El gran peligro del

 

 ocultiSMO

 

  

No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo, el Señor, vuestro Dios” (Levítico 19:31)

 

INTRODUCCIÓN: Jesús Mª Vázquez Moreno.

 

Resulta muy triste y preocupante el ver como tu querida ciudad, aquella en la que has nacido, crecido y madurado, pero también aquella que, en la más remota antigüedad, fue neciamente encomendada a Ceres (Asera), diosa de la agricultura , muy al contrario de lo que hizo el piadoso rey Asa, de Judá, que "quitó los altares del culto extraño, y los lugares altos; quebró las imágenes, y destruyó los símbolos de Asera:  y mandó a Judá que buscase al Señor" (2º Crónicas 14:3-4), dobla sus rodillas ante la potestad de Satanás, ante Beelzebú, el principe de los demonios. 

 

     Jerez, que vive desde entonces sumida en la más profunda y vana idolatría , dando culto a las criaturas en lugar del Creador (Romanos 1:25), entronizando y adorando a Astarté, a Astaroth, a Diana de los efesios (Hechos 19:27) , a la diosa de las marismas, o a la reina de los cielos de la cultura pagana ( Jeremías 7:18; 44:16-19), derivada y simbolizada posteriormente por muchos idólatras en la madre de Jesús, se encuentra , en estos días, dando acogida a las prácticas esotéricas más obscuras en la llamada “Feria Mágica"; según algunos, un evento único e histórico ( http://diariobahiadecadiz.com/detalle-noticia-8731) , pero según la Palabra de Dios una provocación abominable al Dios único, vivo y verdadero (Deuteronomio 18:12). 

 

     Nuestra plaza más emblemática, "la del Arenal" ,se encuentra plagada de casetas donde pululan con toda libertad las huestes más tenebrosas del ocultismo, la superstición, la magia o la adivinación. ¡Qué doloroso es comprobar cómo los representantes de las tinieblas toman posiciones y dominan, con total permisividad e impunidad, una ciudad que se llama a sí misma “cristiana”, que se ufana de eventos religiosos solemnes que proclaman con aplastante y desafiante orgullo y prepotencia; con procesiones presididas por las mismas personas que , al mismo tiempo, se alían con los enviados del propio principe de las tinieblas, estos "mercantifles" del ocultismo y de la brujería que en nada van a ayudar a nuestra amada ciudad a salir de la grave situación en que se encuentra, sino todo lo contrario!

 

      Sólo el Señor Jesucristo, el Dios todopoderoso, el Señor de cielos y tierra, que es ignorado y relegado al más triste de los desprecios, es el que debe presidir la vida de nuestra ciudad, y no esa manifestación maléfica. ¡En Jerez está entronizado el principe de la potestad del aire, Satanás, aquel que quiere suplantar, desde antes de su caída (Isaías 14:12-17), la gloriosa autoridad y majestad de Jesucristo, el Rey de reyes y Señor de señores (Efesios 2:2; Apocalipsis 19:16)! Sí, quizás en estos momentos, mientras lee estas “ingenuas” palabras, alguien puede estar burlándose excépticamente, con inconsciente suficiencia, pero el Señor de la naciones y de los reinos es el que quita y pone autoridades (Juan 19:11); es el que pesa los corazones, y es el que dará el pago en el día de su justicia (Proverbios 24:12; Hebreos 10:30).

 

     La palabra de Dios, la autoridad infalible en materia de fe, declara que toda esta brujería, magia y adivinación es obra de las tinieblas (Deuteronomio 18:9-14). Por ello, deben estar atentos a su voz, aunque los oídos estén cegados por el pecado y la ignorancia.  

EL OCULTISMO

En este estudio no se pretende profundizar algunas practicas ocultistas pero si mencionarlas. Dentro del ocultismo se encuentran otras muchas practicas, pero solo mencionare algunas de ellas. No quiero con esto causar algún terror o crear supersticiones en alguien. Solo deseo mostrar brevemente algunas de las armas que Satanás usa para esclavizar aún más al mundo. Algo que es muy delicado e importante es que no se toque este tipo de temas a la ligera, por ello les recomiendo un buen tiempo de oración antes de iniciar:
 
¿QUE ES EL OCULTISMO?

