Canciones infantiles

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

"Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirie-

ron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?  (Mateo 18:31-33).

 

"El Señor espera que trates a los demás de la misma manera que Él te ha trata-do a ti. No te pide un comportamiento

 conforme a la justicia. Él espera que no pidas justicia a los otros. El Señor te perdona tu deuda de acuerdo a la miseri-cordia. En la medida en que Él te ha dado a ti, Él quiere que tú des a los otros. Él te ha dado mucho, de muchas formas y en abundancia; Él quiere que tú hagas lo mismo. Al igual que Él te trata a ti, tú debes tratar a tu hermano.

 

Es reprobable a la vista de Dios que la persona perdonada no muestre perdón. Nada puede ser más reprobable que el que la persona perdonada no perdone; que el que haya recibido misericordia no se muestre misericor-dioso, y el que haya recibido gracia no dé muestras de gracia. Debemos aprender ante Dios a tratar a los otros conforme al modo en que Él nos ha tratado. Dejemos que lo que nos ha sido concedido nos haga humildes de modo que tratemos a los otros según este mismo principio."

(Tomado de "Consejos para una vida santa" de Watchman Nee/ Ilustración: Obra de William Hole s.XIX-XX)                      

      ¡Mi protección y mi ayuda eres Tú,         Señor! (George Matheson, 1842-1906)

¡Mi corazón te necesita, Señor, mi corazón te necesita. No hay parte alguna de mi ser que te necesite como mi corazón. Todo lo demás que está dentro de mí puede llenarse mediante tus dones. Mi hambre se puede satisfacer con el pan de cada día.

Mi sed se puede aplacar por medio de las aguas terrenales. Mi frío lo puede quitar el fuego del hogar. Mi agotamiento puede aliviarse mediante el descanso externo. Sin embargo, no hay cosa externa alguna que pueda purificar mi corazón!

   ¿Conocemos los mandamientos del              Señor sobre los menesterosos?

 "Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en algunas de tus ciudades, en la tierra que Jehová te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite.

Guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: "Cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque el podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado. Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas. Porque no faltarán menes-terosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menestero-so en tu tierra."

(Texto: Deuteronomio 15:7-11/

Ilustración:"La sopa de los pobres", de Giudici Reynaldo)

                            ____________

"Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará Jehová. 

Jehová lo guardará, y le dará vida; será bienaventurado en la tierra..." 

(Salmo 41:1-3)