Poesía cristiana...

 

 

 

Poesía cristiana para el alma

 

 

(Espacio dedicado a la poesía cristiana de todos los tiempos, hermoso tesoro espiritual para el alma redimida por Cristo) 

 

 

                                   Desde el primer amor

 

                              Desde el primer amor estoy contigo

                              siguiendo tus pisadas, caminando,

                              y en mi ser -siempre tuyo- vas creando

                              la mente de un constante y fiel amigo.

 

                              La paz, con tu recuerdo, va conmigo,

                              y un río de pasión está sangrando,

                              y no puedo evitar de vez en cuando

                              mi lágrima de amor por tu castigo.

 

                              En esta tarde azul, como una ola,

                              el corazón reparte la simiente

                              sobre un campo vestido de amapola.

 

                              Por tu gracia, Señor, eternamente

                              he de ver ese cetro que enarbola

                              la humildad y el amor más diligente.

     

                                              Antonio Barceló Roldán (Apocalipsis 2:4)

                                     (Tomado de Nueva Reforma)

 



                Junto a los ríos de

                Babilonia (Por Karl

                Gerok, poeta del 

                siglo XIX)

                ______________

 

 

                                           ("Judíos", de J.Cruz Herrera)

 

 

                                          Junto a los ríos de Babilonia  

                                      -bajo el sarcasmo de los enemigos-

                                    recordando los muros caídos de Salem:

                                    se me apodera un pesar tenebroso.

                               ¡Ay, Sión! ¿dónde ha quedado tu brillo?

 

                                         Junto a los ríos de Babilonia-

                                     No me pidáis que toque mi arpa;

                              no me hagáis bailar al son de las flautas

                                     ni silbar para vuestra diversión.

                                       Concededme simplemente que

                                     camine solo, llorando en silencio.

                                        Vuestros cánticos no me van,

                                       y los míos no son para vosotros.


                                        Junto a los ríos de Babilonia-

                                         Yo oigo los juicios del Señor;

                                 presiento las amenazas de la tempestad

                                          que dará contra Babilonia...

                               Pero antes de que una gota de sangre mía

                                  rinda honor a los dioses falsos de Babel,

                                    antes aplastaré al engendro de víbora

                                           dentro de mi propio pecho.

                                                                                  (Salmo 137)

 

                                              (Tomado de Firmes hasta el fin)

 

 

 

                             Sosténnos firmes, ¡oh Señor!

                                    Sosténnos firmes, ¡oh Señor!,
                                    En la Palabra de Tu amor;
                                    Refrena a los que en su maldad
                                    Tu reino quieren derribar.

                                    Demuestra Tu poder, Jesús, 
                                    Pues rey de reyes eres Tú;
                                    Haz que Tu amada cristiandad
                                    Te alabe con sinceridad.

                                    ¡Oh Santo Espíritu de Dios!
                                    Escucha de Tu grey la voz;
                                    Conserva en ella la unidad
                                    Y guárdala en Tu santa paz. Amén. 
                                                          (Martín Lutero)                     

 

 

                                           SEÑOR, ENVÍANOS

                                    Otoñal el tiempo se ha tornado,

                                    arrancando de los árboles las hojas

                                    que voltean por el viento desatado

                                    y caen a tierra cual yertas mariposas.

 

                                    De cobre y amarillo van cubriendo

                                    el césped y la arena como un manto;

                                    yacen muertas, dormidas sin aliento,

                                    desgajadas por siempre de su árbol

 

                                    Padre amado, ¡cuántas almas perecen,

                                    separadas de ti y de tu amor,

                                    y caen sin conocer a quien merece

                                    la gloria y la alabanza y el loor!

 

                                    Verles, Señor, es dolorosa herida,

                                    pues, cual hojas privadas de su savia,

                                    viven en realidad sin tener vida,

                                    por no haber recibido tu palabra.

