Registrada en el Ministerio de Justicia en 1.993. Miembro de la F.E.R.E.D.E. y del C.E.A.A.

       

          "¿NO PODRÉ YO HACER DE VOSOTROS COMO ESTE                        ALFARERO, OH CASA DE ISRAEL? DICE JEHOVÁ.

       HE AQUÍ QUE COMO EL BARRO EN LA MANO DEL                          ALFARERO, ASÍ SOIS VOSOTROS EN MI MANO"

                                   (Jeremías 18:6)

 

 

La mujer cristiana y el 

peligro de la moda actual

 

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia. . .como corresponde a mujeres que profesan piedad”

(1ª Timoteo 2:9-10)

 

Actualmente contemplamos, con tristeza y preocupación en el Señor, como muchas mujeres cristianas, mayores y jóvenes, están dejando de lado todos los consejos bíblicos sobre la vestimenta y el exorno. Tiempo atrás, las mujeres cristianas conocían la diferencia existente entre ellas y las del mundo, pero hoy ya no se ajustan a límites bíblicos o morales, sino a modas, personas y estilos en boga en el ambiente secular, cuyos patrones admiran y copian sin reserva alguna.

 

No hace falta detenerse demasiado para apreciar que algunas mujeres del Señor (especialmente las más jóvenes) usan ropas atrevidas y provocativas que en nada muestran el decoro, el pudor y la modestia que demanda la Palabra de Dios. La raíz de esta actitud nace de la sensualidad y desenfreno moral en que se encuentra el contexto sociocultural que nos rodea, todo lo cual hace mella en el ánimo –ya de por sí debilitado por la creciente influencia del mundo—de una iglesia rendida a las costumbres de los pueblos. En este terreno, las mujeres maduras están obligadas a exhortar a las más jóvenes a saber examinar, con prudencia y cautela, las corrientes y modas que invaden este mundo regido por el príncipe de las tinieblas, para que vistan de forma apropiada a su fe cristiana.

 

En otro tiempo, las mujeres cristianas vestían de forma decorosa, pero femeninamente, y no por ello dejaban de aparecer atractivas y bellas, sin llamar la atención con modas provocativas y sensuales, como las que predominan en nuestros lugares de culto actuales, donde se exhiben, sin temor a Dios, partes del cuerpo que deberían estar cubiertas con pudor y modestia. . .”como corresponde a mujeres que profesan piedad” (1ª Timoteo 2:10).

 

El apóstol Pedro, hablando a las mujeres de la Iglesia, les recomienda: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos” (1ª Pedro 3:3-4). Este llamamiento a la modestia y al recato, está dirigido a la mujer para que ésta cuide el efecto que pueda ocasionar en el ánimo de otros hermanos en Cristo su forma ostentosa de vestir. La Iglesia, hermanos, es un lugar para adorar a Dios, y no una pasarela para exhibir modas costosas y atrevidas. A la casa de Dios las mujeres deben asistir vestidas para el Señor y no para los demás. Las mujeres piadosas deben mostrar el atavío interno, “el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1ª Pedro 3:4).

 

Mujer cristiana, ¿estás de acuerdo con esta valoración de Dios para tu vida? “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada” (Proverbios 31:30).

                                                                                                      (Jesús Mª Vázquez Moreno)

 

 

¿TE ENCUENTRAS HUYENDO

DEL PROPÓSITO DE DIOS?

Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará” (Jonás 1:12)

 

Jonás, como algunos miembros de nuestras iglesias, no quería ir por el camino que Dios le indicaba. Su voluntad se rebelaba ante el mandato de Dios de que fuese a Nínive a pregonar contra ella arrepentimiento. En su huida no tardó en encontrar un barco que le llevaría lejos de la presencia de Jehová. Muchos creyentes de nuestras iglesias viven en una permanente huida de su compromiso ante Dios. Tarsis es el refugio de muchos que se obstinan en no obedecer a Dios en aquellas cosas que les cuesta aceptar en obediencia. Para tal fin, siempre habrá un barco dispuesto a llevarlos, un barco impío que los aleje del cumplimiento de la voluntad de Dios, previo pago del alto precio del pasaje que lleva a la separación de la obediencia y sometimiento a Dios.

 

¿Pensáis que Jehová iba a desistir de su propósito con Nínive, incluido el mandato del profeta para que fuese pregonero suyo en esa ciudad impía? ¿Puede el hombre estorbar o impedir que el plan de Dios siga adelante? No, hermanos amados, porque el Señor quería que se predicase arrepentimiento en aquella ciudad antes de su destrucción, y Él había elegido a Jonás, hijo de Amitai, y no a otro, para esta importante misión y su voluntad soberana sería cumplida en su tiempo y forma. Dios es paciente y misericordioso, pero el hombre no puede burlarse de Él. Por ello, “Jehová hizo levantar un gran viento en el mar; y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave (Jonás 1:4). Pero Jonás, mientras todos están llenos de miedo, duerme ajeno a todo en el interior de la nave. ¡Cuántos “jonás” dormitan indolentemente en los bancos de nuestras iglesias, mientras a su alrededor el mar golpea furiosamente las mismas!

