De la miel y las abejas en Israel

 

...y he aquí que en el cuerpo del león había un enjambre de abejas, y un panal de miel. Y tomándolo en sus manos, se fue comiéndoselo por el camino” (Jueces 14:8-9)


       Días atrás, en una hermosa tarde de entrañable armonía en el Señor, un grupo de hermanos de nuestra Iglesia tuvimos la oportunidad de visitar un lugar que, desde hace algunos años , está siendo objeto del reconocimiento admirativo por parte de muchas personas y entidades que sienten una especial atracción por la vida rural y, muy concretamente, por ese insecto himenóptero (por la forma de sus alas) llamado comunmente abeja, y que vive en grandes familias en un hermoso paraje llamado “Rancho Cortesano”o “Museo de la Miel",  ubicado cerca de Jerez, en la pedanía de Cuartillo. Allí, junto a un delicioso café servido con exquisita amabilidad y cortesía, pudimos degustar algunos de los deliciosos productos elaborados con miel propia de gran calidad. Por ello, no debe de extrañar a nadie los muchos y prestigiosos premios y reconocimientos recibidos por esta explotación familiar. Es de destacar, asimismo, la gran labor didáctica entre los colegios andaluces, enfocada a difundir el conocimiento del mundo rural y la elaboración de un producto tan antiguo como importante como es la miel de abejas. A través de la información ofrecida por medio de paneles y diversos instrumentos y objetos, pudimos recabar suficientes datos como para valorar tan importante labor sobre la apicultura. Quedamos impresionados, pues, por la multiplicidad de aplicaciones derivadas de las abejas, algo que nos sorprendió gratamente.

 

         Una vez despertado mi interés sobre este tema, y ante las muchas referencias que aparecen en la Biblia y de las que sólo recordaba algunas, decidí saber algo más, aunque someramente, sobre la presencia de las abejas en Israel, y de la miel como producto abundante en dichas tierras bíblicas:

 

       “Por la palabra debasch entendían los hebreos la miel propiamente dicha; que es la de las abejas, y el almibar de las uvas que se llama en árabe dibs o dubs, como ya hemos advertido. Según algunos autores había otra especie de miel, que no era mas que el jugo que sale en ciertos tiempos del año de la higuera, la palma, etc., y se llama miel silvestre en el Evangelio de San Mateo: “Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre (Mateo 3:4). También en el primer libro de Samuel se habla de un bosque donde la superficie estaba cubierta de miel "Y todo el pueblo llegó a un bosque, donde había miel en la superficie del campo" (1º Samuel 14:25-26). Puede ser que esta última especie de miel sea la que deponen las abejas en las hojas de los árboles en tanta cantidad que cae y se derrama por el suelo. Por último, algunos afirman que los bosques de Palestina estaban llenos de abejas que se refugiaban en las concavidades de los árboles, desde donde manaba al suelo en abundancia la miel que laboraban. Al respecto, recordemos el texto bíblico donde el Señor habla a Moisés de la nueva tierra como“una tierra buena y ancha...tierra que fluye leche y miel”, una tierra abundante y deliciosa (Éxodo 3:8). Como quiera que sea, hay que distinguir esta miel de la que llama la Escritura miel de roca, porque la elaboraban las abejas en las mismas hendiduras de las rocas.

 

       Los antiguos usaban la miel en lugar del azúcar, y la estimaban muchísimo. Como este licor es muy dulce al paladar, vino a ser el símbolo de la gracia y la dulzura entre los hebreos, según encontramos también en la Palabra de Dios: “Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos” (Proverbios 16:24). Ensalzando las maravillas de la Ley de Dios el salmista prorrumpe en una exultante alabanza: “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca” (Salmo 119:103).

 

       Según acabamos de ver, las abejas no labran la miel solamente en las colmenas donde están encerradas, sino que la dejan también en las hendiduras de las rocas, y en las ramas y huecos de los árboles aunque, en circunstancias no frecuentes, también en sitios inverosímiles como es en el caso del texto bíblico que encabeza este artículo: “...y he aquí que en el cuerpo del león había un enjambre de abejas, y un panal de miel. Y tomándolo en sus manos, se fue comiéndolo por el camino” (Jueces 14:8-9). Sansón no tuvo reparos en tomar de la miel que se había depositado en el león muerto por él mismo en el camino a Timnat. Las abejas depositan su rica miel en lugares insospechados, como hemos podido ver.

 

       Pero ocurre, en ocasiones,  que cuando se las quiere echar del sitio donde se han asentado, se unen para acometer con agresividad a aquellos que intentan desalojarlas; y los persiguen con increible obstinación. A veces, acosan a todo un pueblo, y no cesan de incomodarles. La historia antigua nos suministra varios ejemplos de este grave problema. Los raucios, pueblo de la isla de Creta, se vieron precisados a ceder el campo a las abejas. Cuando Lúculo puso cerco a Temiscira, los sitiados opusieron a los minadores enemigos unos enjambres de abejas, repitiéndose esta hábil treta en otras ocasiones, según los historiadores de la época. Mas estos hechos no deben causar extrañeza o admiración, si consideramos que la abeja, aunque pequeña, es un animal fogoso y arrojado. De ahí que cuando la Escritura quiere ilustrar una muchedumbre de enemigos formidables y aguerridos, toma a veces sus imágenes de los enjambres de abejas y las representa cayendo sobre un país para arrasar y desposeer a sus habitantes: “Y acontecerá que aquel día silbará Jehová a la mosca...y a la abeja que está en la tierra de Asiria; y vendrán y acamparán todos en los valles desiertos, y en las cavernas de las piedras, y en todos los zarzales, y en todas las matas” (Isaías 7:18-19).

