1. Datos identificativos.

     En cumplimiento con el deber de información general que, recogido en el artículo 10 de la Ley 34/2002,de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, deben ofrecer a los prestadores de servicios de la Sociedad de Información, a continuación se reflejan los siguientes datos: La entidad titular de este website es COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO, con C.I.F. Q 1100H, y dirección en calle Espíritu Santo núm. 6 de Jerez de la Frontera (Cádiz). (Se omiten 3 últimos dígitos por medida de seguridad. Serán dados en caso necesario),

 

2. Protección de Datos.

     A efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), informamos a los usuarios que los datos personales aportados voluntariamente serán guardados en el fichero "CONTACTOS", cuya finalidad es la de que COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO pueda ofrecerles las atenciones religiosas que más se adecuen a sus necesidades y preferencias.

COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO garantiza la seguridad  y confidencialidad de los datos facilitados. De este modo, se compromete al cumplimiento de su obligación de secreto de los datos de carácter personal y de su deber de guardarlos y adoptar todas las medidas necesarias para evitar su alteración, pérdida, tratamiento o uso no autorizado. Por lo tanto, toda la información que nos facilite no será cedida a terceros salvo en los casos que por obligación legal así haya que hacerlo, salvo aquellas que sean de carácter ministerial. 

3. Varios.

     A.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO podrá modificar, sin previo aviso, la información contenida en su sitio web, así como su configuración y presentación.

     B.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO no mantiene ni mantendrá relación  a efectos extrareligiosos con los usuarios de esta web. Tampoco se hace responsable de la publicidad que pueda aparecer en su página web, sin que haya contado con la previa autorización.

      C.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO no comparte, ni se hace responsable de aquellas opiniones o declaraciones que aparezcan en su página web. A todos los efectos, son considerados responsables los autores de las mismas, aunque esta COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO se compromete a corregirlo o eliminarlo tan pronto como le sea requerido por el usuario, siempre que exista irregularidad comprobada o manifiesta. Se excluyen de esta medida los planteamientos bíblicos, doctrinales o de defensa de la fe cristiana. 

      D.- COMUNIDAD CRISTIANA EVANGÉLICA EL ALFARERO es una Entidad Religiosa sin ánimo de lucro, según Estatutos de la misma , por lo que sus actividades no son realizadas con fines comerciales. La página web está considerada, sólo y exclusivamente, como un medio para difundir -según Estatutos legales- el Evangelio de Jesucristo a todas las personas, según mandato expreso de Jesucristo a su Iglesia.   



Esta página ha sido creada con Jimdo.

Con Jimdo puedes crear tu propia página web de forma gratuita y sin conocimientos previos. Elige un diseño y personaliza tu página en minutos. ¡Y listo!
Registrarse ahora en es.jimdo.com para tener una página web gratuita y ponerse manos a la obra.


IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

       DIOS MANIFESTADO AL MUNDO      “Dios fue manifestado en carne..."   (1ª Timoteo 3:16)

"Según la Iglesia Cristiana confiesa, Dios mismo es Aquél que no quiso permanecer escondido, ni tampoco ser Dios única-mente para sí mismo, sino que Él sale de su majestad soberana, rompiendo el misterio, y desde la altura de su existencia divina baja a la miseria del cosmos creado por Él. Es Dios mismo el que se revela como tal. Todo el que crea en ese Dios no podrá querer ocultar tampoco su confianza en la Palabra y su conocimiento. La palabra y la obra del hombre creyente no pueden ser de ninguna manera una cosa neutral y sin compromiso: donde haya fe, sucederá que la doxa, la gloria, el resplandor divino, se manifestarán en esta tierra. En cambio, al no brillar la gloria de Dios de una u otra manera, o quizás sólo apagadamente por nuestra manera de ser o de no ser, entonces no habría fe, y el consuelo y la luz que recibimos de Dios no lo habríamos recibido en realidad." (KARL BARTH)

   IMPORTANCIA DE LA PREPARACIÓN

 “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina" (Tito 2:1)

 

"Queridos hermanos, estudiad la Biblia a fondo, con todas las ayudas que podáis obtener. Recordad que los medios que ahora están al alcance de los cristianos ordinarios son mucho más extensos que en tiempos de nuestros padres, y por lo tanto es preciso que seáis eruditos bíblicos si pretendéis enfrentaros debidamente a vuestros oyentes. Familiarizaos con toda clase de conocimientos; pero sobre todo, meditad día y noche en la ley de Jehová.

 

Sed bien instruidos en teología, y no hagáis caso del desprecio de los que se burlan de ella porque la ignoran. Muchos predicadores no son teólogos, y de ello proceden los errores que cometen. En nada puede perjudicar al más dinámico evangelista el ser también un teólogo sano, y a menudo puede ser el medio que le salve de cometer enormes disparates.

Hoy día oímos a los hombres arrancar, de su contexto, una frase aislada de la Biblia y clamar: "¡Eureka! ¡Eureka!" como si hubieran hallado una nueva verdad; y, sin embargo, no han descubierto un diamante, sino tan sólo un pedazo de vidrio roto. Si hubiesen podido comparar lo espiritual con lo espiritual, si hubiesen entendido la analogía de la fe, y si hubiesen estado familiarizados con la erudición santa  de los grandes estudiantes de la Biblia de épocas pasadas, no se habrían apresurado tanto en jactarse de sus maravillosos conocimientos. Estudiemos las grandes doctrinas de la Palabra de Dios, y seamos poderosos en la exposición de las Escrituras."  C arlos H. SPURGEON, "Un ministerio ideal")