 

Dios estaba tratando a Jonás, a pesar de su orgullo desafiante; por lo que permitió que fuese echado al mar tempestuoso. La huida del profeta no fue hacia Tarsis, según su deseo, sino hacia la más profunda oscuridad: el vientre de un gran pez preparado por Jehová para seguir trabajando su soberbio corazón. Después de tres angustiosos días, Jonás declina su actitud humillado por la mano de Dios, tal como confiesa el salmista: “Bueno me es haber sido humillado. . .” (Salmo 119:71). De nuevo, Dios le hace el mismo encargo: “Levántate y ve a Nínive. . .y proclama en ella el mensaje que yo te diré” Jonás 3:2). “Y se levantó Jonás y fue a Nínive conforme a la palabra de Jehová. . .y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno. . .” (vers.3,5).

 

Posiblemente, en este momento de tu vida espiritual, te encuentres huyendo de tu compromiso ineludible con Dios. Vayas donde vayas, asistas a la iglesia que asistas, no podrás eludir el cumplir con el mandato de Dios. Él te escogió para que le sirvas en obediencia, y no según tu voluntad. ¿Te agradaría ser enviado al vientre de un gran pez? ¿Seguirás altercando con tu Dios? La respuesta está en tu corazón.                                    (Jesús Mª Vázquez Moreno)

"¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos!" (Isaías 10:1)

 

31 julio 1866, muere en Suiza

Manuel Matamoros (1834-1866),

adalid del protestantismo contemporáneo

https://www.iglesiaevangelicaelalfarero.com/historia-y-biograf%C3%ADas/manuel-matamoros/

 

 

TESOROS DIARIOS PARA EL ALMA..

Meditaciones diarias para el alma necesitada

Haga click en: "TESOROS DIARIOS ..."

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

          La genuina unidad en Cristo 

  "Con toda humildad y mansedumbre , soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz""  (Efesios 4:3.)

"La unidad es inevitable entre aquellos que han sido vivificados por el Espíritu Santo de la muerte espiritual a una nueva vida en Cristo Jesús.Lo que deben cuidar es que nada entorpezca e interfiera en esto que ellos ya tienen. El énfasis está sobre la palabra "guardar".

Pero a fin de que esto quede bien claro, el apóstol nuevamente nos recuerda que él está hablando de "la unidad del Espíritu". Es la unidad producida por el Espíritu Santo y sólo por Él. El hombre no puede producirla, aunque procure hacerlo. Por la misma naturaleza de esta unidad, dado que es algo espiritual sólo puede lograrse mediante la obra del Espíritu Santo. El apóstol se regocija en este hecho trascendente: que estas personas que eran en un tiempo judíos y gentiles, ahora son uno en Cristo Jesús. No sólo comparten la misma vida, sino que están de acuerdo doctrinalmente también. Creen en las mismas cosas, confían en la misma Persona y saben que han sido salvados de la misma manera.  La "pared de separación" ha desaparecido. Los judíos ya no se jactan del hecho que son judíos, y que la ley les fue dada a ellos, mientras que los gentiles eran ignorantes, y no gozaban de la singular posición de ser el pueblo de Dios."

(Tomado de "Unidad cristiana", de Martyn Loyd-Jones, libro que recomendamos)

      El amor del Espíritu Santo     "Estamos acostumbrados a hablar del amor del Padre y de la gracia de Jesucristo y de la comunión del Espíritu Santo. Pero también nos es permitido y podemos hablar tranquilamente del amor del Espíritu Santo  y de la gracia del Espíritu. ¡Cuán grande debe ser ese amor y esa gracia! Porque Él, el Santo, quiere vivir con y obrar en criaturas  pecadoras, débiles y defectuosas, que únicamente han ganado y merecido la ira y la maldición de Dios.

¡Cuánta paciencia ha de tener el Espíritu Santo con nosotros! Por nues-tra parte nos oponemos constante-mente a su acción, nos inclinamos a entristecerle, a resistirle  y a apagarle. Por naturaleza preferimos vivir según la carne que según el Espíritu, y según nuestra propia  corrupción somos más "bestiales" que "espirituales".   

¡Cuánto debemos avergonzarnos del desamor que mostramos frente al amor del Espíritu! ¡Y cuán agradecidos debemos estar que el Espíritu Santo se nos ha dado con su soberano poder para vencer nuestra debilidad y flaqueza!                     (Dr. H.J.Jager)