1. Datos identificativos.

     En cumplimiento con el deber de información general que, recogido en el artículo 10 de la Ley 34/2002,de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, deben ofrecer a los prestadores de servicios de la Sociedad de Información, a continuación se reflejan los siguientes datos: La entidad titular de este website es COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO, con C.I.F. Q 1100H, y dirección en calle Espíritu Santo núm. 6 de Jerez de la Frontera (Cádiz). (Se omiten 3 últimos dígitos por medida de seguridad. Serán dados en caso necesario),

 

2. Protección de Datos.

     A efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), informamos a los usuarios que los datos personales aportados voluntariamente serán guardados en el fichero "CONTACTOS", cuya finalidad es la de que COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO pueda ofrecerles las atenciones religiosas que más se adecuen a sus necesidades y preferencias.

COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO garantiza la seguridad  y confidencialidad de los datos facilitados. De este modo, se compromete al cumplimiento de su obligación de secreto de los datos de carácter personal y de su deber de guardarlos y adoptar todas las medidas necesarias para evitar su alteración, pérdida, tratamiento o uso no autorizado. Por lo tanto, toda la información que nos facilite no será cedida a terceros salvo en los casos que por obligación legal así haya que hacerlo, salvo aquellas que sean de carácter ministerial. 

3. Varios.

     A.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO podrá modificar, sin previo aviso, la información contenida en su sitio web, así como su configuración y presentación.

     B.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO no mantiene ni mantendrá relación  a efectos extrareligiosos con los usuarios de esta web. Tampoco se hace responsable de la publicidad que pueda aparecer en su página web, sin que haya contado con la previa autorización.

      C.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO no comparte, ni se hace responsable de aquellas opiniones o declaraciones que aparezcan en su página web. A todos los efectos, son considerados responsables los autores de las mismas, aunque esta COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO se compromete a corregirlo o eliminarlo tan pronto como le sea requerido por el usuario, siempre que exista irregularidad comprobada o manifiesta. Se excluyen de esta medida los planteamientos bíblicos, doctrinales o de defensa de la fe cristiana. 

      D.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO es una Entidad Religiosa sin ánimo de lucro, según Estatutos de la misma , por lo que sus actividades no son realizadas con fines comerciales. La página web está considerada, sólo y exclusivamente, como un medio para difundir -según Estatutos legales- el Evangelio de Jesucristo a todas las personas, según mandato expreso de Jesucristo a su Iglesia.   



Esta página ha sido creada con Jimdo.

Con Jimdo puedes crear tu propia página web de forma gratuita y sin conocimientos previos. Elige un diseño y personaliza tu página en minutos. ¡Y listo!
Registrarse ahora en es.jimdo.com para tener una página web gratuita y ponerse manos a la obra.


IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

         Las tribulaciones del cristiano

"El sufrimiento, en cualquiera de sus formas, enfermedad, pérdida de bienes, muerte de seres queridos, adversida-des, desengaños, etc., siempre es aprovechado por el diablo para hacer su obra. Como hemos mencionado antes, la aflicción es terreno abonado para la duda. Y cuando el adversario no consigue sembrar la duda trata de hundir al creyente en el abatimiento y la desespera-ción, reduciéndolo así a la impotencia espiritual.

 

¿Por qué permite Dios el sufrimiento de sus hijos? ( . . .) En algunos casos  Dios permite que suframos a causa de nuestros pecados. No es que en tal caso el sufrimiento tenga  como objeto expiar la culpa, pues esto lo hizo Cristo por todos nuestros pecados.  Se trata de un castigo con carácter disciplinario a fin de corregirnos y santificarnos. Es magistral la enseñanza que a este respecto encontramos en Hebreos 12:7-13 donde se comenta un antiguo proverbio: "Hijo mío, no menosprecies el castigo del Señor ni desmayes cuando eres de El reprendido, porque el Señor al que ama castiga y azota a cualquiera que recibe por hijo" (Heb. 12:5,6; Prov. 3:11,12) ."                                (José M. Martínez)           

     El ineludible juicio final de Dios

Existe un día grande del que muy a menudo se habla en la Escritura: es el día del juicio, el día en que Dios juzgará lo oculto de los corazones de los hombres por el Señor Jesucristo.

 

Toda alma no cristiana no podrá mante-nerse en el día del juicio. Los impíos no permanecerán en el día del juicio. Actualmente, los pecadores son muy atrevidos y desvergonzados; su cuello se mantiene erguido como si su nervio fuese de hierro, y su frente parece de duro metal.

 

La mayoría de ellos no se avergüenzan cuando son sorprendidos en pecado. Hablando entre nosotros, ¿no es extraordinaria la osadía con que los pecadores participan muchas veces de los actos religiosos, con hipocresía, como si realmente sintiesen lo que no sienten? ¡Con qué desfachatez y sarcasmo juran  a veces y hacen sus votos! ¡Con cuánta osadía algunos impíos se acercan a la mesa del Señor! Ah, pero ello durará solo muy poco tiempo.  Cuando aparecerá el Señor Jesús, el Santo Jesús en toda su gloria, entonces los pecadores, de rostro endurecido por la desvergüenza, serán humillados. . .

Muchos impíos se consuelan ahora pensando que su pecado no es conocido, que ningún ojo humano les ha visto; pero en aquel día los más secretos e íntimos pecados de cada uno serán sacados y llevados a la luz. . .

 

¡Cómo debierais temblar y caer cubiertos de vergüenza, oh hombres impíos que os introducís hipócrita-mente en las congregaciones!

                       (Roberto M. McCheyne)