¿TODA UNIDAD ES PRODUCIDA POR EL ESPÍRITU SANTO Y APROBADA POR EL SEÑOR?

...solícitos en guardad la unidad del Espíritu Santo en el vínculo de la paz” (Efesios 4:3)

 

Resulta realmente desconcertante para un verdadero discípulo de Jesucristo que, mientras la Alianza y el Concilio Mundial de Iglesias no consideran -a pesar de sus contínuas y reiteradas solicitudes- a la Iglesia Adventista del Séptimo Día como iglesia evangélica, nuestra Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, mantenga aún en sus filas, sin el menor reparo doctrinal y sin cumplir con la impuesta labor de atalayas , a este grupo seudoprotestante que podría -algo muy posible- presidir y dirigir esta Federación evangélica con el beneplácito y aquiescencia de una mayoria bíblicamente relajada y centrada en sí misma.

 

¡Una vez más somos testigos de que España es diferente en todo, aún en aquellos temas donde se precisa una gran prudencia y firmeza en la fe!

¿Cómo es posible que podamos sentarnos cómodamente junto a aquellos que sostienen y defienden ardorosamente, sin reservas, que los escritos de la falsa profetisa Elena G. White son inspirados por Dios y colocados al mismo nivel de las Sagradas Escrituras? Para ellos, las enseñanzas espúreas, heréticas, de esta mujer ocupan en su base doctrinal y en sus vidas espirituales un lugar de obligado cumplimiento, y así lo confiesan orgullosos. Evidentemente, es algo a considerar seriamente por la Iglesia de Jesucristo, aquella que está llamada a ser "columna y baluarte de la verdad" (1ª Timoteo3:15).

 

Doctrinas como “la aniquilación del alma”, la inmortalidad condicional”, “el juicio investigador”, etc., hacen inviable cualquier posible unidad con la Iglesia Adventista. La propia Palabra así lo advierte por mandamiento incuestionable: “No sembrarás tu viña con semillas diversas, no sea que se pierda todo, tanto la semilla que sembraste como el fruto de la viña. No ararás con buey y con asno juntamente. No vestirás ropa de lana y lino juntamente” (Deuteronomio 22:9-11). En el libro del profeta Amós encontramos un versículo concluyente: “¿Andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo?” (Amós 3:3). Pablo, ante el problema que amenaza la unidad doctrinal de las iglesias de Galacia por causa de los judaizantes, advierte firmemente “Un poco de levadura leuda toda la masa” (Gálatas 5:9). Él es consciente del peligro que se cierne sobre la naciente Iglesia, aunque éste parezca incipiente.

En otro orden, y en cuanto al planificado y astuto acercamiento de la Iglesia católico-romana a través de la "estrategia gabaonita"(Josué 9:1-27), el nuevo ecumenismo tan en boga, solamente nos apoyaremos en el llamamiento de Pablo a la santidad (separación) y a la pureza de vida:"No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente" (2ª Corintios 6:14-16). No necesitamos a estas alturas de la historia de la Iglesia del Señor aportar razones bíblicas, conocidas sobradamente por todos, para sostener la imposibilidad de toda comunión o fraternidad con una institución que se fundamenta sobre la mentira y el menosprecio de la voluntad de Dios expresada en su Palabra, otrora perseguida in misericorde, reproduciéndose por todo nuestro país el odio desenfrenado y cruel de Saulo de Tarso hacia los discípulos de Jesucristo: "Y Saulo (figura del fanatismo más acerbado) asolaba a la Iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y mujeres, y los entregaba en la cárcel" (Hechos 8:3). La máquina represora y torturadora puesta en marcha por la iglesia del Anticristo sembró de sangre, dolor y muerte nuestras calles y plazas. La raíz de este siniestro proceso podemos localizarla en muchos falsos hermanos que se introdujeron a escondidas para espiar y denunciar a los confiados discípulos de Jesús (Gálatas 2:4)

 

En la llamada Patrología o Patrística, encontramos valiosos testimonios de ungidos siervos de Dios avisando a las iglesias sobre la cizaña que la iglesia apóstata de Roma intentaba sembrar en el campo del Señor. Ellos, junto al apóstol Juan, tenían la total certeza de que en Roma (la ciudad de las siete montes o colinas: Palatinus, Aventinus, Testaceuso, Testaqueo, Esquilinus, Pincius, Capitolinus y Caelius)  (Apoc. 17:9) se encontraba la sede del Anticristo y de la Gran Ramera, “con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.” (Apocalipsis 17:2-6).

