Johannes Kepler, un ejemplo de fe firme en la creación perfecta de Dios

 

Johannes Kepler nació el 27 de diciembre de 1571 en Weil der Stadt, una pequeña población del antiguo Sacro Romano Imperio Germánico. Hijo de un mercenario del ejército del Duque de Württemberg que siempre estaba en campaña, Johannes se crio en la posada de su madre donde impresionaba, desde muy niño, a los viajeros con sus facultades aritméticas. A pesar de su talento innato para las matemáticas, Kepler fue un niño de salud frágil que parecía expuesto a la desgracia; sin embargo, su empeño por superarse y encontrar respuestas a su ilimitada curiosidad le condujeron a los descubrimientos astronómicos más impresionantes de su época y, probablemente, de todos los tiempos (Kepler siempre concilió la Revelación bíblica y la ciencia).

Kepler empezó sus estudios en la escuela local para cursar después seminarios en Adelberg y Maulbronn y entrar, en 1589, en la universidad de Tubinga. De familia protestante, Kepler era profundamente religioso y pretendía formarse en teología para convertirse en ministro luterano, pero antes debía estudiar ética, dialéctica, retórica, griego, hebreo, astronomía y física.  Consiguió su maestría en 1591 destacando en matemáticas. En Tubinga conoció al profesor y astrónomo Michael Maestlin que le enseñó, como al resto de alumnos aventajados, el sistema heliocéntrico de Copérnico.

 

Kepler profundizaba en sus estudios universitarios con la idea de servir mejor al Señor cuando, en 1594, surgió la oportunidad de trabajar de profesor de matemáticas en la escuela de Graz. Allí Johannes continuo sus observaciones astronómicas y desarrolló su primer trabajo de interés, “Misterio del Cosmos” (Mysterium cosmographicum, Tubinga, 1596), donde expone un primer modelo matemático del Sistema Solar. Kepler tenía entonces dos ideas profundamente arraigadas, por un lado el universo, como creación divina, debía ser perfecto; por otro lado, como científico estaba convencido del sistema de Copérnico, el Sol estaba el centro.

Kepler se debatía entre estos dos extremos, el científico y el religioso, cuando consiguió esa primera respuesta matemática que resolvía ambos. Existen cinco sólidos regulares: el cubo, el tetraedro, el dodecaedro, el icosaedro y el octaedro. Para Kepler estos sólidos platónicos representaban la perfección y se dio cuenta que si en una esfera, metía dentro un cubo, y otra esfera dentro de este cubo, y luego un tetraedro dentro de la segunda esfera, y así sucesivamente, las seis esferas guardaban, entre sus radios, la misma relación que los radios de las órbitas de los seis planetas que giraban alrededor del Sol del sistema.

Una vez editado este primer trabajo Kepler obtuvo cierto prestigio, pero sus observaciones no casaban perfectamente con sus teorías y se preguntaba si estas pequeñas diferencias eran errores en la medición o en la teoría. Este carácter científico es lo más admirable del personaje que, nunca satisfecho con sus ideas, siempre buscaba contrastarlas con nuevos datos. Por otro lado, en 1600, el archiduque Fernando promulgó la expulsión de todos los protestantes y Kepler tuvo que abandonar el país. Johannes aprovechó entonces para trasladarse a Praga y trabajar para Tycho Brahe. A pesar de su riqueza, Tycho Brahe estaba obsesionado con la astronomía y había dedicado todos sus esfuerzos a resolver los misterios del universo. Tycho Brahe había reunido los mejores equipos de observación de la época pero necesitaba la ayuda matemática que sólo Kepler podía ofrecerle. Por entonces ambos personajes tenían dos teorías distintas pero una misma obsesión, la órbita de Marte. Tycho Brahe reconocía que los planetas giraban alrededor del Sol pero seguía pensando que este giraba alrededor de la Tierra. Kepler pensaba que el Sol era el centro y que todos los planetas giraban alrededor de él, incluida la Tierra. El problema para Kepler era medir la órbita de la Tierra desde nuestro propio planeta en movimiento, ya que un punto nunca se mueve respecto de sí mismo.

Kepler ideó entonces un sistema matemático para medir nuestra órbita en relación a la órbita de Marte pero necesitaba la precisión de las observaciones que Tycho Brahe guardaba celosamente en secreto. Tycho Brahe cae entonces enfermo y,  poco antes de su muerte en 1601, Kepler aprovecha para apropiarse de los datos. Johannes se ve una vez más en la encrucijada que se le presenta entre su carácter religioso y su carácter científico. Las observaciones de Tycho Brahe no casaban con el sistema heliocéntrico de Kepler que, frustrado, intenta una y otra vez encajar las órbitas planetarias en un sistema euclideo perfecto de solidos regulares y esferas. Kepler debe renunciar a su primer modelo matemático y busca desesperadamente figuras geométricas que expliquen los datos sin renunciar a la grandeza divina. Después de renunciar a los círculos probó con los óvalos y tras fracasar con estos sólo le quedaron las elipses. A pesar de explicar los datos, Kepler se preguntaba todavía por qué Dios había elegido elipses existiendo los círculos pero tuvo que ceder ante la evidencia y en 1609 publicó “Astronomia Nova” donde exponía ya sus dos primeras “leyes del movimiento de los planetas”:

-La órbita de los planetas es una elipse con el Sol en uno de sus focos.

