¡Escúchame, Señor!

 

                                Gracias te doy, oh Dios incomparable,

                                    por tu Santa palabra inmaculada,

                                   en la cual me alumbró la llamarada

                                    del fuego doctrinal del Admirable.


                                   Salióme al paso en mi senda obscura

                                   con todo su esplendor y su clemencia,

                                     siendo mi Salvador por excelencia

                                        al hacerme una nueva criatura.


                                         Por eso en la hora sacrosanta

                                       que sube mi oración Tu Trono,

                                         recibe mi alabanza en el tono

                                       que mi alma gozosa a Ti canta.



                                        Hoy, al llegar la fecha señalada

                                   en que cumplo, Señor, estos mis años

                                       olvidando los negros desengaños,

                                     vivo en la paz de tu bondad sagrada.


                                       Así, pues, apoyado en el glorioso

                                         cayado del Mesías, del Ungido,

                                            te diré con acento redimido

                                      ¡que sólo en Jesucristo soy dichoso!



                                                        Manuel Pérez del Busto

                                ___________________________

 

 

 

                                   Adoración

 

                                      

                                 Nunca se eleva el hombre a más altura

                                           Que cuando a Dios adora reverente,

                                            Porque el culto en espíritu ferviente

                                            Une al gran Creador con la criatura.


                                 ¡Qué grande privilegio! ¡Qué gran ventura!

                                            Hallar a Dios como en copiosa fuente,

                                            El bien que busca con afán ardiente

                                            El hombre en este valle de amargura.


                      El culto es el aroma desprendido

                                            De las flores de amor, fe y esperanza,

                                            Que en el humano espíritu han nacido.


                                 Y bendición tras bendición alcanza

                                            Quién presta a Dios con corazón rendido

                                            Tributo de obediencia y alabanza.

 

                                                         Carlos Araujo Carretero

                                                         (1856-1925)

 

                                    ___________________________________

 

                                  

                                  SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

 

                                   No me mueve, mi Dios, para quererte
                                   el cielo que me tienes prometido,
                                   ni me mueve el infierno tan temido
                                   para dejar por ello de ofenderte.

 

                                   Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
                                   clavado en una cruz y escarnecido.
                                   muéveme ver tu cuerpo tan herido,
                                   muévenme tus afrentas y tu muerte.

 

                                   Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
                                   que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
                                   y aunque no hubiera infierno te temiera.

 

                                   No me tienes que dar porque te quiera,
                                   pues aunque lo que espero no esperara,
                                   lo mismo que te quiero te quisiera.

 

                                                                         (Anónimo)

 

 

                                                    MUERE LA VIDA

                                      Muere la Vida y vivo yo sin vida
                                      ofendido la vida de mi muerte;
                                      sangre divina de las venas vierte
                                      y mi diamante su dureza olvida.

                                      Está la majestad de Dios tendida
                                      en una dura cruz, y yo de suerte
                                      que soy de sus dolores
                                      el más fuerte
                                      y de su cuerpo la herida                            

                                      ¡Oh duro corazón de mármol frio!
                                      ¿Tiene tu Dios abierto
                                      el lado izquierdo
                                      y no te vuelves un copioso rio?
                                      Morir por él será divino acuerdo;
                                      más eres tú mi vida,
                                      Cristo mío,
                                      y como no la tengo, no la pierdo.

 

                                           (Félix Lope de Vega y Carpio

                                                         1562-1635)

 

 

 

 

 

Anterior...1,2, 3,                                                                                                                                Siguiente...5, 6,

                                                                                                                      

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

 UN TESTIMONIO PASTORAL EJEMPLAR

"Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca  del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo" (Hechos 20:18-21).

 

Estas deben ser, sin duda alguna, las palabras y testimonio de todos aquellos ministros que dedican su vida al servicio de la Obra de Jesucristo y al trabajo de anunciar el mensaje del Reino de Dios a los perdidos.

 

La total entrega, la falta de interés por sí mismo, una vida santa y humilde, un amor extremo por las almas, deben avalar las palabras de un verdadero servidor de Jesucristo, como lo fue  en el abnegado apóstol Pablo. Evidentemente, hermanos amados, es poderoso en sus palabras aquel que a la vez es poderoso en obras. El testimonio mudo, silencioso pero labo-rioso, es más fructífero que la multitud de rebuscados y elocuentes sermones que no están en consonancia con el testimonio de vida.  Estamos llamados a honrar a Dios en nuestros ministerios antes de buscar nuestra propia honra  y reconocimiento ante los hombres. No olvidemos nunca que el mayor enemigo del ministerio es la búsqueda de notoriedad y aplauso antes que la aprobación por parte del Señor Jesucristo, dueño y Señor del rebaño que el ganó en la cruz.

                                             (J. Mª V. M.)

            ¿ESTÁS VIVO?

"Exhorto a todo lector creyente a recordar que hablo, no solamente a él, sino también a mí mismo. Digo que la vida espiritual que hay en todo creyen-te debiera verse de modo más visible. Hemos de limpiar nuestras lámparas a fin de que den una luz más clara. Debemos separarnos más del mundo y caminar con Dios de modo más decidido. Somos dema-siado parecidos a Lot, que se entretenía por el camino, y como los judíos contem-poráneos de Esdras, tan mezclado con los extranjeros que es imposibles ver nuestro linaje espiritual. No debiera ser así. Levantémonos y obremos. Si vivimos en el Espíritu, andemos también en el Espíritu. Si verdaderamente tenemos vida, demos a conocer esta vida.

El estado del mundo así lo requiere. Los últimos tiempos se acercan. Los reinos de la tierra se tambalean y se derrumban. El reino glorioso que jamás será destruido se acerca. El Rey en persona viene. Los hijos de este siglo miran a su alrededor para ver que hacen los santos. Dios, en su providencia maravillosa, nos dice: "¿Quién está de mi parte?" Ojalá respondiésemos prestamente como Abraham: "Heme aquí". . .

Digo, pues, a todos los creyentes: si queréis que vuestra vida espiritual sea más fuerte y vigorosa debéis acercaros más confiadamente al trono de la gracia. Debéis dejar este espíritu vacilante, estas dudas que os impiden tomar las palabras del Señor al pie de la letra.  No hay duda de que sois unos pobres pecadores y de que no sois nada.El Señor lo sabe, y por ello ha hecho provisión de todo el poder que necesitáis, y no tenéis es porque no pedís. 

La causa de vuestra debilidad no es más que vuestra falta de fe y de oración. El ma-nantial está abierto, mas vosotros sólo bebéis unas pocas gotas del agua de vida. . ."Oh hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?" (Mateo 14:31).

(De la obra de Juan Carlos RYLE "¿Vivo o muerto?")