La estrategia de Satanás

 

Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad...”(2ª Tesalonicenses 2:7)

 

El grande y único antagonismo de Satanás es la Iglesia de Jesucristo. Contra la edificación de ésta el diablo dirige una oposición feroz y organizada, y es esto lo que se llama el misterio de la iniquidad. Pero la intención no es sólo constituir un agente destructivo contra el misterio de piedad (1ª Timoteo 3:16) y contra la edificación de la Iglesia (Mateo 16:18), la cual es la esposa de Cristo, sino que ha de ser también el producto de un gran genio creativo que culmina en la iglesia falsa, la ramera de Apocalipsis 17 y la consorte del Anticristo, que hizo que Juan, el amado, quedara “asombrado con gran asombro” cuando la vio (Apocalipsis 17:6). 

       Esta es la culminación del misterio de la iniquidad. Hoy día, la supuesta esposa de Cristo tiene su vestimenta de ramera. En lugar del vestido de bodas sin mancha, tiene puesto un manto ensuciado con la inmundicia del mundo, con las arrugas y con todo lo demás que constituyen las señales de su fornicación espiritual. Las personas comprendidas en ella no pertenecen a la Esposa de Cristo, pues “los que son de Cristo han crucificado la carne” (Gálatas 5:24), y “todo lo que es nacido de Dios vence al mundo” (1ª Juan 5:4).

 

       El misterio de la iniquidad es, por tanto, la obra maestra de Satanás, que culmina en la iglesia mundial, la iglesia mundana del movimiento ecumenista. ¿Cuál es, exactamente, la estrategia de Satanás? ¿Cómo se desarrolla en el tiempo del fin? ¿Es el modernismo o es algo más sutil que el modernismo? (*)¿Cuál es la característica de la apostasía al final de esta época, que también es la señal para el día de la ira de Dios? 

       El Dr. Frederick B. Meyer (1847-1929) dijo: “ A medida que esta época llegue a su fin, podemos esperar que el engaño será más astuto”. Por la palabra “engaño” el Dr. Meyer se refería a la estrategia presente de Satanás en su programa de continua resistencia a la verdad de Dios y a la edificación de la Iglesia. Este programa se llama el misterio de la iniquidad (2ª Tesalonicenses 2:7) y esta edad es llamada el presente siglo malo” (Gálatas 1:4). El conjunto de verdades que hemos de explicar, se llama “la verdad presente” (2ª Pedro 1:12).

       El Antiguo Testamento no registra semejante estrategia satánica, por la sencilla razón de que no registra absolutamente nada acerca de la edificación de la Iglesia. Pero en esta época, el único y grande antagonismo de Satanás es la Iglesia, Cuerpo y Esposa de Cristo. Y bien puede el diablo ser vehemente en su oposición a la Iglesia, no sólo porque ella es la obra maestra de Dios, sino también porque, mientras la Iglesia permanece en la tierra, está impidiendo la plena maduración del misterio de la iniquidad; más aún, es la Iglesia la que un día ha de aplastar la cabeza de la serpiente (2ª Tesalonicenses 2:6-7); Romanos 16:20). Y ya que el misterio de la iniquidad ha de ser la obra maestra de Satanás, bien puede ser que, como señala el Dr. Meyer, “el engaño será más astuto” a medida que esta edad llegue a su fin.

 

       Tenemos entonces una esfera de sobrenaturalismo operando en la tierra, conocido como el misterio de la piedad (1ª Timoteo 3:16), y una esfera de sobrenaturalismo diabólico operando como movimiento contra la edificación de la Iglesia, conocido como el misterio de la iniquidad. El primero, culminará en la Esposa de Cristo; el otro, culminará en la ramera de Apocalipsis 17, la consorte del Anticristo.

 

       El desarrollo de esta nueva revelación empieza en Mateo 13, con las siete parábolas conocidas como “los misterios del reino de los cielos”. Estas parábolas, estudiadas juntas, nos revelan el carácter, el curso y la consumación de esta época, -época maravillosa- la cual es el punto focal de toda la revelación divina. Deseamos llamar la atención sobre la segunda parábola, conocida como “la parábola de la cizaña” (Mateo 13:24-30 y 36-43).

