Registrada en el Ministerio de Justicia en 1.993. Miembro de la F.E.R.E.D.E. y del C.E.A.A.

     

                    Lema para 2018:

    " Levántate y conquista con el poder del            Espíritu Santo" (Zacarías 4:6)

        (Tomado de la Iglesia "Torre Fuerte")     

                         _____________________                He aquí  que como el barro en la mano del                alfarero, así sois vosotros en mi mano" (Jer. 18:6)

 

 

 

El peligro del ecumenismo es mayor que el del ateísmo

__________________________________

Creemos ciertamente que estamos viviendo “tiempos peligrosos”, en los que cada vez parece que se extiende más una “apariencia de piedad” que niega la eficacia de esta (2 Ti. 3:5).

  

Los ateos no son ni una décima parte tan peligrosos como lo son esos predicadores que siembran dudas y apuñalan la fe"(Carlos H. Spurgeon)

 

Desde ya hace años, lenta y sigilosamente, la larva del Ecumenismo, que no es lo mismo que la Unidad Cristiana Bíblica, está penetrando en medio del llamado “Movimiento Evangélico”, y muy pocas voces y muy débiles son las que se están levantando para denunciarlo. . .

 

Roma no ha cambiado, eso quiere decir que han sido los “evangélicos” los que han cambiado. El que esto escribe fue enseñado que debía salir de Roma después de creer en el Evangelio, para reunirse en una iglesia de renacidos y obedecer en todo y sólo la Palabra de Dios. Pastores de dicha denominación ya hace tiempo que han manifestado su compromiso con el ecumenismo. ¿Qué ha pasado en estos años? Roma permanece inamovible en sus doctrinas, y es interesante leer la última encíclica papal sobre el ecumenismo, Ut unum sin, para ver que tampoco ha cambiado en su intención de reincorporar a todos los “cristianos”bajo el obispo de Roma y dentro de dicha Iglesia.

 

La Biblia nos enseña que hemos de denunciar al mal y a los que lo fomentan, y separarnos de aquellos que andan en compromisos contrarios a la Palabra de Dios, para no ser participantes de sus pecados (Ef. 5:6-11). . .

Es necesario reafirmarnos en la verdad y separarnos de todo error. El mundo necesita el mensaje puro y claro del Evangelio de la Gracia de Dios. La Iglesia necesita volver en todo a la autoridad de la Palabra de Dios, las Sagradas Escrituras.”

 

Estos párrafos han sido tomados de un opúsculo denominado “Compromiso Ecuménico”, escrito por el siervo de Dios Antoni Mendoza i Miralles hace 18 años. El Señor puso en su corazón algo que en nuestros días es una gravísima realidad. El peligro del Ecumenismo está contaminando a la Iglesia de forma rápida y progresiva, hasta el punto de adulterarla no sólo en su forma sino también en su esencia. Por ello, amados hermanos en Cristo, rogamos desde aquí que aquellos que realmente amamos a la Iglesia de Jesucristo con un corazón íntegro y fiel, doblemos nuestras rodillas en ferviente oración delante del Señor de la Iglesia, con el fin de rogarle que el Espíritu Santo fortalezca al remanente que aún perdura pese a la fuerte presión ejercida por grupos afines al movimiento ecuménico. Al mismo tiempo, rechazar con autoridad toda comunión con aquellos que defienden tales posiciones contrarias a la doctrina bíblica, siguiendo para ello el consejo de la Palabra, pero advirtiendo amorosamente con la misma Palabra de Dios a los que están engañados y cegados por los artífices del error en estas congregaciones cercanas a Roma: “Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor” (2Cor. 6:17). También: “Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apoc. 18:4).    (J.Mª V.M.)

 

 
La respuesta cristiana ante el trato injusto

 

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas”

(Romanos 13:1)

 

Recientemente conocimos que la Delegación de Cultura de cierto ayuntamiento de la provincia de Cádiz -muy importante, por cierto- había respondido a la solicitud de la Fraternidad de Iglesias Evangélicas de esa ciudad con relación a la utilización de determinados locales públicos en el presente año 2018 con un no rotundo, alegando que todos ellos estaban comprometidos de antemano y que no había fecha libre durante los doce meses del año. Conviene señalar al respecto que esta solicitud fue gestionada a principios de 2017, algo que viene a acentuar la preocupante e incomprensible respuesta proveniente de esa delegación con las entidades representativas del protestantismo local, actitud que se ha visto acentuada de manera drástica en tiempos recientes. Asimismo, no nos es posible silenciar el acercamiento no disimulado -evidentemente de interesada conveniencia social- con las autoridades religiosas y asociaciones católicas de la ciudad, dando como fruto del mismo una generosa e injusta dotación de los locales y edificios llamados a ser de uso de todos los ciudadanos hacia una parte acaparadora de los mismos.

 

De igual manera, la respuesta de esa Delegación de Cultura, así como la de la primera autoridad de la ciudad, a las continuas invitaciones cursadas desde la citada Fraternidad Evangélica en los diferentes actos organizados por la misma -algunos de ellos con reconocidas personalidades de la cultura nacional- ha sido de total ignorancia, no mereciendo siquiera una simple nota de disculpa: solo el silencio y el menosprecio más desconsiderado.

