¿Es cristiano el Mormonismo?

 

¿Es cristiano el Mormonismo? Esto tal vez parece ser una pregunta enigmática para muchos mormones al igual que para algunos cristianos. Los mormones dirán que ellos incluyen la Biblia en la lista de los cuatro libros que reconocen como “Las Escrituras”, que su creencia en Jesucristo forma parte dentral de su fe, y que esto está indicado por su nombre oficial: La Iglesia de los Santos de los Últimos Días. Además, muchos cristianos han escuchado al Coro del Tabernáculo Mormón cantar himnos cristianos (de hecho muchos cantantes cristianos aparecen en las listas de los medios mormones). También han quedado impresionados con la dedicación de los mormones en cuanto a sus reglas morales y su fuerte estructura familiar. ¿No implica esto que el mormonismo es una religión cristiana?

 

Para contestar esta pregunta de una manera correcta e imparcial, tendremos que comparar cuidadosamente las principales doctrinas del mormonismo con el cristianismo bíblico. Haremos esta comparación en diez áreas básicas e importantes de doctrina

 

1. La Biblia enseña, y los cristianos de todas las edades de la Iglesia lo han creído, que hay un sólo Dios, vivo y verdadero y que aparte de Él no hay otros dioses (Deuteronomio 6:4; Isaías 43:10-11; 44:6,8; 45:21-22; 46:9; Marcos 12:29-34).

 

En contraste, el mormonismo enseña que hay múltiples dioses,  y que nosotros, como seres humanos, podemos llegar a ser dioses en el Reino Celestial (History of Church, 6:306: Doctrinas de Salvación 2:58)

 

2. La Biblia enseña, y los cristianos de todas las edades de la Iglesia lo han creído, que Dios es Espíritu (Juan 4:24; 1ª Timoteo 6:15-16), que no es hombre (Números 23:19; Oseas 11:9; Romanos 1:22-23), y que siempre (eternamente) ha existido como Dios -omnipotente, omnipresente y omnisciente (Salmo 90:2; 139:7-10; Isaías 44:6-8; Apocalipsis 19:6; Malaquías 3:6).

 

En contraste, el mormonismo enseña que Dios el Padre fue un hombre como nosotros,  y que Él progresó hasta llegar a ser un dios, y ahora tiene un cuerpo de carne y hueso. José Smith dijo: “Dios, que una vez fue como nosotros somos ahora, es un hombre glorificado, y está sentado sobre su trono allá en los cielos” (Las Enseñanzas del profeta José Smith, 427; véase también, Doctrina y Convenios 130:22 que dice: “El Padre tiene un cuerpo de carne y huesos, tangible como el del hombre”. También ver Artículos de Fe,46).

 

33 3. La Biblia enseña, y los cristianos de todas las edades de la Iglesia lo han creído, que Jesús es Dios  (Juan 1:1, 14; Romanos 9:5 Colosenses 2:9), y el Creador de todas las cosas (Juan 1:3; Colosenses 1:15-17; Hebreos 1:2) Aunque nunca ha sido menos que Dios Padre, en el tiempo indicado puso a un lado la gloria que compartía con Él (Juan 17:4,5; Filipenses 2:6-11) y fue hecho “semejante a los hombres” para lograr nuestra salvación. Su encarnación se hizo realidad cuando fue concebido sobrenaturalmente por obra del Espíritu Santo, y nació de María, virgen (Mateo 1:18-23; Lucas 1:34-35).   

En

      En contraste, el mormonismo enseña que Jesucristo es nuestro hermano mayor, y que progresó hasta llegar a ser un dios.  Él fue procreado en espíritu por medio del Padre celestial y una madre celestial, y fue concebido físicamente por el Padre celestial y una madre terrenal. La doctrina mormona afirma que Jesús y Lucifer (Satanás) son hermanos (Principio del Evangelio, 15,16).

 

4. La Biblia enseña , y los cristianos de todas las edades de la Iglesia lo han creído, que el Espíritu Santo es Dios y es omnipresente (1Reyes 8:27; Salmo 139:7-10: Jeremías 23:24; Hechos 5:3-4). 

 

 En contraste, el mormonismo enseña que el Espíritu Santo “es un espíritu con la forma de un hombre...el Espíritu Santo tiene forma y dimensiones. El no llena la inmensidad del espacio y no puede estar presente  en todas partes al mismo tiempo, personalmente." Sólo su poder se manifiesta en todo lugar al mismo tiempo” (Doctrinas de Salvación, 1:36, 38: también Principios del Evangelio,34).

 

                                                                                            Siguiente...2,3

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

ARMAS UTILIZADAS POR LA IGLESIA ROMANA CONTRA EL CRISTIANISMO

 

Ante la próxima "Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos"(18 al 25 enero), fruto de la fuerte ofensiva de la "Sagrada Congregación para la Propagación de la Fe" (presuntamente, heredera de la cruel y sombría Inquisición  española) contra la Fe Evangélica,  nos vemos en la urgente necesidad de advertir al pueblo de Dios del peligro de este falso ecumenismo, el cual cuenta con el rendido apoyo del llamado "Consejo Mundial de Iglesias", indefinida organización que se ha abrazado incondicionalmente a la Iglesia apóstata, la cual nunca se ha arrepentido de su sanguinaria máquina de persuasión y muerte llamada "Santa Inquisición".

No están tan lejanos los crueles tormentos y torturas contra aquellos que la sufrieron con firmeza por causa de su fe en Jesucristo y su Evangelio. Aún, en muchas calles y plazas de nuestros pueblos, se conservan restos mudos de esta maquinaria de muerte y represión religiosa.

¡Cuán flaca es la memoria de parte del pueblo cristiano ante aquellos que derramaron generosamente su sangre para  regar la tierra para nosotros, los creyentes de nuestros días. Al menos estos mártires deben merecer el respeto y el reconocimiento de aquellos que nos llamamos herederos de la Reforma Protestante.. . y mucho más, después de tantas y tan pomposas  celebraciones con motivo del Día de la Reforma. ¿Cómo es posible sentarse en armonía junto a los servidores del Anticristo y compartir cultos paganos con ellos? ¿Qué puede CELEBRAR el pueblo de Dios en esta reuniones donde no está la Luz de Cristo y su Verdad?

 

A continuación transcribimos parte de un interesante  trabajo que, muy posiblemente, alumbrará la memoria de aquellos que han olvidado lo que declara la Palabra de Dios en boca de Pablo: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿que compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?" (2ª Corintios 6:14-15).

 

"Tres armas, y cada una un error, han sido y seguirán siendo esgrimidas por el Catolicismo Romano contra la Iglesia Católico-Apostólico-Cristiana, mal llamada Protestante o de la "Reforma".

La primera de estas armas fue bautizada con el nombre de Santa Inquisición. La fundó el papa Inocencio III en el año 1198 y la implantó el papa Inocencio IV en el año 1248. Durante casi siete siglos constituyó el azote implacable contra los disidentes del Catolicismo Romano.

La segunda, bajo el nombre  de Compañía de Jesús o  Jesuitismo fue reconocida por el papa Paulo III.

(. . .) La tercera, representada por las tres hijas de la calumnia: mentira, difamación y maledicencia, un diabólico triunvirato, sigue enrojeciendo de vergüenza al mundo.

Estas tres armas fueron y son  (. . .) ineficaces contra la fortaleza inexpu-gnable de la Fe Cristiana."

(Texto tomado de "Calumnias contra el Protestantismo", de Claudio Gutiérrez Marín/ Ilustración: Casa de la Inquisición de Valdemoro)