Los hombres ante la cruz de Cristo

(Lucas 23:26-49)

 

La cruz es el lugar que discierne y muestra el estado de los corazones: es la piedra de toque que nos enseña si nuestra actitud para con el Señor es según la voluntad de Dios, o no lo es. Muchos hombres se han encontrado frente a cruces idolátricas muertas que no retan al corazón humano, pero encontrarse frente a la cruz de Cristo es diferente, trascendente y decisivo.

 

      Al leer el relato de la cruxifición de nuestro Señor en el capítulo 23 del evangelio de San Lucas, podemos ver que aparecen siete grupos de personas frente a la cruz. Cada uno de esos grupos tienen una relación distinta en cuanto a la persona del Crucificado. Todos los hombres se encuentran representados, de alguna manera, en esa heterogénea mezcla de pensamientos, sentimientos y voluntades; pero frente a la cruz cada uno de ellos será alineado y definido. Ante la cruz nadie, absolutamente nadie, dejará de ser examinado por el Señor.

 

1.Las mujeres llorando : compasión (Lucas 23:27). Sus corazones sienten dolor ante los sufrimientos físicos del Salvador, mayormente su madre (Juan 19:25). Pero debemos asumir que la simpatía o el dolor no salva a nadie. Hay predicaciones que describen la cruz en tal forma gráfica que hacen llorar a los oyentes, pero no por eso se convierten al Señor por el que lloran.


2. Los soldados jugando: insensibilidad(v. 35). Están tan acostumbrados a semejantes escenas que no se conmueven por nada ni por nadie, no prestando atención hacia el divino Sufriente (Isaías 53:3).¡Hay corazones muy duros en este mundo ¡También junto a la cruz del Cordero de Dios! ¡Cuando venga el Señor, muchos se encontrarán jugando con sus vidas futuras!


3. El pueblo mirando: curiosidad (v. 35). Verdaderamente, tienen cierto interés mórbido estos crueles y sórdidos espectáculos (no olvidemos los muchos y populares autos de fe celebrados en España, con miles de victimas en las hogueras encendidas por el fanatismo católico). Después de un tiempo enfrente del patíbulo llegan a impresionarse tanto que hasta se golpean el pecho (v.48), pero no llegan a verse como pecadores necesitados y, por tanto, no se salvan.


4. Los gobernantes burlándose: menosprecio(v.35). Como ellos mismos habían incitado al pueblo para pedir a Barrabás y hacer crucificar a Jesús, así ahora son los promotores del escarnio sobre el Crucificado. Los hombres inteligentes muchas veces encuentran causas de menosprecio y risa en el Evangelio de la Cruz (1ª Corintios 1:23). El Señor Jesucristo había sido objeto de burla en anteriores ocasiones: era parte de su ministerio aquí entre los hombres (Marcos 5:40; Lucas 16:14,etc.) ¿Te preocupas de las burlas de los que te rodean por tu testimonio cristiano?


5. El malhechor injuriador: injusticia(v. 39). Cuadro fiel del hombre natural, cuya boca “está llena de maldición y amargura” (Romanos 3:14). “Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición” (1ª Pedro 2:23). Hay muchos hoy que, afligidos por causa del pecado, maldicen su suerte y blasfeman el nombre de Dios, olvidando su culpa: El malhechor arrepentido obró de otra manera:“Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos”(Lucas 23:41). El hijo pródigo sí entendió que su desesperada situación era debida a su pecado (Lucas 15:18, 21).


6. El ladrón arrepentido: comprensión(v. 40-43). El efecto de la cruz sobre esta hombre pecador produjo el ablandamiento de su duro corazón, al contrario del otro compañero de fechorías, el cual se encontraba a la misma distancia física, pero muy lejos del Cordero de Dios. Así ocurre, tristemente, con muchas almas que acuden cargadas de pecados a las iglesias, pero salen con los corazones aún más endurecidos. La Palabra de Dios lo confirma: “Por eso os dije que que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24).

 

7. El centurión adorador: reconocimiento(v 47). Este hombre había presenciado, por su profesión, muchas muertes por cruxifición, pero para él ésta era diferente a todas. Entiende que todo lo visto es sobrenatural, una prueba de la divinidad del Sufriente, como vemos en Marcos 15:39: “Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios “. Aquí, en Lucas 23:47 aporta un adjetivo más: justo. En efecto, él dijo estas dos cosas sobre el Mesías Sufriente, pero hizo algo más : Dio gloria a Dios” (v.47).

