¡¡Cuidado con la Biblia NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL (NVI)

 

No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella" (Deuteronomio 4:2)

 

Por: Carlos A. Donate*

 

Hace unos cuantos años, en Guatemala se introdujo la Nueva Versión Internacional (NVI) publicada por la Sociedad Bíblica Internacional. Pude adquirir una copia del Nuevo Testamento, donde leí cómo esta Biblia era el “principio de una nueva tradición” (énfasis de ellos). Al estudiarla, pude comprender el por qué de tal declaración, ¡ya que es una nueva tradición, pero en contra de la Biblia tradicional! Querido lector, tanta indignación me dio al ver cuántas palabras habían sido omitidas o cambiadas, que realmente lamenté que hubiese llegado a nuestro país este grupo de mercaderes falsos que corrompen la Palabra de Dios (2 Corintios 2:17).

 

      En mi afán de ayudar al pueblo de Dios a entender mejor el asunto,

quiero ofrecerles este breve análisis y dar las razones más obvias de por

qué las iglesias bíblicas no deben usar, apoyar o recomendar dicha Nueva perVersión Internacional (NVI).

 

      1. Porque su texto subyacente Hebreo/Griego proviene de la crítica textual de Westcott y Hort. Se ha dicho que existe una trinidad textual satánica compuesta de tres documentos exabruptos: el texto Alejandrino, el texto Sinaítico y el texto Vaticano. Estos tres forman lo que se llama hoy el “aparato crítico textual”. Dicho aparato crítico pretende reemplazar el Texto Recibido, que es el texto Griego subyacente de las Biblias de la Reforma, que fueron usadas por todos los reformadores fieles a las verdades bíblicas. La “nueva tradición” en Biblias atenta contra ellas con su filosofía de traducir “el significado” o “el mensaje” pero no literalmente las palabras.

 

      En el libro titulado “The Story of the New International Version” (La Historia de la Nueva Versión Internacional) publicada por la New York International Bible Society en 1978, los editores declaran en las páginas 12 y siguientes, que su meta era la de “producir una nueva traducción que se apegaría a los textos originales más fieles. Sin embargo, esto es confuso, dado el hecho que no existen “los originales”. Lo que en realidad quieren decir es que ellos han encontrado o producido dichos “originales”, lo cual es totalmente falso. Además, ellos mismos declaran que su texto subyacente es “ecléctico”, es decir, que proviene de la trinidad textual mencionada y de una cantidad de fuentes, incluyendo los Rollos del Mar Muerto, el Pentateuco Samaritano, la Septuaginta y otras fuentes no tradicionales. Aparte de esto, consultaron biblias corruptas como la Revised Standard (ojo:hecha por el Consejo Mundial de Iglesias), la New American Standard, la New English, la Biblia de Jerusalem (ojo:Católica) y demás entre otras. Su comité fue integrado por teólogos pertenecientes a universidades e instituciones anti-fundamentalistas.

      Regresando al texto subyacente crítico de la NVI, sabemos que sus mayores promotores, los obispos anglicanos apóstatas, el señor Brooke Foss Westcott y Fenton John Anthony Hort, pertenecieron al ocultismo y regularmente asistían a los extraños cultos teosóficos de Elena Blavatsky en Londres a finales del siglo XIX. De hecho, la NVI dice en Isaías 14:12 que el que cayó del cielo por su rebelión fue el lucero de la mañana –uno de los nombres de nuestro Señor Jesucristo, según 2 Pedro 1:19. ¡La NVI confunde a Lucifer con Cristo! ¡Quiere decir que la NVI se basa en textos influenciados por ocultistas de la Nueva Era! (Vea “New Age Bible Versions” por G.A. Riplinger, AV Publications, Ararat, Virginia, 1995).

2. Porque la NVI contó con la participación editorial de Virginia Ramey Mollenkott, una mujer declarada lesbiana quien a su vez le declaró la guerra a los cristianos fundamentalistas. En su libro titulado “Sensuous Spirituality” (Espiritualidad Sensual), Mollenkott declara que, Mi lesbianismo siempre ha sido parte de mí. De hecho, el Comité Revisor de la NVI hasta ha producido una edición de la NVI para promover la igualdad género-sexual entre hombres y mujeres y terminar con la idea de que Dios odia a los homosexuales al tergiversar palabras “ofensivas” como “sodomitas” o “afeminados”. Compare 1 Corintios 6:9, donde la NVI usa la frase “homosexualidad” en lugar de “afeminados” o “sodomitas” para decir que “Dios solamente condenó los actos criminales de los heterosexuales, pero no el homosexualismo en sí.

