El hecho de que Eva fuera engañada también se da como una razón para que las mujeres no sirvan como pastoras o tengan autoridad espiritual sobre los hombres. Esto guía a algunos a creer que las mujeres no deberían enseñar “porque son engañadas más fácilmente”. Ese concepto es discutible...pero si las mujeres son engañadas más fácilmente, ¿por qué se les permitiría enseñar a los niños (quienes son fácilmente engañados) y a otras mujeres (quienes, supuestamente, son más fácilmente engañadas)? Eso no es lo que dice el texto. Las mujeres no deben enseñar o tener autoridad espiritual sobre los hombres porque Eva fue engañada. Como resultado, Dios ha dado a los hombres la autoridad de la enseñanza principal en la Iglesia.

 

       Las mujeres superan a los hombres en dones de hospitalidad, misericordia, enseñanza y ayuda. Mucho del ministerio de la iglesia depende de las mujeres. Las mujeres en las iglesias no están restringidas para orar públicamente o profetizar (1ª Corintios 11:5), sino solamente para tener autoridad en las enseñanzas espirituales sobre los hombres. La Biblia en ninguna parte restringe a las mujeres de ejercitar los dones del Espíritu Santo (1ª Corintios capítulo 12). Así como los hombres, las mujeres están llamadas a ministrar a otros, para mostrar el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23), y para proclamar el Evangelio a los perdidos (Mateo 28:18-20; Hechos 1:8; 1ª Pedro 3:15).

 

       Dios ha ordenado que solamente los hombres sirvan en posiciones de autoridad en la enseñanza espiritual de la iglesia. Esto no es necesariamente porque son mejores maestros, o porque las mujeres son inferiores o menos inteligentes (tal no es el caso). Es simplemente la manera en que Dios designó la iglesia para que funcione. Los hombres deben ser ejemplo en el liderazgo espiritual, en sus vidas y a través de sus palabras. Las mujeres deben tomar el rol de autoridad que le corresponde bíblicamente. Por ello, se las anima a enseñar a otras mujeres (Tito 2:3-5). La Biblia tampoco restringe a las mujeres de enseñar a los niños. La única actividad de la que están restringidas es la de enseñar o tener autoridad sobre los hombres. Esto, lógicamente, debería incluir a las mujeres sirviendo como pastoras o predicadoras. De ninguna manera esto las hace menos importantes, más bien les da un ministerio enfocado más de acuerdo con los talentos dados por Dios.

 

          Nuestro agradecimiento a:  

        http://desenmascarandolosfalsos.blogspot.com

        http://www.iec-guatemala.com/empmujer.htm

_________________________________________________________

 

El ministerio de la mujer en la Iglesia (Muy interesante)
(P I)

J.A.Holowaty

 

Usted sin duda ya habrá visto o escuchado predicar a damas que desempeñan el cargo de “Pastoras y Reverendas” sin que nadie en la iglesia lo cuestione. ¿Es que acaso ahora podemos cambiar los principios bíblicos delineados en la Escritura sobre el pastorado? ¿O será que necesitábamos más de 1.900 años para descubrir que las mujeres también tienen derecho al pastorado? Si es así, ¡qué descubrimiento! ¡Cuántas mujeres piadosas a lo largo de los siglos perdieron esta oportunidad por causa del machismo del varón! ¡Y qué injusticia de la que han sido víctimas tantas hermanas! Muchas iglesias se han dividido a raíz de este serio problema. Mientras que otros hermanos junto con sus familias se han alejado de la comunión porque no pueden encontrar una iglesia que se ajuste a los principios bíblicos.

 

       La cruzada “pro mujeres pastoras” comenzó hace algunos años, principalmente entre los carismáticos, algunas iglesias de tipo pentecostal o abiertamente liberal. Sin embargo, hoy en día, hay también iglesias bautistas que se enorgullecen “por haber superado esta discriminación injusta contra las mujeres”. Lo que se alega es... “Que si Dios la llamó, nadie le puede impedir este cargo...” Para poder aclarar esta situación debemos volver a la Biblia, la cual ha sido descuidada por todos aquellos que abogan por el pastorado de las mujeres. Ellos tienen sus argumentos, que de acuerdo con el punto de vista humano, hasta parecen razonables, tal como que..“Dios no discrimina a nadie porque para él todos somos iguales” o “Que si Dios llamó a tal o cual hermana, nuestro deber es aceptar lo que él decide” o “... Que si no hay varones suficientes en la iglesia o los que hay no hacen nada y por eso la hermana tuvo que tomar las riendas de la iglesia”, etc.

