¡Se han llevado a mi Señor!


Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé donde lo han puesto” (Juan 20:13)

 

       Una de las características alarmantes del evangelicismo moderno es la notoria ausencia de una predicación cristocéntrica. Aun en los casos (no muy frecuentes, por desgracia) en que se expone fielmente la Biblia, Cristo no suele ser el protagonista. Se pueden traer a la atención de los oyentes multitud de doctrinas bíblicas -todas ellas justas y necesarias- y hasta se llegará a mencionar a Jesús de paso; pero el alma, la esencia y el fundamento del mensaje no están centrados en la divina persona del Hijo de Dios, y menos aún en su Cruz. Cristo parece estar de incógnito en la Iglesia del siglo XXI.

 

       La situación, desde luego, no es nueva. Hace ya siglo y medio, el gran predicador Carlos H. Spurgeon se quejaba de esta carencia. Decía en uno de sus sermones: “La pobre María dijo: “Se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto”(Juan 2013). Y podría decir lo mismo en nuestros días si pudiera resucitar del sepulcro”. Y a continuación añadía: “¡Oh, tener un ministerio que exalte a Cristo! ¡Oh, tener una predicación que magnifique a Cristo en su persona, que exalte su divinidad, que ame su humanidad!; ¡tener un ministerio que le muestre como profeta, sacerdote y rey a su pueblo!; ¡tener una predicación mediante la cual el Espíritu manifieste al Hijo de Dios a sus hijos!; ¡tener una predicación que diga: "Mirad a mí, y sed salvos todos los términos de la tierra"  ( Isaías 45:22)!; ¡predicación del Calvario, teología del Calvario, libros del Calvario, sermones del Calvario!”. Hoy, esta necesidad es aún mayor si cabe.

      

        ¡Qué lejos parecen aquellos días de la Reforma en que se proclamaba el lema “solo” Cristo! La Iglesia moderna parece marchar bajo un estandarte sin Cristo. No negamos que, al evangelizar, se presente a Cristo, pero se trata de una especie de Jesús utilitario que sirve como remedio para toda clase de problemas psicosociales más bien que del Señor de gloria que recibe a pecadores que, conscientes de su pecado y su justa condenación, huyen de la ira venidera. Y si nos referimosa la edificación de los santos, el fundamento parece un amasijo de moralidad y buenas costumbres con ribetes de santidad en lugar de la Roca que es Cristo. No solo se edifica con madera, heno y hojarasca, ¡sino que además se hace sin fundamento! 

 

       Spurgeon se lamentaba de su tiempo: "¿No has escuchado nunca un sermón que te ha hecho sentir que si Cristo descendiese en ese momento sobre el predicador, le diría: ¿Qué estás haciendo? Para que estás aquí? te envié a que predicases acerca de mí y, sin embargo, estás predicando otras cosas. Vete a tu casa y aprende de mí, y entonces ven y habla". El sermón que no conduce a Cristo, que no habla de Él del principio al fin, es un tipo de sermón que haría reira los demonios en el Infierno, pero que haría llorar a los ángeles, si estos pudieran hacerlo".

 

      El comezón de oídos que profetizaba Pablo se manifiesta hoy en día en una marcada desgana hacia la predicación. Los mensajes deben ser cada vez más cortos y amenos. El poco tiempo disponible hay que llenarlo con temas de actualidad, anécdotas y pinceladas (o brochazos) de humor, por lo que queda poco tiempo para hablar seriamente de Cristo. Lo importante es que haya mucha música (eufemísticamente llamada alabanza) y mucha participación sentimentaloide. La cristología parece ser una mera asignatura de seminario que se archiva cuando el estudiante pasa a trabajar en la obra.

 

       ¿Y la Cruz? La Cruz ha desaparecido también. La encontraremos, como el arpa de Bécquer, cubierta de polvo en el desván de muchas iglesias "modernas" que prefieren poner en escena un poco de teatro, música rock y cosas por el estilo que resultan más atractivas al hombre natural. ¡Ah, eso sí, encontramos grandes cruces de madera colocadas en los paredes frontales de muchos lugares de cultos, mientras se ignora en los púlpitos!

¡Qué gran error! La centralidad de Cristo y de la Cruz son temas recurrentes en el Nuevo Testamento (por no remontarnos a las profecías, tipos y símbolos del Antiguo).

 

       El apóstol Pablo apenas podía construir tres frases seguidas sin matizar "en Cristo". Según el Apóstol, fuimos escogidos en Él, sellados en Él. Y no solo esto. Pablo insiste en que hemos sido crucificados, sepultados y resucitados con Cristo y en que estamos sentados con Él en los lugares celestiales (Efesios 1:20)Especialmente, la Cruz y la muerte de Cristo constituyen el estribillo del cántico del Cordero que entona todo el Nuevo Testamento. Lo que para el mundo era motivo de horror, vergüenza y escándalo, para los Apóstoles era motivo de gloria y satisfacción: "Jamás acontezca que yo me gloríe, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo", decía Pablo (Gálatas 6:14 ).

