UNA ENFERMEDAD CONTAGIOSA

 

Y vino Naamán con sus caballos y con su carro, y se paró a las puertas de la casa de Eliseo” (2º Reyes 5:9)

 

¡Cuántos siervos de Dios hubiesen recibido personalmente al distinguido general Naamán con todos los honores para darle la bienvenida en la propia casa, aún estando muy enfermo por la tan temida lepra! Pero no así el profeta Eliseo que estaba delante de Dios, andando en su presencia. Este profeta particular ni siquiera se molestó en salir de su casa para saludar al general de las tropas de Siria. Comisionó a su siervo para que le dijese a Naamán: “Vé, y lávate siete veces en el Jordán”(v. 10). Éste se mostró molesto: “Qué le parece a este hombre? ¿Será ésta la piedad tan alabada que trata de convencerme para una fe nueva? Tal comportamiento me repele, y se alejó de ahí con ira”. Realmente, Eliseo estaba delante del rostro de Dios. De no ser así, hubiese recibido a este hombre ilustre con honores y dignidad. Muchos de nosotros hubiésemos caído presos en el placer humano, sentimiento que está en todos nosotros.

 

¡Oh vosotros, santos de los días pasados y héroes con virginidad espiritual, cuánto hacéis avergonzar a tantos predicadores y labradores modernos que trabajan en la viña del Señor con soberbia y egoísmo, y por esto sin fuerza! ¿No queremos volver a las raíces auténticas de unas vidas llenas de fe y obediencia?Ciertamente, Dios se manifestaría con la misma gloria de antes, y tal vez añadiría a ella. Pero primero es necesario que encuentre frascos íntegros que no tengan grietas o partes endurecidas que saltan al menor toque, pues sus dones no son para ser pisados en el lodo. Las vidas de Sansón y de Saúl -y muchas “eminencias cristianas” de estos días presentes- lo demuestran con claridad terrible. Hoy, el Espíritu de Dios tendría que decir lo mismo que antes: “Cuando Uzías se hizo fuerte, su corazón se enalteció hasta corromperse” (2º Crónicas 26:16).

 

¡Oh vosotros, siervos de Dios, en estas cosas se nos han de abrir mucho los ojos! Aquí se encuentran los obstáculos y peligros principales para los hijos de Dios más bendecidos. Si para un tal Pablo, en el camino de Damasco, fue necesario un verdadero quebranto para su conversión, y posteriormente “un aguijón en lacarne” que le mantuvo humilde cara a las revelaciones sublimes, ¡cuánto más necesitamos nosotros estos caminos de educación. Pablo consideraba todas las cosas como“estiércol, a fin de ganar a Cristo”(Filipenses 3:8).

 

En nuestros días, en el pueblo de Dios se ha expandido una enfermedad contagiosa: la pestilencia de lagloria humana. Este veneno diabólico penetra en casi todos los círculos cristianos, e intenta paralizar el servicio espiritual de los más fieles santos de Dios. Por esto: ¡Fuera!, veneno del diablo: Sentimiento de superioridad, soberbia, jactancia, fanfarronada, “dar testimonio” de sus éxitos y el orgullo de haber recibido tal don precioso o bendiciones, etc. Los hermanos que nos conocen se han dado perfecta cuenta de este contagio del veneno del infierno. Pero nosotros mismos estamos ciegos, y no nos damos cuenta que el Señor ya se ha apartado de algunos de nosotros hace tiempo.

 

Dios saca cuentas exactas de sus siervos: han de obedecer a sus preceptos. Es un Dios celoso que no da a ninguno su honor. “El que se gloría, gloríese en el Señor”(2ª Corintios 10:17). Dios sabe tolerar estas cosas a los “niños” en Cristo, pero a los experimentados siervos suyos lo cuenta como pecado grave. Sólo quiero recordar a Moisés cuando golpeó la roca en lugar de hablarle, tal como le fue dicho. ¿Y cuál fue la consecuencia? No pudo entrar en la tierra prometida.

 

El pueblo de Dios carece en gran medida del temor santo y tierno ante la presencia del Omnipotente y del Hijo ensalzado y glorificado. Innumerables hijos de Dios utilizan y pronuncian el santo Nombre de Jesús con gran ligereza (hasta en las reuniones de oración). Es verdad que se oye repetidas veces frases como”Oh querido Salvador” o “Mi amado Jesús” (por lo general, no quiero decir nada contra esta invocación), pero muchos deberían de hacerse antes esta pregunta: ¿Dónde está mi amor a Jesús? El que le ama de verdad guarda su Palabra, en ello consiste el sincero amor a Jesús. Todo lo demás es hipocresía y abominación para Él. En el culto, uno puede arroparse de sentimientos sublimes y cantar con manos levantadas: “Jesús me es, hoy y eternamente, más precioso que el mundo entero”. Y un poco más tarde, uno se irrita a causa de unas pocas monedas o pequeñeces. ¿Qué es esto? ¿No es una lastimosa hipocresía? ¡Fuera con esta palabrería! No, no me refiero al cántico hermoso que en sí está muy bien. ¡Fuera con la miserable vida que se centra en sí misma, y que está en discordia con las hermosas canciones! Hermanos, ¡volvamos a ser tan espirituales como nuestros cánticos!

