Registrada en el Ministerio de Justicia en 1.993. Miembro de la F.E.R.E.D.E. y del C.E.A.A.

       

          "¿NO PODRÉ YO HACER DE VOSOTROS COMO ESTE                        ALFARERO, OH CASA DE ISRAEL? DICE JEHOVÁ.

       HE AQUÍ QUE COMO EL BARRO EN LA MANO DEL                          ALFARERO, ASÍ SOIS VOSOTROS EN MI MANO"

                                   (Jeremías 18:6)

 

 

 

El lugar de la Palabra de Dios en la vida cristiana

_______________

 

Sumamente pura es tu palabra,

y la ama tu siervo” (Salmo 119:140)

 

Muchos que se llaman a sí mismos cristianos, creen que el asistir a la iglesia para oír y estudiar la Palabra de Dios es una cosa sujeta a su libre voluntad, que se puede hacer o no hacer sin ningún compromiso ante el Señor; pero desde aquí advertimos que no es así. Oír y estudiar la Palabra no es un acto devocional voluntario, sino un mandamiento divino para todos aquellos que pertenecen al pueblo de Dios (Deuteronomio 5:1). Entendemos que si la Iglesia de Jesucristo ha recibido el mandamiento de ir por el mundo para predicar y enseñar la Palabra (Mateo 28:19-20), debe primero escucharla y retenerla fielmente (Tito 1:9), porque vanamente va a proclamar aquello que no conoce adecuadamente. La Iglesia, por tanto, debe anhelar y buscar el alimento espiritual para fortalecerse y crecer como Cuerpo de Cristo. A tal fin, Él ha constituido los ministerios necesarios para su edificación (Efesios 4:11-16).

 

Sabemos que las muchas ocupaciones –justificadas o no--, las circunstancias que concurren precisamente a esas horas, el cansancio, la monotonía,los compromisos sociales, etc.,pueden ser la causa que obstaculice el atender la llamada del Señor para acudir a las reuniones donde somos convocados. Pero conviene también advertir, que no basta con acudir a estas citas para oír la Palabra de Dios, sino que es necesario que lo hagamos en el Espíritu y pidiendo al Señor que nos enseñe y nos haga entender sus mandamientos (Salmo 119:26-27). También es conveniente dejar claro que la Palabra predicada y enseñada debe ser recibida como dada por el Señor. Así lo consideraban los hermanos de Tesalónica: “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios” (1ª Tesalonicenses 1:13).

 

Amado hermano, cuando escuches la Palabra, no repares en el hombre que Dios utiliza en ese momento, sino que debes elevarte por encima de aquel que tienes delante de tu vista, y atender el mensaje de Dios para tu vida. Él es el que te instruye, exhorta o reprende por medio de la predicación. El mismo Jesús así nos lo dice: “El que a vosotros oye, a mi me oye; y el que a vosotros deshecha, a mí me deshecha. . .” (Lucas 10:16). ¡Oh, cuánto fruto se pierde de los sermones cuando sólo ponemos la mirada en el hombre y no atendemos a la voz de Dios! ¿Cuántas veces el Señor te ha reprendido en tu carnalidad e impureza? ¿Cuántos consejos te ha dado sobre tu forma de hablar o vestir? ¿Puedes contar las ocasiones en las que Dios te ha querido hablar y tú estabas ajeno a su Palabra predicada, o dejaste, por tu corazón endurecido, que la semilla la comiesen las aves? (Mateo 13:4) ¡Deja que el Señor abra brecha en tu corazón para sembrar la divina semilla de su Palabra. Pronto aparecerá el fruto que glorifique a Dios!

                                                                                                                        (Jesús Mª Vázquez Moreno)

LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO, ÚNICA RED VERDADERA

Agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación” (1ª Corintios 1:21)

 

La Iglesia de Jesucristo solamente crece por la locura de la predicación. No hay otro medio para comunicar el mensaje del Evangelio al hombre perdido. La fe, según la Palabra de Dios, “es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Esta fue la misión universal encomendada a los discípulos por el propio Jesucristo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15).

Pero la iglesia actual, con un mensaje mediatizado por el materialismo más dominante, acompañada de un indefinido cristianismo, no refleja el propósito de Dios hacia el hombre por medio de la obra de Jesucristo. Y esto ocurre porque la predicación actual se ha vuelto tibia, tolerante y conformista, en paralelo al contexto social que rodea a la iglesia de nuestros días, impropia del mandamiento de Jesucristo a sus discípulos para llevar el mensaje de arrepentimiento, perdón y justicia a un mundo cautivo del maligno y falto de la verdadera libertad, algo que formaba parte del núcleo central del mensaje evangélico predicado por el Señor Jesucristo (Juan 8:31-36).

