El gran peligro del

 

 ocultiSMO

 

  

No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo, el Señor, vuestro Dios” (Levítico 19:31)

 

INTRODUCCIÓN: Jesús Mª Vázquez Moreno.

 

Resulta muy triste y preocupante el ver como tu querida ciudad, aquella en la que has nacido, crecido y madurado, pero también aquella que, en la más remota antigüedad, fue neciamente encomendada a Ceres (Asera), diosa de la agricultura , muy al contrario de lo que hizo el piadoso rey Asa, de Judá, que "quitó los altares del culto extraño, y los lugares altos; quebró las imágenes, y destruyó los símbolos de Asera:  y mandó a Judá que buscase al Señor" (2º Crónicas 14:3-4), dobla sus rodillas ante la potestad de Satanás, ante Beelzebú, el principe de los demonios. 

 

     Jerez, que vive desde entonces sumida en la más profunda y vana idolatría , dando culto a las criaturas en lugar del Creador (Romanos 1:25), entronizando y adorando a Astarté, a Astaroth, a Diana de los efesios (Hechos 19:27) , a la diosa de las marismas, o a la reina de los cielos de la cultura pagana ( Jeremías 7:18; 44:16-19), derivada y simbolizada posteriormente por muchos idólatras en la madre de Jesús, se encuentra , en estos días, dando acogida a las prácticas esotéricas más obscuras en la llamada “Feria Mágica"; según algunos, un evento único e histórico ( http://diariobahiadecadiz.com/detalle-noticia-8731) , pero según la Palabra de Dios una provocación abominable al Dios único, vivo y verdadero (Deuteronomio 18:12). 

 

     Nuestra plaza más emblemática, "la del Arenal" ,se encuentra plagada de casetas donde pululan con toda libertad las huestes más tenebrosas del ocultismo, la superstición, la magia o la adivinación. ¡Qué doloroso es comprobar cómo los representantes de las tinieblas toman posiciones y dominan, con total permisividad e impunidad, una ciudad que se llama a sí misma “cristiana”, que se ufana de eventos religiosos solemnes que proclaman con aplastante y desafiante orgullo y prepotencia; con procesiones presididas por las mismas personas que , al mismo tiempo, se alían con los enviados del propio principe de las tinieblas, estos "mercantifles" del ocultismo y de la brujería que en nada van a ayudar a nuestra amada ciudad a salir de la grave situación en que se encuentra, sino todo lo contrario!

 

      Sólo el Señor Jesucristo, el Dios todopoderoso, el Señor de cielos y tierra, que es ignorado y relegado al más triste de los desprecios, es el que debe presidir la vida de nuestra ciudad, y no esa manifestación maléfica. ¡En Jerez está entronizado el principe de la potestad del aire, Satanás, aquel que quiere suplantar, desde antes de su caída (Isaías 14:12-17), la gloriosa autoridad y majestad de Jesucristo, el Rey de reyes y Señor de señores (Efesios 2:2; Apocalipsis 19:16)! Sí, quizás en estos momentos, mientras lee estas “ingenuas” palabras, alguien puede estar burlándose excépticamente, con inconsciente suficiencia, pero el Señor de la naciones y de los reinos es el que quita y pone autoridades (Juan 19:11); es el que pesa los corazones, y es el que dará el pago en el día de su justicia (Proverbios 24:12; Hebreos 10:30).

 

     La palabra de Dios, la autoridad infalible en materia de fe, declara que toda esta brujería, magia y adivinación es obra de las tinieblas (Deuteronomio 18:9-14). Por ello, deben estar atentos a su voz, aunque los oídos estén cegados por el pecado y la ignorancia.  

EL OCULTISMO

En este estudio no se pretende profundizar algunas practicas ocultistas pero si mencionarlas. Dentro del ocultismo se encuentran otras muchas practicas, pero solo mencionare algunas de ellas. No quiero con esto causar algún terror o crear supersticiones en alguien. Solo deseo mostrar brevemente algunas de las armas que Satanás usa para esclavizar aún más al mundo. Algo que es muy delicado e importante es que no se toque este tipo de temas a la ligera, por ello les recomiendo un buen tiempo de oración antes de iniciar:
 
¿QUE ES EL OCULTISMO?

     La palabra "ocultismo" viene de la palabra latina "occultus", y contiene la idea de cosas que están escondidas, y que son secretas y misteriosas. La oraciones secretas del sacerdote católico lo son durante parte de la misa. Podemos mencionar tres distintas características del ocultismo:
1. El ocultismo trata de cosas secretas o escondidas.
2. El ocultismo tiene que ver con operaciones o sucesos que parecen depender de poderes humanos más allá de los cinco sentidos.
3. El ocultismo tiene que ver con lo sobrenatural, con la presencia de fuerzas espirituales.

     Dentro del ocultismo se pueden mencionar: la hechicería, magia, quiromancia, cartomancia, adivinación, tabla de escritura espiritista cartas de tarot, satanismo, espiritismo, demonismo y la utilización de las bolas de cristal. Sin duda alguna a esta lista se le puede añadir muchas otras más, pero veremos estas y otras más en este estudio.

¿EXISTE LO SOBRENATURAL? 

