El precio real del discipulado

 

El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 10:37-39).

 

El Señor Jesucristo no se equivoca. Cuando un hombre se da de alta en su servicio, Él le enseña el lado obscuro, le dice que tiene que vivir una vida de abnegación. Si algún hombre no quiere ir al cielo por la vía del Calvario, no puede ser de ninguna manera pasar. Muchos hombres quieren una religión sin cruz, pero no pueden entrar en el cielo de este modo. Si vamos a ser discípulos de Jesucristo, nos hemos de negar a nosotros mismos, llevar nuestra cruz y seguirle. Por lo tanto sentémonos y calculemos el costo. No crean ustedes que no habrá batallas, porque siguiendo al Nazareno, les esperan muchas batallas. Con todo, si yo tuviera diez mil vidas, a Jesucristo daría cada una de ellas. Los hombres no temen la batalla si están convencidos de que van a obtener la victoria, y gracias a Dios, todos y cada uno de nosotros podemos triunfar si queremos.

 

La razón por la que tantos cristianos fracasan en toda su vida es sencillamente ésta: aprecian demasiado bajo el poderío del enemigo. Mis queridos amigos, ustedes y yo tenemos que contender con un terrible enemigo. Que no les engañe Satanás. A no ser que ustedes estén muertos espiritualmente, habrá guerra. Casi todo lo que nos rodea tiende a alejarnos de Dios. No es solo un paso desde Egipto al trono de Dios. Hay un viaje por el desierto y hay enemigos en la tierra. No crea ningún hombre ni mujer que todo lo que hay que hacer es constituirse miembro de una Iglesia; en esto no se encuentra la salvación. La cuestión es, ¿están ustedes constantemente venciendo al mundo? O de lo contrario, ¿está venciendo el mundo a ustedes?¿Tienen ustedes hoy más paciencia que hace cinco años? ¿Son ustedes más amables? Si no, el mundo les está venciendo, aun cuando sean ustedes miembros de una Iglesia. . . Si ustedes no están venciendo las tentaciones, el mundo les está venciendo. En este caso arrodíllense y pidan a Dios que les ayude. Mis caros amigos, acerquémonos a Dios y pidámosle que nos examine. Supliquémosle que nos despierte y no pensemos que por el hecho de ser miembros de alguna Iglesia, todo está bien. Al contrario todo está mal, sino gozamos de la victoria sobre el pecado. . .

 

Ahora, si vamos a vencer, debemos empezar desde adentro. Dios siempre comienza de adentro. Un enemigo dentro de la fortaleza es mucho más peligroso que uno que está afuera.

La Escritura enseña que en cada creyente hay dos naturalezas luchando una contra otra. Pablo dice en su epístola a los Romanos, capítulo siete, versículos catorce a veintitrés: Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido a sujeción del pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no obro aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí (es a saber, en mi carne) no mora el bien; porque tengo el querer, mas efectuar el bien no lo alcanzo. Porque yo no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, ésto hago. Y si hago lo que no quiero, ya no obro yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: Que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios: Mas veo otra ley en mis miembros que se rebela contra la ley de mi espíritu, y que lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.” También en la epístola a los Gálatas, capítulo cinco, versículo diez y siete, dice: “Porque la carne codicia contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne: y estas cosas se oponen la una a la otra, para que hagáis lo que quisiereis.”

Cuando fuimos engendrados de Dios, recibimos su naturaleza, pero Él no quita toda la vieja naturaleza luego. . . La vieja naturaleza en el creyente nunca muere, aunque puede ser subyugada; y a no ser que haya vigilancia y oración tendrá ventaja y llevará al creyente al pecado. . . De modo que el peor enemigo que ustedes tienen que vencer es ustedes mismos.”    (D. L. Moody)

 

 

Es evidente, mis amados hermanos en Cristo, que nuestra lucha contra los apetitos de la carne estaría perdida si no fuésemos ayudados por el Espíritu Santo, fortaleciendo nuestra mente y corazón cada día en Él.  Bien que lo recomendó el Señor a sus discípulos antes de su partida: “Separados de mí nada podéis hacer” (Juan 17:5). Solo por medio de la sangre del Cordero podemos vencer a aquel que nos incita día y noche al pecado, a la desobediencia a nuestro Dios y Señor. El apóstol Juan nos aporta un importante consejo para no caer en la astuta trampa del enemigo, así como de nuestro propio corazón: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama el mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseo de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1ª Juan 2:15-17). Esto es tomar la cruz y seguir las pisadas de nuestro Redentor y Maestro... ¡pero cuánto pesa nuestra cruz si la llevamos lejos de la voluntad santa de nuestro Ayudador!   (J.Mª V.M.)    

 

 

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

  LA ABNEGACIÓN QUE DIOS DEMANDA

"Entonces Jesús dijo a sus discípulos:

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" . (Mateo 16:24)

 

Todo discípulo de Jesucristo de asumir que si quiere seguir al  Maestro, si decide ir en pos de Él, debe considerar si está dispuesto a afrontar las dos demandas del Señor: negarse a sí mismo y tomar su cruz cada día.  No es una opción voluntaria que hay que meditar, sino una demanda que hay que cumplir como discípulo fiel y verdadero de Jesús. 

Por otro lado, también hay que considerar que la negación de sí mismo es imprescindible para la propia perfección y santidad espiritual. Negarse a sí mismo es negarse a nuestro amor  propio; es dejar de amar la propia vida, los bienes y atracciones de este mundo y la fuerte seducción de la carne y de los sentidos; en definitiva, todo aquello que domina y esclaviza nuestro corazón.   (J.Mª V.M.)

         LA GRAN OCUPACIÓN DEL

                   FIEL MINISTRO

  "La gran obra del ministro, en la que debe radicar su fortaleza de cuerpo y mente, es la predicación. Por flaco y despreciable, o loco (en el mismo sentido en que llamaron a Pablo loco) que pueda parecer, es el gran instrumento que Dios tiene en sus manos por el que los pecadores serán salvos y los santos serán hechos aptos para la gloria. Plugo a Dios , por la locura de la predicación, salvar a los que creen. Fue para ello que nuestro bendito Señor dedicó los años de su propio ministerio. ¡Oh, cuánta honra ha dado Jesús a la obra de la predicación, al predicar Él en las sinagogas, o en el templo, o bien sobre las quietas aguas del mar de Galilea! ¿No hizo Él a este mundo como el campo de su predicación? Esta fue la la gran obra de Pablo  y de todos los apóstoles. Por esto dio el Señor el mandamiento: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio". ¡Oh, hermanos, ésta es nuestra gran obra!  Buena obra es visitar a los enfermos, y enseñar a los niños, y vestir a los desnudos. Bueno es también atender el ministerio del diaconado; también lo es escribir o leer libros. Pero la principal y más grande misión es predicar la Palabra. "El púlpito --como dijo Jorge Herbert-- es nuestro gozo y trono." Es  nuestra torre de alerta. Desde aquí hemos de avisar al pueblo. La trompeta de plata nos ha sido concedida. El enemigo nos alcanzará si no predicamos el evangelio.              (Robert M. McCheyne)