Quisiéramos mostrar de ella sólo dos cosas. En primer lugar, que, donde quiera que un misionero o un obrero cristiano tiene éxito en ganar un alma para Cristo o en edificar una asamblea local, inmediatamente aparece en escena la actividad de Satanás y una obra sobrenatural comienza; una obra que, aunque diabólica, es sobrenatural. En segundo lugar, advertimos una revelación sorprendente; los hijos del diablo son comparados con la cizaña, lo que quiere decir que se parecen a los hijos de Dios, aunque son la obra maestra de Satanás. Por esta razón nadie se da cuenta de la diferencia.

 

       Aunque el engaño ha de llegar a ser aún más astuto, notemos cuánto lo era ya en el principio de esta época. La cizaña se parece exactamente al trigo: engaño, entonces, significa imitación, y la imitación es el arte de la falsificación. Esta es , pues, la estrategia satánica de este tiempo. 

       Sorprende ver el éxito de tal plan de engaño y comprobar hasta qué punto ha triunfado. Dice el Dr. C. I. Scofield: “ Es tan grande el poder de Satanás para engañar, que a menudo los mismos que representan a la cizaña se creen ser los hijos del reino” (Mateo 7:21-23).

 

       Recordaremos aquí una verdad que ha sido ignorada por mucha gente buena y -extraño es decirlo-por muchos pastores y maestros. Jesús indicó que todo esto que hemos mencionado anteriormente sería así cuando, al hablar de su Iglesia, que aún no había sido establecida en la tierra, dijo: “El que tiene oídos para oir,oiga” (Mateo 11:15). Por cierto, muy pocos de los hoy llamados creyentes tienen oídos para esta verdad, y estamos plenamente convencidos de que la ignorancia que prevalece sobre este tema es resultado del tremendo poder enceguecedor del diablo. Es sorprendente ver como él ha ocultado tan bien su manera de obrar.

 

       En  Isaías14:12 Satanás, ya caído, es llamado Lucero, que significa “el que lleva luz”, y Dios se dirige a él en Ezequiel 28:12 como a alguien que estuvo “lleno de sabiduría”. Aquel que encabeza el misterio de la piedad es inigualable para Satanás, porque en Él “están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:3). ¡Que Dios nos conceda “la mente de Cristo” (1ª Corintios 2:16) para discernir todas las cosas!

 

       Pero si los modernistas no fueron problema para la Iglesia, la cizaña sí era una fuente constante de problemas y debilitamiento (Hechos 5:1-11; 1ª Timoteo 5:15; 2ª Timoteo 4:14). La cizaña iba a quedar en la Iglesia profesante; los modernistas serían expulsados (Tito 3:10). La cizaña es una "quinta columna" que se ha infiltrado en la Iglesia y la está minando desde adentro. Sus representantes pasan por cristianos, pero nunca han sido renacidos. Son más peligrosos que los modernistas, y es un hecho sorprendente que muy pocos parecen darse cuenta de su presencia en nuestro medio.


 

                                           Extracto tomado del libro "EL MISTERIO DE INIQUIDAD",                                                          por F.V. DABOLD. (Impreso en 1969).

                                                                 _____________________


(*) El modernismo es un movimiento surgido a finales del siglo XIX y principios del XX , que se extendió mayormente por Europa y América. Pretendió una reforma religiosa interna en sentido apologético, a fin de armonizar las verdades fundamentales de la fe cristiana con las conquistas filosóficas. Su intención era conciliar las insalvables divergencias existentes entre fe y razón (agnóstica) y entre Biblia y ciencia.

 

       El modernismo en sí es síntesis de todas las herejías partiendo, en su origen,del agnosticismo, subjetivismo y relativismo. Su influencia contaminó gravemente a sectores importantes de la Iglesia cristiana (al igual que ocurre en nuestros días con el posmodernismo o iglesia emergente y el ecumenismo). (Ver "El Posmodernismo y la Iglesia", "Ecumenismo, el viejo truco", "¿Iglesia Evangélica sin Evangelio?" y "La prueba actual de la Iglesia de Jesucristo").

