¡Escúchame, Señor!

 

                                Gracias te doy, oh Dios incomparable,

                                    por tu Santa palabra inmaculada,

                                   en la cual me alumbró la llamarada

                                    del fuego doctrinal del Admirable.


                                   Salióme al paso en mi senda obscura

                                   con todo su esplendor y su clemencia,

                                     siendo mi Salvador por excelencia

                                        al hacerme una nueva criatura.


                                         Por eso en la hora sacrosanta

                                       que sube mi oración Tu Trono,

                                         recibe mi alabanza en el tono

                                       que mi alma gozosa a Ti canta.



                                        Hoy, al llegar la fecha señalada

                                   en que cumplo, Señor, estos mis años

                                       olvidando los negros desengaños,

                                     vivo en la paz de tu bondad sagrada.


                                       Así, pues, apoyado en el glorioso

                                         cayado del Mesías, del Ungido,

                                            te diré con acento redimido

                                      ¡que sólo en Jesucristo soy dichoso!



                                                        Manuel Pérez del Busto

                                ___________________________

 

 

 

                                   Adoración

 

                                      

                                 Nunca se eleva el hombre a más altura

                                           Que cuando a Dios adora reverente,

                                            Porque el culto en espíritu ferviente

                                            Une al gran Creador con la criatura.


                                 ¡Qué grande privilegio! ¡Qué gran ventura!

                                            Hallar a Dios como en copiosa fuente,

                                            El bien que busca con afán ardiente

                                            El hombre en este valle de amargura.


                      El culto es el aroma desprendido

                                            De las flores de amor, fe y esperanza,

                                            Que en el humano espíritu han nacido.


                                 Y bendición tras bendición alcanza

                                            Quién presta a Dios con corazón rendido

                                            Tributo de obediencia y alabanza.

 

                                                         Carlos Araujo Carretero

                                                         (1856-1925)

 

                                    ___________________________________

 

                                  

                                  SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

 

                                   No me mueve, mi Dios, para quererte
                                   el cielo que me tienes prometido,
                                   ni me mueve el infierno tan temido
                                   para dejar por ello de ofenderte.

 

                                   Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
                                   clavado en una cruz y escarnecido.
                                   muéveme ver tu cuerpo tan herido,
                                   muévenme tus afrentas y tu muerte.

 

                                   Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
                                   que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
                                   y aunque no hubiera infierno te temiera.

 

                                   No me tienes que dar porque te quiera,
                                   pues aunque lo que espero no esperara,
                                   lo mismo que te quiero te quisiera.

 

                                                                         (Anónimo)

 

 

                                                    MUERE LA VIDA

                                      Muere la Vida y vivo yo sin vida
                                      ofendido la vida de mi muerte;
                                      sangre divina de las venas vierte
                                      y mi diamante su dureza olvida.

                                      Está la majestad de Dios tendida
                                      en una dura cruz, y yo de suerte
                                      que soy de sus dolores
                                      el más fuerte
                                      y de su cuerpo la herida                            

                                      ¡Oh duro corazón de mármol frio!
                                      ¿Tiene tu Dios abierto
                                      el lado izquierdo
                                      y no te vuelves un copioso rio?
                                      Morir por él será divino acuerdo;
                                      más eres tú mi vida,
                                      Cristo mío,
                                      y como no la tengo, no la pierdo.

 

                                           (Félix Lope de Vega y Carpio

                                                         1562-1635)

 

 

 

 

 

Anterior...1,2, 3,                                                                                                                                Siguiente...5, 6,

                                                                                                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

          FRASES DE MATTHEW HENRY

"Desdichado es el pueblo cuyos enemi-gos son sus gobernantes" (Levit. 26:17)

                      ______________________

"Los que buscan la ruina de los escogidos de Dios solo preparan su propia ruina" (Salmo 62:3)

                       ______________________

"Los grandes méritos no protegen a los hombres de las mayores humillaciones y afrentas en este ingrato mundo"                                                          (Éxodo 32:1)

                     ______________________

"No sabemos lo que pedimos cuando pedimos la gloria de llevar la corona, y no pedimos la gracia para llevar la cruz en nuestro camino a ella "

                                           (Mateo 20:22)

                     _____________________

"Cristo murió para pagar nuestra deuda, y resucitó para obtener nuestra carta de pago".

                      _____________________

"El honor es como la sombra, que huye de aquellos que la persiguen y la agarran, pero sigue a los que huyen de ella" (Mateo 23:12)

                     ______________________

"Cuando están en el púlpito, predican tan bien que es una pena que salgan; pero, cuando están fuera del púlpito, viven tan mal que es una pena que entren de nuevo" (Mateo 23:3)

                      ______________________

"La aplicación es la vida de la predica-ción" (Mateo 21:42-43)

                      ______________________

"Nunca hemos de ser ahuyentados de nuestro deber por la malicia de nuestros enemigos, o por la falta de amabilidad de nuestros amigos" (Mateo 21:18) 

    (Recopiladas por Demetrio Cánovas)

     EL CAMBIO NO VIENE DEL HOMBRE

"Algunas personas  hacen de la buena vecindad una especie de religión.. Creen que si ponen el vino nuevo de la buena vecindad en el viejo odre todo irá bien para sus almas al final.

Considerad la necesidad de esto. Una persona no es cambiada, simplemente, por añadir a su vida ciertos buenos hechos, pero cuando haya hecho estas adiciones y sustracciones, ¿qué será? Será el mismo hombre viejo.

¿Por qué es así? Y ¿por qué se equivocan de este modo los hombres? Parece que es porque no comprenden la naturaleza del problema humano. Se cree comúnmente que los hombres están bajo la condena-ción de Dios a causa de sus pecados. Si un hombre miente, estafa, roba, blasfema el nombre de Dios, profana el día del Señor, pero llega a quitar estos pecados de su vida, tendrá la salvación de su alma. Pero el hombre no está bajo la condenación de Dios principalmente a causa de sus pecadosNo os sorprendáis: Lo está porque es pecador por naturaleza. Esto es, porque tiene una naturaleza separada de Dios, corrompida, depravada, y está en mala relación con Dios. Pablo lo explicó de esta manera: "Somos por naturaleza --dijo--hijos de ira". No venimos  a ser hijos de ira porque pecamos, sino que pecamos porque somos hijos de ira."   

(Tomado de "Dios no está muerto" ,

de Gordon H. Girod,)