Mi encuentro con Jesús

 

                                Nunca olvidaré aquel día 

                                cuando a mi vida llegaste; 
                                en tinieblas yo me hallaba, 
                                mas Tú mi senda alumbraste. 

                                Entre multitud de gente 

                                vagaba sin esperanza 
                                como un barco a la deriva 
                                naufragando, iba mi alma. 

                                A inquirir comencé un día 
                                ¿qué pasaba? no sabía 
                                entre temores y dudas, 
                                existía mas no vivía. 

                                ¿Qué pasa conmigo, Dios? 
                                ¿Qué es lo que me está pasando? 
                                Quiero reir y no puedo; 
                                siempre termino llorando." 

                                "Ayúdame mi buen Dios; " 
                                ayúdame, te lo pido 
                                sana ya mi corazón 
                                y llena hoy mi vacío." 

                                Al momento algo ocurrió; 
                                Su Palabra Él enviaba 
                                "Soy la luz", dijo el Señor; 
                                por una piedra me hablaba 

                                Mi corazón se alumbró; 
                                comprendí lo que pasaba 
                                Al instante me rendí 
                                pues JESÚS me visitaba. 

                                Desde entonces soy feliz; 
                                tengo paz y tengo gozo; 
                                si me persiguen y ofenden, 
                                como JESÚS, yo perdono. 

                                Hoy oro, canto y alabo 
                                a mi Salvador bendito; 
                                no me canso de adorar a mi Dios, 
                                pues Él lo hizo. 

                                ¡Gloria doy a mi Señor! 
                                ¡Gloria al Espíritu Santo! 
                                ¡Gloria al Padre que me dió 
                                lo que yo estaba anhelando. 

                                ¿Quieres tú también lo mismo? 
                                ¿Ansías vivir un cambio? 
                                Ven hoy a mi Salvador, 
                                mi JESÚS te está esperando.

                                         (Zaida C. de Ramón)

               

 

 

                         ¡Cómo no he de adorarte!



¿Cómo no he de adorarte, Jesús mío,
si eres el suave manto de rocío
que ha revivido mis raíces secas?

 

¿Cómo no he de adorarte si tu truecas
en esperanza ardiente mi hondo hastío?

 

¿Quién como tú Jesús? que das al río
cauce y corriente que jamás se agota
y que haces estallar la estéril roca
en fresco manantial para el estío.

 

Ya mi vaso jamas veré vacío
ni seré más un triste abandonado,
no sentiré la herida del pecado
ni del traidor mordaz el desafío.

 

La misma soledad de ningún modo,
torna mi vida triste y desolada,
porque si ayer sin Tí, no tuve nada,
hoy contigo Jesús, lo tengo todo.

 

Es tan bello Señor, estar contigo
y tiene tu verdad tan dulce acento,
que sin poder decirte lo que siento,
arder yo siento en mi lo que te digo.

 

En la cumbre estelar de lo que ansío,
Tu eres la luz polar que solo veo,
Eres mi fe, en Tí solo yo creo
y es solo tu poder, mi poderío.

 

Mas si al fin de mi senda, Jesús mío
nubló mi ser la sombra de la muerte
de nada temeré porque confío
que en la aurora estelar habré de verte.
(Desconocido)

Anterior...1, 2, 3, 4                                                                 Siguiente...6, 7          

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

  LA ABNEGACIÓN QUE DIOS DEMANDA

"Entonces Jesús dijo a sus discípulos:

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" . (Mateo 16:24)

 

Todo discípulo de Jesucristo de asumir que si quiere seguir al  Maestro, si decide ir en pos de Él, debe considerar si está dispuesto a afrontar las dos demandas del Señor: negarse a sí mismo y tomar su cruz cada día.  No es una opción voluntaria que hay que meditar, sino una demanda que hay que cumplir como discípulo fiel y verdadero de Jesús. 

Por otro lado, también hay que considerar que la negación de sí mismo es imprescindible para la propia perfección y santidad espiritual. Negarse a sí mismo es negarse a nuestro amor  propio; es dejar de amar la propia vida, los bienes y atracciones de este mundo y la fuerte seducción de la carne y de los sentidos; en definitiva, todo aquello que domina y esclaviza nuestro corazón.   (J.Mª V.M.)

         LA GRAN OCUPACIÓN DEL

                   FIEL MINISTRO

  "La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda parecer, es el gran instrumento que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios , por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea! ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Esta fue la la gran obra de Pablo  y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!  Buena obra es visitar a los enfermos, y enseñar a los niños, y vestir a los desnudos. Bueno es también atender el ministerio del diaconado; también lo es escribir o leer libros. Pero la principal y más grande misión es predicar la Palabra. "El púlpito --como dijo Jorge Herbert-- es nuestro gozo y trono." Es  nuestra torre de alerta. Desde aquí hemos de avisar al pueblo. La trompeta de plata nos ha sido concedida. El enemigo nos alcanzará si no predicamos el evangelio.              (Robert M. McCheyne)