los nuevos

judaizantes

 

Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”(Hebreos 8:13)

 

Son más de 300.000 en el mundo y su origen se remonta a la Inglaterra del siglo XIX. Los llamados judíos mesiánicos aceptan a Jesús de Nazaret como el Mesías, pero juntamente con Él incorporan un pesado bagaje tomado de los tipos y sombras del Antiguo Testamento con el que pretenden realizar e iluminar la fe y práctica de los creyentes del Nuevo Testamento. Aunque divididos en distintas denominaciones y teologías, presentan un frente común con el que se enfrentan a la cristiandad tradicional que, según ellos, ha traicionado la esencia del cristianismo primitivo, convirtiéndolo en otra cosa. Al igual que tantos otros movimientos recientes, propugnan una vuelta a los orígenes, pero esos orígenes no tienen tanto que ver con la realidad cristiana del siglo I como con los símbolos que la precedieron en siglos anteriores.

 

Los judíos mesiánicos de habla hispana utilizan como base escrituraria el llamado Código Real (*), una versión del Nuevo Testamento que se presenta como “Traducción realizada de los manuscritos hebreosy arameos más antiguos a la luz del pensamiento hebraico del primer siglo”, y que ya en 2006 César Vidal calificaba de “una verdadera estafa científica, intelectual y espiritual que sirve de cobertura para algunas de las herejías más peligrosas de la Historia del cristianismo y que no resulta mejor que la Versión del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová”. Entre las razones esgrimidas por dicho autor están: “La primera es porque el Cristo que presenta no es el de la Biblia sino otro “cristo” desprovisto de su Deidad y reducido a simple rabino ben Josef o hijo de José; la segunda porque el Evangelio que encontramos en sus páginas no es el Evangelio de la gracia de Dios que aparece en la Biblia sino otro Evangelio muy diferente de salvación por obras; la tercera porque la esperanza cristiana es sustituida por el punto de vista psicopaniquista del adventismo divulgado posteriormente por los Testigos de Jehová entre otras sectas, y la cuarta, porque, para remate, todos los supuestos argumentos en favor de la traducción esgrimidos por el autor son una absoluta falsedad cubierta de ignorancia verborreica”.

 

Está claro que la Historia se repite y que confirma la aguda percepción de Spurgeon: “Tened la seguridad de que no hay nada nuevo en teología excepto lo que es falso; y que los hechos de la teología son hoy lo que eran hace 1800 años”. Hay siempre, sin embargo, cristianos nominales que se empeñan en efectuar la acrobacia teológica de intentar volver a la prístina pureza del cristianismo del primer siglo por el tortuoso camino de regreso a alguna deformación posterior de la fe cristiana ocurrida en cualquier siglo anterior al actual.

 

El caso que nos ocupa es, probablemente, el más claro exponente de la falsedad de este tipo de “retroherejía”, ¡pues se encuentra claramente denunciado en las páginas mismas del Nuevo Testamento! Tanto en Hechos de los Apóstoles como en varias epístolas (especialmente Gálatas y Hebreos), el fenómeno del movimiento judaizante se encuentra expuesto, juzgado y condenado en los términos más claros y rotundos. Pablo llegó a enfrentarse al mismísimo apóstol Pedro con esta dura interpelación; “Si tú siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿por qué obligas a los gentiles a vivir como judíos?" (Gálatas 2:14). Estos nuevos judaizantes, sin embargo, no tienen reparos en enfrentarse al apóstol de los gentiles y nos confrontan con las bondades de las celebraciones judaicas del “shabbat”, la fiesta de los Tabernáculos o la Pascua : ¡y encima nos quieren hacer creer que eso formaba parte del estilo de los cristianos primitivos! Aunque sean gentiles, adoptan el nombre de “judíos” mesiánicos y quieren obligarnos a “vivir como judíos”.

 

Probablemente, uno de los atractivos de este movimiento sea el hecho de propugnar prácticas que fueron divinamente inspiradas en el Antiguo Testamento y no humanamente inventadas en tiempos recientes. Pero cuando esas “sombras” se contemplan a la luz del Evangelio se las ve como “cosas débiles, inútiles y elementales, a las cuales deseáis volver a estar esclavizados de nuevo” (Gálatas 4:9), como les reprochaba Pablo a los gálatas.