      En Deuteronomio 23:17, 1 Reyes 15:12, 22:46 y 2 Reyes 23:7 la frase “prostitutas del templo” son usadas en lugar de “sodomitas”. O sea, que la NVI es la “Biblia” preferida de los homosexuales. Además de esto, el Comité decidió producir otra edición de la NVI dedicada a igualar los géneros al eliminar palabras “machistas” como “hijo del hombre” (Hebreos 2:6; Salmos 8:4) para que lea “ser humano”. En Daniel 7:13, la NVI cambió la frase “hijo del hombre a “con aspecto humano”. Este pasaje es uno de los pasajes que nos habla de la deidad de Cristo como el Anciano de Días. En Hechos 1:21, la NVI sugiere que también las mujeres pudieron haber sido consideradas para ser “apóstolas”, al sustituir la palabra “hombres” con “uno de los que”.

      3. Porque la NVI ataca las doctrinas cardinales como la deidad de Cristo, la salvación por fe, la inspiración verbal de las Escrituras y demás. De hecho, el Sr. Edwin Palmer, miembro del Comité Ejecutivo de la NVI, en su libro titulado “The Holy Spirit” (El Espíritu Santo) dijo que nuestra versión contrarresta el gran error que prevalece tanto en las iglesias protestantes ortodoxas, consistente en que la salvación es solamente por la fe, y en que para ir al Cielo solamente hay que creer en Cristo.” (The Holy Spirit, Grand Rapids, Michigan, Baker Book House, 1974, p. 83). Agrega Palmer más adelante que pocos pasajes demuestran clara y decisivamente que Jesús es Dios.” Con qué razón han excluido de las Sagradas páginas esa gran frase que habla de la Trinidad, es decir, 1 Juan 5:7 donde leemos al final que los tres “son uno".

                                                                     

                                                                             Siguiente...2

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

                       El honor de Dios

El honor de Dios sigue siendo el asunto más importante de esta vida. Y está siendo pisoteado en este mundo moderno, sobre el cual él, a pesar de todo, es misericordioso, sí, pero sobre el cual él también gobierna enviando sus juicios. Todo esto debería hacer  que nos conmoviéramos.  El especta-culo de ver a la Iglesia del Señor Jesucristo presa de la confusión y el error debería hacer que nos consumié-ramos. El Señor Jesucristo ganó a su Iglesia al precio de su inmaculada sangre, de incalculable e infinito valor. Él merece, por tanto, reinar sobre una Iglesia visible conforme a las ordenanzas que él ha establecido y que proclame la verdad que él ha revelado.

Esta, y no otra, es la necesidad de la Reforma de la Iglesia, ayer y hoy.

(Texto: Jorge Ruiz /Ilustración: Fragmento obra de Sébastien Bourdon-Museo Hermitage)

           Nuestra reverencia hacia Dios

Que la sangre de Cristo nos haya limpiado de todos nuestros pecados, no debería disminuir nuestra reverencia hacia Dios, sino más bien aumentarla. La obra redentora de Cristo es una clara indicación de que nuestro Dios  no toma el pecado con ligereza. De ahí la solemne reverencia del autor de la Epístola en el vers. 25: "Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháramos al que nos amonesta desde los cielos" (Heb. 12:25). 

A la luz de esta realidad, el autor nos advierte en los versículos 28 y 29: " Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor".

 

Los creyentes del nuevo pacto poseen una percepción más clara de la santidad de Dios que los santos en el antiguo; ellos saben ahora que, por causa de sus pecados, Dios envió a su propio Hijo a derramar su sangre en la cruz, pues de otro modo nadie habría podido ser salvo; consecuentemente, los creyentes del nuevo pacto deberían experimentar una reverencia más profunda cuando se acercan a ese Dios en adoración.     (Sugel Michelén)