 



 


 

 

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

SIRVIENDO POR AMOR, NO POR UN FRÍO Y RACIONAL  LEGALISMO .

"Los fariseos se sentían satisfechos de sí mismo y se concentraban siempre en sus logros y no en su relación con Dios. Me pregunto si a veces no somos culpables de esta misma actitud. ¿No es este uno de los pecados que acecha más a los que nos llamamos evangélicos? Vemos a otros que niegan la fe y viven vidas alejadas de Dios. Qué fácil es sentirse satisfecho  de uno mismo por ser mejor que esas personas ---"Te doy gracias por no ser como otros hombres y sobre todo como ese modernista". Nuestro problema es que nunca nos contemplamos frente a Dios; no nos acordamos del carácter, del ser y de la naturaleza de Dios. Nuestra religión consiste en unas cuantas cosas que hemos decidido hacer; y una vez que las hacemos pensamos que todo está bien. Complacencia, volubilidad, autocomplacencia se encuentran demasiado entre nosotros. 

 

Esto nos lleva a considerar la actitud lamentable y trágica de los fariseos respecto a los demás. La censura final del fariseo es que en su vida hay una ausencia completa del espíritu propuesto en las Bienaventuranzas.  Ahí radica la diferencia entre él y el cristiano. El cristiano es alguien que reproduce las Bienaventu-ranzas. Es  `pobre en espíritu', 'manso', 'misericordioso'. No queda satisfecho por haber llevado a cabo una tarea determinada. No; 'tiene hambre y sed de justicia'. Anhela ser como Cristo.  Esta es la piedra de toque según la que hemos de juzgarnos. . . Este es el centro mismo de la religión y el propósito de nuestra adoración de Dios."  

(Martyn  Lloyd-Jones: "El Sermón del Monte", libro que recomendamos)

    LA DISCULPA Y LA RESTITUCIÓN

    POR EL PECADO COMETIDO.

". . .entonces, habiendo pecado y ofendido, restituirá aquello que robó, o el daño de la calumnia"  (Levítico 6:4)

 

La disculpa o la restitución debe hacerse a la primera. La Palabra dice: "Lo restituirá por entero a aquel a quien pertenece, y añadirá a ello la quinta parte, en el día de su expiación" (v. 5).

Si estás en condiciones de hacerlo y la cosa todavía está en tu posición, debes restituirlo el día en que reconoces tu culpa. Es muy fácil diferir estas cosas.

A causa de haberlo demorado, muchos hijos de Dios se encuentran con la sensibilidad embotada. Cuando recibes luz y te consideras culpable, es entonces cuando tienes que actuar. Es mejor si las cosas son restituidas el mismo día. Que los creyentes nuevos se mantengan en este camino. No trates nunca de aprovecharte de otros, porque si lo haces cometes una iniquidad. Un principio básico de nuestra vida cristiana aquí en la tierra es que nunca podemos aprovecharnos de los demás. Es malo aprovecharse  de los demás. Que los creyentes nuevos aprendan a proceder rectamente desde el principio. 

 

. . .Recuerden, por favor, que la disculpa o la restitución por sí sola es todavía insuficiente. El caso no está todavía resuelto, porque es necesario hacer algo más: "Y para expiación de su culpa traerá a Jehová un carnero sin defecto de los rebaños, conforme a su estimación, y lo dará al sacerdote para la expiación" (v. 6). La ofrenda para las iniquidades en Levítico 5 sólo cubre los tratos ante Dios, puesto que no se ha incurrido en falta alguna contra el hombre, así que tiene que tratar el pecado primero ante el hombre  y luego ir a Dios en busca de perdón. A menos que haya resuelto la cuestión primero con el hombre, no habrá manera de que pueda ir a Dios y pedirle perdón. Uno debe primero restituir lo que ha tomado; luego puede recibir el perdón de Dios." 

                                (Watchman Nee)

         ________________

"Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores . . .Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas."               (Mateo 6:12,14)