El diablo,ese

león rugiente

 

"Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario, como león rugienteanda alrededor buscando a quien devorar”(2ª Pedro 5:8)

(Viejo león africano)

El diablo no para. Siempre está al acecho, como dice el texto, mirando a quien puede devorar. El diablo tiene su corporación aquí en la tierra, por medio de la cual hace su obra. A través de sus sicarios, que forman su cuerpo, extiende por doquier sus malas nuevas de las enseñanzas arminianas y trata de inocular ese veneno en las almas. Al mismo tiempo, él se revuelve con ira contra quienes predican el Evangelio de la Gracia Soberana de Dios. Por eso, oí decir lo siguiente de parte del rusellismo y del campbelismo: “Si Dios ya ha predestinado para salvación a los que Él quiso, ¿para qué hace falta que Cristo muriera? La otra “sabia” frase dice así:“Si no se tiene en cuenta nuestro albedrío, ¿por qué se llama a todo el que quiera y dice la Biblia que Dios es paciente, esperando que todos se arrepientan? Bueno, responderemos con la Palabra de Dios a estas objeciones a las enseñanzas divinas. 

       Con respecto a la primera, hemos de decir que, efectivamente, Dios ha predestinado para salvación a los que Él, como Dios Soberano, quiso y todo esto lo hizo, como dice por doquier toda la Escritura, “Desde antes de la fundación del mundo” (Efesios 1:3-4; 2ª Tesalonicenses 2:3-4). Y, por encima de todo, sin la colaboración del hombre, sino “Habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” (Efesios 1:11). ¡¡Gracias, Señor, por ello!!, decimos los que hemos sido agraciados con esta bondad de Dios. Pero, aclaramos: los que hemos sido predestinados por Dios a la salvación, no éramos ángeles impecables, sino viles pecadores, rebeldes y muertos espiritualmente como los demás. Es Palabra de Dios: Efesios 2:1-3. ¡¡Esta carta a los Efesios -dicen los hijos del error- no debería estar incluida en el Canon!! Gracias a Dios que está, y en ella aprendemos todas estas cosas. Y, precisamente por eso, porque como pecadores no podíamos entrar a la salvación, a los que el Padre eligió, Cristo los limpió con su muerte. Es su parte en el Pacto de la Redención: limpiar de sus pecados a los que el Padre, en su parte en el Pacto, eligió para salvación. Y la Escritura deja claro, y bien claro, que su parte Cristo la hizo perfectamente, pues dice que “voluntariamente dio su vida por las ovejas, y que a éstas las dejó, de sus pecados, perfectas para siempre” (Juan 10:15-18; Hebreos 10:14). De modo que, si Cristo no hubiera venido a buscar a sus ovejas y a dar su vida por ellas, nadie sería salvo, incluidos también aquellos a los el Padre eligió. Pero, en Pacto de la Redención, hecho por el Dios trino, todo estaba muy bien estudiado y todo muy bien atado. Por eso, también, viendo Dios que los elegidos suyos estaban muertos en delitos y pecados, porque eran enemigos suyos y no querían que Él reinara en sus vidas, su Espíritu Santo toma parte en el Pacto. Y hace nacer de nuevo a los muertos espirituales, y les da arrepentimiento y fe, para que voluntariamente corran al Cristo Salvador y hallen descanso en Él para sus almas (Juan 3:3,8; Efesios 2:1; 5-6, 8-9; Hechos 11:18; 1ª Pedro 1:2). Queda claro, pues, que fuimos elegidos para salvación, siendo imprescindible que Cristo diera su Vida por sus ovejas, para limpiarlas y hacerlas aptas para esa salvación. 

       Y con respecto al punto segundo, sobre el albedrío, es necesario aclarar que si el hombre llegara a entender que todo lo que hace Dios para salvación está vinculado solamente con sus escogidos, podría ver claro todo lo que ahora no es capaz ni siquiera de vislumbrar. “Dios llama a todos, y al llamar se evidencia el libre albedrío del hombre”. Falso. Es verdad que Dios llama a todos, pero esta Llamada Eficaz es solamente para los elegidos y predestinados. Veámoslo: Si leemos en Romanos 8:29-30 veremos ahí un plan completo de salvación de eternidad a eternidad. Predestinados, llamados, justificados y glorificados. Así está el creyente ante Dios, por lo que su salvación es segura, como dice Pablo en los versículos 31 al 39. Pero veamos que los llamados son solamente todos los que antes fueron elegidos: “Y a los que predestinó, a éstos también llamó” (vers. 30). De modo que cuando Dios llama a la salvación, se refiere a todos los que están cansados, sedientos, los que lo desean, porque sabiendo que el hombre es enemigo de Dios y no quiere ir a Él, está claro que estos cansados, abrumados, sedientos, etc., son los elegidos a quienes Dios les ha dado cansancio, sed, deseo de ir a Él. El siguiente texto explica y aclara todo esto: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trajere” (Juan 6:44). Las ovejas del Señor ansían la venida del Buen Pastor. Y hablan de ella.. Los muertos espirituales se ríen. El Señor, con su Palabra, responde así a la Iglesia, a los creyentes: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros (los elegidos), no queriendo que ninguno perezca (cosa que ocurriría si el Señor hubiera venido antes que yo naciera y creyera), sino que todos (sino que no vendrá hasta que haya nacido el último de los elegidos y haya creído) procedan al arrepentimiento” (2ª Pedro 3:9).