 

La adoración neotestamentaria no es ni en “este monte” ni en “Jerusalén”, sino en espíritu y en verdad” (Juan 4:24). ¡Qué patético, pues, resulta, ver a estas personas peregrinara una Jerusalén física, para ver la “Tierra Santa” y celebrar ritos que eran meros tipos y símbolos de las realidades espirituales que disfrutamos tras la consumación de la obra de Cristo! Son los nuevos judaizantes que han venido para quedarse, ¡aunque tengan que enfrentarse al mismísimo apóstol Pablo!

 

Querido hermano, qué gran privilegio tenemos los verdaderos cristianos por haber sido “justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de (la)ley” (Gálatas 2:16), por gozar de la libertad (con) que Cristo nos hizo libres” (Gálatas 5:1) y haber sido librados de “un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar” (Hechos 15:10). Mantengámonos, pues, firmes en esta alta posición que Cristo nos ha otorgado en los lugares celestiales” (Efesios 2:6) y no regresemos jamás por el tortuoso camino por el que Dios condujo a su pueblo de antaño para llevarlos “al monte Sión y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a las miríadas de ángeles” (Hebreos 12:22).

                                                     D. C.  

(La ilustración es un fragmento del cuadro "Judíos",del pintor

linense José Cruz Herrera -1920/1972)

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

Inutilidad de las obras para la salvación

(El trágico engaño de la religión romana)

"Todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia" (Isaías 64:6).

 

La historia refiere de un general romano que después de haber prestado grandes servicios a la república, fue acusado de un delito capital. Confiado en sus méritos, se presentó muy animoso y  tranquilo  ante el Senado; y  mostrando a los jueces las gloriosas y múltiples heridas que había recibido en defensa de la patria, exclamó:  ¿Es posible que servicios tan eminentes, que acciones tan valientes, que heridas tan honrosas queden borradas por un solo delito?

 

Muchos religiosos sinceros, a semejanza de aquel general romano, se han presentado, se presentan y se presentarán muy confiados ante el tribunal de Dios; apoyados en una larga lista de buenas obras y de acciones religiosas y morales que consideran válidas para obtener la anhelada salvación de sus almas.  ¡Cuánta desesperación, cuánto dolor, cuántas lágrimas al comprobar que se encuentran ante la justicia de Dios con las manos vacías¡  Esa es la trágica consecuencia del pecado en la vida del hombre caído. Entonces muchos hombres se preguntarán inútilmente: ¿Es posible que tanto bien quede olvidado por causa de algunos pecados y transgresiones? Sí, porque según la voluntad de Dios las obras no significan nada en cuanto a la salvación: solo la fe en la perfecta obra expiatoria de Cristo tiene validez para la reden-ción del pecador sin esperanza. Bien que lo expresa el apóstol Pablo:"Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios" (Efesios 2:8). 

El mismo Jesús abre el camino a la vida eterna a través de su Palabra: "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24).

Él nos dejó palabras de esperanza frente al dolor y desesperación de Marta : "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25).

(J.Mª V.M./Inspirado en un texto de 1862)

     La presencia de Dios debe ordenar                      nuestra manera de vivir 

Al alma a la que Dios se manifiesta y le da el deleite de su presencia, está obligada a demostrar fidelidad a Él. No debe involucrarse en ningún negocio que no corresponda a la vocación recibida  o a una necesidad obvia. Debe desempeñar sus negocios sin preocuparte en cuanto a la continuación de los mismos, con la intención solamente de cumplir la voluntad de Dios, voluntad que obra tanto en un aparente mal como en un bien.

 

Debe ocuparse más en Dios que en las criaturas, y creer que no hay ejercicio , más importante y excelente que el de guardar la unión con el Dios presente. A Él debe la complacencia. Agradar al hombre lleva a la distracción y nos aleja de Dios.

 

El alma que está en Dios debe sujetarse al orden y a la providencia, y aceptar con voluntad la pobreza, la miseria, el abandono y el sufrimiento de toda índole. Tampoco debe buscar carnalmente la liberación de ello, sino más bien gozarse de que la propia presunción sufra una quiebra. Como Pablo debe gloriarse en las debilidades (2ª Corintios 12:9-10).

          (Johann v. Bernières-Louvigni)