 

                                    Envíanos, Dios santo, a predicar,

                                    a socorrer a tantos que se pierden,

                                    a hablarles del amor y de la paz

                                    que Jesús quiere a todos ofrecerles.

 

                                    ¡Son tan grandes los campos!

                                    ¡Tan cercana la siega!

                                    ¡Oh, Señor, en tu amor confiamos,

                                    para que haya abundante cosecha!

 

                                                    Miguel Hernández Iniesta

                                     (Poema publicado en la revistaNuestra Labor)

                                (Ilustración: Obra de Vincent Van Gogh sobre el Otoño)

 

                                                                                                                                                Siguiente...2, 3, 4, 5, ,7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

            EL PODER DE LA LENGUA

  "Es muy usual que los hombres  fundamenten su poder, tanto para hablar el bien como para dañar con el mal, en el poder de sus lenguas.

Y así lo escribió Santiago en su epístola: "La lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno. . .Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios" (Santiago 3:6, 9).

 

Es muy posible, hermanos, que la mayoría de nosotros hablemos demasiado y, algo peor y más dañino, hablemos cosas gravísimas que atentan contra la integridad y honra de algún hermano o ministerio. Lo verdadera-mente preocupante es que casi nunca reconocemos haberlo hecho ante los demás, aunque el Espíritu Santo nos muestre nuestra imprudencia e insensatez.  De todas maneras, el mal ya está hecho y la reparación  siempre tarda en llegar, si es que  alguna vez llega.

¡Qué reprochable es ante Dios y los hombres manchar la integridad de alguien con palabras que salen de un corazón no limpio, ensuciado por la maldad, el rencor o la envidia!

 

Es verdad que cuando hablamos demasiado no siempre lo hacemos  prudente y sabiamente, tal como  afirma la propia Palabra:  "En las muchas palabras no falta pecado" (Proverbios 10:19).

Por ello, el salmista decía: "Pon, oh Jehová, guarda a mi boca; guarda la puerta de mis labios" (Salmo 141:3).

Jesús, dirigiéndose a los fariseos, les denunció: "¿Cómo podéis hablar lo bueno siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca?" (Mateo 12:34). 

Ante esta común debilidad humana, el Señor nos aconseja: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida" (Proverbios 4:23).

Si no es así, si no atendemos el consejo sabio de Dios, sólo nos espera el severísimo juicio del Juez justo: "Y de toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio" (Mateo 12:36).   (J.Mª V.M.)     

        FRASES SOBRE LA FE PURITANA

"El puritano no es un hombre fuerte. Es un hombre muy débil al que se le ha dado fuerza para darse cuenta que es débil" (Martyn Lloyd-Jones)

           __________________________________

"Debemos establecer la Palabra de Dios siempre ante nosotros como una regla, y creer en nada más que lo que enseña, no amar nada sino lo que prescribe, no odiar nada más que lo que prohíbe, no hacer nada más que lo que ordena" (Henry Smith)

           __________________________________

"Las Escrituras nos enseñan la mejor manera de vivir, la manera más noble de sufrir, y la forma más alentadora de morir". (John Flavel)                        ___________________

"Los puritanos sabían que el viajero a través del paisaje de la Biblia pierde su camino tan pronto como pierde la vista del monte llamado Calvario"

 (J.I.Packer)

           ___________________________________

"Es al contemplar la gloria de Cristo por fe que somos edificados espiritual-mente y edificados en este mundo, porque al contemplar su gloria, la vida y el poder de la fe se fortalecen cada vez más. Es por fe que crecemos para amar a Cristo. Entonces, si deseamos una fe fuerte y un amor poderoso que nos den descanso, paz y satisfacción, debemos buscarlos al contemplar diligentemente la gloria de Cristo por la fe. En esta tarea deseo vivir y morir.

En la gloria de Cristo fijaré todos mis pensamientos y deseos, y cuanto más vea la gloria de Cristo , más se marchitarán ante mis ojos las bellezas pintadas de este mundo, y seré cada vez más crucificado para él". (John Owen)