AQUEL DÍA

 

                                         Cuando me llegue aquel día

                                         que mi corazón se pare,

                                         que mi alma de su cuerpo

                                         por un tiempo se separe,

                                         cuando el polvo vuelva al polvo

                                         y mi alma como un soplo

                                         vuele a tierras celestiales.



                                        Cuando me llegue aquel día

                                        que me vaya al cementerio,

                                        que mi cuerpo depositen

                                        entre el valle de los muertos.

                                        Cuando no corra más sangre

                                        y mis labios ya no canten

                                        cada uno de estos versos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quedará solo un recuerdo

                                         de todo aquello que hice,

                                         sea malo o sea bueno.

                                         Me llorarán mis amigos,

                                         se aliviará el enemigo,

                                         habrá risas y lamentos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quiero estar bien preparado

                                         y poder decirte:

                                 “La carrera he terminado”.

                                         Gozaré con ver tu gloria

                                         al recibir mi corona

                                         de manos del Rey amado.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         en el que pierda el aliento,

                                         en que mi ser desfallezca

                                         y huya mi alma del cuerpo,

                                         me esperaré muy callado:

                                         aquel momento anhelado

                                         en que unas carne y huesos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         cuando llegue aquel momento,

                                         mi ser gritará bien fuerte

                                         para elevarte estos versos:

                                 “Recibe mi alma en tu gloria,

                                         alza mi cuerpo en victoria

                                         cuando vengas en tu reino”.



                                   Samuel Barceló

                                ______________________________  

 

                                        QUIERO

 

                             Quiero la inocencia de un niño
                             Tener vida Contigo
                             Correr con Tu mano
                             Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Cubrirme en Tu manto

                              Soñar en Tus brazos
                              Crecer a Tu lado
                              Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Como la primera vez
                              Acercándome
                              Como un niño corriendo
                              Como un niño a Tus pies

                                                        .

                              Si lloro me alegras
                              Como un niño cuando cae
                              Me levantas y abrazas

                                                        .

                              Quiero ser como un niño
                              Que me enseñes a luchar
                              Batallas ganar
                              Contigo llorar de felicidad

                                                         .

                              Quiero ser como un niño
                              Alzando mis brazos
                              Tomando Tu mano
                              Como un niño siguiendo Tus pasos

                                                         .

                              Llorando en Tu hombro
                              Pidiendo Tu amor
                              Quiero ser como un niño
                              Como un niño a Tus pies

                                                          .

                        Autor: Julio César Navarro Olivares

                        -------------------------------

 

 

                               Amor en plenitud

 

                                       Jesús, amigo tierno, grandes es

                                       mi angustia, Tú lo sabes bien,

                                       muchos mis dolores, mi temor también.

                                       Quiero siempre tu presencia cálida poder disfrutar,

                                        cuando a ti clamo con gran necesidad.

 

                                        Por eso hoy te escribo esta oración,

                                        por todas las tardes que me visitas

                                        y me traes tu paz, esas manos tiernas

                                        puedo yo sentir secando mis lágrimas y

                                        con tu dulce voz decir la Palabra

                                        y convertir en alabanza mi gemir.

 

                                        Me enseñas a cantar en el dolor,

                                        Y aunque muchas veces caigo en desesperación;

                                        me ayudas a recuperar la paz,

                                        A comprender que Tú guardas en paz

                                        a todos los que en ti confían.

 

                                        Hoy quiero agradecerte en esta oración,

                                        Decirte ¡te amo tierno Jesús!, claro manantial,

                                        luz matinal, amigo fiel, Amor en plenitud.

 

                                                      Mirta Berolo

                                                       (Argentina)

 

Anterior...1, 2                                                                           Siguiente...4, 5

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                    EL GRANO Y LA PAJA 

"Por medio del profeta Jeremías Dios se queja de los falsos profetas que vivían contando sueños y predicando visiones: "El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mu palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová. ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?" (Jer. 23:28-29).

 

La enseñanza es que sólo el trigo fecunda la tierra y lleva fruto, no así la paja. Es la Palabra de Dios la que trae vida, no los sueños y las visiones de los hombres. Cuando el hombre comenzó a desobedecer en Génesis 3, el caos regresó. Y cuando Dios quiere corregir el caos lo hace mediante su palabra. El predicador en la iglesia local debe recordar que él es un mediador entre Dios y la iglesia del Señor y que debe ser fiel en traer la palabra de Dios. Como embajador no tiene permiso para cambiar el mensaje . Y toda pregunta de la gente en la iglesia tiene que hallar respuesta en la Biblia. Sobre todo sin olvidar que Cristo ha de ser exaltado, que la voz de Dios ha de ser oída, su gloria vista y su voluntad obedecida"

                             (Miguel Nuñez)

      La oración íntima con Dios

"Si no nos deleitamos en la comunión con Él, no le honramos como el supremo bien. A los amigos les gusta estar en mutua compañía y, ciertamente, "estar cerca de Dios es (nuestro) bien", para conservar la relación entre Él y nosotros. Él ha establecido sus ordenanzas, la Palabra y la oración, que son, como si se dijera, un diálogo y un intercambio de discursos entre Dios y la criatura. En la Palabra, Él habla con nosotros, y en la oración nosotros hablamos con Él.  Él comunica su mente  en la Palabra, y nosotros pedimos su gracia en la oración. En la oración, hacemos la petición, y en la Palabra tenemos la respuesta de Dios. Pues bien, cuando los hombres descuidan la oración privada o pública, o las oportunidades de oír, son culpables de impiedad. Hasta ese punto rompen la comunión con Dios --especialmente si descuidan la oración--, que es un deber en todas las ocasiones: un dulce solaz que el alma disfruta con Dios en privado, un deber que corresponde al sacrificio diario. Por tanto, la negligencia en la oración se convierte en una variedad de ateísmo (Salmo 14:3-4). . .Nuestro consuelo y paz dependen mucho del acceso frecuente a Dios. Dios no es honrado como el supremo bien: a los paganos se les describe  como "los linajes que no invocan tu nombre" (Jer. 10:25) .  En muchos lugares, desde un fin de semana al otro, no hay oración ni adoración en la familia; y así, la casa, que debe ser una iglesia, se convierte en una pocilga."

                             (Thomas MANTON)