La cara oculta del libro “EL HEREJE” (vista desde la óptica de un lector protestante).

    

     Siempre resulta agradable y estimulante el recibir un libro como regalo. En esta ocasión lo fue doblemente por dos motivos muy señalados: el primero de ellos, por provenir dicha atención de una persona muy amada en el Señor; y en segundo lugar por tratarse de una obra por la que sentía un interés muy especial desde su aparición en las estanterías: El hereje, del conocido -y justamente reconocido-escritor pucelano Miguel Delibes. El interés despertado se debía en gran parte al sugerente título que hacía presagiar un interesante y sustancial contenido. Nada más lejos de la realidad, estimados lectores. Debo confesar que, después de dedicarle una atenta y reposada lectura, he llegado a la conclusión –a pesar del sincero aprecio que me merece la dilatada obra de Miguel Delibes Setién- de que he tenido en mis manos una consciente y tendenciosa apología contra la Reforma y sus seguidores (evidentemente, mis hermanos amados en Cristo). Es El hereje un tratado hábilmente trabajado en su fondo y en su forma, con la única intención de ridiculizar y empobrecer la indiscutible grandeza espiritual de unos hombres y mujeres que fueron vilmente tratados por una sociedad oscurantista e idólatra, presa de la superstición y el fanatismo, que -instigada por un clero corrupto, cruel y ambicioso- daba su mejor mano a una déspota monarquía que sanguinariamente decía defender la pureza del Evangelio, no teniendo otro método que el de extender la sangre y las cenizas de sus más nobles y fieles hijos por toda nuestra amada España. Siglos después, las desoladoras consecuencias de aquellas tenebrosas páginas de nuestra Historia -que suponíamos olvidadas y enterradas en el vetusto y frío panteón escurialense- parecen emerger como ráfagas de gélido viento que azota la memoria de aquellos que aún sueñan con un imperio ya felizmente fenecido y enterrado para siempre. 

     El autor utiliza, sutil y hábilmente, un personaje central de ficción, Cipriano Salcedo, al que mezcla con señaladas personas que sí vivieron realmente la Reforma española de siglo XVI. A partir de aquí, entreteje un ingenioso entramado histórico, social y religioso de carácter urbano y periférico. Pero es detestable que, siendo oriundo de Valladolid, Miguel Delibes haya emponzoñado el testimonio de una de las más ilustres y señeras familias de la ciudad del Pisuerga que abrazaron la Reforma: los Cazalla. De paso, mancha a Carlos de Sesso, Antonio de Herrezuelo, Domingo de Rojas y una extensa lista de víctimas intachables que dieron sus vidas en prueba de su fe genuina y verdadera en aquel aciago y siniestro año de 1559.

 

     Y, en cuanto a la despiadada y grotesca manera con la que trata al mayor de los Cazalla, el Dr. Agustín de Cazalla, no tiene paliativo alguno. Todos los cristianos reformados sabemos de sus últimos momentos, de su difícil enfrentamiento a la terrible tortura inquisitorial y, posteriormente, al crepitar de las llamas y a la terrible agonía que precedió a su muerte. Pero también sabemos de su fiel y valiente trabajo para la causa del Evangelio de la gracia de Dios. A causa de su incansable testimonio, muchos corazones abrazaron la fe de Jesucristo, salvando sus almas del fuego eterno, “aquel que no puede ser apagado” (Mc. 9:45). De esta omisión, no podemos culpar al escritor, ya que posiblemente se encontrara -imaginariamente, claro- en las filas de aquellos que aportaron con solicitud entusiasta sus haces de leña ante tan preclaras figuras de la Reforma española.

 

      Sin encono alguno, debo confesar -respetando la reconocida talla literaria del Sr. Delibes, que no está siendo cuestionada, ni lo podrá ser debido a su brillante trayectoria- que esta novela -a la que por cierto, le ha sido concedido uno de los más importantes premios de las letras en España- roza lo sarcástico y vulgar, decepcionando por su pobre narrativa, a trechos monótona y amanerada.

Sorprende, al mismo tiempo, en una obra que ha sido comercializada con grandes pretensiones de ventas -basta con observar su espectacular difusión- ver a un Delibes dominado por los más sombríos de los arquetipos españoles: la innata intolerancia y despecho hacia todo lo que no represente el rancio y ancestral nacional catolicismo de siempre, recordándonos en otro orden a Menéndez y Pelayo y su particular Historia de los heterodoxos españoles, su posible fuente. 

Personalmente,utilizando el derecho a discrepar, debo manifestar que no me agrada su artificial y pueril manera de describir un cuadro histórico que supuso una trascendente experiencia en la vida religiosa, política y social de nuestro país. Como tampoco considero apropiado el tono frívolo y lascivo que se respira en algunas escenas del libro de referencia; no llegando a conseguir, pese a emplear todos sus recursos acumulados, la adecuada atmósfera para situar unos sucesos que, por dolorosos y cruentos, además de injustos, conmovieron a la sorprendida Europa de entonces.

