¡DESPERTAD!

 

Joachim Neander(1650-1680)

Poeta alemán reformado.

 

 

                             ¡Despertad, oh despertad, cristianos todos!

                            Ha llegado la hora de preparar las lámparas.

                               Ya se oyen los gritos de lejos que instan:

                                “¡Daos prisa!, alistaos para velar y orar

                                              en este tiempo final”.



                           Claman a voces los guardas desde las alturas:

                                      “Genios soberbios, ¡despertad,

                                           dejad vuestra altanería!

                                   ¡Vestíos con la humildad de Cristo!”

                            Esta hora avanzada exige nuestra vigilancia;

                                 las sauces infernales se ensanchan ya.



                                Despertad de vuestras concupiscencias

                                y de la avaricia, oh cristianos hipócritas,

                            ¡despertad ya! ¡Abandonad los senderos del

                          pecado y la calma tramposa de las seguridades!

                               ¡Olvidad vuestros sueños y risas festivas!

                                  Aprended a esperar, a orar y a vigilar -

                                           para vuestra propia dicha.

 

                (Tomado de "Firmes hasta el fin")

 

                                  Alma, bendice al Señor                                 

                  Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!

                  De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
                  Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
                  himnos de honor y victoria!

 

                  Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
                  y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
                  El te guardó como mejor le agradó:
                  No ves su mano paterna?

 

                  Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
                  que te creó y en salud te sostiene clemente.
                  Tu defensor en todo trance y dolor.
                  Su diestra es omnipotente!

 

                  Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
                  y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
                  Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
                  como mil pruebas te ha dado.

 

                  Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
                  Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
                  Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
                  seas por siempre bendito!

 

                     No es...      

 

                     No es lo que puedo hacer 

                             Que mi alma salvará; 
                     No es lo que pueda padecer 
                             Que sanará mi ser.  

                     No es lo que siento yo 
                             Que paz con Dios me de; 
                     Ni con mi llanto, o mi corazón
                             Podré mi carga alzar.

 

                     Tu obra, Oh Jesús, 
                             Mi pecar quitará; 
                     Tu sangre sola, Oh Señor, 
                             La paz me puede dar. 

 

(Traducción libre de “Not What These Hands Have Done” 
     por Horatius Bonar, 1808-1889).

 




"Castillo fuerte es nuestro Dios"

       (Himno compuesto por el reformador Martín Lutero en el siglo XVI)

 

                                                                                         (Lutero alabando al Señor en su hogar)

 

                                          1.  Castillofuerte es nuestro Dios,

                                                   defensa y buen escudo,

                                                  Con su poder nos librará

                                                     en todo trance agudo

                                                     Con furia y con afán

                                                         acósanos Satán;

                                                       por armas deja ver

                                                      astucia y gran poder:

                                                  cual él no hay en la tierra



                                           2.   Nuestro valor es nada aquí,

                                                    con él todo es perdido.

                                                 Más por nosotros pugnará

                                                       de Dios, el Escogido.

                                                   ¿Sabéis quién es? Jesús,

                                                   El que venció en la cruz,

                                                        Señor de Sabaoth

                                                      pues solo Él es Dios,

                                                    Él triunfa en la batalla.



                                             3.  Aunque estén demonios mil

                                                     prontos a devorarnos,

                                                  no temeremos, porque Dios

                                                    sabrá aún prosperarnos.

                                                     ¡Que muestre su vigor

                                                         Satán, y su furor!

                                                        Dañarnos no podrá

                                                      pues condenado es ya

                                                        por la Palabra santa.

 


 

 

 

 

Anterior...1                                                                                                                                     Siguiente...3, 4, 5, 6, 7

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

               IMPORTANCIA DE LA PACIENCIA EN LA VIDA CRISTIANA

"No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque nos es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa"  (Hebreos 10:35-36) .

"El escritor de Hebreos afirma que la paciencia es necesaria, no sólo porque tenemos que soportar hasta el fin, sino porque Satanás tiene innumerables ardides con los cuales nos acosa; y de aquí que si no tenemos una paciencia extraordinaria, nos derrotará una y mil veces antes de que podamos llegar siquiera a la mitad de nuestra jornada.

 

La herencia de la vida eterna está segura, mas como la vida es una carrera, debemos seguir adelante hacia el blanco. Pero en nuestro camino hay muchos obstáculos y dificultades, que no únicamente nos detienen, sino que también pararían nuestros pasos, si no tuviéramos gran firmeza mental para sortearlos. Satanás mañosamente sugiere toda clase de dificultades para desanimarnos. En suma , los cristianos jamás avanzarán dos pasos sin desmayar, a no ser que les sostenga la paciencia. Esta, pues, es la única forma por la cual podemos avanzar con firmeza y constancia; pues no podremos obedecer a Dios de otra manera, ni disfrutar de la herencia prometida, la cual es llamada aquí metonímicamente, la promesa."

                             (Juan CALVINO)

                        ___________________

"Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe"  (Hebreos 12:1-2)

El cristiano está llamado a ser espectáculo para el mundo impío

"Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros, los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser

espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres" (1ª Corintios 4:9)

El apóstol Pablo, a través de estas palabras describe, con extrema crudeza y realidad, las duras circunstancias por las que han de atravesar aquellos fieles y abnegados servidores del Evangelio que están siendo destinados a las más crueles sentencias por causa de su inquebrantable fe en Jesucristo. 

Desde su llamamiento, son conscientes de que están destinados a la muerte, expuestos a las insaciables fieras que les esperaban en esos sórdidos espectáculos de sangre y muerte. Por este motivo,  se dirige a los tibios e indolentes miembros de la iglesia de Corinto --hombres llenos de una vacía autoestimación que les hacía menospreciar a los propios apóstoles que les anunciaron el Evangelio de salvación--con el fin de mostrarles cuánto sufren por causa de su entrega a ellos y al Señor.

 

Nosotros, aquellos que hemos sido objeto de la gracia salvadora de Cristo, contemplando ésta vívida descripción de los trabajos, sufrimientos y humillaciones del apóstol y sus compañeros de ministerio, no podemos sentirnos ajenos como si de algo extraño se tratase. Todos nosotros, tenemos una gran deuda de gratitud con aquellos que --a costa de sacrificar sus vidas, familias y haciendas-- nos predicaron el  poderoso Evangelio de Jesucristo, llegando a sufrir en ocasiones el más ultrajante desprecio y rechazo. 

 

Ellos, sin tener en cuenta su propia seguridad y estimación,combatieron con el poder de la Palabra nuestro errores, idolatrías, supersticiones, blasfemias y malos tratamientos. Ante este firme testimonio de fe, la pregunta sería: ¿Estamos nosotros comprometidos con Cristo hasta este punto de entrega y obediencia por amor a las almas?"                         (Jesús Mª Vázquez Moreno)