pecado
ni del traidor mordaz el desafío.

 

La misma soledad de ningún modo,
torna mi vida triste y desolada,
porque si ayer sin Tí, no tuve nada,
hoy contigo Jesús, lo tengo todo.

 

Es tan bello Señor, estar contigo
y tiene tu verdad tan dulce acento,
que sin poder decirte lo que siento,
arder yo siento en mi lo que te digo.

 

En la cumbre estelar de lo que ansío,
Tu eres la luz polar que solo veo,
Eres mi fe, en Tí solo yo creo
y es solo tu poder, mi poderío.

 

Mas si al fin de mi senda, Jesús mío
nubló mi ser la sombra de la muerte
de nada temeré porque confío
que en la aurora estelar habré de verte.
(Desconocido)

Anterior...1, 2, 3, 4                                                                 Siguiente...6, 7          

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

"¿Quién de vosotros, queriendo edificar una casa, no se sienta primero y calcula los gastos?" (Lucas 14:28)

 

"Vivimos tiempos muy extraños (*). Los acontecimientos se suceden con extraordinaria rapidez. Nunca sabemos "lo que el día nos traerá", ¡cuánto menos lo que nos traerá el año! En nuestros días se hace gran profesión de religiosidad. En muchas partes del país la gente expresa vivo deseo de seguir un curso de vida santo y un grado más alto de espiritualidad. Es muy común ver como la gente recibe la Palabra con gozo, pero después de dos o tres años se aparta y vuelve a sus pecados. Y es que hay muchas personas que no consideran lo que cuesta ser un verdadero cristiano y un creyente santo.

       Nuestros tiempos requieren de una manera muy especial el que nos paremos a considerar el coste y el estado espiritual de nuestras almas. Este tema debe preocuparnos. Sin duda, el camino de la vida eterna es un camino delicioso; pero sería locura, por nuestra parte, cerrar los ojos al hecho de que se trata de un camino estrecho y de que la cruz viene antes que la corona. . .

       No cuesta gran cosa ser un cristiano de apariencia. Sólo requiere el que una persona asista dos veces a los cultos del domingo y que durante la semana sea medianamente moral. Este es el "cristianismo" de la vasta multitud de nuestro tiempo. Se trata, pues, de una profesión de fe fácil y barata; no implica abnegación ni sacrificio. Si esto es el cristianismo que salva y el que nos abrirá las puertas de la gloria al morir, entonces no habrá más remedio que alterar la descripción del camino de la vida eterna y decir: "¡Ancha es la puerta y amplio es el camino que conduce al cielo!".                    (Juan Carlos Ryle)

(* ) Se escribió en el siglo XIX.

                  ¡La soberanía de Dios!

¿Qué queremos decir con esta expresión? Queremos decir la supremacía de Dios. que Dios es Rey, que Dios es Dios. Decir que Dios es soberano es declarar que es el Altísimo, el que hace todo conforme a su voluntad en los huestes de los cielos y entre los habitantes de la tierra, de modo que nadie puede detener Su mano ni decirle: ¿Qué haces? (Daniel 4:35). Decir que  Dios es soberano es declarar  que es el Omnipotente, el Poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra, de modo que nadie puede frustrar Sus consejos, impedir Sus propósitos, ni resistir Su voluntad (Salmo 115:3). Decir que Dios es Soberano es declarar que "se enseñoreará de las gentes" (Salmo 22:28), levantando reinos, derrumbando imperios y determinando el curso de las dinastías según le agrada. Decir que Dios es soberano es declarar que es el "solo soberano", Rey de reyes, y Señor de señores" (1ª Timoteo 6:15). Tal es el Dios de la Biblia".         

 (Del libro "La soberanía de Dios", de A.W. Pink)

       La gran ocupación del ministro

La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda perecer, es el gran instrumento  que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios, por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea!  ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Ésta fue la gran obra de Pablo y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por  todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!"

                          (R.M. McCheyne)