 

Muchas de nuestras iglesias ofrecen un rostro cubierto por el velo altruista, así como por el acercamiento interesado al poder, formando parte del entramado social que es utilizado por organismos ajenos al mandato específico de Jesucristo, ignorando la seria advertencia del Señor: “Dad, pues, a César lo que es d César, y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 22:21). Son fácilmente identificables porque se manifiestan ante las autoridades locales de turno como paladines de la labor social; utilizando redes equivocadas para atraer a la gente a la miel de la ayuda social; olvidando que la salvación de las almas viene “por la locura de la predicación” (1ª Corintios 1:21). Deben, como el apóstol Pablo, proclamar: “Todo lo he llenado del evangelio de Cristo” (Romanos 15:29), en vez de ufanarse públicamente de la labor social realizada “en la llanura del Jordán” (Génesis 13:11).

 

Amado hermano, ¿qué redes estás utilizando como pescador de Jesucristo? ¿En qué mar estás echando tus redes? ¿Crees que así serán atraídos los hombres al Cristo resucitado? Acuérdate de las multitudes que eran alimentadas por Jesús y no llegaron a convertirse a pesar de sus pruebas de amor y generoso cuidado (Juan 6:26). Tú debes saber que ante Dios eres responsable de predicar y proclamar la Buena Nueva del Evangelio de la gracia de Dios en Cristo Jesús. ¡Esa debe ser tu pasión como cristiano! Pero no estamos llamados a anunciar sólo un “Dios bueno y amoroso” o un evangelio social interesado, sino a proclamar arrepentimiento de pecados y conversión, porque así lo hacían valientemente los apóstoles: “Arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3:19). Medita seriamente ante Dios sobre tu llamamiento como discípulo de Cristo, porque Él ha dicho: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Apocalipsis 22:12).                         (Jesús Mª Vázquez Moreno)

 

Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce (Sevilla); foco del protestantismo en la Andalucía del siglo XVI. De este lugar huyeron, perseguidos por la cruel y sanguinaria inquisición española Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera. Tiempo despuésel 28 de septiembre de 1569 , Casiodoro de Reina, en Basilea (Suiza),  tradujo de las lenguas originales la Biblia llamada "Biblia del Oso"Posteriormente, en 1602, fue revisada por Cipriano de Valera , pasando a ser la "Biblia del Cántaro", por las figuras que aparecen en su portada.  La revisión de 1960, llamada Reina-Valera, es la que actualmente abunda en la mayoría de las iglesias protestantes de todo el mundo.


                                                                

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 669 018 797

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

          FRASES DE MATTHEW HENRY

"Desdichado es el pueblo cuyos enemi-gos son sus gobernantes" (Levit. 26:17)

                      ______________________

"Los que buscan la ruina de los escogidos de Dios solo preparan su propia ruina" (Salmo 62:3)

                       ______________________

"Los grandes méritos no protegen a los hombres de las mayores humillaciones y afrentas en este ingrato mundo"                                                          (Éxodo 32:1)

                     ______________________

"No sabemos lo que pedimos cuando pedimos la gloria de llevar la corona, y no pedimos la gracia para llevar la cruz en nuestro camino a ella "

                                           (Mateo 20:22)

                     _____________________

"Cristo murió para pagar nuestra deuda, y resucitó para obtener nuestra carta de pago".

                      _____________________

"El honor es como la sombra, que huye de aquellos que la persiguen y la agarran, pero sigue a los que huyen de ella" (Mateo 23:12)

                     ______________________

"Cuando están en el púlpito, predican tan bien que es una pena que salgan; pero, cuando están fuera del púlpito, viven tan mal que es una pena que entren de nuevo" (Mateo 23:3)

                      ______________________

"La aplicación es la vida de la predica-ción" (Mateo 21:42-43)

                      ______________________

"Nunca hemos de ser ahuyentados de nuestro deber por la malicia de nuestros enemigos, o por la falta de amabilidad de nuestros amigos" (Mateo 21:18) 

    (Recopiladas por Demetrio Cánovas)

     EL CAMBIO NO VIENE DEL HOMBRE

"Algunas personas  hacen de la buena vecindad una especie de religión.. Creen que si ponen el vino nuevo de la buena vecindad en el viejo odre todo irá bien para sus almas al final.

Considerad la necesidad de esto. Una persona no es cambiada, simplemente, por añadir a su vida ciertos buenos hechos, pero cuando haya hecho estas adiciones y sustracciones, ¿qué será? Será el mismo hombre viejo.

¿Por qué es así? Y ¿por qué se equivocan de este modo los hombres? Parece que es porque no comprenden la naturaleza del problema humano. Se cree comúnmente que los hombres están bajo la condena-ción de Dios a causa de sus pecados. Si un hombre miente, estafa, roba, blasfema el nombre de Dios, profana el día del Señor, pero llega a quitar estos pecados de su vida, tendrá la salvación de su alma. Pero el hombre no está bajo la condenación de Dios principalmente a causa de sus pecadosNo os sorprendáis: Lo está porque es pecador por naturaleza. Esto es, porque tiene una naturaleza separada de Dios, corrompida, depravada, y está en mala relación con Dios. Pablo lo explicó de esta manera: "Somos por naturaleza --dijo--hijos de ira". No venimos  a ser hijos de ira porque pecamos, sino que pecamos porque somos hijos de ira."   

(Tomado de "Dios no está muerto" ,

de Gordon H. Girod,)