Evidentemente, esto no es aplicable a ediles de otros partidos pertenecientes a la misma Corporación, los cuales evidencian un saber estar digno de ser reconocido públicamente. Esta loable actitud, manifestada una y otra vez -el que escribe estas líneas lo puede acreditar al constatarlo personalmente en su propia conferencia del Día de la Reforma Protestante de 2015- muestran un alto nivel de reconocimiento, respeto y cercanía hacia todas las instituciones locales, independientemente de su tendencia o afinidad.

  

Ante todo lo expuesto, como cristianos nos sentimos llamados por el Señor – el que pone y quita toda autoridad, según la Palabra de Dios (Romanos 13:1)- a mostrar nuestro sometimiento y respeto hacia estas autoridades independientemente de cual sea su actitud hacia la única y verdadera Iglesia de Jesucristo en esta ciudad. Y las respetamos, aunque nosotros no seamos respetados. Y los reconocemos, aunque nosotros no seamos reconocidos por ellos. Y nos acordamos de orar cada día por ellos, a pesar de que nosotros seamos ignorados una vez tras otra (1ª Timoteo 2: 1-4). Esto no quiere decir que estemos de acuerdo con su injusto y tendencioso proceder, sino que debemos poner en práctica el mandato de Dios como verdaderos discípulos. Él nos dice que “esto es bueno y agradable” delante suya, y para nosotros es suficiente. Las afrentas sufridas las ponemos delante de su Trono. Él que es “Señor de señores y Rey de reyes” (Apocalipsis 17:14), exhibirá nuestra justicia y nuestro derecho y abrirá camino en el mar, a pesar de aquellos que intenten impedirlo. La victoria siempre caerá del lado del pueblo de Dios, nunca del de aquellos que cierran el camino a la iglesia del Cordero. Las puertas del Hades nunca prevalecerán contra su Iglesia (Mateo 16:18).

A la Biblia y a la propia historia de nuestro país nos remitimos.   (Jesús Mª Vázquez Moreno)

 La batalla que le costó la vida a

Carlos H. Spurgeon (31 enero 1892)

El príncipe de los predicadores defendió la fe hasta el fin.

http://protestantedigital.com/magacin/41719/La_batalla_que_le_cost

 

TESOROS DIARIOS PARA EL ALMA..

Meditaciones diarias para el alma necesitada

Haga click en: "TESOROS DIARIOS ..."

"Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)" (Efesios 2:4-5)

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

       Del amor a Dios y al prójimo 

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que estos” (Marcos 12:30-31)

 

Todo cristiano debe reflexionar sobre su respuesta a este mandamiento de Dios para su vida. En él radica toda la verdad sobre su actitud espiritual con relación a Dios y a sus hermanos en la fe. Muchos pretenden autoconvencerse de que aman a sus hermanos cuando en realidad la medida de su amor a Dios se encuentra a niveles preocupantes. Estos olvidan, no ignoran, que el amor a Dios es el principio y la medida del amor a los hermanos. Ufanarse de ser espiritual tratando a los demás con frialdad y desapego es engañarse a sí mismo. El apóstol Juan trata este trascendente tema en la primera de sus epístolas: “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (1ª Juan 4:8). “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, en mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? ( 20). Sí, mis hermanos, “Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él” (16). Esta es la necesaria, verdadera y trascendente prueba de Dios a nuestra profesión de fe. ¿La superamos?   (J. Mª V.M.) (Ilustración: Fragmento de una obra del pintor  italiano Teófilo Patini).

          Después de las tinieblas, luz
Si un despertar espiritual está por venir, tiene que haber una nueva generación de heraldos, hombres como Martín Lutero, que son audaces y bíblicos en su proclamación desde el púlpito. Deben tener un alto concepto de la Escritura, un alto concepto de Dios, y un alto concepto del púlpito. Cada uno de estos compromisos fundamentales es indispensable.

 

En cada generación tiene que haber hombres que dan un paso al frente y defiendan la causa de la Palabra de Dios en una sociedad decadente. La historia siempre ha dependido de los pocos que están dispuestos a defender la verdad, sin importar lo que otros eligen creer o hacer. “ (Steve Lawson)

  

Por causa de la difícil etapa que está atravesando la Iglesia de Jesucristo en nuestros días, creemos que hace falta una nueva Reforma, un nuevo mover del Espíritu Santo. Muchas de nuestras congregaciones están viviendo en una tibia y peligrosa semioscuridad no propia de aquellos que han pasado de las tinieblas a la luz admirable de Dios. Necesitamos urgentemente que el Señor nos mueva de esta grave e indefinida situación a un poderoso compromiso ¿Queremos ser la luz del mundo que aparece en Mateo 5:14? Volvámonos sin dudar al Señor y al lema de la Reforma en Ginebra: “Post tenebras lux” (Después de las tinieblas, luz). Alumbremos, pues, al mundo con la santa y poderosa luz del Evangelio como aquellos fieles hombres de Dios. Las tinieblas para ellos habían quedado atrás, ahora seguían al Sol de justicia. (J.Mª V.M.)

 

"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" (Mateo 5:14-16).