 

Los Requisitos Pastorales

       El Apóstol Pablo no era pastor, era misionero. La diferencia entre ambos es que el misionero entra en un campo nuevo, donde no existe una sola iglesia cristiana y comienza a ganar almas hasta que Dios le concede algunas familias. Es probable que al comienzo desempeñe actividades pastorales, porque no hay quien lo haga, pero una vez que llega un pastor o alguien entre los hermanos se constituye como líder, el misionero toma sus cosas y busca otro campo nuevo. Mientras, la iglesia sigue trabajando con el pastor al frente.

 

       El Espíritu Santo usó al Apóstol Pablo para que nos diera todos los requisitos del pastorado y qué tipo de persona podía desempeñar este cargo. Tengamos bien presente que no son las ideas de Pablo, sino que tal como ocurre con toda la Escritura, fue el Espíritu Santo quien le reveló al apóstol lo que debía escribir respecto al carácter y funciones del pastor“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo” (1 Timoteo 3:1-7). En la Epístola de Pablo a Tito, encontramos otra lista muy parecida. Dice: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen” (Tito 1:5-9).

 

 Anterior...1                                                                Siguiente...                                                                                          3, 4

 

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

       DIOS MANIFESTADO AL MUNDO      “Dios fue manifestado en carne..."   (1ª Timoteo 3:16)

"Según la Iglesia Cristiana confiesa, Dios mismo es Aquél que no quiso permanecer escondido, ni tampoco ser Dios única-mente para sí mismo, sino que Él sale de su majestad soberana, rompiendo el misterio, y desde la altura de su existencia divina baja a la miseria del cosmos creado por Él. Es Dios mismo el que se revela como tal. Todo el que crea en ese Dios no podrá querer ocultar tampoco su confianza en la Palabra y su conocimiento. La palabra y la obra del hombre creyente no pueden ser de ninguna manera una cosa neutral y sin compromiso: donde haya fe, sucederá que la doxa, la gloria, el resplandor divino, se manifestarán en esta tierra. En cambio, al no brillar la gloria de Dios de una u otra manera, o quizás sólo apagadamente por nuestra manera de ser o de no ser, entonces no habría fe, y el consuelo y la luz que recibimos de Dios no lo habríamos recibido en realidad." (KARL BARTH)

   IMPORTANCIA DE LA PREPARACIÓN

 “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina" (Tito 2:1)

 

"Queridos hermanos, estudiad la Biblia a fondo, con todas las ayudas que podáis obtener. Recordad que los medios que ahora están al alcance de los cristianos ordinarios son mucho más extensos que en tiempos de nuestros padres, y por lo tanto es preciso que seáis eruditos bíblicos si pretendéis enfrentaros debidamente a vuestros oyentes. Familiarizaos con toda clase de conocimientos; pero sobre todo, meditad día y noche en la ley de Jehová.

 

Sed bien instruidos en teología, y no hagáis caso del desprecio de los que se burlan de ella porque la ignoran. Muchos predicadores no son teólogos, y de ello proceden los errores que cometen. En nada puede perjudicar al más dinámico evangelista el ser también un teólogo sano, y a menudo puede ser el medio que le salve de cometer enormes disparates.

Hoy día oímos a los hombres arrancar, de su contexto, una frase aislada de la Biblia y clamar: "¡Eureka! ¡Eureka!" como si hubieran hallado una nueva verdad; y, sin embargo, no han descubierto un diamante, sino tan sólo un pedazo de vidrio roto. Si hubiesen podido comparar lo espiritual con lo espiritual, si hubiesen entendido la analogía de la fe, y si hubiesen estado familiarizados con la erudición santa  de los grandes estudiantes de la Biblia de épocas pasadas, no se habrían apresurado tanto en jactarse de sus maravillosos conocimientos. Estudiemos las grandes doctrinas de la Palabra de Dios, y seamos poderosos en la exposición de las Escrituras."  C arlos H. SPURGEON, "Un ministerio ideal")