Desposorios y bodas

entre los judíos fieles.

   

"El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla,quiso dejarla secretamente...un ángel del Señor...le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer" (Mateo 1:18-20).

 

     Los desposorios, en hebreo erês, eran un contrato hecho ante testigos entre el padre y los hermanos uterinos (que comparten la misma madre) de la esposa por un lado, y el padre del esposo por otro. El objeto era no solo la unión de los cónyuges ( del griego nymphios para el varón y nymphe para la mujer) , sino todo lo relativo a los presentes que se habían de hacer a los hermanos uterinos y la cantidad que se había de pagar al padre de la esposa. A veces, ésta era dotada por su padre; pero como por excepción (Josué 15:18-19).

 

     Los rabinos enseñan que los desposorios se celebraban mucho tiempo antes de las bodas, sobre seis meses o un año; sin embargo, esta costumbre no era general, pues en el libro apócrifo de Tobías se relata que éste había pedido a Sara por mujer, coincidiendo el ajuste y el casamiento en el mismo acto. Como quiera que sea, desde el día en que se celebraban los desposorios o esponsales se consideraba como ajustado el matrimonio, recibiendo la mujer el título de esposa, aunque no habitase todavía con su marido (Mateo 1:18-20). Por eso, cuando después de los desposorios se negaba el esposo a contraer definitivamente el matrimonio, estaba obligado a dar líbelo de repudio a la mujer; y también si ella había pecado con otro hombre, era tratada como adúltera (Mateo 1:19).

 

     Siendo compradas las mujeres a precio de dinero o de costosos regalos (Génesis 24:53-54), sus maridos las miraban generalmente como esclavas; costumbre que se ha perpetuado en gran parte del Oriente según se ha podido constatar. Sin embargo, no era raro que algunas influyesen en el ánimo de sus maridos y tuviesen mucha autoridad sobre ellos (1º Samuel 25:19-30; 1º Reyes 11:2-5; 19:1-2; 21:7-8).

 

     Llegado el día de la boda, el esposo preparaba en su casa un banquete (Apocalipsis 19:-7-9), y vestido con las vestiduras nupciales y acompañado de jóvenes de su edad y de músicos y cantores pasaba a casa de la esposa (Mateo 25:1-13): ésta esperaba ataviada con las galas más brillantes, ceñida la cabeza con una corona y, acompañada de doncellas de su edad, seguía con toda pompa a su esposo. En tiempos menos antiguos, cuando la esposa se trasladaba a casa de su esposo, que era normalmente de noche, la alumbraban con antorchas o lámparas de aceite, como lo indica el Evangelio (Mateo 25:1-12) y los talmudistas judíos. Los hombres se entregaban con todo regocijo al banquete de bodas, y las mujeres se sentaban a otra mesa en el gineceo (lugar de las mujeres). Al final de la comida se deseaba a la recien casada una dilatada descendencia: en esto consistia la bendición nupcial (Rut 4:11-12), cuya solemnidad se aumentó después (durante el periodo intertestamentario). Por último, la esposa, que había permanecido constantemente tapada, era conducida al tálamo nupcial (Joel 2:16). Mientras, los invitados seguían las alegres celebraciones llegando, a veces, a agotar el vino por el tiempo transcurrido( Juan 2:3). 

 

                                        (Tomado de "Costumbres de los judíos")    

                                               

 

Concubinato

 

     La palabra concubina significa, por lo común, en los autores latinos, una mujer que sin estar casada vive conyugalmente con un hombre. El significado etimológico es “acostarse juntos”, derivado del latín con y cúbito, “acostarse con”. El texto bíblico nos habla de las trescientas concubinas del rey Salomón (1º Reyes 11:3). Para los escritores sagrados la voz pîleguesch o pîlleguesch se toma en un sentido muy diferente y expresa “una mujer legítima, pero de segundo orden e inferior a la señora de la casa” (Génesis 16:1-6). Se da la circunstancia de que los hijos nacidos de esta unión son prohijados por la esposa, adquiriendo rango propio (Génesis 16:2; 30:1-3). En la vida de otro patriarca, Jacob, nieto de Abraham, encontramos de nuevo reproducidas ,casi de idéntica manera, unas circunstancias similares (Génesis 29:9-24).

 

    Lo que distinguía a las concubinas es que sus bodas no se celebraban con solemnidad y ceremonias públicas, tal como se ha descrito anteriormente. Su matrimonio, aunque legítimo -pues no se podían negar los derechos de esposa a la concubina, ni tampoco venderla (Deuteronomio 21:10-14)-, se hacía con un simple consentimiento mutuo. A veces, los mismos padres, de motu propio, daban una esclava por concubina a sus hijos para evitar que se entregasen al libertinaje; pero esta concubina debía ser considerada por ellos como su hija o nuera. Los judíos abusaron muchas veces excesivamente de la ley que les permitía tener concubinas (Éxodo 21:10), sobre todo en casos de manifiesta esterilidad, para mantener una multitud de ellas; pero este abuso fue siempre condenado. Cuando Dios pensó en dar a Adán una ayuda idónea, no pensó en darle muchas ayudas, sino en una sola: Eva . Desde entonces “...dejará el hombre a su padre y madre, y se unirá A SU MUJER, Y SERÁN UNA SOLA CARNE” (Génesis 21:8, 23-24). Lo contrario a esto, en todos los casos bíblicos, ha producido graves problemas sobre la familia y sobre las vidas de los propios protagonistas. 

