¡DESPERTAD!

 

Joachim Neander(1650-1680)

Poeta alemán reformado.

 

 

                             ¡Despertad, oh despertad, cristianos todos!

                            Ha llegado la hora de preparar las lámparas.

                               Ya se oyen los gritos de lejos que instan:

                                “¡Daos prisa!, alistaos para velar y orar

                                              en este tiempo final”.



                           Claman a voces los guardas desde las alturas:

                                      “Genios soberbios, ¡despertad,

                                           dejad vuestra altanería!

                                   ¡Vestíos con la humildad de Cristo!”

                            Esta hora avanzada exige nuestra vigilancia;

                                 las sauces infernales se ensanchan ya.



                                Despertad de vuestras concupiscencias

                                y de la avaricia, oh cristianos hipócritas,

                            ¡despertad ya! ¡Abandonad los senderos del

                          pecado y la calma tramposa de las seguridades!

                               ¡Olvidad vuestros sueños y risas festivas!

                                  Aprended a esperar, a orar y a vigilar -

                                           para vuestra propia dicha.

 

                (Tomado de "Firmes hasta el fin")

 

                                  Alma, bendice al Señor                                 

                  Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!

                  De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
                  Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
                  himnos de honor y victoria!

 

                  Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
                  y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
                  El te guardó como mejor le agradó:
                  No ves su mano paterna?

 

                  Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
                  que te creó y en salud te sostiene clemente.
                  Tu defensor en todo trance y dolor.
                  Su diestra es omnipotente!

 

                  Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
                  y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
                  Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
                  como mil pruebas te ha dado.

 

                  Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
                  Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
                  Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
                  seas por siempre bendito!

 

                     No es...      

 

                     No es lo que puedo hacer 

                             Que mi alma salvará; 
                     No es lo que pueda padecer 
                             Que sanará mi ser.  

                     No es lo que siento yo 
                             Que paz con Dios me de; 
                     Ni con mi llanto, o mi corazón
                             Podré mi carga alzar.

 

                     Tu obra, Oh Jesús, 
                             Mi pecar quitará; 
                     Tu sangre sola, Oh Señor, 
                             La paz me puede dar. 

 

(Traducción libre de “Not What These Hands Have Done” 
     por Horatius Bonar, 1808-1889).

 




"Castillo fuerte es nuestro Dios"

       (Himno compuesto por el reformador Martín Lutero en el siglo XVI)

 

                                                                                         (Lutero alabando al Señor en su hogar)

 

                                          1.  Castillofuerte es nuestro Dios,

                                                   defensa y buen escudo,

                                                  Con su poder nos librará

                                                     en todo trance agudo

                                                     Con furia y con afán

                                                         acósanos Satán;

                                                       por armas deja ver

                                                      astucia y gran poder:

                                                  cual él no hay en la tierra



                                           2.   Nuestro valor es nada aquí,

                                                    con él todo es perdido.

                                                 Más por nosotros pugnará

                                                       de Dios, el Escogido.

                                                   ¿Sabéis quién es? Jesús,

                                                   El que venció en la cruz,

                                                        Señor de Sabaoth

                                                      pues solo Él es Dios,

                                                    Él triunfa en la batalla.



                                             3.  Aunque estén demonios mil

                                                     prontos a devorarnos,

                                                  no temeremos, porque Dios

                                                    sabrá aún prosperarnos.

                                                     ¡Que muestre su vigor

                                                         Satán, y su furor!

                                                        Dañarnos no podrá

                                                      pues condenado es ya

                                                        por la Palabra santa.

 


 

 

 

 

Anterior...1                                                                                                                                     Siguiente...3, 4, 5, 6, 7

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

              El valor de las Escrituras

"Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis

la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39)

 

"Cuando Cristo comenzó su ministerio en la sinagoga de Nazaret con las palabras de Isaías: "El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres", Él dijo: "Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos" (Lc. 4:17-21). En el Sermón del Monte nuestro Señor dijo: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas: no he venido para abrogar, sino a cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas" (Mat. 5:17-19).

 

En estos días tenemos muchos libros acerca de la Biblia, pero hay muy poco escudriñamiento de las mismas Escrituras. Un estudio detenido de lo que Jesús mismo dice acerca de las Escrituras del Antiguo Testamento, con el ruego de que la luz del Espíritu Santo sea arrojada sobre las páginas, recompensaría bien al estudiante de la Biblia.  Muy pocos tienen idea de cuán numerosas son las citas del Antiguo Testamento hechas por nuestro Señor. Él hace referencia a veinte personajes del Antiguo Testamento, Cita de diecinueve libros diferentes. . ."¿No habéis leído?" o "Escrito está", es el fundamento del constante llamado de Cristo".         

(Texto: A.M.Hodgkin/Ilustración: Obra de Rembrandt) 

                  ¡La soberanía de Dios!

¿Qué queremos decir con esta expresión? Queremos decir la supremacía de Dios. que Dios es Rey, que Dios es Dios. Decir que Dios es soberano es declarar que es el Altísimo, el que hace todo conforme a su voluntad en los huestes de los cielos y entre los habitantes de la tierra, de modo que nadie puede detener Su mano ni decirle: ¿Qué haces? (Daniel 4:35). Decir que  Dios es soberano es declarar  que es el Omnipotente, el Poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra, de modo que nadie puede frustrar Sus consejos, impedir Sus propósitos, ni resistir Su voluntad (Salmo 115:3). Decir que Dios es Soberano es declarar que "se enseñoreará de las gentes" (Salmo 22:28), levantando reinos, derrumbando imperios y determinando el curso de las dinastías según le agrada. Decir que Dios es soberano es declarar que es el "solo soberano", Rey de reyes, y Señor de señores" (1ª Timoteo 6:15). Tal es el Dios de la Biblia".         

 (Del libro "La soberanía de Dios", de A.W. Pink)