Otros, la multitud, al contrario, no habían recibido nada, no habían sido tocados en su endurecidos y cauterizados corazones. El espectáculo, posiblemente, les había producido angustia y tristeza -siempre es triste ver la ejecución en la cruz de algún hombre-, pero volvían sin esperanza, sin salvación: “Y toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho” (v. 48).

 

Nosotros, como Iglesia de Jesucristo, “predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura, mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios y sabiduría de Dios(1ª Corintios 1:23).

 

                                                ("El cristiano español" 1952)

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      EL PREOCUPANTE DETERIORO 

        DEL MINISTERIO PASTORAL

"Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar.; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?; no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo."   (1ª Timoteo 3:1-7).

 

El ministerio pastoral es, sin duda alguna, el cargo más honroso  que el Señor ha podido conceder a aquellos que Él ha elegido y adoptado como hijos amados por medio de la obra redentora de su Hijo Jesucristo.

Pero, a su vez, el pastor está obligado por la propia Palabra de Dios, y por su compromiso delante de Aquel que lo eligió y llamó de entre muchos hermanos para  tan privilegiado trabajo en la Iglesia del Cordero de Dios,  a cumplir -responsable y fielmente- las ordenanzas y obligaciones inherentes a su cargo. Pero debe hacerlo con un corazón humilde, dispuesto y  abnegado; mostrando el mismo amor y solicitud hacia las almas que Jesucristo, el Príncipe de los pastores; el perfecto y único modelo para su vida y ministerio.

 

Ante la proliferación de comportamientos ministeriales que están produciendo gran dolor y sufrimiento a las ovejas del Señor, , conviene hacernos la siguiente doble pregunta: ¿Tienen estos hombres realmente el llamamiento de Dios para ministrar? ¿Están capacitados para asumir las demandas de Dios y de la Iglesia?

Consideramos que muchos de estos llamados pastores deberían meditar en las Escrituras, con oración y ayuno,  si sus vidas se ajustan a las condiciones exigidas por el Señor de la grey. En caso contrario, deberían abandonar aquello para lo que no están llamados ni capacitados. ¡Sería beneficioso  para sus vidas espirituales y para las de los propios creyentes!                                                      (J.Mª V.M.)

      ¿Evangélicos o protestantes?

Un hermano muy querido, de aquellos que  aún están comprometidos, gracias al Señor, con la línea conservadora del Evangelio, no de aquellos que han sido arrastrados por las novedosas influencias neoliberales que dominan a la iglesia actual, me informó de cierta reunión  en la que se trataron asuntos muy diversos.

Uno de ellos, de suma importancia para la marcha de las congregaciones de esa ciudad, fue la aprobación de un documen-to muy trabajado por los responsables del mismo. En él se denominaba a la iglesia de dos maneras distintas: iglesia evangélica o iglesia protestante.

Un cierto participante de esa reunión, al tener conocimiento de que se empleaba la palabra "protestante" mostró su discon-formidad con su uso, argumentando que "somos evangélicos", no protestantes, ya que "eso quedó atrás y no tiene nada que ver con nosotros".

Resulta muy extraño, a todas luces, que escaso tiempo después de que "toda" la iglesia evangélica haya celebrado con enorme resonancia  el V Centenario de la Reforma Protestante, donde todas las corrientes evangélicas de nuestro país han participado entusiásticamente en todas las reuniones y ponencias, empiecen ahora a cuestionar su identidad protestante.

 

Por ello, no resulta difícil suponer que todo ha sido un aprovechamiento interesado de una efemérides honrosa que para los verdaderos protestantes ha significado un sentido y justo recuerdo hacia aquellos valientes y fieles hermanos  que nos han precedido. ¿Qué podrían pensar los integrantes de esta larga lista de héroes de la fe de estas actitudes reticentes hacia ellos, hombres íntegros, consagrados,  que se consideraron honrados por ser llamados cristianos protestantes aún a costa de sus propias vidas? Corresponde a cada cual dar una respuesta sincera a esta pregunta. La nuestra no admite dudas:  ¡Nos sentimos muy honrados de ser protestantes!

"El creyente cuya doctrina es poco firme, será poco firme en todos los aspectos de su vida" (Martyn Lloyd-Jones)