 

¿Te asombras, hermano, al igual que el apóstol? No deberías, ya que la propia Palabra y la historia nos alumbra para evitar que seamos engañados. El falso ecumenismo compartido con esta secta es “participar de las obras infructuosas de las tinieblas” (Efesios 5:11), amén de aliarnos con aquellos que derramaron la sangre de nuestros amados hermanos, quienes ofrecieron generosa y valientemente sus vidas en defensa del Evangelio de Jesucristo. Ahora suelen emplear una táctica conciliadora e integradora, con un astuto aperturismo a todo y a todos, pero no son capaces de tapar su identidad de lobos con el manoseado disfraz de cordero. El fin que persiguen es el mismo desde hace siglos: intentar destruir el verdadero rebaño de Jesucristo con mentiras endulzadas que puedan atraer a aquellas ovejas confiadas que desconocen las artimañas del enemigo de Cristo. Pablo, aplica acertados epítetos a los que se dejan seducir: necios e insensatos (Efesios 5:15,17).

 

Hermanos amados, sigamos el consejo del Espíritu: “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen”. (Filipenses 1:27)

No olvidemos que estamos llamados a la unidad, pero sólo con aquellos que enseñan, viven y proclaman todo el consejo de Dios, como dijo el propio Jesús: “Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.” (Mateo 12:50).

                                                    Jesús Mª Vázquez Moreno

 

(Ilustraciones: Fotografías de culto ecuménico celebrado en San Fernando (iglesia I.E.E.), y de la Semana de la Oración por la Unidad de los Cristianos celebrada en la catedral católica de Cádiz)

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

    -              Al servicio de Cristo

"Dios no nos ha salvado para ser meros ornamentos en su Reino, sino para ser útiles. La grosura de su Palabra no tiene como objeto cebarnos para mantener-nos en una vida de misticismo insulso, sino proporcionarnos fuerzas para en los pasos de Jesús, viviendo activamente para el bien de otros y para la gloria de Dios.

La gran misión de Cristo queda descrita en sus propias palabras: "El Hijo del Hombre no ha venido para ser servido, sino para servir" (Marcos 10:45). En Él se encarnaba aquel "Siervo de Jehová" del que tan maravillosamente profetizó Isaías. Y Él es nuestro ejemplo.

 

Desde el momento mismo en que nos convertimos, debe haber en nosotros la decisión de vivir para Aquel que nos amó y nos salvó. La conversión debe situarnos en la posición de siervos a la par que en la de amigos. Cristo debe ser para nosotros Señor además de Salvador. Ello exigirá, sin duda, una manifestación abierta de nuestra relación con Cristo. Tendremos que confesarle abiertamente ante el mundo, sea cual sea la reacción del mundo frente a nuestro testimonio. El verdadero cristiano no puede ocultar la luz de la verdad ni puede reprimirlos impulsos de su nueva vida. Nicodemo trató de esconder su fe durante algún tiempo, porque quizá aún no estaba suficientemente madura; pero llegó el momento en que no pudo seguir callando y abiertamente intervino al ser visto de Jesús. Dichoso el creyente que desde el principio entiende el significado de aquellas palabras del Señor: "El que me confesare delante de los hombres yo también le confesaré delante de mi Padre, y el que me negare, yo también le negaré" (Mateo 10:32-33).        

(Del libro "Tu vida cristiana", de José M. Martínez)

                  ¡La soberanía de Dios!

¿Qué queremos decir con esta expresión? Queremos decir la supremacía de Dios. que Dios es Rey, que Dios es Dios. Decir que Dios es soberano es declarar que es el Altísimo, el que hace todo conforme a su voluntad en los huestes de los cielos y entre los habitantes de la tierra, de modo que nadie puede detener Su mano ni decirle: ¿Qué haces? (Daniel 4:35). Decir que  Dios es soberano es declarar  que es el Omnipotente, el Poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra, de modo que nadie puede frustrar Sus consejos, impedir Sus propósitos, ni resistir Su voluntad (Salmo 115:3). Decir que Dios es Soberano es declarar que "se enseñoreará de las gentes" (Salmo 22:28), levantando reinos, derrumbando imperios y determinando el curso de las dinastías según le agrada. Decir que Dios es soberano es declarar que es el "solo soberano", Rey de reyes, y Señor de señores" (1ª Timoteo 6:15). Tal es el Dios de la Biblia".         

 (Del libro "La soberanía de Dios", de A.W. Pink)