       Para acabar, es verdad que Dios, cuando creó al hombre lo hizo a su imagen y semejanza. Y tan perfecto lo hizo que lo dotó de albedrío, siendo sólo entonces libre albedrío, mediante el cual él podía elegir, libremente, estar sujeto a su Creador o no. Y la mente incircuncisa, porque no ha nacido de nuevo, ignora la Palabra de Dios y se olvida que el hombre cayó, sí, cayó. ¡Murió espiritualmente y se hizo enemigo de Dios! Y, desde entonces, cada hombre es un ser muerto en espíritu. Toda su persona, también su albedrío, es esclava del pecado y no quiere ir a Jesús para ser salvo (Juan 5:40). No quiere que Jesucristo reine en su vida; no le quiere por Señor ni Rey (Lucas 19:14; Juan 19:14-16). Por eso, la Biblia dice que si alguien va a Cristo, es porque el Padre lo ha llevado (Juan 6:44). Y cuando se predica el Evangelio y se llama a los pecadores a la salvación, el hombre siempre tiene una excusa para no obedecer (Lucas 14:15-24), y resiste al Espíritu Santo (Hechos 7:51), rechazando la salvación y a Cristo. Solamente creen los elegidos, porque para eso fueron ordenados desde antes de la fundación del mundo (Hechos 13:44-51). El hombre es un esclavo del pecado y, por eso, su albedrío no es libre y lo utiliza siempre para el mal, y para huir de Cristo y de su salvación.

                                                                                      José Candeas

                                                                                                                   Revista “JEZREEL”

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

      LA VERDADERA UNIDAD EXISTE

"...solícitos en guardar la UNIDAD DEL ESPÍRITU en el vínculo de la paz" (Efesios 4:3)

 

La verdadera unidad existe. La cuestión

es: ¿Quién puede producir esa unidad? Y la respuesta es que sólo el Espíritu Santo puede producir tal unidad. Eso fue lo que ocurrió en Pentecostés. Como resultado del bautismo con el Espíritu Santo, no solo predicaron aquellos cristianos primitivos codo con codo un mismo mensaje de salvación, sino que además "se añadieron aquel día como tres mil almas" (Hechos 2:41). Y podemos asegurar que  aquellas almas eran verdaderas "piedras vivas" y no meros elementos decorativos en una estructura vacía. En otras palabras, para alcanzar la meta de la unidad entre cristianos . . . es imprescindible la vigorosa acción del Espíritu Santo produciendo un verdadero temor de Dios y un intenso anhelo por su gloria. Un mero sentimiento intelectual a una determinada ortodoxia no es suficiente. Ya tenemos demasiado cadáveres eclesiásticos constituidos por ese material, demasiados valles de huesos secos. Solo el soplo del Espíritu puede formar un cuerpo vivo y vitalizador.

 

Querido hermano, si anhelas ver al pueblo de Dios unido alrededor de un proyecto, una visión o una causa común, no te dejes engañar por el espejismo de Babel ni te conformes con la bendición de Adulam. Elévate a Pentecostés, busca que el Espíritu sople sobre los huesos secos, que su fuego consuma toda la escoria de nuestros apaños, maniobras y estrategias. Imbúyete del espíritu del Maestro, quien dijo: "No recibo gloria de los hombres" (Juan 5:41), y de su siervo Pablo, quien dejó claro que no buscaba "gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros" (1ª Tesalonicenses 2:6).    (D. C. M.)

El Evangelio de la gracia soberana de Dios  (Carlos Haddon Spurgeon)

 

Habiéndose  observado, con evidente preocupación, cuán grande es el rechazo generalizado de muchos hacia la doctrina de la gracia soberana de Dios, incluimos estas breves líneas del reconocido siervo de Dios  C.H.Spurgeon sobre tan transcen-dente  tema:

"Si algo es aborrecido enconadamente es el verdadero Evangelio de la gracia de Dios, especialmente si esa odiosa palabra "soberanía" se menciona al mismo tiempo. Atrévanse a decir: "Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compa-dezca" (Romanos 9:15), y habrá furiosos críticos que les insultarán descomedida-mente. El religioso moderno no sólo aborrece la doctrina de la gracia soberana, sino que despotrica y se enfurece con su sola mención. Preferiría que blasfemára-mos antes que predicáramos la elección por el Padre, la expiación por el Hijo o la regeneración por el Espíritu. Si quieren ver a alguien excitado hasta que lo satánico prevalezca claramente, dejen que algunos de los nuevos teólogos les oigan predicar un sermón sobre la libre gracia.

 

Un evangelio que sea según los hombres será bienvenido por los hombres, pero hace falta una operación divina en el corazón y la mente para que alguien esté dispuesto a recibir en lo más profundo de su alma este inaceptable Evangelio de Dios. 

Mis queridos hermanos, no traten de hacerlo agradable a las mentes carnales. No oculten el tropiezo de la cruz, no sea que la hagan vana. Los ángulos y las esquinas del Evangelio son su fuerza: recortarlos significa quitarles su poder.

La moderación no es el aumento de la fuerza sino su muerte. ¡Claro!, habrán notado que aun entre las sectas sus puntos distintivos son los cuernos de su poder; y cuando éstos quedan prácticamente omitidos, la secta decae. Aprendan, pues, que si quitan a Cristo del cristianismo, el cristianismo está muerto. Si quitan la gracia del Evangelio, el Evangelio desaparece. Si a la gente no le gusta la doctrina de la gracia, denle tanto más de la  misma".            (C. H. S./1890)