La gracia:

fundamento

o edificio

 

Tanto en el plano físico como en el espiritual, tan inútil resulta construir un edificio sin cimiento que un cimiento sin edificio. El primero, porque acaba derrumbándose; y el segundo, porque no cumple su función.

Muchos lectores estarán de acuerdo en que, doctrinalmente hablando, la gracia es el mejor fundamento que podemos poner: esa gracia que procede del propósito electivo del Padre, que se realiza por medio de la obra sustitutiva del Hijo y que es aplicada irresistiblemente por el Espíritu. En última instancia, no solo es el mejor fundamento sino el único: «Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto…» (1 Corintios 3:11 LBLA).

El problema, sin embargo, es que, sobre este magnífico cimiento, muchos edifican «madera, heno, paja» (v. 12), que es como si no edificaran nada, pues —como dice Pablo— «si la obra de alguno es consumida [por el fuego], sufrirá pérdida» (v. 15). Lo único que les queda al final es su propia salvación personal, pues serán salvos «aunque así como por fuego» (v. 15).

Debido a esto, algunos pueden llegar a renegar aun del cimiento, echándole la culpa del mal resultado de su labor. Y otros aprovecharán para justificar su «libre albedrío» o su legalismo, arguyendo que obtienen mejores resultados.

Tanto unos como otros están equivocados, pues «el sólido fundamento de Dios permanece firme, teniendo este sello: El Señor conoce a los que son suyos…» (2 Timoteo 2:19 LBLA). El problema reside en que lo que se edifica sobre el fundamento de la gracia en esos casos no tiene nada que ver con la gracia. En otras palabras, la gracia no es solo el fundamento sino también el edificio mismo.

No son pocos los que han errado pensando que, por suscribir una determinada confesión, o definirse con una determinada etiqueta o mencionar de vez en cuando ciertas doctrinas, iban a construir un magnífico edificio. No se percataron de que los materiales debían estar en consonancia con el cimiento.

¿Cómo, pues, se construye con gracia sobre el fundamento de la gracia? Ante todo es necesaria una experiencia personal y profunda de la gracia. No es suficiente una aprehensión intelectual de la gracia o esgrimir nuestra personal dialéctica sobre la misma. Pero, además, una vez experimentada la gracia, esta debe empapar todo lo que somos y hacemos: nuestra vida devocional, nuestro andar diario, las relaciones con los demás, la vida de iglesia, nuestras oraciones públicas, nuestra predicación, el servicio cristiano, la evangelización, etc. En otras palabras, la gracia no consiste simplemente en uno o más puntos doctrinales, sino en una vivencia de esos puntos que se siente y se expresa, «pues de la abundancia del corazón habla la boca» (Mateo 12:34). Según el paradigma que nos muestra Lucas, la gracia debe ser «visible» (cf. Hechos 11:23).

Es triste contemplar ministerios que, teniendo un claro fundamento de gracia, edifican con materiales legalistas, humanistas, decisionistas, moralizantes, manipuladores, carnales. Nos imaginamos al apóstol Pablo diciéndoles: «¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a terminar ahora por la carne?» (Gálatas 3:3 LBLA). Esta gran dicotomía, esta flagrante incoherencia no puede edificar nada sólido ni duradero.

Quizá nos preguntemos a qué se debe semejante fenómeno. Ante todo, tenemos que decir con Jeremías: «Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?» (Jeremías 17:9 LBLA). Pero hay más. La gracia no es una planta que crezca espontáneamente en nuestros depravados corazones; de los diez leprosos que fueron sanados, solo uno «se volvió glorificando a Dios en alta voz» (Lucas 17:15 LBLA). El fariseo que subió al Templo a orar se gloriaba de no ser como los demás. Los judíos del tiempo de Cristo recibían gloria los unos de los otros, y no buscaban la gloria que viene del Dios único (cf. Juan.5:44). Así somos por naturaleza y, a menos que nos dejemos moldear constantemente por la gracia, volvemos una y otra vez a nuestra tendencia natural tan ciertamente como el perro vuelve a su vómito.

La desviación de la gracia es tan sutil e imperceptible que frecuentemente necesitamos hacernos un chequeo espiritual para detectarla. Hay tres elementos clave cuyo descuido manifiesta nuestro índice de desviación: la exaltación de Dios, la humillación del hombre y la centralidad de Cristo. Cuanto más evidentes sean estos elementos en nuestra vida y obra, tanto más cerca estaremos del fundamento de la gracia. Por el contrario, cuanto más nos alejemos de ellos, más debe preocuparnos nuestro estado espiritual.

Querido hermano, si has descubierto el fundamento de la gracia, alaba al Señor por ello, pues aun eso lo debes a la pura gracia de Dios. Pero no olvides que, por esa misma razón, tienes el deber y el privilegio de sobreedificar para la gloria de Dios. Resiste la tentación de volverte a «otra vez a las cosas débiles, inútiles y elementales» (cf. Gálatas 4:9) a las cuales tendemos a esclavizarnos una y otra vez. Toma buena nota de la advertencia de Pablo: «De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis ser justificados por [la] ley; de la gracia habéis caído»  (Gálatas 5:4 LBLA); y cualquiera que sea tu interpretación de estas palabras, recuerda que cualquier desviación de la gracia es una desviación de Cristo: con todo lo que esto conlleva. (Tomado de “La Cueva de Adulam”) 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                       El honor de Dios

El honor de Dios sigue siendo el asunto más importante de esta vida. Y está siendo pisoteado en este mundo moderno, sobre el cual él, a pesar de todo, es misericordioso, sí, pero sobre el cual él también gobierna enviando sus juicios. Todo esto debería hacer  que nos conmoviéramos.  El especta-culo de ver a la Iglesia del Señor Jesucristo presa de la confusión y el error debería hacer que nos consumié-ramos. El Señor Jesucristo ganó a su Iglesia al precio de su inmaculada sangre, de incalculable e infinito valor. Él merece, por tanto, reinar sobre una Iglesia visible conforme a las ordenanzas que él ha establecido y que proclame la verdad que él ha revelado.

Esta, y no otra, es la necesidad de la Reforma de la Iglesia, ayer y hoy.

(Texto: Jorge Ruiz /Ilustración: Fragmento obra de Sébastien Bourdon-Museo Hermitage)

           Nuestra reverencia hacia Dios

Que la sangre de Cristo nos haya limpiado de todos nuestros pecados, no debería disminuir nuestra reverencia hacia Dios, sino más bien aumentarla. La obra redentora de Cristo es una clara indicación de que nuestro Dios  no toma el pecado con ligereza. De ahí la solemne reverencia del autor de la Epístola en el vers. 25: "Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháramos al que nos amonesta desde los cielos" (Heb. 12:25). 

A la luz de esta realidad, el autor nos advierte en los versículos 28 y 29: " Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor".

 

Los creyentes del nuevo pacto poseen una percepción más clara de la santidad de Dios que los santos en el antiguo; ellos saben ahora que, por causa de sus pecados, Dios envió a su propio Hijo a derramar su sangre en la cruz, pues de otro modo nadie habría podido ser salvo; consecuentemente, los creyentes del nuevo pacto deberían experimentar una reverencia más profunda cuando se acercan a ese Dios en adoración.     (Sugel Michelén)