 

Es comprensible, estimados lectores, que después de todo lo expuesto en la presente reseña sobre la novela El hereje, no recomiende la compra y lectura del citado título; aunque sí me atrevería a sugerir al autor del mismo (*) una obra perfecta y santa que nadie ha podido superar en verdad y pureza: la Santa Biblia, la Palabra de Dios para el hombre. Ella le enseñará a comprender las sublimes motivaciones que llevaron a muchos cristianos de todos los tiempos -incluidos los mártires de Valladolid- a dar sus vidas en fragante ofrenda por amor a Jesucristo. ¡Oh que gran diferencia existe entre arder en las hogueras de la Inquisición, dando fiel testimonio de fe en Jesucristo, y arder en el fuego del castigo eterno (Jud. 7)!

 

(*) Este artículo fue publicado en la revista Nueva Reforma (núm. 50) con anterioridad al fallecimiento del Sr. Delibes Setién.

                                                                        

                                                (Jesús Mª Vázquez Moreno)

 

Direcciones web de interés:

 http://vallisoletvm.blogspot.com.es/2010/01/los-autos-de-fe-de-1559-el-proceso-de.html

 

http://saavedrafajardo.um.es/WEB/archivos/LIBROS/Libro0779.pdf

(leer especialmente, por su interés, las páginas 283-346)

 

http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=bio_cazalla&lang=spa

 

http://historiaevangelicacazalla.blogspot.com.es/ (muy interesante)

 

http://es.scribd.com/doc/16924726/Reforma-Protestante 

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

"¿Quién de vosotros, queriendo edificar una casa, no se sienta primero y calcula los gastos?" (Lucas 14:28)

 

"Vivimos tiempos muy extraños (*). Los acontecimientos se suceden con extraordinaria rapidez. Nunca sabemos "lo que el día nos traerá", ¡cuánto menos lo que nos traerá el año! En nuestros días se hace gran profesión de religiosidad. En muchas partes del país la gente expresa vivo deseo de seguir un curso de vida santo y un grado más alto de espiritualidad. Es muy común ver como la gente recibe la Palabra con gozo, pero después de dos o tres años se aparta y vuelve a sus pecados. Y es que hay muchas personas que no consideran lo que cuesta ser un verdadero cristiano y un creyente santo.

       Nuestros tiempos requieren de una manera muy especial el que nos paremos a considerar el coste y el estado espiritual de nuestras almas. Este tema debe preocuparnos. Sin duda, el camino de la vida eterna es un camino delicioso; pero sería locura, por nuestra parte, cerrar los ojos al hecho de que se trata de un camino estrecho y de que la cruz viene antes que la corona. . .

       No cuesta gran cosa ser un cristiano de apariencia. Sólo requiere el que una persona asista dos veces a los cultos del domingo y que durante la semana sea medianamente moral. Este es el "cristianismo" de la vasta multitud de nuestro tiempo. Se trata, pues, de una profesión de fe fácil y barata; no implica abnegación ni sacrificio. Si esto es el cristianismo que salva y el que nos abrirá las puertas de la gloria al morir, entonces no habrá más remedio que alterar la descripción del camino de la vida eterna y decir: "¡Ancha es la puerta y amplio es el camino que conduce al cielo!".                    (Juan Carlos Ryle)

(* ) Se escribió en el siglo XIX.

                  ¡La soberanía de Dios!

¿Qué queremos decir con esta expresión? Queremos decir la supremacía de Dios. que Dios es Rey, que Dios es Dios. Decir que Dios es soberano es declarar que es el Altísimo, el que hace todo conforme a su voluntad en los huestes de los cielos y entre los habitantes de la tierra, de modo que nadie puede detener Su mano ni decirle: ¿Qué haces? (Daniel 4:35). Decir que  Dios es soberano es declarar  que es el Omnipotente, el Poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra, de modo que nadie puede frustrar Sus consejos, impedir Sus propósitos, ni resistir Su voluntad (Salmo 115:3). Decir que Dios es Soberano es declarar que "se enseñoreará de las gentes" (Salmo 22:28), levantando reinos, derrumbando imperios y determinando el curso de las dinastías según le agrada. Decir que Dios es soberano es declarar que es el "solo soberano", Rey de reyes, y Señor de señores" (1ª Timoteo 6:15). Tal es el Dios de la Biblia".         

 (Del libro "La soberanía de Dios", de A.W. Pink)

       La gran ocupación del ministro

La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda perecer, es el gran instrumento  que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios, por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea!  ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Ésta fue la gran obra de Pablo y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por  todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!"

                          (R.M. McCheyne)