AQUEL DÍA

 

                                         Cuando me llegue aquel día

                                         que mi corazón se pare,

                                         que mi alma de su cuerpo

                                         por un tiempo se separe,

                                         cuando el polvo vuelva al polvo

                                         y mi alma como un soplo

                                         vuele a tierras celestiales.



                                        Cuando me llegue aquel día

                                        que me vaya al cementerio,

                                        que mi cuerpo depositen

                                        entre el valle de los muertos.

                                        Cuando no corra más sangre

                                        y mis labios ya no canten

                                        cada uno de estos versos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quedará solo un recuerdo

                                         de todo aquello que hice,

                                         sea malo o sea bueno.

                                         Me llorarán mis amigos,

                                         se aliviará el enemigo,

                                         habrá risas y lamentos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quiero estar bien preparado

                                         y poder decirte:

                                 “La carrera he terminado”.

                                         Gozaré con ver tu gloria

                                         al recibir mi corona

                                         de manos del Rey amado.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         en el que pierda el aliento,

                                         en que mi ser desfallezca

                                         y huya mi alma del cuerpo,

                                         me esperaré muy callado:

                                         aquel momento anhelado

                                         en que unas carne y huesos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         cuando llegue aquel momento,

                                         mi ser gritará bien fuerte

                                         para elevarte estos versos:

                                 “Recibe mi alma en tu gloria,

                                         alza mi cuerpo en victoria

                                         cuando vengas en tu reino”.



                                   Samuel Barceló

                                ______________________________  

 

                                        QUIERO

 

                             Quiero la inocencia de un niño
                             Tener vida Contigo
                             Correr con Tu mano
                             Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Cubrirme en Tu manto

                              Soñar en Tus brazos
                              Crecer a Tu lado
                              Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Como la primera vez
                              Acercándome
                              Como un niño corriendo
                              Como un niño a Tus pies

                                                        .

                              Si lloro me alegras
                              Como un niño cuando cae
                              Me levantas y abrazas

                                                        .

                              Quiero ser como un niño
                              Que me enseñes a luchar
                              Batallas ganar
                              Contigo llorar de felicidad

                                                         .

                              Quiero ser como un niño
                              Alzando mis brazos
                              Tomando Tu mano
                              Como un niño siguiendo Tus pasos

                                                         .

                              Llorando en Tu hombro
                              Pidiendo Tu amor
                              Quiero ser como un niño
                              Como un niño a Tus pies

                                                          .

                        Autor: Julio César Navarro Olivares

                        -------------------------------

 

 

                               Amor en plenitud

 

                                       Jesús, amigo tierno, grandes es

                                       mi angustia, Tú lo sabes bien,

                                       muchos mis dolores, mi temor también.

                                       Quiero siempre tu presencia cálida poder disfrutar,

                                        cuando a ti clamo con gran necesidad.

 

                                        Por eso hoy te escribo esta oración,

                                        por todas las tardes que me visitas

                                        y me traes tu paz, esas manos tiernas

                                        puedo yo sentir secando mis lágrimas y

                                        con tu dulce voz decir la Palabra

                                        y convertir en alabanza mi gemir.

 

                                        Me enseñas a cantar en el dolor,

                                        Y aunque muchas veces caigo en desesperación;

                                        me ayudas a recuperar la paz,

                                        A comprender que Tú guardas en paz

                                        a todos los que en ti confían.

 

                                        Hoy quiero agradecerte en esta oración,

                                        Decirte ¡te amo tierno Jesús!, claro manantial,

                                        luz matinal, amigo fiel, Amor en plenitud.

 

                                                      Mirta Berolo

                                                       (Argentina)

 

Anterior...1, 2                                                                           Siguiente...4, 5

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

  LA ABNEGACIÓN QUE DIOS DEMANDA

"Entonces Jesús dijo a sus discípulos:

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" . (Mateo 16:24)

 

Todo discípulo de Jesucristo de asumir que si quiere seguir al  Maestro, si decide ir en pos de Él, debe considerar si está dispuesto a afrontar las dos demandas del Señor: negarse a sí mismo y tomar su cruz cada día.  No es una opción voluntaria que hay que meditar, sino una demanda que hay que cumplir como discípulo fiel y verdadero de Jesús. 

Por otro lado, también hay que considerar que la negación de sí mismo es imprescindible para la propia perfección y santidad espiritual. Negarse a sí mismo es negarse a nuestro amor  propio; es dejar de amar la propia vida, los bienes y atracciones de este mundo y la fuerte seducción de la carne y de los sentidos; en definitiva, todo aquello que domina y esclaviza nuestro corazón.   (J.Mª V.M.)

         LA GRAN OCUPACIÓN DEL

                   FIEL MINISTRO

  "La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda parecer, es el gran instrumento que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios , por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea! ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Esta fue la la gran obra de Pablo  y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!  Buena obra es visitar a los enfermos, y enseñar a los niños, y vestir a los desnudos. Bueno es también atender el ministerio del diaconado; también lo es escribir o leer libros. Pero la principal y más grande misión es predicar la Palabra. "El púlpito --como dijo Jorge Herbert-- es nuestro gozo y trono." Es  nuestra torre de alerta. Desde aquí hemos de avisar al pueblo. La trompeta de plata nos ha sido concedida. El enemigo nos alcanzará si no predicamos el evangelio.              (Robert M. McCheyne)