¡Escúchame, Señor!

 

                                Gracias te doy, oh Dios incomparable,

                                    por tu Santa palabra inmaculada,

                                   en la cual me alumbró la llamarada

                                    del fuego doctrinal del Admirable.


                                   Salióme al paso en mi senda obscura

                                   con todo su esplendor y su clemencia,

                                     siendo mi Salvador por excelencia

                                        al hacerme una nueva criatura.


                                         Por eso en la hora sacrosanta

                                       que sube mi oración Tu Trono,

                                         recibe mi alabanza en el tono

                                       que mi alma gozosa a Ti canta.



                                        Hoy, al llegar la fecha señalada

                                   en que cumplo, Señor, estos mis años

                                       olvidando los negros desengaños,

                                     vivo en la paz de tu bondad sagrada.


                                       Así, pues, apoyado en el glorioso

                                         cayado del Mesías, del Ungido,

                                            te diré con acento redimido

                                      ¡que sólo en Jesucristo soy dichoso!



                                                        Manuel Pérez del Busto

                                ___________________________

 

 

 

                                   Adoración

 

                                      

                                 Nunca se eleva el hombre a más altura

                                           Que cuando a Dios adora reverente,

                                            Porque el culto en espíritu ferviente

                                            Une al gran Creador con la criatura.


                                 ¡Qué grande privilegio! ¡Qué gran ventura!

                                            Hallar a Dios como en copiosa fuente,

                                            El bien que busca con afán ardiente

                                            El hombre en este valle de amargura.


                      El culto es el aroma desprendido

                                            De las flores de amor, fe y esperanza,

                                            Que en el humano espíritu han nacido.


                                 Y bendición tras bendición alcanza

                                            Quién presta a Dios con corazón rendido

                                            Tributo de obediencia y alabanza.

 

                                                         Carlos Araujo Carretero

                                                         (1856-1925)

 

                                    ___________________________________

 

                                  

                                  SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

 

                                   No me mueve, mi Dios, para quererte
                                   el cielo que me tienes prometido,
                                   ni me mueve el infierno tan temido
                                   para dejar por ello de ofenderte.

 

                                   Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
                                   clavado en una cruz y escarnecido.
                                   muéveme ver tu cuerpo tan herido,
                                   muévenme tus afrentas y tu muerte.

 

                                   Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
                                   que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
                                   y aunque no hubiera infierno te temiera.

 

                                   No me tienes que dar porque te quiera,
                                   pues aunque lo que espero no esperara,
                                   lo mismo que te quiero te quisiera.

 

                                                                         (Anónimo)

 

 

                                                    MUERE LA VIDA

                                      Muere la Vida y vivo yo sin vida
                                      ofendido la vida de mi muerte;
                                      sangre divina de las venas vierte
                                      y mi diamante su dureza olvida.

                                      Está la majestad de Dios tendida
                                      en una dura cruz, y yo de suerte
                                      que soy de sus dolores
                                      el más fuerte
                                      y de su cuerpo la herida                            

                                      ¡Oh duro corazón de mármol frio!
                                      ¿Tiene tu Dios abierto
                                      el lado izquierdo
                                      y no te vuelves un copioso rio?
                                      Morir por él será divino acuerdo;
                                      más eres tú mi vida,
                                      Cristo mío,
                                      y como no la tengo, no la pierdo.

 

                                           (Félix Lope de Vega y Carpio

                                                         1562-1635)

 

 

 

 

 

Anterior...1,2, 3,                                                                                                                                Siguiente...5, 6,

                                                                                                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                    EL GRANO Y LA PAJA 

"Por medio del profeta Jeremías Dios se queja de los falsos profetas que vivían contando sueños y predicando visiones: "El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mu palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová. ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?" (Jer. 23:28-29).

 

La enseñanza es que sólo el trigo fecunda la tierra y lleva fruto, no así la paja. Es la Palabra de Dios la que trae vida, no los sueños y las visiones de los hombres. Cuando el hombre comenzó a desobedecer en Génesis 3, el caos regresó. Y cuando Dios quiere corregir el caos lo hace mediante su palabra. El predicador en la iglesia local debe recordar que él es un mediador entre Dios y la iglesia del Señor y que debe ser fiel en traer la palabra de Dios. Como embajador no tiene permiso para cambiar el mensaje . Y toda pregunta de la gente en la iglesia tiene que hallar respuesta en la Biblia. Sobre todo sin olvidar que Cristo ha de ser exaltado, que la voz de Dios ha de ser oída, su gloria vista y su voluntad obedecida"

                             (Miguel Nuñez)

      La oración íntima con Dios

"Si no nos deleitamos en la comunión con Él, no le honramos como el supremo bien. A los amigos les gusta estar en mutua compañía y, ciertamente, "estar cerca de Dios es (nuestro) bien", para conservar la relación entre Él y nosotros. Él ha establecido sus ordenanzas, la Palabra y la oración, que son, como si se dijera, un diálogo y un intercambio de discursos entre Dios y la criatura. En la Palabra, Él habla con nosotros, y en la oración nosotros hablamos con Él.  Él comunica su mente  en la Palabra, y nosotros pedimos su gracia en la oración. En la oración, hacemos la petición, y en la Palabra tenemos la respuesta de Dios. Pues bien, cuando los hombres descuidan la oración privada o pública, o las oportunidades de oír, son culpables de impiedad. Hasta ese punto rompen la comunión con Dios --especialmente si descuidan la oración--, que es un deber en todas las ocasiones: un dulce solaz que el alma disfruta con Dios en privado, un deber que corresponde al sacrificio diario. Por tanto, la negligencia en la oración se convierte en una variedad de ateísmo (Salmo 14:3-4). . .Nuestro consuelo y paz dependen mucho del acceso frecuente a Dios. Dios no es honrado como el supremo bien: a los paganos se les describe  como "los linajes que no invocan tu nombre" (Jer. 10:25) .  En muchos lugares, desde un fin de semana al otro, no hay oración ni adoración en la familia; y así, la casa, que debe ser una iglesia, se convierte en una pocilga."

                             (Thomas MANTON)