Poesía cristiana...

 

 

 

Poesía cristiana para el alma

 

 

(Espacio dedicado a la poesía cristiana de todos los tiempos, hermoso tesoro espiritual para el alma redimida por Cristo) 

 

 

                                   Desde el primer amor

 

                              Desde el primer amor estoy contigo

                              siguiendo tus pisadas, caminando,

                              y en mi ser -siempre tuyo- vas creando

                              la mente de un constante y fiel amigo.

 

                              La paz, con tu recuerdo, va conmigo,

                              y un río de pasión está sangrando,

                              y no puedo evitar de vez en cuando

                              mi lágrima de amor por tu castigo.

 

                              En esta tarde azul, como una ola,

                              el corazón reparte la simiente

                              sobre un campo vestido de amapola.

 

                              Por tu gracia, Señor, eternamente

                              he de ver ese cetro que enarbola

                              la humildad y el amor más diligente.

     

                                              Antonio Barceló Roldán (Apocalipsis 2:4)

                                     (Tomado de Nueva Reforma)

 



                Junto a los ríos de

                Babilonia (Por Karl

                Gerok, poeta del 

                siglo XIX)

                ______________

 

 

                                           ("Judíos", de J.Cruz Herrera)

 

 

                                          Junto a los ríos de Babilonia  

                                      -bajo el sarcasmo de los enemigos-

                                    recordando los muros caídos de Salem:

                                    se me apodera un pesar tenebroso.

                               ¡Ay, Sión! ¿dónde ha quedado tu brillo?

 

                                         Junto a los ríos de Babilonia-

                                     No me pidáis que toque mi arpa;

                              no me hagáis bailar al son de las flautas

                                     ni silbar para vuestra diversión.

                                       Concededme simplemente que

                                     camine solo, llorando en silencio.

                                        Vuestros cánticos no me van,

                                       y los míos no son para vosotros.


                                        Junto a los ríos de Babilonia-

                                         Yo oigo los juicios del Señor;

                                 presiento las amenazas de la tempestad

                                          que dará contra Babilonia...

                               Pero antes de que una gota de sangre mía

                                  rinda honor a los dioses falsos de Babel,

                                    antes aplastaré al engendro de víbora

                                           dentro de mi propio pecho.

                                                                                  (Salmo 137)

 

                                              (Tomado de Firmes hasta el fin)

 

 

 

                             Sosténnos firmes, ¡oh Señor!

                                    Sosténnos firmes, ¡oh Señor!,
                                    En la Palabra de Tu amor;
                                    Refrena a los que en su maldad
                                    Tu reino quieren derribar.

                                    Demuestra Tu poder, Jesús, 
                                    Pues rey de reyes eres Tú;
                                    Haz que Tu amada cristiandad
                                    Te alabe con sinceridad.

                                    ¡Oh Santo Espíritu de Dios!
                                    Escucha de Tu grey la voz;
                                    Conserva en ella la unidad
                                    Y guárdala en Tu santa paz. Amén. 
                                                          (Martín Lutero)                     

 

 

                                           SEÑOR, ENVÍANOS

                                    Otoñal el tiempo se ha tornado,

                                    arrancando de los árboles las hojas

                                    que voltean por el viento desatado

                                    y caen a tierra cual yertas mariposas.

 

                                    De cobre y amarillo van cubriendo

                                    el césped y la arena como un manto;

                                    yacen muertas, dormidas sin aliento,

                                    desgajadas por siempre de su árbol

 

                                    Padre amado, ¡cuántas almas perecen,

                                    separadas de ti y de tu amor,

                                    y caen sin conocer a quien merece

                                    la gloria y la alabanza y el loor!

 

                                    Verles, Señor, es dolorosa herida,

                                    pues, cual hojas privadas de su savia,

                                    viven en realidad sin tener vida,

                                    por no haber recibido tu palabra.

 

                                    Envíanos, Dios santo, a predicar,

                                    a socorrer a tantos que se pierden,

                                    a hablarles del amor y de la paz

                                    que Jesús quiere a todos ofrecerles.

