Canciones infantiles

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

¡Aunque Cristo derribó la pared intermedia de separación entre judíos y gentiles, algunos contumaces se obstinan en mantenerla en pie desobedeciendo, conscientemente, la Revelación dada por Dios a la Iglesia redimida por Cristo, compuesta por judíos y gentiles!

 

"Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús."(Gálatas 3:28)


"Porque no hay diferencia entre judío ni griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan." (Romanos 10:12) 


"Pues no es judío el que lo exteriormente, ni es la circuncisión la que hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra"

(Romanos 2:28-29)


 

¡Trabaja para el Señor en tu trabajo terrenal! Cuando trabajes, no busques impresionar a nadie. Trabaja como si el Señor te estuviera viendo, porque de hecho te está viendo...Trabaja para el Señor, esfuérzate, pero recuerda que también debes confiar en él, porque es Dios quien trabaja por ti (Colosenses 3:22-24). (Tomado de "Nueva Reforma")

"La obra del Espíritu Santo es necesaria para el cumplimiento total del propósito eterno de Dios. Hablando hipotéticamente, pero con reverencia, si Dios no hubiese hecho más que entregar a Cristo a la muerte por los pecadores, ni uno solo se salvaría jamás. Para que un pecador vea la necesidad que tiene de un Salvador y quiera recibir al Salvador que necesita, se precisa indispensablemente, sobre él y en él, la obra del Espíritu Santo. Si Dios no hubiera hecho más que entregar a Cristo a la muerte por los pecadores, y luego enviar a sus siervos a proclamar la salvación por Cristo, dejando que los pecadores de por sí la aceptaran o rechazaran según ellos quisieran, todos la habrían rechazado; porque en lo íntimo todos los hombres odian a Dios y están en enemistad con Él (Romanos 8:7). Por consiguiente, es necesario que haya una obra del Espíritu Santo para traer al pecador a Cristo, para vencer su oposición innata, y para inducirle a aceptar la provisión que Dios ha hecho".

                       Arthur W. Pink

     (Tomado del libro “La soberanía de Dios")

               http://editorialperegrino.com