¡DESPERTAD!

 

Joachim Neander(1650-1680)

Poeta alemán reformado.

 

 

                             ¡Despertad, oh despertad, cristianos todos!

                            Ha llegado la hora de preparar las lámparas.

                               Ya se oyen los gritos de lejos que instan:

                                “¡Daos prisa!, alistaos para velar y orar

                                              en este tiempo final”.



                           Claman a voces los guardas desde las alturas:

                                      “Genios soberbios, ¡despertad,

                                           dejad vuestra altanería!

                                   ¡Vestíos con la humildad de Cristo!”

                            Esta hora avanzada exige nuestra vigilancia;

                                 las sauces infernales se ensanchan ya.



                                Despertad de vuestras concupiscencias

                                y de la avaricia, oh cristianos hipócritas,

                            ¡despertad ya! ¡Abandonad los senderos del

                          pecado y la calma tramposa de las seguridades!

                               ¡Olvidad vuestros sueños y risas festivas!

                                  Aprended a esperar, a orar y a vigilar -

                                           para vuestra propia dicha.

 

                (Tomado de "Firmes hasta el fin")

 

                                  Alma, bendice al Señor                                 

                  Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!

                  De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
                  Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
                  himnos de honor y victoria!

 

                  Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
                  y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
                  El te guardó como mejor le agradó:
                  No ves su mano paterna?

 

                  Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
                  que te creó y en salud te sostiene clemente.
                  Tu defensor en todo trance y dolor.
                  Su diestra es omnipotente!

 

                  Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
                  y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
                  Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
                  como mil pruebas te ha dado.

 

                  Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
                  Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
                  Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
                  seas por siempre bendito!

 

                     No es...      

 

                     No es lo que puedo hacer 

                             Que mi alma salvará; 
                     No es lo que pueda padecer 
                             Que sanará mi ser.  

                     No es lo que siento yo 
                             Que paz con Dios me de; 
                     Ni con mi llanto, o mi corazón
                             Podré mi carga alzar.

 

                     Tu obra, Oh Jesús, 
                             Mi pecar quitará; 
                     Tu sangre sola, Oh Señor, 
                             La paz me puede dar. 

 

(Traducción libre de “Not What These Hands Have Done” 
     por Horatius Bonar, 1808-1889).

 



"Castillo fuerte es nuestro Dios"

       (Himno compuesto por el reformador Martín Lutero en el siglo XVI)

 

                                                                                         (Lutero alabando al Señor en su hogar)

 

                                          1.  Castillofuerte es nuestro Dios,

                                                   defensa y buen escudo,

                                                  Con su poder nos librará

                                                     en todo trance agudo

                                                     Con furia y con afán

                                                         acósanos Satán;

                                                       por armas deja ver

                                                      astucia y gran poder:

                                                  cual él no hay en la tierra


                                           2.   Nuestro valor es nada aquí,

                                                    con él todo es perdido.

                                                 Más por nosotros pugnará

                                                       de Dios, el Escogido.

                                                   ¿Sabéis quién es? Jesús,

                                                   El que venció en la cruz,

                                                        Señor de Sabaoth

                                                      pues solo Él es Dios,

                                                    Él triunfa en la batalla.


                                             3.  Aunque estén demonios mil

                                                     prontos a devorarnos,

                                                  no temeremos, porque Dios

                                                    sabrá aún prosperarnos.

                                                     ¡Que muestre su vigor

                                                         Satán, y su furor!

                                                        Dañarnos no podrá

                                                      pues condenado es ya

                                                        por la Palabra santa.

 

 

 

 

 

 

Anterior...1                                                                                                                                     Siguiente...3, 4, 5, 6, 7

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                        LA REDENCIÓN

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor" (Lucas 4:18-19)

"Un amigo mío estaba en Irlanda y vio a un muchacho que había cazado un gorrión y el pobre pajarito estaba temblando jadeante en su mano, de la cual deseaba escaparse. Estaba evidentemente aterrorizado. Mi amigo le dijo al muchacho que lo soltara, que no podía hacer nada con el pájaro, pero el muchacho no quiso dejarlo escapar, porque había estado persiguiéndole durante tres horas antes de pillarlo. Mi amigo entonces se ofreció para comprarlo y el muchacho estuvo de acuerdo con el precio. Pagado el precio mi amigo cogió el pájaro y lo sostuvo en la palma de su mano; el pájaro estuvo quieto un momento hasta que se dio cuenta de que había recobrado su libertad; dando un alegre pío se fue volando como para decirle a aquel hombre: "Tú me has rescatado."

Ésta es una ilustración de lo que significa la redención. Satán es más fuerte que un hombre. Éste no puede competir con él. Sólo Cristo puede habérselas con Satán. El león del Calvario --el león de la tribu de Judá---es más fuerte que el león del infierno. Cuando Cristo en el Calvario dijo: "¡Consumado es!", éste fue el grito del conquistador. Vino a redimir al mundo con su muerte."  (D.L.MOODY)

       DIOS MANIFESTADO AL MUNDO      “Dios fue manifestado en carne..."   (1ª Timoteo 3:16)

"Según la Iglesia Cristiana confiesa, Dios mismo es Aquél que no quiso permanecer escondido, ni tampoco ser Dios única-mente para sí mismo, sino que Él sale de su majestad soberana, rompiendo el misterio, y desde la altura de su existencia divina baja a la miseria del cosmos creado por Él. Es Dios mismo el que se revela como tal. Todo el que crea en ese Dios no podrá querer ocultar tampoco su confianza en la Palabra y su conocimiento. La palabra y la obra del hombre creyente no pueden ser de ninguna manera una cosa neutral y sin compromiso: donde haya fe, sucederá que la doxa, la gloria, el resplandor divino, se manifestarán en esta tierra. En cambio, al no brillar la gloria de Dios de una u otra manera, o quizás sólo apagadamente por nuestra manera de ser o de no ser, entonces no habría fe, y el consuelo y la luz que recibimos de Dios no lo habríamos recibido en realidad." (KARL BARTH)