¡DESPERTAD!

 

Joachim Neander(1650-1680)

Poeta alemán reformado.

 

 

                             ¡Despertad, oh despertad, cristianos todos!

                            Ha llegado la hora de preparar las lámparas.

                               Ya se oyen los gritos de lejos que instan:

                                “¡Daos prisa!, alistaos para velar y orar

                                              en este tiempo final”.



                           Claman a voces los guardas desde las alturas:

                                      “Genios soberbios, ¡despertad,

                                           dejad vuestra altanería!

                                   ¡Vestíos con la humildad de Cristo!”

                            Esta hora avanzada exige nuestra vigilancia;

                                 las sauces infernales se ensanchan ya.



                                Despertad de vuestras concupiscencias

                                y de la avaricia, oh cristianos hipócritas,

                            ¡despertad ya! ¡Abandonad los senderos del

                          pecado y la calma tramposa de las seguridades!

                               ¡Olvidad vuestros sueños y risas festivas!

                                  Aprended a esperar, a orar y a vigilar -

                                           para vuestra propia dicha.

 

                (Tomado de "Firmes hasta el fin")

 

                                  Alma, bendice al Señor                                 

                  Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!

                  De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
                  Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
                  himnos de honor y victoria!

 

                  Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
                  y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
                  El te guardó como mejor le agradó:
                  No ves su mano paterna?

 

                  Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
                  que te creó y en salud te sostiene clemente.
                  Tu defensor en todo trance y dolor.
                  Su diestra es omnipotente!

 

                  Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
                  y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
                  Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
                  como mil pruebas te ha dado.

 

                  Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
                  Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
                  Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
                  seas por siempre bendito!

 

                     No es...      

 

                     No es lo que puedo hacer 

                             Que mi alma salvará; 
                     No es lo que pueda padecer 
                             Que sanará mi ser.  

                     No es lo que siento yo 
                             Que paz con Dios me de; 
                     Ni con mi llanto, o mi corazón
                             Podré mi carga alzar.

 

                     Tu obra, Oh Jesús, 
                             Mi pecar quitará; 
                     Tu sangre sola, Oh Señor, 
                             La paz me puede dar. 

 

(Traducción libre de “Not What These Hands Have Done” 
     por Horatius Bonar, 1808-1889).

 




"Castillo fuerte es nuestro Dios"

       (Himno compuesto por el reformador Martín Lutero en el siglo XVI)

 

                                                                                         (Lutero alabando al Señor en su hogar)

 

                                          1.  Castillofuerte es nuestro Dios,

                                                   defensa y buen escudo,

                                                  Con su poder nos librará

                                                     en todo trance agudo

                                                     Con furia y con afán

                                                         acósanos Satán;

                                                       por armas deja ver

                                                      astucia y gran poder:

                                                  cual él no hay en la tierra



                                           2.   Nuestro valor es nada aquí,

                                                    con él todo es perdido.

                                                 Más por nosotros pugnará

                                                       de Dios, el Escogido.

                                                   ¿Sabéis quién es? Jesús,

                                                   El que venció en la cruz,

                                                        Señor de Sabaoth

                                                      pues solo Él es Dios,

                                                    Él triunfa en la batalla.



                                             3.  Aunque estén demonios mil

                                                     prontos a devorarnos,

                                                  no temeremos, porque Dios

                                                    sabrá aún prosperarnos.

                                                     ¡Que muestre su vigor

                                                         Satán, y su furor!

                                                        Dañarnos no podrá

                                                      pues condenado es ya

                                                        por la Palabra santa.

 


 

 

 

 

Anterior...1                                                                                                                                     Siguiente...3, 4, 5, 6, 7

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      Lo que aspiramos ser: MAESTROS

"Hermanos, anhelo que todos podamos ser "aptos para enseñar". La iglesia nunca tiene demasía de aquellos cuyos labios "alimentan a muchos". Debe ser ambición nuestra "ser buenos mayordomos de la multiforme gracia de Dios". Todos conocemos ciertos ministros capacitados que son expositores de la Palabra e instructores de los creyentes. Siempre os lleváis algo cuando vais a oírles. Se ocupan de cosas de gran precio; su mercadería es de oro de Ophir. Ciertos pasajes de la Escritura son citados y reciben nueva luz; y ciertas especialidades de la experiencia cristiana son descritas y explicadas. Salimos de estas predicaciones con la sensación de que hemos estado en una buena escuela. Hermanos, deseo que cada uno de nosotros ejerza un ministerio así de edificante. ¡Ojalá tengamos la experiencia, la iluminación y la laboriosidad necesarias para una vocación tan elevada! ¡Cuánto necesitamos más sermones ricos en instrucción! Hermanos, mirad muchos de los sermones modernos. ¡Qué fuego, qué furia! ¡Cuántos destellos y cuánta velocidad! ¿Qué es todo esto? ¿Cuál es el propósito de tal exhibición? Solemos encontrarnos con sermones que son caleidoscopios, de una belleza maravillosa; pero, ¿qué contienen? . . .

Es preciso alimentar al rebaño de Dios. Debemos ocuparnos de verdades eternas, y hacer presa en el corazón y en la conciencia. Debemos, de modo efectivo, vivir para educar una raza de santos, en quienes  el Señor Jesús se reflejará como en mil espejos."

                               (Carlos H. Spurgeon)

      TESTIMONIO FIRME Y COHERENTE

Llegó a decir el teólogo Dionisio Borobio: "Una de las palabras más desfiguradas por el uso hoy en día, es la palabra "testimonio". Dar testimonio con la propia vida es la consigna de los que toman la vida en serio. Dar testimonio del Evangelio es haber tomado en serio su doctrina. Mas la vida de muchos cristianos es una continua oposición entre lo que dicen creer y lo que de verdad dicen sus obras. Y sobre todo si ser cristiano es. .  . esta especie de "egoísmo" espiritual en que se ha encerrado las más de las veces una piedad rutinaria en que todo gira alrededor de nuestra propia conveniencia."  (D. B.)

   ORACIÓN DE GRATITUD  (Efes.1:3-10)

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinados para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra."