Misericordia

 

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso”(Lucas 6:36) 

 

En nuestros días, estamos siendo testigos -y a veces copartícipes- de una preocupante falta de misericordia en las vidas de muchos creyentes de nuestras iglesias. Prevalece, egoístamente, una actitud extremista de autojusticia que ignora el amor y la misericordia emanadas de un genuina conversión. Estas columnas del carácter cristiano, junto a la verdad, nos identifica con la enseñanza del Señor en su Palabra y con su propio comportamiento hacia los ofensores y extraviados. El apóstol Pablo, asimismo, es pródigo en transmitir este consejo a la iglesia en sus escritos, recordándoles de paso la misericordia recibida de Cristo: “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados,de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia...De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto”(Colosenses 3:12-14).

Por considerar, pues, extrema y pertinente la necesidad de ser exhortados por el Señor, incluimos parte de un interesante trabajo publicado en el número 32 de la revista “Nueva Reforma”, al que rogamos accedan con solicitud y humildad de corazón:

 

Sin duda, nuestro Señor Jesucristo era consciente de tales tendencias de la humana naturaleza y, por ello, tras haber enfatizado la importancia de la justicia (“hambre y sed”) en la cuarta Bienaventuranza, pasa inmediatamente a la quinta a enseñar la necesidad de la misericordia. Bien sabía Él que un carácter domineado exclusivamente por el sentido de la justicia podía desembocar en posiciones rigoristas, draconianas y legalistas, tales como aquellas en que los fariseos habían caído (v.gr. Juan 8:1-11). Un carácter cristiano equilibrado, según el Maestro, incluye tanto la justicia como la misericordia, reflejando así el carácter del Padre, que Cristo nos presenta como paradigma del discípulo cristiano (Mateo 5:48), y que asume ambos conceptos (Salmo 89:14).

 

Positivamente, pues, los misericordiosos de quienes habla Cristo son, en primer lugar, aquellos que han experimentado la misericordia divina. En la parábola de los dos deudores (Mateo 18), se nos hace ver que el primero debería haber mostrado misericordia para con su consiervo por haberla experimentado él primero de su señor. De la misma manera, el cristiano puede y debe mostrar misericordia hacia sus semejantes en vista de la misericordia recibida ante “el trono de la gracia”(Hebreos 4:16). Sabe que, por su pecado, tiene una deuda tan grande con Dios que sólo una eternidad en el infierno la puede saldar, pero por la fe se apropia del pago que hizo Cristo en la Cruz y es perdonado. Entonces su corazón se llena de gratitud y por ello está dispuesto a perdonar a sus “deudores” (Mateo 6:12) y amar aun a sus enemigos (Mateo 5:44). La misericordia que Dios nos muestra a los creyentes es la compasión que Él tiene en su corazón ante el deplorable estado de miseria espiritual en que nos ha dejado el pecado(Mateo 9:36).” 

 

La palabra “misericordia” viene del latín (miseri =miseria y cordia= corazón). La misericordia que Dios nos muestra a los creyentes es la compasión que Él tiene en su corazón ante el deplorable estado de miseria espiritual en que nos ha dejado el pecado (cf. Mateo 9:36). Es la actitud que manifestó el Buen Samaritano hacia el hombre que había sido despojado y golpeado por los salteadores (Lucas 10:33). La misericordia se diferencia de la gracia en que ésta tiene que ver con la culpa del pecado, mientras que aquélla se refiere a las consecuencias del mismo. Pues bien, esta misericordia divina es la que informa, motiva, impulsa, fundamenta y posibilita la misericordia del cristiano.

Sin embargo, los misericordiosos de que habla el Señor no son sólo aquellos que han experimentado la misericordia de Dios, sino que también la manifiestan en sus relaciones con los demás: “Sed misericordiosos, así como vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:36). Esto lo expresan de distintas maneras.

Primero, mostrando compasión hacia aquellos que rechazan la salvación o actúan con impiedad. Esteban fue un buen ejemplo de esto: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado” (Hechos 7:60).

 

Segundo, no dándonos por ofendidos fácilmente. Alguien ha dicho que podemos ofender inconscientemente, pero que no podemos darnos por ofendidos inconscientemente. Santiago nos recuerda que “todos tropezamos (u, ofendemos) de muchas maneras” (Santiago 3:2)...Lo que caracteriza al creyente es su disposición a sufrir la injusticia, a ser defraudado (cf.1ª Corintios 6:7). Esto es ser misericordioso.