 

       Todas las doctrinas de la Escritura tienen su lugar y su importancia. Debemos predicar "todo el consejo de Dios". Pero Cristo es el hilo conductor de toda la trama bíblica. Quitar o pasar por alto a Cristo es como tener una novela sin argumento, un matrimonio sin amor, un negocio sin dinero, un automóvil sin motor, un velero sin velas.

 

       ¿No es esta notoria ausencia de Cristo la causa de muchos males que aquejan a la Iglesia moderna? Jesús está siendo sustituido, por un lado, por el subjetivismo, el emocionalismo y las experiencias y, por otro, por formulaciones doctrinalesáridas y secas mezcladas con filosofías humanas. Con semejante dieta, ¿qué estado espiritual podemos esperar de los creyentes? ¿No es la carne y la sangre de Jesús la verdadera comida y bebida de los hijos de Dios?¿No es su muerte la que nos da vida? ¿No es su expiación la que da paz a nuestro espíritu?¿No es su resurrección la que nos da la victoria? ¿Cómo, pues, podemos estas cosas a un lado ni por un momento? Como dice Pablo: "¿Habiendo comenzado por el Espíritu, vais a terminar ahora por la carne?" (Gálatas 3:3).

 

       Querido hermano, si has llevado al Señor a tu iglesia y no se sabe dónde le han puesto, tu deber es llamar a capítulo a los responsables e ir a buscarlo en el único lugar posible: la Escritura; y una vez encontrado allí, tráele de nuevo a tu iglesia, a tu predicación, a tus cultos, a tu evangelización. No descanses hasta que Cristo "tenga en todo la primacía" (Colosenses 3:18) y que, como ocurrió en Efeso, "el nombre del Señor Jesús (sea) exaltado" (Hechos 19:17).

 

                                                                                                   (Revista "Nueva Reforma")

 

 

 



 



IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

         Las tribulaciones del cristiano

"El sufrimiento, en cualquiera de sus formas, enfermedad, pérdida de bienes, muerte de seres queridos, adversida-des, desengaños, etc., siempre es aprovechado por el diablo para hacer su obra. Como hemos mencionado antes, la aflicción es terreno abonado para la duda. Y cuando el adversario no consigue sembrar la duda trata de hundir al creyente en el abatimiento y la desespera-ción, reduciéndolo así a la impotencia espiritual.

 

¿Por qué permite Dios el sufrimiento de sus hijos? ( . . .) En algunos casos  Dios permite que suframos a causa de nuestros pecados. No es que en tal caso el sufrimiento tenga  como objeto expiar la culpa, pues esto lo hizo Cristo por todos nuestros pecados.  Se trata de un castigo con carácter disciplinario a fin de corregirnos y santificarnos. Es magistral la enseñanza que a este respecto encontramos en Hebreos 12:7-13 donde se comenta un antiguo proverbio: "Hijo mío, no menosprecies el castigo del Señor ni desmayes cuando eres de El reprendido, porque el Señor al que ama castiga y azota a cualquiera que recibe por hijo" (Heb. 12:5,6; Prov. 3:11,12) ."                                (José M. Martínez)           

     El ineludible juicio final de Dios

Existe un día grande del que muy a menudo se habla en la Escritura: es el día del juicio, el día en que Dios juzgará lo oculto de los corazones de los hombres por el Señor Jesucristo.

 

Toda alma no cristiana no podrá mante-nerse en el día del juicio. Los impíos no permanecerán en el día del juicio. Actualmente, los pecadores son muy atrevidos y desvergonzados; su cuello se mantiene erguido como si su nervio fuese de hierro, y su frente parece de duro metal.

 

La mayoría de ellos no se avergüenzan cuando son sorprendidos en pecado. Hablando entre nosotros, ¿no es extraordinaria la osadía con que los pecadores participan muchas veces de los actos religiosos, con hipocresía, como si realmente sintiesen lo que no sienten? ¡Con qué desfachatez y sarcasmo juran  a veces y hacen sus votos! ¡Con cuánta osadía algunos impíos se acercan a la mesa del Señor! Ah, pero ello durará solo muy poco tiempo.  Cuando aparecerá el Señor Jesús, el Santo Jesús en toda su gloria, entonces los pecadores, de rostro endurecido por la desvergüenza, serán humillados. . .

Muchos impíos se consuelan ahora pensando que su pecado no es conocido, que ningún ojo humano les ha visto; pero en aquel día los más secretos e íntimos pecados de cada uno serán sacados y llevados a la luz. . .

 

¡Cómo debierais temblar y caer cubiertos de vergüenza, oh hombres impíos que os introducís hipócrita-mente en las congregaciones!

                       (Roberto M. McCheyne)