LA SERPIENTE DE BRONCE 

SOBRE EL ASTA DE MADERA

                                                     

Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía”.(Leer Números 21:4-10)

 

      Este conocido incidente que ocurrió cuando el pueblo de Israel marchaba por el desierto, después de haber salido de Egipto y antes de entrar a la tierra prometida, nos ofrece un tipo sumamente interesante e instructivo de la obra del Señor Jesús sobre la cruz y del camino a la salvación. En sus siete versículos se nos indica de una manera clara y evidente el sacrificio cruento del Cordero de Dios y sus resultados benéficos a favor del pecador. Tampoco tenemos duda alguna acerca de su interpretación, pues el Señor dijo a Nicodemo: “Y como Moisés levantó a la  serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:14-15). Como se trata de uno de esos casos en que Cristo nos declara de “las Escrituras lo que de él decían” (Lucas 24:27), conviene que examinemos en detalle esta terrible experiencia del pueblo de Israel que nos señala nuestra condición espiritual por naturaleza y por práctica y que pone en evidencia la maravillosa intervención de Dios, por medio de su Hijo, a nuestro favor con el fin de poder ser “el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús” (Romanos 3:26), porque solamente así era posible que hubiera para nosotros perdón de pecados, salvación y vida eterna. Meditemos en varias palabras determinantes de este tema:

 

Pecado: Comienza el incidente con el pecado del pueblo. Habían sido librados de la esclavitud de Egipto por el brazo fuerte de Dios. Él había vencido delante de ellos a sus enemigos; los había sustentado, alimentado y protegido. Sin embargo, “habló el pueblo contra Dios y contra Moisés” (v. 5). Se olvidaron de sus muchos beneficios y de la esclavitud de antes; murmuraron y se rebelaron contra Dios. En verdad nada les faltaba, pero sus corazones se apartaban de él y no se acordaban de su amor y bondad. Es la condición de todo hombre y toda mujer, “por cuanto todos pecaron” (Romanos 3:23).


Muerte:El castigo de su pecado no se hizo esperar, y “la paga del pecado es muerte”(Romanos 6:23). Las serpientes ardientes son figura del pecado, y los resultados de su mordedura era, inevitablemente, la muerte: la muerte inexorable para todos los enfermos por el pecado, sin distinción de personas ni de categorías. Es precisamente lo que encontramos en la carta apostólica, que afirma que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). ¡Cuán terrible es el pecado! Es urgentemente necesario que se reconozca su realidad, su peligrosidad y sus consecuencias mortales, a fin de recurrir al único remedio que existe para contrarrestarlo: la obra vicaria de Jesucristo (Juan 11:25; Romanos 3:25; 1ª Juan 2:2; 4:10).


Arrepentimiento y Confesión: Solamente hay esperanza para nosotros cuando llegamos al conocimiento de nuestro pecado. Mientras resistimos a las evidencias de ello y pretendemos defendernos contra las demandas de un Dios santo, seguiremos en nuestro estado perdido y de muerte espiritual. Para el hijo pródigo, únicamente había posibilidad de recuperación cuando estaba dispuesto a decir de corazón: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti"(Lucas 15:18); y también para el pueblo de Israel se abrió la puerta de escape cuando confesó: “Hemos pecado”(Números 21:7). Así Pedro exhorta a sus oyentes en Jerusalén:“Arrepentíos y convertíos” (Hechos 3:19). No puede haber perdón de pecado sin el arrepentimiento y confesión por parte del pecador.

 

Juicio del Pecado: El pecado debe ser juzgado y castigado con la muerte. La clave de este incidente se encuentra en el versículo nueve de Números 21, donde entrega al pueblo su remedio por su estado, que debía ser “una serpiente de bronce” alzada sobre el asta similar a la de una bandera. Nuevamente, la serpiente es figura del pecado, y el metal o bronce del juicio(ver el altar de bronce Éxodo 27:1-8). Y en esta forma sencilla y gráfica se nos enseña a que únicamente por medio de una obra de expiación puede haber salvación para el pecador.La sentencia de muerte que Dios ha pronunciado sobre el pecador debe cumplirse indefectiblemente, o en la persona del pecador o en la persona de un sustituto que cargue con su pecados y muera en su lugar. Tal es el dilema tremendo que confrontaba al amor de Dios y a su justicia santa y justa, y que fue resuelto a su entera satisfacción por Cristo sobre la Cruz del Calvario . “Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar el pecado de muchos” (Hebreos 9:28)Él fue levantado "como Moisés levantó la serpiente en el desierto"  (Juan 3:14), llevando “nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1ª Pedro 2:24). Allí, el que no conoció pecado” fue hecho “pecado por nosotros”, porque solamente así podríamos nosotros ser “hechos justicia de Dios en él” (2ª de Corintios 5:21).Este es el significado bendito de la serpiente de bronce Cristo sobre la cruz soportando el juicio de nuestros pecados y muriendo en nuestro lugar, base única del perdón y de la paz del pecador culpable, pero arrepentido ante Dios.

