Todo aquel que anhela vivir en victoria, debe aprender a depender de Dios, diariamente, a través de la oración. La oración es la oportunidad que Dios le da al creyente de dirigirse a Él, el ser más grande y sublime:el Todopoderoso, para quien no existe nada imposible. Una vida constante de oración nos da poder para vencer. 

Cristo practicó el hábito de la oración apartándose para hablar a solas con el Padre (Marcos 1:35)

.

Como creyentes en Cristo debemos seguir las pisadas de nuestro Maestro, lo cual significa apartar tiempo a solas con Dios, preferiblemente en la mañana, para así poder contar todo el día con su dirección , protección y apoyo en las diferentes situaciones o decisiones que debamos asumir o enfrentar.

Dios se deleita en escucharnos, nos anhela celosamente, y su deseo es ayudarnos y orientarnos por medio de la oración y de su Palabra.

Por lo tanto, si lo buscamos Él va a estar ahí, nos va a recibir y no nos va ignorar. Es por eso que debemos hacer oraciones no de labios, sino de corazón sincero y, sobre todo, a través de su Hijo Jesucristo. 


IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

ARMAS UTILIZADAS POR LA IGLESIA ROMANA CONTRA EL CRISTIANISMO

 

Ante la próxima "Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos"(18 al 25 enero), fruto de la fuerte ofensiva de la "Sagrada Congregación para la Propagación de la Fe" (presuntamente, heredera de la cruel y sombría Inquisición  española) contra la Fe Evangélica,  nos vemos en la urgente necesidad de advertir al pueblo de Dios del peligro de este falso ecumenismo, el cual cuenta con el rendido apoyo del llamado "Consejo Mundial de Iglesias", indefinida organización que se ha abrazado incondicionalmente a la Iglesia apóstata, la cual nunca se ha arrepentido de su sanguinaria máquina de persuasión y muerte llamada "Santa Inquisición".

No están tan lejanos los crueles tormentos y torturas contra aquellos que la sufrieron con firmeza por causa de su fe en Jesucristo y su Evangelio. Aún, en muchas calles y plazas de nuestros pueblos, se conservan restos mudos de esta maquinaria de muerte y represión religiosa.

¡Cuán flaca es la memoria de parte del pueblo cristiano ante aquellos que derramaron generosamente su sangre para  regar la tierra para nosotros, los creyentes de nuestros días. Al menos estos mártires deben merecer el respeto y el reconocimiento de aquellos que nos llamamos herederos de la Reforma Protestante.. . y mucho más, después de tantas y tan pomposas  celebraciones con motivo del Día de la Reforma. ¿Cómo es posible sentarse en armonía junto a los servidores del Anticristo y compartir cultos paganos con ellos? ¿Qué puede CELEBRAR el pueblo de Dios en esta reuniones donde no está la Luz de Cristo y su Verdad?

 

A continuación transcribimos parte de un interesante  trabajo que, muy posiblemente, alumbrará la memoria de aquellos que han olvidado lo que declara la Palabra de Dios en boca de Pablo: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿que compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?" (2ª Corintios 6:14-15).

 

"Tres armas, y cada una un error, han sido y seguirán siendo esgrimidas por el Catolicismo Romano contra la Iglesia Católico-Apostólico-Cristiana, mal llamada Protestante o de la "Reforma".

La primera de estas armas fue bautizada con el nombre de Santa Inquisición. La fundó el papa Inocencio III en el año 1198 y la implantó el papa Inocencio IV en el año 1248. Durante casi siete siglos constituyó el azote implacable contra los disidentes del Catolicismo Romano.

La segunda, bajo el nombre  de Compañía de Jesús o  Jesuitismo fue reconocida por el papa Paulo III.

(. . .) La tercera, representada por las tres hijas de la calumnia: mentira, difamación y maledicencia, un diabólico triunvirato, sigue enrojeciendo de vergüenza al mundo.

Estas tres armas fueron y son  (. . .) ineficaces contra la fortaleza inexpu-gnable de la Fe Cristiana."

(Texto tomado de "Calumnias contra el Protestantismo", de Claudio Gutiérrez Marín/ Ilustración: Casa de la Inquisición de Valdemoro)