¡Escúchame, Señor!

 

                                Gracias te doy, oh Dios incomparable,

                                    por tu Santa palabra inmaculada,

                                   en la cual me alumbró la llamarada

                                    del fuego doctrinal del Admirable.


                                   Salióme al paso en mi senda obscura

                                   con todo su esplendor y su clemencia,

                                     siendo mi Salvador por excelencia

                                        al hacerme una nueva criatura.


                                         Por eso en la hora sacrosanta

                                       que sube mi oración Tu Trono,

                                         recibe mi alabanza en el tono

                                       que mi alma gozosa a Ti canta.



                                        Hoy, al llegar la fecha señalada

                                   en que cumplo, Señor, estos mis años

                                       olvidando los negros desengaños,

                                     vivo en la paz de tu bondad sagrada.


                                       Así, pues, apoyado en el glorioso

                                         cayado del Mesías, del Ungido,

                                            te diré con acento redimido

                                      ¡que sólo en Jesucristo soy dichoso!



                                                        Manuel Pérez del Busto

                                ___________________________

 

 

 

                                   Adoración

 

                                      

                                 Nunca se eleva el hombre a más altura

                                           Que cuando a Dios adora reverente,

                                            Porque el culto en espíritu ferviente

                                            Une al gran Creador con la criatura.


                                 ¡Qué grande privilegio! ¡Qué gran ventura!

                                            Hallar a Dios como en copiosa fuente,

                                            El bien que busca con afán ardiente

                                            El hombre en este valle de amargura.


                      El culto es el aroma desprendido

                                            De las flores de amor, fe y esperanza,

                                            Que en el humano espíritu han nacido.


                                 Y bendición tras bendición alcanza

                                            Quién presta a Dios con corazón rendido

                                            Tributo de obediencia y alabanza.

 

                                                         Carlos Araujo Carretero

                                                         (1856-1925)

 

                                    ___________________________________

 

                                  

                                  SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

 

                                   No me mueve, mi Dios, para quererte
                                   el cielo que me tienes prometido,
                                   ni me mueve el infierno tan temido
                                   para dejar por ello de ofenderte.

 

                                   Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
                                   clavado en una cruz y escarnecido.
                                   muéveme ver tu cuerpo tan herido,
                                   muévenme tus afrentas y tu muerte.

 

                                   Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
                                   que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
                                   y aunque no hubiera infierno te temiera.

 

                                   No me tienes que dar porque te quiera,
                                   pues aunque lo que espero no esperara,
                                   lo mismo que te quiero te quisiera.

 

                                                                         (Anónimo)

 

 

                                                    MUERE LA VIDA

                                      Muere la Vida y vivo yo sin vida
                                      ofendido la vida de mi muerte;
                                      sangre divina de las venas vierte
                                      y mi diamante su dureza olvida.

                                      Está la majestad de Dios tendida
                                      en una dura cruz, y yo de suerte
                                      que soy de sus dolores
                                      el más fuerte
                                      y de su cuerpo la herida                            

                                      ¡Oh duro corazón de mármol frio!
                                      ¿Tiene tu Dios abierto
                                      el lado izquierdo
                                      y no te vuelves un copioso rio?
                                      Morir por él será divino acuerdo;
                                      más eres tú mi vida,
                                      Cristo mío,
                                      y como no la tengo, no la pierdo.

 

                                           (Félix Lope de Vega y Carpio

                                                         1562-1635)

 

 

 

 

 

Anterior...1,2, 3,                                                                                                                                Siguiente...5, 6,

                                                                                                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                        LA REDENCIÓN

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor" (Lucas 4:18-19)

"Un amigo mío estaba en Irlanda y vio a un muchacho que había cazado un gorrión y el pobre pajarito estaba temblando jadeante en su mano, de la cual deseaba escaparse. Estaba evidentemente aterrorizado. Mi amigo le dijo al muchacho que lo soltara, que no podía hacer nada con el pájaro, pero el muchacho no quiso dejarlo escapar, porque había estado persiguiéndole durante tres horas antes de pillarlo. Mi amigo entonces se ofreció para comprarlo y el muchacho estuvo de acuerdo con el precio. Pagado el precio mi amigo cogió el pájaro y lo sostuvo en la palma de su mano; el pájaro estuvo quieto un momento hasta que se dio cuenta de que había recobrado su libertad; dando un alegre pío se fue volando como para decirle a aquel hombre: "Tú me has rescatado."

Ésta es una ilustración de lo que significa la redención. Satán es más fuerte que un hombre. Éste no puede competir con él. Sólo Cristo puede habérselas con Satán. El león del Calvario --el león de la tribu de Judá---es más fuerte que el león del infierno. Cuando Cristo en el Calvario dijo: "¡Consumado es!", éste fue el grito del conquistador. Vino a redimir al mundo con su muerte."  (D.L.MOODY)

       DIOS MANIFESTADO AL MUNDO      “Dios fue manifestado en carne..."   (1ª Timoteo 3:16)

"Según la Iglesia Cristiana confiesa, Dios mismo es Aquél que no quiso permanecer escondido, ni tampoco ser Dios única-mente para sí mismo, sino que Él sale de su majestad soberana, rompiendo el misterio, y desde la altura de su existencia divina baja a la miseria del cosmos creado por Él. Es Dios mismo el que se revela como tal. Todo el que crea en ese Dios no podrá querer ocultar tampoco su confianza en la Palabra y su conocimiento. La palabra y la obra del hombre creyente no pueden ser de ninguna manera una cosa neutral y sin compromiso: donde haya fe, sucederá que la doxa, la gloria, el resplandor divino, se manifestarán en esta tierra. En cambio, al no brillar la gloria de Dios de una u otra manera, o quizás sólo apagadamente por nuestra manera de ser o de no ser, entonces no habría fe, y el consuelo y la luz que recibimos de Dios no lo habríamos recibido en realidad." (KARL BARTH)