AQUEL DÍA

 

                                         Cuando me llegue aquel día

                                         que mi corazón se pare,

                                         que mi alma de su cuerpo

                                         por un tiempo se separe,

                                         cuando el polvo vuelva al polvo

                                         y mi alma como un soplo

                                         vuele a tierras celestiales.



                                        Cuando me llegue aquel día

                                        que me vaya al cementerio,

                                        que mi cuerpo depositen

                                        entre el valle de los muertos.

                                        Cuando no corra más sangre

                                        y mis labios ya no canten

                                        cada uno de estos versos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quedará solo un recuerdo

                                         de todo aquello que hice,

                                         sea malo o sea bueno.

                                         Me llorarán mis amigos,

                                         se aliviará el enemigo,

                                         habrá risas y lamentos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quiero estar bien preparado

                                         y poder decirte:

                                 “La carrera he terminado”.

                                         Gozaré con ver tu gloria

                                         al recibir mi corona

                                         de manos del Rey amado.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         en el que pierda el aliento,

                                         en que mi ser desfallezca

                                         y huya mi alma del cuerpo,

                                         me esperaré muy callado:

                                         aquel momento anhelado

                                         en que unas carne y huesos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         cuando llegue aquel momento,

                                         mi ser gritará bien fuerte

                                         para elevarte estos versos:

                                 “Recibe mi alma en tu gloria,

                                         alza mi cuerpo en victoria

                                         cuando vengas en tu reino”.



                                   Samuel Barceló

                                ______________________________  

 

                                        QUIERO

 

                             Quiero la inocencia de un niño
                             Tener vida Contigo
                             Correr con Tu mano
                             Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Cubrirme en Tu manto

                              Soñar en Tus brazos
                              Crecer a Tu lado
                              Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Como la primera vez
                              Acercándome
                              Como un niño corriendo
                              Como un niño a Tus pies

                                                        .

                              Si lloro me alegras
                              Como un niño cuando cae
                              Me levantas y abrazas

                                                        .

                              Quiero ser como un niño
                              Que me enseñes a luchar
                              Batallas ganar
                              Contigo llorar de felicidad

                                                         .

                              Quiero ser como un niño
                              Alzando mis brazos
                              Tomando Tu mano
                              Como un niño siguiendo Tus pasos

                                                         .

                              Llorando en Tu hombro
                              Pidiendo Tu amor
                              Quiero ser como un niño
                              Como un niño a Tus pies

                                                          .

                        Autor: Julio César Navarro Olivares

                        -------------------------------

 

 

                               Amor en plenitud

 

                                       Jesús, amigo tierno, grandes es

                                       mi angustia, Tú lo sabes bien,

                                       muchos mis dolores, mi temor también.

                                       Quiero siempre tu presencia cálida poder disfrutar,

                                        cuando a ti clamo con gran necesidad.

 

                                        Por eso hoy te escribo esta oración,

                                        por todas las tardes que me visitas

                                        y me traes tu paz, esas manos tiernas

                                        puedo yo sentir secando mis lágrimas y

                                        con tu dulce voz decir la Palabra

                                        y convertir en alabanza mi gemir.

 

                                        Me enseñas a cantar en el dolor,

                                        Y aunque muchas veces caigo en desesperación;

                                        me ayudas a recuperar la paz,

                                        A comprender que Tú guardas en paz

                                        a todos los que en ti confían.

 

                                        Hoy quiero agradecerte en esta oración,

                                        Decirte ¡te amo tierno Jesús!, claro manantial,

                                        luz matinal, amigo fiel, Amor en plenitud.

 

                                                      Mirta Berolo

                                                       (Argentina)

 

Anterior...1, 2                                                                           Siguiente...4, 5

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                        LA REDENCIÓN

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor" (Lucas 4:18-19)

"Un amigo mío estaba en Irlanda y vio a un muchacho que había cazado un gorrión y el pobre pajarito estaba temblando jadeante en su mano, de la cual deseaba escaparse. Estaba evidentemente aterrorizado. Mi amigo le dijo al muchacho que lo soltara, que no podía hacer nada con el pájaro, pero el muchacho no quiso dejarlo escapar, porque había estado persiguiéndole durante tres horas antes de pillarlo. Mi amigo entonces se ofreció para comprarlo y el muchacho estuvo de acuerdo con el precio. Pagado el precio mi amigo cogió el pájaro y lo sostuvo en la palma de su mano; el pájaro estuvo quieto un momento hasta que se dio cuenta de que había recobrado su libertad; dando un alegre pío se fue volando como para decirle a aquel hombre: "Tú me has rescatado."

Ésta es una ilustración de lo que significa la redención. Satán es más fuerte que un hombre. Éste no puede competir con él. Sólo Cristo puede habérselas con Satán. El león del Calvario --el león de la tribu de Judá---es más fuerte que el león del infierno. Cuando Cristo en el Calvario dijo: "¡Consumado es!", éste fue el grito del conquistador. Vino a redimir al mundo con su muerte."  (D.L.MOODY)

       DIOS MANIFESTADO AL MUNDO      “Dios fue manifestado en carne..."   (1ª Timoteo 3:16)

"Según la Iglesia Cristiana confiesa, Dios mismo es Aquél que no quiso permanecer escondido, ni tampoco ser Dios única-mente para sí mismo, sino que Él sale de su majestad soberana, rompiendo el misterio, y desde la altura de su existencia divina baja a la miseria del cosmos creado por Él. Es Dios mismo el que se revela como tal. Todo el que crea en ese Dios no podrá querer ocultar tampoco su confianza en la Palabra y su conocimiento. La palabra y la obra del hombre creyente no pueden ser de ninguna manera una cosa neutral y sin compromiso: donde haya fe, sucederá que la doxa, la gloria, el resplandor divino, se manifestarán en esta tierra. En cambio, al no brillar la gloria de Dios de una u otra manera, o quizás sólo apagadamente por nuestra manera de ser o de no ser, entonces no habría fe, y el consuelo y la luz que recibimos de Dios no lo habríamos recibido en realidad." (KARL BARTH)