     La palabra "ocultismo" viene de la palabra latina "occultus", y contiene la idea de cosas que están escondidas, y que son secretas y misteriosas. La oraciones secretas del sacerdote católico lo son durante parte de la misa. Podemos mencionar tres distintas características del ocultismo:
1. El ocultismo trata de cosas secretas o escondidas.
2. El ocultismo tiene que ver con operaciones o sucesos que parecen depender de poderes humanos más allá de los cinco sentidos.
3. El ocultismo tiene que ver con lo sobrenatural, con la presencia de fuerzas espirituales.

     Dentro del ocultismo se pueden mencionar: la hechicería, magia, quiromancia, cartomancia, adivinación, tabla de escritura espiritista cartas de tarot, satanismo, espiritismo, demonismo y la utilización de las bolas de cristal. Sin duda alguna a esta lista se le puede añadir muchas otras más, pero veremos estas y otras más en este estudio.

¿EXISTE LO SOBRENATURAL? 

     Vivimos en una época en que la gente busca respuestas a las preguntas básicas de la vida: ¿Que propósito tiene la vida?; ¿Hay vida después de la muerte?; ¿Existen pruebas de la existencia de un Dios sobrenatural?.
Según la Biblia, hay un continuo conflicto sobrenatural (Efesios 6:12). Esta presente batalla espiritual es entre el reino de Dios y el reino de Satanás.

     Aunque las Escrituras ponen en claro que lo sobrenatural es real, y que la lucha espiritual está en pie, hay algunos a quienes les gustaría desmitificar lo que se dice del diablo, de los demonios y de la posesión demoníaca. Pero es evidente, que existe lo sobrenatural pues si sacamos de la Biblia lo sobrenatural nos quedaríamos con un Evangelio vacío y carente de poder y transformador de vida. Algo que sí debemos de tener bien en claro es que es una realidad todo lo sobrenatural de Dios, pero también lo sobrenatural de las tinieblas, y que es muy peligroso el tratar de infiltrarnos en este mundo de los abismos.  El que tengamos conocimiento de su existencia no debe de crear en nosotros un deseo de tener una experiencia espiritualista.

    

                                                             Siguiente..., 2    

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      El amor del Espíritu Santo     "Estamos acostumbrados a hablar del amor del Padre y de la gracia de Jesucristo y de la comunión del Espíritu Santo. Pero también nos es permitido y podemos hablar tranquilamente del amor del Espíritu Santo  y de la gracia del Espíritu. ¡Cuán grande debe ser ese amor y esa gracia! Porque Él, el Santo, quiere vivir con y obrar en criaturas  pecadoras, débiles y defectuosas, que únicamente han ganado y merecido la ira y la maldición de Dios.

¡Cuánta paciencia ha de tener el Espíritu Santo con nosotros! Por nues-tra parte nos oponemos constante-mente a su acción, nos inclinamos a entristecerle, a resistirle  y a apagarle. Por naturaleza preferimos vivir según la carne que según el Espíritu, y según nuestra propia  corrupción somos más "bestiales" que "espirituales".   

¡Cuánto debemos avergonzarnos del desamor que mostramos frente al amor del Espíritu! ¡Y cuán agradecidos debemos estar que el Espíritu Santo se nos ha dado con su soberano poder para vencer nuestra debilidad y flaqueza!                     (Dr. H.J.Jager)

       Actitud frente a Dios en oración 

  "Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro"  (Hebreos 4:16)

La humildad en la oración no excluye la confianza. En nuestra vida de oración, la humildad y la confianza no constituyen una contradicción. La primera la obtenemos mirando al yo, y la segunda, se obtiene mirando a Cristo.

Se precisa de confianza para compare-cer ante el trono de un rey, un símbolo de su poder y majestad. Pero, ¡cuánta más confianza se precisa para comparecer ante el trono del Rey de reyes! ¿Quién se atreve a acercarse allí donde aun los ángeles cubren sus rostros, como vio Isaías en una visión y exclamó: "¡Ay de mí! que soy muerto; porque (soy) hombre inmundo de labios" (Isaías 6:5). No nos estamos refiriendo a la confianza del fariseo que entraba en el Templo de Dios sin vacilación. Esta es una falsa confianza. Nos estamos dirigiendo a aquellos que han visto su propia vileza delante de la santidad de Dios y que, mirando a sus vidas diarias, se preguntan: "¿No se estará cansando Dios de mí?"

(Tomado de "Orad sin cesar", de FRANS BAKKER; libro que recomendamos)