 

¿Cómo es posible que tantos que se llaman creyentes lleven una doble vida? No pueden decir en verdad, y en todo momento, lo que confesó el profeta:“Vive Jehová, en cuya presencia estoy”(2º Reyes 5:16). Parece que uno se olvida de esta santa presencia de Dios, no permaneciendo en Jesús y en su Palabra. Pero, amados hijos de Dios, es necesario que lleguemos a este estado. ¿Por qué lo digo? Porque Dios lo quiere así y nos lo manda, y además Jesús lo preparó así. Pero es necesario que consintamos de una vez y lo asumamos. Hace ya mucho que Dios lo quiere, de otra manera no podríamos hacerle caso. Debes poner tu voluntad de corazón, y no sólo quedándote en el deseo. Tal vez objetes: “Pero Dios ha de obrar las dos cosas, tanto el querer como el hacer”. ¡Muy correcto! Esto es lo que Él quiere, porque es de su complacencia. Pero es necesario que tú consientas. Deja de resistirle y oponerte a Él, y tendrás fuerza. Dios te esta esperando. La obra de Jesús está consumada y abierto el camino; ¡entra, pues, confiadamente!

 

¿Qué tiene que ocurrir, hermano, hermana, hasta que comiences a creer de corazón en estas realidades e involucrarte en ellas? Vivir una vida en la presencia de Dios no sólo es posible para cada creyente sincero, sino que es lo único correcto y normal. Para ello nos fue dado el Espíritu Santo. Los hechos maravillosos de la redención deben llevar a cabo la obra en los que creen y ponen toda diligencia en una obediencia permanente.

¡Fuera con la miserable vida que se centra en sí misma!”

 

(Nuestra gratitud a la revista “FIRMES HASTA EL FIN”, de la cual ha sido tomado este edificante trabajo)

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

Inutilidad de las obras para la salvación

(El trágico engaño de la religión romana)

"Todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia" (Isaías 64:6).

 

La historia refiere de un general romano que después de haber prestado grandes servicios a la república, fue acusado de un delito capital. Confiado en sus méritos, se presentó muy animoso y  tranquilo  ante el Senado; y  mostrando a los jueces las gloriosas y múltiples heridas que había recibido en defensa de la patria, exclamó:  ¿Es posible que servicios tan eminentes, que acciones tan valientes, que heridas tan honrosas queden borradas por un solo delito?

 

Muchos religiosos sinceros, a semejanza de aquel general romano, se han presentado, se presentan y se presentarán muy confiados ante el tribunal de Dios; apoyados en una larga lista de buenas obras y de acciones religiosas y morales que consideran válidas para obtener la anhelada salvación de sus almas.  ¡Cuánta desesperación, cuánto dolor, cuántas lágrimas al comprobar que se encuentran ante la justicia de Dios con las manos vacías¡  Esa es la trágica consecuencia del pecado en la vida del hombre caído. Entonces muchos hombres se preguntarán inútilmente: ¿Es posible que tanto bien quede olvidado por causa de algunos pecados y transgresiones? Sí, porque según la voluntad de Dios las obras no significan nada en cuanto a la salvación: solo la fe en la perfecta obra expiatoria de Cristo tiene validez para la reden-ción del pecador sin esperanza. Bien que lo expresa el apóstol Pablo:"Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios" (Efesios 2:8). 

El mismo Jesús abre el camino a la vida eterna a través de su Palabra: "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24).

Él nos dejó palabras de esperanza frente al dolor y desesperación de Marta : "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25).

(J.Mª V.M./Inspirado en un texto de 1862)

     La presencia de Dios debe ordenar                      nuestra manera de vivir 

Al alma a la que Dios se manifiesta y le da el deleite de su presencia, está obligada a demostrar fidelidad a Él. No debe involucrarse en ningún negocio que no corresponda a la vocación recibida  o a una necesidad obvia. Debe desempeñar sus negocios sin preocuparte en cuanto a la continuación de los mismos, con la intención solamente de cumplir la voluntad de Dios, voluntad que obra tanto en un aparente mal como en un bien.

 

Debe ocuparse más en Dios que en las criaturas, y creer que no hay ejercicio , más importante y excelente que el de guardar la unión con el Dios presente. A Él debe la complacencia. Agradar al hombre lleva a la distracción y nos aleja de Dios.

 

El alma que está en Dios debe sujetarse al orden y a la providencia, y aceptar con voluntad la pobreza, la miseria, el abandono y el sufrimiento de toda índole. Tampoco debe buscar carnalmente la liberación de ello, sino más bien gozarse de que la propia presunción sufra una quiebra. Como Pablo debe gloriarse en las debilidades (2ª Corintios 12:9-10).

          (Johann v. Bernières-Louvigni)