Opinión - Lista de temas >

 

¿Moderación o complicidad?

 

Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro” (Mateo 16:13)

 

La moderación es, sin duda, una virtud. Reprimir los excesos y los extremismos facilita las relaciones humanas y ayuda a crear un clima de diálogo y entendimiento que no puede por menos que resultar beneficioso. Pero, desgraciadamente, bajo el paraguas de la moderación pueden cobijarse una serie de actitudes acomodaticias, despreocupadas y aun cobardes que nada tienen que ver con la misma.

En ningún otro terreno es el concepto de moderación tan prominente como en el religioso. En esta época de proliferación de creencias y religiones en que nos ha tocado vivir, sólo se consideran aceptables las moderadas: las que no pretenden ser la única verdadera, las que dicen que todos los caminos llevan a Dios, las que buscan un ecumenismo sin distinciones doctrinales, las que no practican ningún tipo de proselitismo.

 

La paradoja es que el mundo secular no conoce ninguna clase de moderación a la hora de atacar la religión (la evangélica, por supuesto). Cuando se trata de denunciar, desprestigiar y aun calumniar la religión, no se tiene en cuenta a veces el más mínimo comedimiento.

 

       El cristianismo bíblico cree y predica la moderación. Nuestro Señor Jesucristo era “manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29) y exhortó a sus discípulos a que aprendieran de él esta virtud. Pero la mansedumbre y la humildad no deben entenderse como pasividad o pusilanimidad. Cristo no actuó con “moderación” cuando arrojó a los mercaderes del templo (Mateo 21:12-13), cuando llamó a los escribas y fariseos hipócritas y sepulcros blanqueados (Mateo 23:23,27) o cuando reprendió a Pedro llamándolo Satanás (Marcos 8:33).

 

       Hay circunstancias y situaciones que demandan lo que pudiéramos llamar una santa inmoderación: cuando la verdad está en la picota, cuando la Iglesia se ve acechada por diversos peligros, cuando la gloria de Dios está en juego o cuando el Evangelio es atacado y perseguido. Es en casos semejante en los que debe producirse una justa y fervorosa indignación que esté en consonancia con la gravedad de la situación. Y, como decía Spurgeon, no existe un fuego que sea moderamente caliente.

 

       El pueblo evangélico español, y en especial sus dirigentes, parecen haber entendido mal este asunto de la moderación. Lo que importa aquí es estar a bien con todo el mundo. No importa si se practica un ecumenismo encubierto a través de Ferede u otras entidades similares, o si se dejan las puertas abiertas para que el carismatismo divida nuestras iglesias. Lo contrario sería falta de moderación y altamente impopular.

 

       ¿Tan poco vale la verdad?; ¿tan poco importa la Iglesia?; ¿tan poco se estima la gloria de Dios? Sí, dirán muchos, hay que dar la debida importancia a estas cosas, pero con moderación. La verdad, sin embargo, es que hay ocasiones en que no se puede actuar con moderación. Una moderación que calla ante el mal, es pasiva ante el error y pasa por alto lo que deshonra a Dios, equivale a complicidad. Por el contrario, dice el apóstol Pablo: “No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas” (Efesios 5:11).

 

       Querido hermano, practica la moderación en todos los ámbitos de tu vida, pero no olvides que la moderación tiene un límite: la gloria de Dios. Cuando la gloria de Dios es puesta en entredicho, es tiempo de actuar con todo vigor y fervor. Ojalá pueda decirse de ti y de mí lo que se dijo del Señor: “El celo por tu casa me ha consumido” (Salmo 69:9).

 

                                                                                               ( D. C. M. )

                                                                        http://editorialperegrino.com

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      Todos necesitamos ser vivificados

"La vida es la más grande de todas las posesiones. Pasar de muerte a vida es sufrir el más grande de los cambios. Y no hay otro cambio que capacite al alma humana para entrar en el cielo.

 

No basta con una pequeña mejoría o una leve reforma; no basta con limpiar y purificar un poco; no basta con pintar y remendar para dar una nueva apariencia al exterior. Es preciso recibir algo completamente nuevo: una nueva naturaleza, un nuevo ser, un nuevo principio de vida, una nueva mente; eso y sólo eso será suficiente para las necesidades del alma humana. No basta con una nueva piel; necesitamos un nuevo corazón.

El bloque de mármol arrancado de la cantera y convertido en noble figura; el desierto transformado en hermoso jardín cubierto de flores; y el trozo de hierro trabajado hasta que llega a ser una diminuta pieza del reloj constituyen grandes cambios. Empero,  no son nada comparados con el cambio que ha de sufrir todo hijo de Adam, por cuanto aquéllos no son más que la misma materia bajo distinta forma. Mas el hombre necesita que se le injerte algo que hasta entonces no tenía. Requiere un cambio tan grande como el que representa pasar de un estado de muerte a uno a uno de vida; ha de convertirse en una nueva criatura. Las cosas viejas han de pasar y todas han de ser hechas nuevas. Debe "nacer de nuevo"; ha de nacer de lo alto, de Dios. El nacimiento espiritual es tan necesa-rio a la vida del alma como el natural lo es a la del cuerpo (2 Corintios 5:17; Juan 3:3).                      ( Juan Carlos Ryle)

      La grandeza de Cristo en relación

                          con la Iglesia 

" Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia" (Colosenses 1:18) 

Cristo es la Cabeza única de la Iglesia que es su Cuerpo. En ningún lugar de las Escrituras se hace mención de alguna otra en ningún sentido, ni literal ni figurado, ni visible ni invisible. No hay absolutamen-te nadie en quien Cristo haya delegado la facultad de ser Cabeza.

La dignidad de la  Cabeza  de la Iglesia está íntimamente relacionada con la resurrección y, en consecuencia, con la muerte de la cruz. "Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, quien además está a la diestra de Dios" (Romanos 8:34). Sólo Cristo murió. Sólo Cristo resucitó. Sólo Cristo ha sido dado como Cabeza a la Iglesia (Efesios 1:20-23).

"Para que en todo tenga la preeminen-cia". Cristo ostenta la primacía en todo lo que concierne a autoridad sobre la Iglesia. Sólo El es el Maestro y el Legislador, el Señor y el Juez."

  (Texto:José M. Martínez (1924-2016) /Ilustración: Obra de Rembrandt)