-Los planetas se mueven más rápido cuanto más cerca están del Sol, de tal manera que el radio vector, recta que une el centro del Sol con el planeta, barre áreas iguales en tiempos iguales.

 

Una vez publicadas estas dos primeras leyes los problemas personales acecharon a Kepler que perdió a su primera mujer, Barbara Müller, y a tres de sus cinco hijos con ella, su madre fue acusada de brujería, y la persecución a los protestantes era cada vez mayor. Kepler abandonó Praga para instalarse en Linz donde se casó por segunda vez y donde realizaba trabajos de predicción astronómica con fines más económicos que científicos. Sólo fue en 1619 cuando publicó “La Armonía del Mundo” que contiene la Tercera Ley de Kepler: “El cuadrado de los períodos de revolución de dos planetas es proporcional a los cubos de sus distancias medias al Sol”. Once años después, en 1630 en Baviera, muere Johannes Kepler a la edad de 59 años.

En materia de astronomía los avances de Kepler son impresionantes. Sus tres leyes describen el movimiento de los planetas con una exactitud increíble para una época donde todavía no estaban extendidas las ideas heliocéntricas de Copérnico y donde el universo se consideraba un lleno, nadie podía imaginarse todavía un sistema sostenido por fuerzas invisibles. Pero sin duda la mayor lección de Kepler es la de apostar por la observación en un mundo donde conocimiento y creencia seguían unidos. Sus avances explicaron la estructura del universo pero su curiosidad y su empeño cambiaron para siempre la estructura de nuestro pensamiento.

 

 

(Nuestra gratitud a "Tierra de Nadie", estudio de arquitectura, por su colaboración con este sitio web)

http://tierradenadiearquitectura.com/?p=896

 

(Resulta altamente significativo para la Iglesia de Jesucristo el descubrimiento realizado por Johannes Kepler sobre el verdadero año del nacimiento de Jesús: 4 años antes de lo establecido. De esta manera, se desbarata el equivocado inicio de la Era Cristiana, debido a un error de cálculo del monje católico Dionisio "el exiguo", en el siglo VI).

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

         Las tribulaciones del cristiano

"El sufrimiento, en cualquiera de sus formas, enfermedad, pérdida de bienes, muerte de seres queridos, adversida-des, desengaños, etc., siempre es aprovechado por el diablo para hacer su obra. Como hemos mencionado antes, la aflicción es terreno abonado para la duda. Y cuando el adversario no consigue sembrar la duda trata de hundir al creyente en el abatimiento y la desespera-ción, reduciéndolo así a la impotencia espiritual.

 

¿Por qué permite Dios el sufrimiento de sus hijos? ( . . .) En algunos casos  Dios permite que suframos a causa de nuestros pecados. No es que en tal caso el sufrimiento tenga  como objeto expiar la culpa, pues esto lo hizo Cristo por todos nuestros pecados.  Se trata de un castigo con carácter disciplinario a fin de corregirnos y santificarnos. Es magistral la enseñanza que a este respecto encontramos en Hebreos 12:7-13 donde se comenta un antiguo proverbio: "Hijo mío, no menosprecies el castigo del Señor ni desmayes cuando eres de El reprendido, porque el Señor al que ama castiga y azota a cualquiera que recibe por hijo" (Heb. 12:5,6; Prov. 3:11,12) ."                                (José M. Martínez)           

     El ineludible juicio final de Dios

Existe un día grande del que muy a menudo se habla en la Escritura: es el día del juicio, el día en que Dios juzgará lo oculto de los corazones de los hombres por el Señor Jesucristo.

 

Toda alma no cristiana no podrá mante-nerse en el día del juicio. Los impíos no permanecerán en el día del juicio. Actualmente, los pecadores son muy atrevidos y desvergonzados; su cuello se mantiene erguido como si su nervio fuese de hierro, y su frente parece de duro metal.

 

La mayoría de ellos no se avergüenzan cuando son sorprendidos en pecado. Hablando entre nosotros, ¿no es extraordinaria la osadía con que los pecadores participan muchas veces de los actos religiosos, con hipocresía, como si realmente sintiesen lo que no sienten? ¡Con qué desfachatez y sarcasmo juran  a veces y hacen sus votos! ¡Con cuánta osadía algunos impíos se acercan a la mesa del Señor! Ah, pero ello durará solo muy poco tiempo.  Cuando aparecerá el Señor Jesús, el Santo Jesús en toda su gloria, entonces los pecadores, de rostro endurecido por la desvergüenza, serán humillados. . .

Muchos impíos se consuelan ahora pensando que su pecado no es conocido, que ningún ojo humano les ha visto; pero en aquel día los más secretos e íntimos pecados de cada uno serán sacados y llevados a la luz. . .

 

¡Cómo debierais temblar y caer cubiertos de vergüenza, oh hombres impíos que os introducís hipócrita-mente en las congregaciones!

                       (Roberto M. McCheyne)