¡Escúchame, Señor!

 

                                Gracias te doy, oh Dios incomparable,

                                    por tu Santa palabra inmaculada,

                                   en la cual me alumbró la llamarada

                                    del fuego doctrinal del Admirable.


                                   Salióme al paso en mi senda obscura

                                   con todo su esplendor y su clemencia,

                                     siendo mi Salvador por excelencia

                                        al hacerme una nueva criatura.


                                         Por eso en la hora sacrosanta

                                       que sube mi oración Tu Trono,

                                         recibe mi alabanza en el tono

                                       que mi alma gozosa a Ti canta.



                                        Hoy, al llegar la fecha señalada

                                   en que cumplo, Señor, estos mis años

                                       olvidando los negros desengaños,

                                     vivo en la paz de tu bondad sagrada.


                                       Así, pues, apoyado en el glorioso

                                         cayado del Mesías, del Ungido,

                                            te diré con acento redimido

                                      ¡que sólo en Jesucristo soy dichoso!



                                                        Manuel Pérez del Busto

                                ___________________________

 

 

 

                                   Adoración

 

                                      

                                 Nunca se eleva el hombre a más altura

                                           Que cuando a Dios adora reverente,

                                            Porque el culto en espíritu ferviente

                                            Une al gran Creador con la criatura.


                                 ¡Qué grande privilegio! ¡Qué gran ventura!

                                            Hallar a Dios como en copiosa fuente,

                                            El bien que busca con afán ardiente

                                            El hombre en este valle de amargura.


                      El culto es el aroma desprendido

                                            De las flores de amor, fe y esperanza,

                                            Que en el humano espíritu han nacido.


                                 Y bendición tras bendición alcanza

                                            Quién presta a Dios con corazón rendido

                                            Tributo de obediencia y alabanza.

 

                                                         Carlos Araujo Carretero

                                                         (1856-1925)

 

                                    ___________________________________

 

                                  

                                  SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

 

                                   No me mueve, mi Dios, para quererte
                                   el cielo que me tienes prometido,
                                   ni me mueve el infierno tan temido
                                   para dejar por ello de ofenderte.

 

                                   Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
                                   clavado en una cruz y escarnecido.
                                   muéveme ver tu cuerpo tan herido,
                                   muévenme tus afrentas y tu muerte.

 

                                   Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
                                   que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
                                   y aunque no hubiera infierno te temiera.

 

                                   No me tienes que dar porque te quiera,
                                   pues aunque lo que espero no esperara,
                                   lo mismo que te quiero te quisiera.

 

                                                                         (Anónimo)

 

 

                                                    MUERE LA VIDA

                                      Muere la Vida y vivo yo sin vida
                                      ofendido la vida de mi muerte;
                                      sangre divina de las venas vierte
                                      y mi diamante su dureza olvida.

                                      Está la majestad de Dios tendida
                                      en una dura cruz, y yo de suerte
                                      que soy de sus dolores
                                      el más fuerte
                                      y de su cuerpo la herida                            

                                      ¡Oh duro corazón de mármol frio!
                                      ¿Tiene tu Dios abierto
                                      el lado izquierdo
                                      y no te vuelves un copioso rio?
                                      Morir por él será divino acuerdo;
                                      más eres tú mi vida,
                                      Cristo mío,
                                      y como no la tengo, no la pierdo.

 

                                           (Félix Lope de Vega y Carpio

                                                         1562-1635)

 

 

 

 

 

Anterior...1,2, 3,                                                                                                                                Siguiente...5, 6,

                                                                                                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                     La letra y el espíritu 

La misión del predicador no consiste en hacer una recopilación apresurada de textos (ya sea con la Thompson o sin "Thomp ni son"), sino en ahondar en el significado profundo de la Palabra, amplificar su contenido y aplicarlo todo a la mente, el corazón y la conciencia de los oyentes. Porque la clave de la predicación no radica en la letra (por muy profusa que esta sea), sino en el espíritu que acompaña la letra. Por eso se dice de Esteban (el protomártir cristiano): "No podían resistir a la sabiduría ni al Espíritu con que hablaba" (Hechos 6:10), donde quizá "espíritu" debería ir con minúscula, como en la versión inglesa del Rey Jacobo. "Porque --como dijo Pablo--el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder" (1ª Corintios 4:2O). Pero el Reino de Dios es muy costoso

 

Querido hermano, alguien ha dicho que "las palabras son baratas hoy día", quizá más baratas que nunca. Pero el Reino de Dios es muy costoso.  Requirió la vida del Hijo de Dios y ahora requiere el poder del Espíritu Santo. Esforcémonos, pues, porque nuestra "letra" sea plenamente bíblica y nuestro "espíritu" esté controlado por el Espíritu Santo. Y que ambos vayan juntos.       (Demetrio Cánovas)     

           La santificación            

 ¿Qué es lo que quiere decir la Biblia cuando habla de una persona santificada? Para contestar a esta pregunta diremos que la santificación es aquella obra espiritual interna que el Señor Jesús obra a través del Espíritu Santo en aquel que ha sido llamado a ser un verdadero creyente. El Señor Jesús no sólo le lava de sus pecados con su sangre, sino que también lo separa de su amor natural al pecado y al mundo, y pone un nuevo principio en su corazón, que le hace apto para el desarrollo de una vida piadosa. Para efectuar esta obra el Espíritu se sirve, generalmente, de la Palabra de Dios, aunque algunas veces usa de las aflicciones y las visitaciones providen-ciales "sin la Palabra" (1ª Pedro 3:1). La persona que experimenta esta acción de Cristo a través de su Espíritu, es una persona "santificada".                                                                               (Juan Carlos RYLE)