     Vivimos en una época en que la gente busca respuestas a las preguntas básicas de la vida: ¿Que propósito tiene la vida?; ¿Hay vida después de la muerte?; ¿Existen pruebas de la existencia de un Dios sobrenatural?.
Según la Biblia, hay un continuo conflicto sobrenatural (Efesios 6:12). Esta presente batalla espiritual es entre el reino de Dios y el reino de Satanás.

     Aunque las Escrituras ponen en claro que lo sobrenatural es real, y que la lucha espiritual está en pie, hay algunos a quienes les gustaría desmitificar lo que se dice del diablo, de los demonios y de la posesión demoníaca. Pero es evidente, que existe lo sobrenatural pues si sacamos de la Biblia lo sobrenatural nos quedaríamos con un Evangelio vacío y carente de poder y transformador de vida. Algo que sí debemos de tener bien en claro es que es una realidad todo lo sobrenatural de Dios, pero también lo sobrenatural de las tinieblas, y que es muy peligroso el tratar de infiltrarnos en este mundo de los abismos.  El que tengamos conocimiento de su existencia no debe de crear en nosotros un deseo de tener una experiencia espiritualista.

    

                                                             Siguiente..., 2    

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      LA VERDADERA UNIDAD EXISTE

"...solícitos en guardar la UNIDAD DEL ESPÍRITU en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

 

La verdadera unidad existe. La cuestión

es: ¿Quién puede producir esa unidad? Y la respuesta es que sólo el Espíritu Santo puede producir tal unidad. Eso fue lo que ocurrió en Pentecostés. Como resultado del bautismo con el Espíritu Santo, no solo predicaron aquellos cristianos primitivos codo con codo un mismo mensaje de salvación, sino que además "se añadieron aquel día como tres mil almas" (Hechos 2:41). Y podemos asegurar que  aquellas almas eran verdaderas "piedras vivas" y no meros elementos decorativos en una estructura vacía. En otras palabras, para alcanzar la meta de la unidad entre cristianos . . . es imprescindible la vigorosa acción del Espíritu Santo produciendo un verdadero temor de Dios y un intenso anhelo por su gloria. Un mero sentimiento intelectual a una determinada ortodoxia no es suficiente. Ya tenemos demasiado cadáveres eclesiásticos constituidos por ese material, demasiados valles de huesos secos. Solo el soplo del Espíritu puede formar un cuerpo vivo y vitalizador.

 

Querido hermano, si anhelas ver al pueblo de Dios unido alrededor de un proyecto, una visión o una causa común, no te dejes engañar por el espejismo de Babel ni te conformes con la bendición de Adulam. Elévate a Pentecostés, busca que el Espíritu sople sobre los huesos secos, que su fuego consuma toda la escoria de nuestros apaños, maniobras y estrategias. Imbúyete del espíritu del Maestro, quien dijo: "No recibo gloria de los hombres" (Juan 5:41), y de su siervo Pablo, quien dejó claro que no buscaba "gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros" (1ª Tesalonicenses 2:6).    (D. C. M.)

El Evangelio de la gracia soberana de Dios  (Carlos Haddon Spurgeon)

 

Habiéndose  observado, con evidente preocupación, cuán grande es el rechazo generalizado de muchos hacia la doctrina de la gracia soberana de Dios, incluimos estas breves líneas del reconocido siervo de Dios  C.H.Spurgeon sobre tan transcen-dente  tema:

"Si algo es aborrecido enconadamente es el verdadero Evangelio de la gracia de Dios, especialmente si esa odiosa palabra "soberanía" se menciona al mismo tiempo. Atrévanse a decir: "Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compa-dezca" (Romanos 9:15), y habrá furiosos críticos que les insultarán descomedida-mente. El religioso moderno no sólo aborrece la doctrina de la gracia soberana, sino que despotrica y se enfurece con su sola mención. Preferiría que blasfemára-mos antes que predicáramos la elección por el Padre, la expiación por el Hijo o la regeneración por el Espíritu. Si quieren ver a alguien excitado hasta que lo satánico prevalezca claramente, dejen que algunos de los nuevos teólogos les oigan predicar un sermón sobre la libre gracia.

 

Un evangelio que sea según los hombres será bienvenido por los hombres, pero hace falta una operación divina en el corazón y la mente para que alguien esté dispuesto a recibir en lo más profundo de su alma este inaceptable Evangelio de Dios. 

Mis queridos hermanos, no traten de hacerlo agradable a las mentes carnales. No oculten el tropiezo de la cruz, no sea que la hagan vana. Los ángulos y las esquinas del Evangelio son su fuerza: recortarlos significa quitarles su poder.

La moderación no es el aumento de la fuerza sino su muerte. ¡Claro!, habrán notado que aun entre las sectas sus puntos distintivos son los cuernos de su poder; y cuando éstos quedan prácticamente omitidos, la secta decae. Aprendan, pues, que si quitan a Cristo del cristianismo, el cristianismo está muerto. Si quitan la gracia del Evangelio, el Evangelio desaparece. Si a la gente no le gusta la doctrina de la gracia, denle tanto más de la  misma".            (C. H. S./1890)