 

Obediencia: Con haber colocado la serpiente de bronce sobre el asta de madera, Moisés había cumplido con el mandato divino; ahora correspondía al pueblo aprovecharse de esta salvación prevista y obedecer a la Palabra de Dios: debían mirar para vivir (Números 21:8).En caso de desatender a la voz de Dios, y despreciar el remedio fácil y accesible a todos suministrado por él, morían indefectiblemente. Para vivir había que mirar. El Señor Jesús dijo que era necesario que él muriera por el pecador, “para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). Sin esta fe en Cristo y en su obra vicaria en la cruz no hay vida eterna, sino perdición eterna. De la misma manera, para las mordeduras del pueblo de Israel no había curación aparte de de la invitación de la gracia de Dios de mirar y vivir. Desde lo alto de la cruz, la voz de Aquel que expió por el sacrificio de sí mismo nuestros pecados, resuena por todo el mundo: “Mirad a mi, y sed salvos,       todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más” (Isaías 45:22). 

                                                                              

                                                                                                                                                                  http://www.amanecercristiano.com/                                                                                                                      

                                         N.J. Darling

                                         Revista Mentor 1956                                                           

                                                       


 

"Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne" (Romanos 8:3)

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

Inutilidad de las obras para la salvación

(El trágico engaño de la religión romana)

"Todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia" (Isaías 64:6).

 

La historia refiere de un general romano que después de haber prestado grandes servicios a la república, fue acusado de un delito capital. Confiado en sus méritos, se presentó muy animoso y  tranquilo  ante el Senado; y  mostrando a los jueces las gloriosas y múltiples heridas que había recibido en defensa de la patria, exclamó:  ¿Es posible que servicios tan eminentes, que acciones tan valientes, que heridas tan honrosas queden borradas por un solo delito?

 

Muchos religiosos sinceros, a semejanza de aquel general romano, se han presentado, se presentan y se presentarán muy confiados ante el tribunal de Dios; apoyados en una larga lista de buenas obras y de acciones religiosas y morales que consideran válidas para obtener la anhelada salvación de sus almas.  ¡Cuánta desesperación, cuánto dolor, cuántas lágrimas al comprobar que se encuentran ante la justicia de Dios con las manos vacías¡  Esa es la trágica consecuencia del pecado en la vida del hombre caído. Entonces muchos hombres se preguntarán inútilmente: ¿Es posible que tanto bien quede olvidado por causa de algunos pecados y transgresiones? Sí, porque según la voluntad de Dios las obras no significan nada en cuanto a la salvación: solo la fe en la perfecta obra expiatoria de Cristo tiene validez para la reden-ción del pecador sin esperanza. Bien que lo expresa el apóstol Pablo:"Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios" (Efesios 2:8). 

El mismo Jesús abre el camino a la vida eterna a través de su Palabra: "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24).

Él nos dejó palabras de esperanza frente al dolor y desesperación de Marta : "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25).

(J.Mª V.M./Inspirado en un texto de 1862)

     La presencia de Dios debe ordenar                      nuestra manera de vivir 

Al alma a la que Dios se manifiesta y le da el deleite de su presencia, está obligada a demostrar fidelidad a Él. No debe involucrarse en ningún negocio que no corresponda a la vocación recibida  o a una necesidad obvia. Debe desempeñar sus negocios sin preocuparte en cuanto a la continuación de los mismos, con la intención solamente de cumplir la voluntad de Dios, voluntad que obra tanto en un aparente mal como en un bien.

 

Debe ocuparse más en Dios que en las criaturas, y creer que no hay ejercicio , más importante y excelente que el de guardar la unión con el Dios presente. A Él debe la complacencia. Agradar al hombre lleva a la distracción y nos aleja de Dios.

 

El alma que está en Dios debe sujetarse al orden y a la providencia, y aceptar con voluntad la pobreza, la miseria, el abandono y el sufrimiento de toda índole. Tampoco debe buscar carnalmente la liberación de ello, sino más bien gozarse de que la propia presunción sufra una quiebra. Como Pablo debe gloriarse en las debilidades (2ª Corintios 12:9-10).

          (Johann v. Bernières-Louvigni)