¡DESPERTAD!

 

Joachim Neander(1650-1680)

Poeta alemán reformado.

 

 

                             ¡Despertad, oh despertad, cristianos todos!

                            Ha llegado la hora de preparar las lámparas.

                               Ya se oyen los gritos de lejos que instan:

                                “¡Daos prisa!, alistaos para velar y orar

                                              en este tiempo final”.



                           Claman a voces los guardas desde las alturas:

                                      “Genios soberbios, ¡despertad,

                                           dejad vuestra altanería!

                                   ¡Vestíos con la humildad de Cristo!”

                            Esta hora avanzada exige nuestra vigilancia;

                                 las sauces infernales se ensanchan ya.



                                Despertad de vuestras concupiscencias

                                y de la avaricia, oh cristianos hipócritas,

                            ¡despertad ya! ¡Abandonad los senderos del

                          pecado y la calma tramposa de las seguridades!

                               ¡Olvidad vuestros sueños y risas festivas!

                                  Aprended a esperar, a orar y a vigilar -

                                           para vuestra propia dicha.

 

                (Tomado de "Firmes hasta el fin")

 

                                  Alma, bendice al Señor                                 

                  Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!

                  De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
                  Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
                  himnos de honor y victoria!

 

                  Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
                  y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
                  El te guardó como mejor le agradó:
                  No ves su mano paterna?

 

                  Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
                  que te creó y en salud te sostiene clemente.
                  Tu defensor en todo trance y dolor.
                  Su diestra es omnipotente!

 

                  Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
                  y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
                  Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
                  como mil pruebas te ha dado.

 

                  Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
                  Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
                  Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
                  seas por siempre bendito!

 

                     No es...      

 

                     No es lo que puedo hacer 

                             Que mi alma salvará; 
                     No es lo que pueda padecer 
                             Que sanará mi ser.  

                     No es lo que siento yo 
                             Que paz con Dios me de; 
                     Ni con mi llanto, o mi corazón
                             Podré mi carga alzar.

 

                     Tu obra, Oh Jesús, 
                             Mi pecar quitará; 
                     Tu sangre sola, Oh Señor, 
                             La paz me puede dar. 

 

(Traducción libre de “Not What These Hands Have Done” 
     por Horatius Bonar, 1808-1889).

 




"Castillo fuerte es nuestro Dios"

       (Himno compuesto por el reformador Martín Lutero en el siglo XVI)

 

                                                                                         (Lutero alabando al Señor en su hogar)

 

                                          1.  Castillofuerte es nuestro Dios,

                                                   defensa y buen escudo,

                                                  Con su poder nos librará

                                                     en todo trance agudo

                                                     Con furia y con afán

                                                         acósanos Satán;

                                                       por armas deja ver

                                                      astucia y gran poder:

                                                  cual él no hay en la tierra



                                           2.   Nuestro valor es nada aquí,

                                                    con él todo es perdido.

                                                 Más por nosotros pugnará

                                                       de Dios, el Escogido.

                                                   ¿Sabéis quién es? Jesús,

                                                   El que venció en la cruz,

                                                        Señor de Sabaoth

                                                      pues solo Él es Dios,

                                                    Él triunfa en la batalla.



                                             3.  Aunque estén demonios mil

                                                     prontos a devorarnos,

                                                  no temeremos, porque Dios

                                                    sabrá aún prosperarnos.

                                                     ¡Que muestre su vigor

                                                         Satán, y su furor!

                                                        Dañarnos no podrá

                                                      pues condenado es ya

                                                        por la Palabra santa.

 


 

 

 

 

Anterior...1                                                                                                                                     Siguiente...3, 4, 5, 6, 7

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

  LA ABNEGACIÓN QUE DIOS DEMANDA

"Entonces Jesús dijo a sus discípulos:

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" . (Mateo 16:24)

 

Todo discípulo de Jesucristo de asumir que si quiere seguir al  Maestro, si decide ir en pos de Él, debe considerar si está dispuesto a afrontar las dos demandas del Señor: negarse a sí mismo y tomar su cruz cada día.  No es una opción voluntaria que hay que meditar, sino una demanda que hay que cumplir como discípulo fiel y verdadero de Jesús. 

Por otro lado, también hay que considerar que la negación de sí mismo es imprescindible para la propia perfección y santidad espiritual. Negarse a sí mismo es negarse a nuestro amor  propio; es dejar de amar la propia vida, los bienes y atracciones de este mundo y la fuerte seducción de la carne y de los sentidos; en definitiva, todo aquello que domina y esclaviza nuestro corazón.   (J.Mª V.M.)

         LA GRAN OCUPACIÓN DEL

                   FIEL MINISTRO

  "La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda parecer, es el gran instrumento que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios , por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea! ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Esta fue la la gran obra de Pablo  y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!  Buena obra es visitar a los enfermos, y enseñar a los niños, y vestir a los desnudos. Bueno es también atender el ministerio del diaconado; también lo es escribir o leer libros. Pero la principal y más grande misión es predicar la Palabra. "El púlpito --como dijo Jorge Herbert-- es nuestro gozo y trono." Es  nuestra torre de alerta. Desde aquí hemos de avisar al pueblo. La trompeta de plata nos ha sido concedida. El enemigo nos alcanzará si no predicamos el evangelio.              (Robert M. McCheyne)