 

                                    ¡Son tan grandes los campos!

                                    ¡Tan cercana la siega!

                                    ¡Oh, Señor, en tu amor confiamos,

                                    para que haya abundante cosecha!

 

                                                    Miguel Hernández Iniesta

                                     (Poema publicado en la revistaNuestra Labor)

                                (Ilustración: Obra de Vincent Van Gogh sobre el Otoño)

 

                                                                                                                                                Siguiente...2, 3, 4, 5, ,7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      EL PREOCUPANTE DETERIORO 

        DEL MINISTERIO PASTORAL

"Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar.; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?; no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo."   (1ª Timoteo 3:1-7).

 

El ministerio pastoral es, sin duda alguna, el cargo más honroso  que el Señor ha podido conceder a aquellos que Él ha elegido y adoptado como hijos amados por medio de la obra redentora de su Hijo Jesucristo.

Pero, a su vez, el pastor está obligado por la propia Palabra de Dios, y por su compromiso delante de Aquel que lo eligió y llamó de entre muchos hermanos para  tan privilegiado trabajo en la Iglesia del Cordero de Dios,  a cumplir -responsable y fielmente- las ordenanzas y obligaciones inherentes a su cargo. Pero debe hacerlo con un corazón humilde, dispuesto y  abnegado; mostrando el mismo amor y solicitud hacia las almas que Jesucristo, el Príncipe de los pastores; el perfecto y único modelo para su vida y ministerio.

 

Ante la proliferación de comportamientos ministeriales que están produciendo gran dolor y sufrimiento a las ovejas del Señor, , conviene hacernos la siguiente doble pregunta: ¿Tienen estos hombres realmente el llamamiento de Dios para ministrar? ¿Están capacitados para asumir las demandas de Dios y de la Iglesia?

Consideramos que muchos de estos llamados pastores deberían meditar en las Escrituras, con oración y ayuno,  si sus vidas se ajustan a las condiciones exigidas por el Señor de la grey. En caso contrario, deberían abandonar aquello para lo que no están llamados ni capacitados. ¡Sería beneficioso  para sus vidas espirituales y para las de los propios creyentes!                                                      (J.Mª V.M.)

      ¿Evangélicos o protestantes?

Un hermano muy querido, de aquellos que  aún están comprometidos, gracias al Señor, con la línea conservadora del Evangelio, no de aquellos que han sido arrastrados por las novedosas influencias neoliberales que dominan a la iglesia actual, me informó de cierta reunión  en la que se trataron asuntos muy diversos.

Uno de ellos, de suma importancia para la marcha de las congregaciones de esa ciudad, fue la aprobación de un documen-to muy trabajado por los responsables del mismo. En él se denominaba a la iglesia de dos maneras distintas: iglesia evangélica o iglesia protestante.

Un cierto participante de esa reunión, al tener conocimiento de que se empleaba la palabra "protestante" mostró su discon-formidad con su uso, argumentando que "somos evangélicos", no protestantes, ya que "eso quedó atrás y no tiene nada que ver con nosotros".

Resulta muy extraño, a todas luces, que escaso tiempo después de que "toda" la iglesia evangélica haya celebrado con enorme resonancia  el V Centenario de la Reforma Protestante, donde todas las corrientes evangélicas de nuestro país han participado entusiásticamente en todas las reuniones y ponencias, empiecen ahora a cuestionar su identidad protestante.

 

Por ello, no resulta difícil suponer que todo ha sido un aprovechamiento interesado de una efemérides honrosa que para los verdaderos protestantes ha significado un sentido y justo recuerdo hacia aquellos valientes y fieles hermanos  que nos han precedido. ¿Qué podrían pensar los integrantes de esta larga lista de héroes de la fe de estas actitudes reticentes hacia ellos, hombres íntegros, consagrados,  que se consideraron honrados por ser llamados cristianos protestantes aún a costa de sus propias vidas? Corresponde a cada cual dar una respuesta sincera a esta pregunta. La nuestra no admite dudas:  ¡Nos sentimos muy honrados de ser protestantes!