El precio real del discipulado

 

El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 10:37-39).

 

El Señor Jesucristo no se equivoca. Cuando un hombre se da de alta en su servicio, Él le enseña el lado obscuro, le dice que tiene que vivir una vida de abnegación. Si algún hombre no quiere ir al cielo por la vía del Calvario, no puede ser de ninguna manera pasar. Muchos hombres quieren una religión sin cruz, pero no pueden entrar en el cielo de este modo. Si vamos a ser discípulos de Jesucristo, nos hemos de negar a nosotros mismos, llevar nuestra cruz y seguirle. Por lo tanto sentémonos y calculemos el costo. No crean ustedes que no habrá batallas, porque siguiendo al Nazareno, les esperan muchas batallas. Con todo, si yo tuviera diez mil vidas, a Jesucristo daría cada una de ellas. Los hombres no temen la batalla si están convencidos de que van a obtener la victoria, y gracias a Dios, todos y cada uno de nosotros podemos triunfar si queremos.

 

La razón por la que tantos cristianos fracasan en toda su vida es sencillamente ésta: aprecian demasiado bajo el poderío del enemigo. Mis queridos amigos, ustedes y yo tenemos que contender con un terrible enemigo. Que no les engañe Satanás. A no ser que ustedes estén muertos espiritualmente, habrá guerra. Casi todo lo que nos rodea tiende a alejarnos de Dios. No es solo un paso desde Egipto al trono de Dios. Hay un viaje por el desierto y hay enemigos en la tierra. No crea ningún hombre ni mujer que todo lo que hay que hacer es constituirse miembro de una Iglesia; en esto no se encuentra la salvación. La cuestión es, ¿están ustedes constantemente venciendo al mundo? O de lo contrario, ¿está venciendo el mundo a ustedes?¿Tienen ustedes hoy más paciencia que hace cinco años? ¿Son ustedes más amables? Si no, el mundo les está venciendo, aun cuando sean ustedes miembros de una Iglesia. . . Si ustedes no están venciendo las tentaciones, el mundo les está venciendo. En este caso arrodíllense y pidan a Dios que les ayude. Mis caros amigos, acerquémonos a Dios y pidámosle que nos examine. Supliquémosle que nos despierte y no pensemos que por el hecho de ser miembros de alguna Iglesia, todo está bien. Al contrario todo está mal, sino gozamos de la victoria sobre el pecado. . .

 

Ahora, si vamos a vencer, debemos empezar desde adentro. Dios siempre comienza de adentro. Un enemigo dentro de la fortaleza es mucho más peligroso que uno que está afuera.

La Escritura enseña que en cada creyente hay dos naturalezas luchando una contra otra. Pablo dice en su epístola a los Romanos, capítulo siete, versículos catorce a veintitrés: Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido a sujeción del pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no obro aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí (es a saber, en mi carne) no mora el bien; porque tengo el querer, mas efectuar el bien no lo alcanzo. Porque yo no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, ésto hago. Y si hago lo que no quiero, ya no obro yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: Que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios: Mas veo otra ley en mis miembros que se rebela contra la ley de mi espíritu, y que lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.” También en la epístola a los Gálatas, capítulo cinco, versículo diez y siete, dice: “Porque la carne codicia contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne: y estas cosas se oponen la una a la otra, para que hagáis lo que quisiereis.”

Cuando fuimos engendrados de Dios, recibimos su naturaleza, pero Él no quita toda la vieja naturaleza luego. . . La vieja naturaleza en el creyente nunca muere, aunque puede ser subyugada; y a no ser que haya vigilancia y oración tendrá ventaja y llevará al creyente al pecado. . . De modo que el peor enemigo que ustedes tienen que vencer es ustedes mismos.”    (D. L. Moody)

 

 

Es evidente, mis amados hermanos en Cristo, que nuestra lucha contra los apetitos de la carne estaría perdida si no fuésemos ayudados por el Espíritu Santo, fortaleciendo nuestra mente y corazón cada día en Él.  Bien que lo recomendó el Señor a sus discípulos antes de su partida: “Separados de mí nada podéis hacer” (Juan 17:5). Solo por medio de la sangre del Cordero podemos vencer a aquel que nos incita día y noche al pecado, a la desobediencia a nuestro Dios y Señor. El apóstol Juan nos aporta un importante consejo para no caer en la astuta trampa del enemigo, así como de nuestro propio corazón: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama el mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseo de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1ª Juan 2:15-17). Esto es tomar la cruz y seguir las pisadas de nuestro Redentor y Maestro... ¡pero cuánto pesa nuestra cruz si la llevamos lejos de la voluntad santa de nuestro Ayudador!   (J.Mª V.M.)    

 

 

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

         Las tribulaciones del cristiano

"El sufrimiento, en cualquiera de sus formas, enfermedad, pérdida de bienes, muerte de seres queridos, adversida-des, desengaños, etc., siempre es aprovechado por el diablo para hacer su obra. Como hemos mencionado antes, la aflicción es terreno abonado para la duda. Y cuando el adversario no consigue sembrar la duda trata de hundir al creyente en el abatimiento y la desespera-ción, reduciéndolo así a la impotencia espiritual.

 

¿Por qué permite Dios el sufrimiento de sus hijos? ( . . .) En algunos casos  Dios permite que suframos a causa de nuestros pecados. No es que en tal caso el sufrimiento tenga  como objeto expiar la culpa, pues esto lo hizo Cristo por todos nuestros pecados.  Se trata de un castigo con carácter disciplinario a fin de corregirnos y santificarnos. Es magistral la enseñanza que a este respecto encontramos en Hebreos 12:7-13 donde se comenta un antiguo proverbio: "Hijo mío, no menosprecies el castigo del Señor ni desmayes cuando eres de El reprendido, porque el Señor al que ama castiga y azota a cualquiera que recibe por hijo" (Heb. 12:5,6; Prov. 3:11,12) ."                                (José M. Martínez)           

     El ineludible juicio final de Dios

Existe un día grande del que muy a menudo se habla en la Escritura: es el día del juicio, el día en que Dios juzgará lo oculto de los corazones de los hombres por el Señor Jesucristo.

 

Toda alma no cristiana no podrá mante-nerse en el día del juicio. Los impíos no permanecerán en el día del juicio. Actualmente, los pecadores son muy atrevidos y desvergonzados; su cuello se mantiene erguido como si su nervio fuese de hierro, y su frente parece de duro metal.

 

La mayoría de ellos no se avergüenzan cuando son sorprendidos en pecado. Hablando entre nosotros, ¿no es extraordinaria la osadía con que los pecadores participan muchas veces de los actos religiosos, con hipocresía, como si realmente sintiesen lo que no sienten? ¡Con qué desfachatez y sarcasmo juran  a veces y hacen sus votos! ¡Con cuánta osadía algunos impíos se acercan a la mesa del Señor! Ah, pero ello durará solo muy poco tiempo.  Cuando aparecerá el Señor Jesús, el Santo Jesús en toda su gloria, entonces los pecadores, de rostro endurecido por la desvergüenza, serán humillados. . .

Muchos impíos se consuelan ahora pensando que su pecado no es conocido, que ningún ojo humano les ha visto; pero en aquel día los más secretos e íntimos pecados de cada uno serán sacados y llevados a la luz. . .

 

¡Cómo debierais temblar y caer cubiertos de vergüenza, oh hombres impíos que os introducís hipócrita-mente en las congregaciones!

                       (Roberto M. McCheyne)