Poesía cristiana...

 

 

 

Poesía cristiana para el alma

 

 

(Espacio dedicado a la poesía cristiana de todos los tiempos, hermoso tesoro espiritual para el alma redimida por Cristo) 

 

 

                                   Desde el primer amor

 

                              Desde el primer amor estoy contigo

                              siguiendo tus pisadas, caminando,

                              y en mi ser -siempre tuyo- vas creando

                              la mente de un constante y fiel amigo.

 

                              La paz, con tu recuerdo, va conmigo,

                              y un río de pasión está sangrando,

                              y no puedo evitar de vez en cuando

                              mi lágrima de amor por tu castigo.

 

                              En esta tarde azul, como una ola,

                              el corazón reparte la simiente

                              sobre un campo vestido de amapola.

 

                              Por tu gracia, Señor, eternamente

                              he de ver ese cetro que enarbola

                              la humildad y el amor más diligente.

     

                                              Antonio Barceló Roldán (Apocalipsis 2:4)

                                     (Tomado de Nueva Reforma)

 



                Junto a los ríos de

                Babilonia (Por Karl

                Gerok, poeta del 

                siglo XIX)

                ______________

 

 

                                           ("Judíos", de J.Cruz Herrera)

 

 

                                          Junto a los ríos de Babilonia  

                                      -bajo el sarcasmo de los enemigos-

                                    recordando los muros caídos de Salem:

                                    se me apodera un pesar tenebroso.

                               ¡Ay, Sión! ¿dónde ha quedado tu brillo?

 

                                         Junto a los ríos de Babilonia-

                                     No me pidáis que toque mi arpa;

                              no me hagáis bailar al son de las flautas

                                     ni silbar para vuestra diversión.

                                       Concededme simplemente que

                                     camine solo, llorando en silencio.

                                        Vuestros cánticos no me van,

                                       y los míos no son para vosotros.


                                        Junto a los ríos de Babilonia-

                                         Yo oigo los juicios del Señor;

                                 presiento las amenazas de la tempestad

                                          que dará contra Babilonia...

                               Pero antes de que una gota de sangre mía

                                  rinda honor a los dioses falsos de Babel,

                                    antes aplastaré al engendro de víbora

                                           dentro de mi propio pecho.

                                                                                  (Salmo 137)

 

                                              (Tomado de Firmes hasta el fin)

 

 

 

                             Sosténnos firmes, ¡oh Señor!

                                    Sosténnos firmes, ¡oh Señor!,
                                    En la Palabra de Tu amor;
                                    Refrena a los que en su maldad
                                    Tu reino quieren derribar.

                                    Demuestra Tu poder, Jesús, 
                                    Pues rey de reyes eres Tú;
                                    Haz que Tu amada cristiandad
                                    Te alabe con sinceridad.

                                    ¡Oh Santo Espíritu de Dios!
                                    Escucha de Tu grey la voz;
                                    Conserva en ella la unidad
                                    Y guárdala en Tu santa paz. Amén. 
                                                          (Martín Lutero)                     

 

 

                                           SEÑOR, ENVÍANOS

                                    Otoñal el tiempo se ha tornado,

                                    arrancando de los árboles las hojas

                                    que voltean por el viento desatado

                                    y caen a tierra cual yertas mariposas.

 

                                    De cobre y amarillo van cubriendo

                                    el césped y la arena como un manto;

                                    yacen muertas, dormidas sin aliento,

                                    desgajadas por siempre de su árbol

 

                                    Padre amado, ¡cuántas almas perecen,

                                    separadas de ti y de tu amor,

                                    y caen sin conocer a quien merece

                                    la gloria y la alabanza y el loor!

 

                                    Verles, Señor, es dolorosa herida,

                                    pues, cual hojas privadas de su savia,

                                    viven en realidad sin tener vida,

                                    por no haber recibido tu palabra.

 

                                    Envíanos, Dios santo, a predicar,

                                    a socorrer a tantos que se pierden,

                                    a hablarles del amor y de la paz

                                    que Jesús quiere a todos ofrecerles.

 

                                    ¡Son tan grandes los campos!

                                    ¡Tan cercana la siega!

                                    ¡Oh, Señor, en tu amor confiamos,

                                    para que haya abundante cosecha!

 

                                                    Miguel Hernández Iniesta

                                     (Poema publicado en la revistaNuestra Labor)

                                (Ilustración: Obra de Vincent Van Gogh sobre el Otoño)

 

                                                                                                                                                Siguiente...2, 3, 4, 5, ,7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                     La letra y el espíritu 

La misión del predicador no consiste en hacer una recopilación apresurada de textos (ya sea con la Thompson o sin "Thomp ni son"), sino en ahondar en el significado profundo de la Palabra, amplificar su contenido y aplicarlo todo a la mente, el corazón y la conciencia de los oyentes. Porque la clave de la predicación no radica en la letra (por muy profusa que esta sea), sino en el espíritu que acompaña la letra. Por eso se dice de Esteban (el protomártir cristiano): "No podían resistir a la sabiduría ni al Espíritu con que hablaba" (Hechos 6:10), donde quizá "espíritu" debería ir con minúscula, como en la versión inglesa del Rey Jacobo. "Porque --como dijo Pablo--el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder" (1ª Corintios 4:2O). Pero el Reino de Dios es muy costoso

 

Querido hermano, alguien ha dicho que "las palabras son baratas hoy día", quizá más baratas que nunca. Pero el Reino de Dios es muy costoso.  Requirió la vida del Hijo de Dios y ahora requiere el poder del Espíritu Santo. Esforcémonos, pues, porque nuestra "letra" sea plenamente bíblica y nuestro "espíritu" esté controlado por el Espíritu Santo. Y que ambos vayan juntos.       (Demetrio Cánovas)     

           La santificación            

 ¿Qué es lo que quiere decir la Biblia cuando habla de una persona santificada? Para contestar a esta pregunta diremos que la santificación es aquella obra espiritual interna que el Señor Jesús obra a través del Espíritu Santo en aquel que ha sido llamado a ser un verdadero creyente. El Señor Jesús no sólo le lava de sus pecados con su sangre, sino que también lo separa de su amor natural al pecado y al mundo, y pone un nuevo principio en su corazón, que le hace apto para el desarrollo de una vida piadosa. Para efectuar esta obra el Espíritu se sirve, generalmente, de la Palabra de Dios, aunque algunas veces usa de las aflicciones y las visitaciones providen-ciales "sin la Palabra" (1ª Pedro 3:1). La persona que experimenta esta acción de Cristo a través de su Espíritu, es una persona "santificada".                                                                               (Juan Carlos RYLE)