La antipatía de los protestantes en

España

 

Patrocinio Ríos Sánchez

(laopiniondezamora.es)

 

Las encuestas señalan a los seguidores de la Reforma como  los más rechazados por detrás de judíos y musulmanes.

Según una encuesta realizada por el Gobierno en 2010, los protestantes son el tercer grupo religioso con más antipatía en España (22,5%), superado por judíos (26,2%) y por musulmanes (39,7%).Menos antipáticos resultan los ortodoxos (15,4%) y los católicos (9,4%). (La Razón, 9 de septiembre de 2010, p.32).La antipatía o animaversión hacia los protestantes nace con la Reforma. 

Política y religión

En efecto, desde el siglo XVI ha sido una tarea de las autoridades políticas y religiosas la represión y la desconsideración de estos “herejes” protestantes. A Lutero se le consideró hasta el Vaticano II como hereje y cismático, y lo continúa siendo para muchos. Las guerras de Carlos V contra los protestantes y los autos de fe de su hijo Felipe II crearon una disposición contraria que corría en paralelo reforzado a la de la Iglesia católica. Desde entonces no ha habido leyes que amparasen su vida y derechos religiosos libremente hasta la Constitución de 1869, cuya vigencia fue efímera y sus efectos, por tanto, pasajeros. Vino luego una época de tolerancia con la Constitución de 1876 que permitía la celebración privada de cultos. La Segunda República volvió a renovar la protección jurídica en una nueva Constitución que garantizaba la libertad religiosa. Otro breve periodo que, como en el Sexenio Democrático, tampoco fue suficiente para que calase en la mentalidad española una actitud de consideración no discriminatoria. El Régimen de Franco sometió de nuevo a la sombra existencial a los protestantes hasta la apertura a una nueva realidad que trajo la Ley de Libertad Religiosa 4/67 o Ley Castiella en 1967, que venía precedida por el espíritu integrador del Concilio Vaticano II. En la época democrática, la Constitución de 1978 y la posterior regulación mediante los Acuerdos con el Estado en 1992 no parecen motivo suficiente para modificar en un tercio de siglo de libertad una tradicional actitud represiva y desfiguradora.

Junto a las leyes discriminatorias y los intereses políticos espurios actúan los poderes eclesiásticos. La Compañía de Jesús, la Contra-Reforma y el Concilio de Trento con sus dictámenes e imposiciones reguladoras del arte y la vida religiosos han contribuído a forjar también conductas y figuraciones. De hecho, la festividad del Corpus Christi y las procesiones de Semana Santa son celebraciones antiprotestantes impulsadas por el Concilio de Trento y que se repiten anualmente, aunque en la memoria de la sociedad haya perdido ya su esencia natural originaria. La fiesta del Corpus celebra la afirmación de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, en contra de la teología protestante.

La bárbara Tarasca toledana, ese dragón mostruoso que se pasea en la festividad del Corpus Christi, significa el demonio y lleva sobre sí una muñeca, la Tarrasquilla, que representa a Ana Bolena, causante del cisma anglicano: el protestantismo? a lomos del demonio. El púlpito, los catecismos y los libros de texto no dejaban de remachar su ideología exclusivista de manera que se llegó a establecer una ecuación entre español y católico. Romper esa igualdad era una cuestión de honor que ejemplifican los hermanos conquenses, Juan y Alonso Díaz a mediados del XVI (Américo Castro, De la edad conflictiva).

 

Sociedad

La vida real no desmentía algunas de estas conductas de extrañamiento que, pese a todo, van en progresivo declive. En 1892, damas de la nobleza no cesaban de reclamar al Presidente del Gobierno que impidiera la apertura del templo protestante de la calle de Beneficencia de Madrid, y todas las diócesis españolas lanzaron una campaña encaminada al mismo fin. Eso motivó a Clarín a escribir un palique titulado “Dialogo edificante entre la reprobada Capilla evangélica de Beneficencia y la inacabada Catedral de Covadonga que pone de manifiesto la insensatez sociorreligiosa española”. El primer obispo de esa Iglesia Española Reformada, Juan Bautista Cabrera, fue infamado hasta extremos que hoy al leer las calumnias nos sonrojamos.

El P. Cayetano Fernández compuso en 1869 unos Cánones caprinos, que vejaban el carácter, la moral y la doctrina reformada que seguían Cabrera y su grey, entonces en Sevilla. Uno de muestra: “Para ser simple cabra es suficiente/ el ser tonto, menguado o inconsciente”. En la romerías que celebraban los tafalleses (Navarra) se cantaba una canción contra él y el protestantismo de la que saco estos dos versos: “Abajo el protestantismo/muera Cabrera con él”.

