AQUEL DÍA

 

                                         Cuando me llegue aquel día

                                         que mi corazón se pare,

                                         que mi alma de su cuerpo

                                         por un tiempo se separe,

                                         cuando el polvo vuelva al polvo

                                         y mi alma como un soplo

                                         vuele a tierras celestiales.



                                        Cuando me llegue aquel día

                                        que me vaya al cementerio,

                                        que mi cuerpo depositen

                                        entre el valle de los muertos.

                                        Cuando no corra más sangre

                                        y mis labios ya no canten

                                        cada uno de estos versos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quedará solo un recuerdo

                                         de todo aquello que hice,

                                         sea malo o sea bueno.

                                         Me llorarán mis amigos,

                                         se aliviará el enemigo,

                                         habrá risas y lamentos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         quiero estar bien preparado

                                         y poder decirte:

                                 “La carrera he terminado”.

                                         Gozaré con ver tu gloria

                                         al recibir mi corona

                                         de manos del Rey amado.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         en el que pierda el aliento,

                                         en que mi ser desfallezca

                                         y huya mi alma del cuerpo,

                                         me esperaré muy callado:

                                         aquel momento anhelado

                                         en que unas carne y huesos.



                                         Cuando me llegue aquel día,

                                         cuando llegue aquel momento,

                                         mi ser gritará bien fuerte

                                         para elevarte estos versos:

                                 “Recibe mi alma en tu gloria,

                                         alza mi cuerpo en victoria

                                         cuando vengas en tu reino”.



                                   Samuel Barceló

                                ______________________________  

 

                                        QUIERO

 

                             Quiero la inocencia de un niño
                             Tener vida Contigo
                             Correr con Tu mano
                             Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Cubrirme en Tu manto

                              Soñar en Tus brazos
                              Crecer a Tu lado
                              Quiero ser como un niño

                                                        .

                              Como la primera vez
                              Acercándome
                              Como un niño corriendo
                              Como un niño a Tus pies

                                                        .

                              Si lloro me alegras
                              Como un niño cuando cae
                              Me levantas y abrazas

                                                        .

                              Quiero ser como un niño
                              Que me enseñes a luchar
                              Batallas ganar
                              Contigo llorar de felicidad

                                                         .

                              Quiero ser como un niño
                              Alzando mis brazos
                              Tomando Tu mano
                              Como un niño siguiendo Tus pasos

                                                         .

                              Llorando en Tu hombro
                              Pidiendo Tu amor
                              Quiero ser como un niño
                              Como un niño a Tus pies

                                                          .

                        Autor: Julio César Navarro Olivares

                        -------------------------------

 

 

                               Amor en plenitud

 

                                       Jesús, amigo tierno, grandes es

                                       mi angustia, Tú lo sabes bien,

                                       muchos mis dolores, mi temor también.

                                       Quiero siempre tu presencia cálida poder disfrutar,

                                        cuando a ti clamo con gran necesidad.

 

                                        Por eso hoy te escribo esta oración,

                                        por todas las tardes que me visitas

                                        y me traes tu paz, esas manos tiernas

                                        puedo yo sentir secando mis lágrimas y

                                        con tu dulce voz decir la Palabra

                                        y convertir en alabanza mi gemir.

 

                                        Me enseñas a cantar en el dolor,

                                        Y aunque muchas veces caigo en desesperación;

                                        me ayudas a recuperar la paz,

                                        A comprender que Tú guardas en paz

                                        a todos los que en ti confían.

 

                                        Hoy quiero agradecerte en esta oración,

                                        Decirte ¡te amo tierno Jesús!, claro manantial,

                                        luz matinal, amigo fiel, Amor en plenitud.

 

                                                      Mirta Berolo

                                                       (Argentina)

 

Anterior...1, 2                                                                           Siguiente...4, 5

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre el monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres"  (Mateo 5:14-16)

 

La Escritura sigue proclamando que el mundo como tal está en tinieblas y en cuanto uno comienza a mirar las cosas en serio se puede demostrar fácilmente que es la pura verdad. La tragedia de nuestro siglo ha sido que nos hemos concentrado solamente en un aspecto del saber. Nuestro conocimiento ha sido conocimiento de cosas, de cosas mecáni-cas, de cosas científicas, conocimiento de la vida en un sentido más o menos biológico o mecánico. Pero nuestro conocimiento de los verdaderos factores que hacen la vida, no ha aumentado para nada. Por esto el mundo está en semejante estado hoy día . . .Pero debemos ir más allá. Nuestro Señor no sólo afirma que el mundo está en un estado de tinieblas; llega a decir que nadie sino el cristiano puede dar consejo e instrucción respecto a ello. Esto alegamos y de esto nos gloriamos como cristianos. . .

 

El Señor que dijo, "Vosotros sois la luz del mundo", también dijo, "Yo soy la luz del mundo". Estas dos afirmaciones deben tomarse siempre juntas, ya que el cristiano es "la luz del mundo". sólo por su relación con el que es"la luz del mundo". Nuestro Señor afirmó que había venido a traer luz. Su promesa es que "el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida". Ahora, sin embargo, dice también, "vosotros sois la luz del mundo".  Resulta, pues, que Él y sólo Él nos da esta luz vital respecto a la vida. Pero no se detiene ahí; también nos hace" luz". Recuerdan cómo el apóstol Pablo lo dijo en Efesios 5, donde afirma, "Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor". Por esto no sólo hemos recibido luz, hemos sido hechos luz; nos convertimos en transmisores de luz.

(Dr. Martyn Loys-Jones, "El Sermón del Monte".

 El peligro de la consagración                 superficial.

"Qué te haré, oh Efraím?. . .porque tu bondad es como la nube de la mañana, y como el rocío de las madrugada, ¡que luego desaparece!" (Oseas 6:4)

 

Vivimos en una época que se caracteriza por la superficialidad, y de consiguiente nos es fácil ser superficiales en las reacciones nuestras al mensaje de Dios. Raras veces le damos a Dios oportunidad de tratar con nosotros radical y profundamente. Aun las veces que experimentamos convicción de fracaso y pecado, no dejamos que el Espíritu Santo obre en nosotros a tal grado que lleguemos a odiar el pecado. Livianamente asentimos a que somos pecaminosos sin tratar de remediarlo de una manera seria y permanente. Nos comportamos como si nuevas resoluciones reemplazarían el arrepentimiento de corazón y la renunciación. La queja de Dios era que la bondad de Efraím era volátil, desapareciendo como la nube de la mañana y el rocío de la madrugada. . ."

                          (J. Oswald Sanders)

Tal como declara este autor, es fácil perder el contacto vital con Dios.  ¡La  única solución radica en volver a entrar en el Lugar Santísimo, a la presencia gloriosa y restauradora del Señor"

(Salmo 25:1-5)