 

       Con el fin de facilitarles amplia información sobre este tema tan interesante y atrayente, les adjuntamos la dirección web de este "Museo de la Miel", con el deseo de que sean enriquecidos con una visita virtual:

                                                               

                                                                        http://www.ranchocortesano.net/   

Más sobre la miel y las abejas:

http://www.consuladodeisrael.com/noticias/noticia/archive/noticias/2010/06/25/Zumbido-B_ED00_blico.aspx

 

http://www.beekeeping.com/articulos/propiedades_curativas.htm

(Diferentes usos de la miel. Muy interesante)  

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      LA VERDADERA UNIDAD EXISTE

"...solícitos en guardar la UNIDAD DEL ESPÍRITU en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

 

La verdadera unidad existe. La cuestión

es: ¿Quién puede producir esa unidad? Y la respuesta es que sólo el Espíritu Santo puede producir tal unidad. Eso fue lo que ocurrió en Pentecostés. Como resultado del bautismo con el Espíritu Santo, no solo predicaron aquellos cristianos primitivos codo con codo un mismo mensaje de salvación, sino que además "se añadieron aquel día como tres mil almas" (Hechos 2:41). Y podemos asegurar que  aquellas almas eran verdaderas "piedras vivas" y no meros elementos decorativos en una estructura vacía. En otras palabras, para alcanzar la meta de la unidad entre cristianos . . . es imprescindible la vigorosa acción del Espíritu Santo produciendo un verdadero temor de Dios y un intenso anhelo por su gloria. Un mero sentimiento intelectual a una determinada ortodoxia no es suficiente. Ya tenemos demasiado cadáveres eclesiásticos constituidos por ese material, demasiados valles de huesos secos. Solo el soplo del Espíritu puede formar un cuerpo vivo y vitalizador.

 

Querido hermano, si anhelas ver al pueblo de Dios unido alrededor de un proyecto, una visión o una causa común, no te dejes engañar por el espejismo de Babel ni te conformes con la bendición de Adulam. Elévate a Pentecostés, busca que el Espíritu sople sobre los huesos secos, que su fuego consuma toda la escoria de nuestros apaños, maniobras y estrategias. Imbúyete del espíritu del Maestro, quien dijo: "No recibo gloria de los hombres" (Juan 5:41), y de su siervo Pablo, quien dejó claro que no buscaba "gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros" (1ª Tesalonicenses 2:6).    (D. C. M.)

El Evangelio de la gracia soberana de Dios  (Carlos Haddon Spurgeon)

 

Habiéndose  observado, con evidente preocupación, cuán grande es el rechazo generalizado de muchos hacia la doctrina de la gracia soberana de Dios, incluimos estas breves líneas del reconocido siervo de Dios  C.H.Spurgeon sobre tan transcen-dente  tema:

"Si algo es aborrecido enconadamente es el verdadero Evangelio de la gracia de Dios, especialmente si esa odiosa palabra "soberanía" se menciona al mismo tiempo. Atrévanse a decir: "Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compa-dezca" (Romanos 9:15), y habrá furiosos críticos que les insultarán descomedida-mente. El religioso moderno no sólo aborrece la doctrina de la gracia soberana, sino que despotrica y se enfurece con su sola mención. Preferiría que blasfemára-mos antes que predicáramos la elección por el Padre, la expiación por el Hijo o la regeneración por el Espíritu. Si quieren ver a alguien excitado hasta que lo satánico prevalezca claramente, dejen que algunos de los nuevos teólogos les oigan predicar un sermón sobre la libre gracia.

 

Un evangelio que sea según los hombres será bienvenido por los hombres, pero hace falta una operación divina en el corazón y la mente para que alguien esté dispuesto a recibir en lo más profundo de su alma este inaceptable Evangelio de Dios. 

Mis queridos hermanos, no traten de hacerlo agradable a las mentes carnales. No oculten el tropiezo de la cruz, no sea que la hagan vana. Los ángulos y las esquinas del Evangelio son su fuerza: recortarlos significa quitarles su poder.

La moderación no es el aumento de la fuerza sino su muerte. ¡Claro!, habrán notado que aun entre las sectas sus puntos distintivos son los cuernos de su poder; y cuando éstos quedan prácticamente omitidos, la secta decae. Aprendan, pues, que si quitan a Cristo del cristianismo, el cristianismo está muerto. Si quitan la gracia del Evangelio, el Evangelio desaparece. Si a la gente no le gusta la doctrina de la gracia, denle tanto más de la  misma".            (C. H. S./1890)