Poesía cristiana...

 

 

 

Poesía cristiana para el alma

 

 

(Espacio dedicado a la poesía cristiana de todos los tiempos, hermoso tesoro espiritual para el alma redimida por Cristo) 

 

 

                                   Desde el primer amor

 

                              Desde el primer amor estoy contigo

                              siguiendo tus pisadas, caminando,

                              y en mi ser -siempre tuyo- vas creando

                              la mente de un constante y fiel amigo.

 

                              La paz, con tu recuerdo, va conmigo,

                              y un río de pasión está sangrando,

                              y no puedo evitar de vez en cuando

                              mi lágrima de amor por tu castigo.

 

                              En esta tarde azul, como una ola,

                              el corazón reparte la simiente

                              sobre un campo vestido de amapola.

 

                              Por tu gracia, Señor, eternamente

                              he de ver ese cetro que enarbola

                              la humildad y el amor más diligente.

     

                                              Antonio Barceló Roldán (Apocalipsis 2:4)

                                     (Tomado de Nueva Reforma)

 



                Junto a los ríos de

                Babilonia (Por Karl

                Gerok, poeta del 

                siglo XIX)

                ______________

 

 

                                           ("Judíos", de J.Cruz Herrera)

 

 

                                          Junto a los ríos de Babilonia  

                                      -bajo el sarcasmo de los enemigos-

                                    recordando los muros caídos de Salem:

                                    se me apodera un pesar tenebroso.

                               ¡Ay, Sión! ¿dónde ha quedado tu brillo?

 

                                         Junto a los ríos de Babilonia-

                                     No me pidáis que toque mi arpa;

                              no me hagáis bailar al son de las flautas

                                     ni silbar para vuestra diversión.

                                       Concededme simplemente que

                                     camine solo, llorando en silencio.

                                        Vuestros cánticos no me van,

                                       y los míos no son para vosotros.


                                        Junto a los ríos de Babilonia-

                                         Yo oigo los juicios del Señor;

                                 presiento las amenazas de la tempestad

                                          que dará contra Babilonia...

                               Pero antes de que una gota de sangre mía

                                  rinda honor a los dioses falsos de Babel,

                                    antes aplastaré al engendro de víbora

                                           dentro de mi propio pecho.

                                                                                  (Salmo 137)

 

                                              (Tomado de Firmes hasta el fin)

 

 

 

                             Sosténnos firmes, ¡oh Señor!

                                    Sosténnos firmes, ¡oh Señor!,
                                    En la Palabra de Tu amor;
                                    Refrena a los que en su maldad
                                    Tu reino quieren derribar.

                                    Demuestra Tu poder, Jesús, 
                                    Pues rey de reyes eres Tú;
                                    Haz que Tu amada cristiandad
                                    Te alabe con sinceridad.

                                    ¡Oh Santo Espíritu de Dios!
                                    Escucha de Tu grey la voz;
                                    Conserva en ella la unidad
                                    Y guárdala en Tu santa paz. Amén. 
                                                          (Martín Lutero)                     

 

 

                                           SEÑOR, ENVÍANOS

                                    Otoñal el tiempo se ha tornado,

                                    arrancando de los árboles las hojas

                                    que voltean por el viento desatado

                                    y caen a tierra cual yertas mariposas.

 

                                    De cobre y amarillo van cubriendo

                                    el césped y la arena como un manto;

                                    yacen muertas, dormidas sin aliento,

                                    desgajadas por siempre de su árbol

 

                                    Padre amado, ¡cuántas almas perecen,

                                    separadas de ti y de tu amor,

                                    y caen sin conocer a quien merece

                                    la gloria y la alabanza y el loor!

 

                                    Verles, Señor, es dolorosa herida,

                                    pues, cual hojas privadas de su savia,

                                    viven en realidad sin tener vida,

                                    por no haber recibido tu palabra.

 

                                    Envíanos, Dios santo, a predicar,

                                    a socorrer a tantos que se pierden,

                                    a hablarles del amor y de la paz

                                    que Jesús quiere a todos ofrecerles.

 

                                    ¡Son tan grandes los campos!

                                    ¡Tan cercana la siega!

                                    ¡Oh, Señor, en tu amor confiamos,

                                    para que haya abundante cosecha!

 

                                                    Miguel Hernández Iniesta

                                     (Poema publicado en la revistaNuestra Labor)

                                (Ilustración: Obra de Vincent Van Gogh sobre el Otoño)

 

                                                                                                                                                Siguiente...2, 3, 4, 5, ,7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

     Cree que la sangre del Señor ha             vencido el ataque de Satanás 

¿Cómo pueden los cristianos vencer a Satanás? "Por la sangre del Cordero"      (Apocalipsis  12:11). Por medio de la muerte del Señor Jesús, estamos unidos con Dios. El objetivo primario del ataque satánico es separarnos de Dios. En tanto que estamos con Dios, Satán no tiene manera alguna de dañarnos. ¿Qué es pues lo que nos separa de Dios? Sólo el pecado nos separa, pero la sangre de Jesús, el Hijo de Dios, nos limpia de todos nuestros pecados

Apocalipsis 12:11 nos dice que los hermanos vencieron a Satanás por medio de la sangre del Cordero. Con la purificación de la sangre del Señor Jesús, fuimos hecho uno con Dios. Cuando tenemos conciencia de pecado, el diablo empieza su ataque. Sin esta conciencia el diablo no tiene manera de lanzar su ataque. Gracias a Dios, la sangre del Cordero ha vencido a Satán. Hoy, incluso el más débil de los hijos de Dios puede vencer a Satán, porque cada uno de nosotros tiene la sangre.

Es posible que no tengas muchas otras cosas, pero la sangre la tienes de modo definido y claro. Por medio de la sangre del Señor Jesús puedes de modo natural  declarar que todos tus pecados han sido limpiados. Hoy Dios es tu Dios. Si Dios es por ti, ¿quién puede prevalecer contra ti? Con Dios a tu lado, el diablo no puede atacarte."              (Texto:Watchman Nee/Ilustración: Obra de Rembrandt)

      Llamados a ser consoladores

"Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna miseri-cordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa"                                          (Filipenses 3:1-2)

        Estando sentado en la sala de espera de una clínica privada dedicada a la rehabilitación física de personas con problemas de movilidad, pude constatar algo que impresionó mi corazón en gran manera: los enfermos que allí esperaban su turno, así como los que iban saliendo de las salas de consulta y rehabilitación, se trataban con una ternura y comprensión que llegó a conmover mi corazón. Aquel lugar, aquella situación especial, era como una isla en medio de la cruel indiferencia y frialdad de una sociedad atrofiada en sus sentimientos más primarios. 

Sin gran dificultad, llegué a deducir que aquellas personas estaban dañadas físicamente, pero las propias dificultades físicas, el sufrimiento y el dolor, habían ablandado sus corazones, siendo solidarios con sus compañeros de infortunio, mientras las que estaban fuera del simple cristal de la puerta de entrada a la clínica arrastraban una existencia cauterizada por el egoísmo y la más acentuada dureza de corazón. 

        Hermanos amados,¡cuánto necesita-

mos meditar sobre nuestra actitud y comportamiento hacia los demás hombres que están hechos a la misma imagen y semejanza de Dios como nosotros! 

"Vestíos, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia" (Colosenses 3:12)

¡Que no tengamos que pasar los hijos de Dios por  circunstancias tan amargas y dolorosas como son los daños físicos y la enfermedad,  para que lleguemos  a aprender lo que la Palabra de Dios nos insta y muestra un día tras otro!

( Rodrigo de Sotomayor/ Ilustración: Pierre Subleyras)