Poesía cristiana...

 

 

 

Poesía cristiana para el alma

 

 

(Espacio dedicado a la poesía cristiana de todos los tiempos, hermoso tesoro espiritual para el alma redimida por Cristo) 

 

 

                                   Desde el primer amor

 

                              Desde el primer amor estoy contigo

                              siguiendo tus pisadas, caminando,

                              y en mi ser -siempre tuyo- vas creando

                              la mente de un constante y fiel amigo.

 

                              La paz, con tu recuerdo, va conmigo,

                              y un río de pasión está sangrando,

                              y no puedo evitar de vez en cuando

                              mi lágrima de amor por tu castigo.

 

                              En esta tarde azul, como una ola,

                              el corazón reparte la simiente

                              sobre un campo vestido de amapola.

 

                              Por tu gracia, Señor, eternamente

                              he de ver ese cetro que enarbola

                              la humildad y el amor más diligente.

     

                                              Antonio Barceló Roldán (Apocalipsis 2:4)

                                     (Tomado de Nueva Reforma)

 



                Junto a los ríos de

                Babilonia (Por Karl

                Gerok, poeta del 

                siglo XIX)

                ______________

 

 

                                           ("Judíos", de J.Cruz Herrera)

 

 

                                          Junto a los ríos de Babilonia  

                                      -bajo el sarcasmo de los enemigos-

                                    recordando los muros caídos de Salem:

                                    se me apodera un pesar tenebroso.

                               ¡Ay, Sión! ¿dónde ha quedado tu brillo?

 

                                         Junto a los ríos de Babilonia-

                                     No me pidáis que toque mi arpa;

                              no me hagáis bailar al son de las flautas

                                     ni silbar para vuestra diversión.

                                       Concededme simplemente que

                                     camine solo, llorando en silencio.

                                        Vuestros cánticos no me van,

                                       y los míos no son para vosotros.


                                        Junto a los ríos de Babilonia-

                                         Yo oigo los juicios del Señor;

                                 presiento las amenazas de la tempestad

                                          que dará contra Babilonia...

                               Pero antes de que una gota de sangre mía

                                  rinda honor a los dioses falsos de Babel,

                                    antes aplastaré al engendro de víbora

                                           dentro de mi propio pecho.

                                                                                  (Salmo 137)

 

                                              (Tomado de Firmes hasta el fin)

 

 

 

                             Sosténnos firmes, ¡oh Señor!

                                    Sosténnos firmes, ¡oh Señor!,
                                    En la Palabra de Tu amor;
                                    Refrena a los que en su maldad
                                    Tu reino quieren derribar.

                                    Demuestra Tu poder, Jesús, 
                                    Pues rey de reyes eres Tú;
                                    Haz que Tu amada cristiandad
                                    Te alabe con sinceridad.

                                    ¡Oh Santo Espíritu de Dios!
                                    Escucha de Tu grey la voz;
                                    Conserva en ella la unidad
                                    Y guárdala en Tu santa paz. Amén. 
                                                          (Martín Lutero)                     

 

 

                                           SEÑOR, ENVÍANOS

                                    Otoñal el tiempo se ha tornado,

                                    arrancando de los árboles las hojas

                                    que voltean por el viento desatado

                                    y caen a tierra cual yertas mariposas.

 

                                    De cobre y amarillo van cubriendo

                                    el césped y la arena como un manto;

                                    yacen muertas, dormidas sin aliento,

                                    desgajadas por siempre de su árbol

 

                                    Padre amado, ¡cuántas almas perecen,

                                    separadas de ti y de tu amor,

                                    y caen sin conocer a quien merece

                                    la gloria y la alabanza y el loor!

 

                                    Verles, Señor, es dolorosa herida,

                                    pues, cual hojas privadas de su savia,

                                    viven en realidad sin tener vida,

                                    por no haber recibido tu palabra.

 

                                    Envíanos, Dios santo, a predicar,

                                    a socorrer a tantos que se pierden,

                                    a hablarles del amor y de la paz

                                    que Jesús quiere a todos ofrecerles.

 

                                    ¡Son tan grandes los campos!

                                    ¡Tan cercana la siega!

                                    ¡Oh, Señor, en tu amor confiamos,

                                    para que haya abundante cosecha!

 

                                                    Miguel Hernández Iniesta

                                     (Poema publicado en la revistaNuestra Labor)

                                (Ilustración: Obra de Vincent Van Gogh sobre el Otoño)

 

                                                                                                                                                Siguiente...2, 3, 4, 5, ,7

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre el monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres"  (Mateo 5:14-16)

 

La Escritura sigue proclamando que el mundo como tal está en tinieblas y en cuanto uno comienza a mirar las cosas en serio se puede demostrar fácilmente que es la pura verdad. La tragedia de nuestro siglo ha sido que nos hemos concentrado solamente en un aspecto del saber. Nuestro conocimiento ha sido conocimiento de cosas, de cosas mecáni-cas, de cosas científicas, conocimiento de la vida en un sentido más o menos biológico o mecánico. Pero nuestro conocimiento de los verdaderos factores que hacen la vida, no ha aumentado para nada. Por esto el mundo está en semejante estado hoy día . . .Pero debemos ir más allá. Nuestro Señor no sólo afirma que el mundo está en un estado de tinieblas; llega a decir que nadie sino el cristiano puede dar consejo e instrucción respecto a ello. Esto alegamos y de esto nos gloriamos como cristianos. . .

 

El Señor que dijo, "Vosotros sois la luz del mundo", también dijo, "Yo soy la luz del mundo". Estas dos afirmaciones deben tomarse siempre juntas, ya que el cristiano es "la luz del mundo". sólo por su relación con el que es"la luz del mundo". Nuestro Señor afirmó que había venido a traer luz. Su promesa es que "el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida". Ahora, sin embargo, dice también, "vosotros sois la luz del mundo".  Resulta, pues, que Él y sólo Él nos da esta luz vital respecto a la vida. Pero no se detiene ahí; también nos hace" luz". Recuerdan cómo el apóstol Pablo lo dijo en Efesios 5, donde afirma, "Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor". Por esto no sólo hemos recibido luz, hemos sido hechos luz; nos convertimos en transmisores de luz.

(Dr. Martyn Loys-Jones, "El Sermón del Monte".

 El peligro de la consagración                 superficial.

"Qué te haré, oh Efraím?. . .porque tu bondad es como la nube de la mañana, y como el rocío de las madrugada, ¡que luego desaparece!" (Oseas 6:4)

 

Vivimos en una época que se caracteriza por la superficialidad, y de consiguiente nos es fácil ser superficiales en las reacciones nuestras al mensaje de Dios. Raras veces le damos a Dios oportunidad de tratar con nosotros radical y profundamente. Aun las veces que experimentamos convicción de fracaso y pecado, no dejamos que el Espíritu Santo obre en nosotros a tal grado que lleguemos a odiar el pecado. Livianamente asentimos a que somos pecaminosos sin tratar de remediarlo de una manera seria y permanente. Nos comportamos como si nuevas resoluciones reemplazarían el arrepentimiento de corazón y la renunciación. La queja de Dios era que la bondad de Efraím era volátil, desapareciendo como la nube de la mañana y el rocío de la madrugada. . ."

                          (J. Oswald Sanders)

Tal como declara este autor, es fácil perder el contacto vital con Dios.  ¡La  única solución radica en volver a entrar en el Lugar Santísimo, a la presencia gloriosa y restauradora del Señor"

(Salmo 25:1-5)