 

En otros lugares fuera de Madrid, en Estribela, pueblo cercano a Marín (Pontevedra), se produjo un tumulto fanático antiprotestante. Una turba apedreó el edificio y posteriormente llegó a rociar gatos con petróleo para prenderles fuego y arrojarlos al interior dela capilla en la que se estaba celebrando el culto de inauguración; pero, al aparecer, los torturados animales se volvían contra los instigadores. Otros muchos episodios distribuidos por la geografía española se podrían contar en los años de la primera posguerra sobre todo: “Abajo Lutero y su familia”, rezaba un letrero que flanqueaba la puerta del salón de cultos protestante de Figueras (Girona); en la puerta, “Viva el Papa”; y al otro lado, “Guerra al protestante. Id a Inglaterra. No os queremos”. Yo he tenido un alumno en los años ochenta que identificaba el ateísmo con el protestantismo, y he visto por entonces también a señoras en Madrid que al pasar ante una capilla evangélica se santiguaban como un signo de protección ante los eventuales espíritus malignos que pudiesen anidar “en ese antro de perversión”.

 

Literatura  

 Los testimonios sobre protestantes que ofrece la literatura de ficción son explicados igualmente al reflejar muchas de esas conductas o inspirarse en ellas. La mayoría de ellos servía para calumniar.

 

 

(Grabado de arriba: Atilano Coco, pastor protestante

bárbaramente asesinado por los franquistas en 1936).

 

                                                               Siguiente...2 ,3

Para leer artículo completo haga click en:

http://www.laopiniondezamora.es/opinion/2010/10/19/antipatia-protestantes/471119.html

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      LA VERDADERA UNIDAD EXISTE

"...solícitos en guardar la UNIDAD DEL ESPÍRITU en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

 

La verdadera unidad existe. La cuestión

es: ¿Quién puede producir esa unidad? Y la respuesta es que sólo el Espíritu Santo puede producir tal unidad. Eso fue lo que ocurrió en Pentecostés. Como resultado del bautismo con el Espíritu Santo, no solo predicaron aquellos cristianos primitivos codo con codo un mismo mensaje de salvación, sino que además "se añadieron aquel día como tres mil almas" (Hechos 2:41). Y podemos asegurar que  aquellas almas eran verdaderas "piedras vivas" y no meros elementos decorativos en una estructura vacía. En otras palabras, para alcanzar la meta de la unidad entre cristianos . . . es imprescindible la vigorosa acción del Espíritu Santo produciendo un verdadero temor de Dios y un intenso anhelo por su gloria. Un mero sentimiento intelectual a una determinada ortodoxia no es suficiente. Ya tenemos demasiado cadáveres eclesiásticos constituidos por ese material, demasiados valles de huesos secos. Solo el soplo del Espíritu puede formar un cuerpo vivo y vitalizador.

 

Querido hermano, si anhelas ver al pueblo de Dios unido alrededor de un proyecto, una visión o una causa común, no te dejes engañar por el espejismo de Babel ni te conformes con la bendición de Adulam. Elévate a Pentecostés, busca que el Espíritu sople sobre los huesos secos, que su fuego consuma toda la escoria de nuestros apaños, maniobras y estrategias. Imbúyete del espíritu del Maestro, quien dijo: "No recibo gloria de los hombres" (Juan 5:41), y de su siervo Pablo, quien dejó claro que no buscaba "gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros" (1ª Tesalonicenses 2:6).    (D. C. M.)

El Evangelio de la gracia soberana de Dios  (Carlos Haddon Spurgeon)

 

Habiéndose  observado, con evidente preocupación, cuán grande es el rechazo generalizado de muchos hacia la doctrina de la gracia soberana de Dios, incluimos estas breves líneas del reconocido siervo de Dios  C.H.Spurgeon sobre tan transcen-dente  tema:

"Si algo es aborrecido enconadamente es el verdadero Evangelio de la gracia de Dios, especialmente si esa odiosa palabra "soberanía" se menciona al mismo tiempo. Atrévanse a decir: "Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compa-dezca" (Romanos 9:15), y habrá furiosos críticos que les insultarán descomedida-mente. El religioso moderno no sólo aborrece la doctrina de la gracia soberana, sino que despotrica y se enfurece con su sola mención. Preferiría que blasfemára-mos antes que predicáramos la elección por el Padre, la expiación por el Hijo o la regeneración por el Espíritu. Si quieren ver a alguien excitado hasta que lo satánico prevalezca claramente, dejen que algunos de los nuevos teólogos les oigan predicar un sermón sobre la libre gracia.

 

Un evangelio que sea según los hombres será bienvenido por los hombres, pero hace falta una operación divina en el corazón y la mente para que alguien esté dispuesto a recibir en lo más profundo de su alma este inaceptable Evangelio de Dios. 

Mis queridos hermanos, no traten de hacerlo agradable a las mentes carnales. No oculten el tropiezo de la cruz, no sea que la hagan vana. Los ángulos y las esquinas del Evangelio son su fuerza: recortarlos significa quitarles su poder.

La moderación no es el aumento de la fuerza sino su muerte. ¡Claro!, habrán notado que aun entre las sectas sus puntos distintivos son los cuernos de su poder; y cuando éstos quedan prácticamente omitidos, la secta decae. Aprendan, pues, que si quitan a Cristo del cristianismo, el cristianismo está muerto. Si quitan la gracia del Evangelio, el Evangelio desaparece. Si a la gente no le gusta la doctrina de la gracia, denle tanto más de la  misma".            (C. H. S./1890)