 

     Jesucristo abrogó la poligamia y condenó en el mismo hecho el uso de concubinas u otra mujer en la vida del hombre ( Mateo 19:8-9; Lucas 16:18), considerándolo como pecado de adulterio y fornicación. Entre las exigencias para el servicio a Cristo (extensivas a todo creyente) aparece la de que el obispo (epi-skopeo) sea “marido de una sola mujer” (1ª Timoteo 3:2; Tito 1:6). En Cristo, el símbolo unificador del matrimonio no es ya sólo la unión ideal de un hombre y una mujer, sino la unión de Cristo y la Iglesia: éste es el gran misterio de que habla Pablo (Efesios 5:31-33).


IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      LA VERDADERA UNIDAD EXISTE

"...solícitos en guardar la UNIDAD DEL ESPÍRITU en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

 

La verdadera unidad existe. La cuestión

es: ¿Quién puede producir esa unidad? Y la respuesta es que sólo el Espíritu Santo puede producir tal unidad. Eso fue lo que ocurrió en Pentecostés. Como resultado del bautismo con el Espíritu Santo, no solo predicaron aquellos cristianos primitivos codo con codo un mismo mensaje de salvación, sino que además "se añadieron aquel día como tres mil almas" (Hechos 2:41). Y podemos asegurar que  aquellas almas eran verdaderas "piedras vivas" y no meros elementos decorativos en una estructura vacía. En otras palabras, para alcanzar la meta de la unidad entre cristianos . . . es imprescindible la vigorosa acción del Espíritu Santo produciendo un verdadero temor de Dios y un intenso anhelo por su gloria. Un mero sentimiento intelectual a una determinada ortodoxia no es suficiente. Ya tenemos demasiado cadáveres eclesiásticos constituidos por ese material, demasiados valles de huesos secos. Solo el soplo del Espíritu puede formar un cuerpo vivo y vitalizador.

 

Querido hermano, si anhelas ver al pueblo de Dios unido alrededor de un proyecto, una visión o una causa común, no te dejes engañar por el espejismo de Babel ni te conformes con la bendición de Adulam. Elévate a Pentecostés, busca que el Espíritu sople sobre los huesos secos, que su fuego consuma toda la escoria de nuestros apaños, maniobras y estrategias. Imbúyete del espíritu del Maestro, quien dijo: "No recibo gloria de los hombres" (Juan 5:41), y de su siervo Pablo, quien dejó claro que no buscaba "gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros" (1ª Tesalonicenses 2:6).    (D. C. M.)

El Evangelio de la gracia soberana de Dios  (Carlos Haddon Spurgeon)

 

Habiéndose  observado, con evidente preocupación, cuán grande es el rechazo generalizado de muchos hacia la doctrina de la gracia soberana de Dios, incluimos estas breves líneas del reconocido siervo de Dios  C.H.Spurgeon sobre tan transcen-dente  tema:

"Si algo es aborrecido enconadamente es el verdadero Evangelio de la gracia de Dios, especialmente si esa odiosa palabra "soberanía" se menciona al mismo tiempo. Atrévanse a decir: "Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compa-dezca" (Romanos 9:15), y habrá furiosos críticos que les insultarán descomedida-mente. El religioso moderno no sólo aborrece la doctrina de la gracia soberana, sino que despotrica y se enfurece con su sola mención. Preferiría que blasfemára-mos antes que predicáramos la elección por el Padre, la expiación por el Hijo o la regeneración por el Espíritu. Si quieren ver a alguien excitado hasta que lo satánico prevalezca claramente, dejen que algunos de los nuevos teólogos les oigan predicar un sermón sobre la libre gracia.

 

Un evangelio que sea según los hombres será bienvenido por los hombres, pero hace falta una operación divina en el corazón y la mente para que alguien esté dispuesto a recibir en lo más profundo de su alma este inaceptable Evangelio de Dios. 

Mis queridos hermanos, no traten de hacerlo agradable a las mentes carnales. No oculten el tropiezo de la cruz, no sea que la hagan vana. Los ángulos y las esquinas del Evangelio son su fuerza: recortarlos significa quitarles su poder.

La moderación no es el aumento de la fuerza sino su muerte. ¡Claro!, habrán notado que aun entre las sectas sus puntos distintivos son los cuernos de su poder; y cuando éstos quedan prácticamente omitidos, la secta decae. Aprendan, pues, que si quitan a Cristo del cristianismo, el cristianismo está muerto. Si quitan la gracia del Evangelio, el Evangelio desaparece. Si a la gente no le gusta la doctrina de la gracia, denle tanto más de la  misma".            (C. H. S./1890)