 

Tercero, no buscando la venganza. “Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios” (Romanos 12:19). La venganza es una reacción natural de los seres humanos, un sentido primitivo de justicia mal encauzado...Pero el creyente sabe que hay un “juez de toda la tierra", ante quien todos hemos de dar cuenta de nuestros actos. Por eso, la misericordia del cristiano no está en contra del ejercicio de la justicia, sino que remite el caso a Dios.

 

Cuarto, no actuando con legalismo. ..Es, otra vez, la antigua historia de la parábola de los dos deudores (Mateo 18:23-35). ¡Con qué gozo proclamamos haber sido liberados de la maldición de la Ley! ¡Y con qué rigor aplicamos esa misma Ley a quienes ofenden en lo más mínimo!

 

Quinto, soportando con paciencia a las personas difíciles. "Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo" (Gálatas 6:2). La Iglesia no es un club de personas unidas por su afinidad, sino una asamblea de lo más heterogéneo, unida no por intereses humanos comunes, sino por una común fe...La única fuerza capaz de mantener la unidad en ese conglomerado de temperamentos, culturas, edades y sexos es el vínculo del amor que se manifiesta en la misericordia.

 

Finalmente -y quizá lo más importante-. estando siempre dispuestos a perdonar. "Perdonándoos unos a otros, si alguno tuviere queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros" (Colosenses 3:13). Es imposible no pecar nunca, pero siempre es posible perdonar. Si Cristo nos ha perdonado nuestros pecados más abominables, entonces no hay pecadoque se pueda cometer contra nosotros que no podamos o debamos perdonar, no sólo "hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete" (Mateo 18:22). 

(Tomado de Nueva Reforma)

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

Inutilidad de las obras para la salvación

(El trágico engaño de la religión romana)

"Todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia" (Isaías 64:6).

 

La historia refiere de un general romano que después de haber prestado grandes servicios a la república, fue acusado de un delito capital. Confiado en sus méritos, se presentó muy animoso y  tranquilo  ante el Senado; y  mostrando a los jueces las gloriosas y múltiples heridas que había recibido en defensa de la patria, exclamó:  ¿Es posible que servicios tan eminentes, que acciones tan valientes, que heridas tan honrosas queden borradas por un solo delito?

 

Muchos religiosos sinceros, a semejanza de aquel general romano, se han presentado, se presentan y se presentarán muy confiados ante el tribunal de Dios; apoyados en una larga lista de buenas obras y de acciones religiosas y morales que consideran válidas para obtener la anhelada salvación de sus almas.  ¡Cuánta desesperación, cuánto dolor, cuántas lágrimas al comprobar que se encuentran ante la justicia de Dios con las manos vacías¡  Esa es la trágica consecuencia del pecado en la vida del hombre caído. Entonces muchos hombres se preguntarán inútilmente: ¿Es posible que tanto bien quede olvidado por causa de algunos pecados y transgresiones? Sí, porque según la voluntad de Dios las obras no significan nada en cuanto a la salvación: solo la fe en la perfecta obra expiatoria de Cristo tiene validez para la reden-ción del pecador sin esperanza. Bien que lo expresa el apóstol Pablo:"Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios" (Efesios 2:8). 

El mismo Jesús abre el camino a la vida eterna a través de su Palabra: "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24).

Él nos dejó palabras de esperanza frente al dolor y desesperación de Marta : "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25).

(J.Mª V.M./Inspirado en un texto de 1862)

     La presencia de Dios debe ordenar                      nuestra manera de vivir 

Al alma a la que Dios se manifiesta y le da el deleite de su presencia, está obligada a demostrar fidelidad a Él. No debe involucrarse en ningún negocio que no corresponda a la vocación recibida  o a una necesidad obvia. Debe desempeñar sus negocios sin preocuparte en cuanto a la continuación de los mismos, con la intención solamente de cumplir la voluntad de Dios, voluntad que obra tanto en un aparente mal como en un bien.

 

Debe ocuparse más en Dios que en las criaturas, y creer que no hay ejercicio , más importante y excelente que el de guardar la unión con el Dios presente. A Él debe la complacencia. Agradar al hombre lleva a la distracción y nos aleja de Dios.

 

El alma que está en Dios debe sujetarse al orden y a la providencia, y aceptar con voluntad la pobreza, la miseria, el abandono y el sufrimiento de toda índole. Tampoco debe buscar carnalmente la liberación de ello, sino más bien gozarse de que la propia presunción sufra una quiebra. Como Pablo debe gloriarse en las debilidades (2ª Corintios 12:9-10).

          (Johann v. Bernières-Louvigni)