Canciones infantiles

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

          Las buenas obras muestran la               evidencia de una genuina salvación 

Aunque las buenas obras no son la base de la salvación, no obstante, son absolutamente esenciales a la salvación como sus frutos y evidencias. Dichos frutos son producidos por la fe tan naturalmente como las uvas son producidas por la vid. Y aunque dichos frutos no nos hacen justos ante Dios, no obstante, su relación con la fe es tan íntima que no puede haber fe verdadera aparte de ellos. Ni tampoco pueden haber buenas obras, en el sentido estricto de la palabra, aparte de la fe. Nuestra salvación no es “por obras” sino “para buenas obras” (Efesios 2:9,10).

(Tema: Loraine Boettner/Ilustración: Óleo del pintor jerezano Juan Padilla)

    La verdadera evangelización bíblica

"La evangelización debe comenzar con la santidad de Dios, la pecaminosidad bíblica del hombre, las demandas y el castigo de la Ley, y las consecuencias eternas del mal obrar. Solo el hombre al que se lleva a ver su culpabilidad de este modo se refugia en  Cristo en busca de liberación y redención. No se puede llamar creer verdaderamente en Jesús a creer en Él sin esta base. Puedes hasta tener una creencia psicológica en el Señor, pero creer de verdad es ver en Él  a Aquel que nos salva de la maldición de la Ley. La verdadera evangelización empieza así, y, por tanto, es principalmente una llamada al arrepentimiento: "testificando (...) acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo" (Hechos 20:21)

Del mismo modo, esta doctrina del pecado es también vital para un verdadero entendimiento de la santidad. Y aquí, de nuevo, creo que vemos su urgente pertinencia en el tiempo actual. No sólo nuestra evangelización ha sido superficial, sino que también lo ha sido nuestro concepto de santidad. Con demasiada frecuencia encontramos personas pretenciosas que están muy a la ligera satisfechas consigo mismas solo por el hecho de no ser culpables de ciertas cosas...La arrogancia y la presunción son la auténtica antítesis de la doctrina de la santidad, según el Nuevo Testamento."

(Martyn Lloyd-Jones/Tomado  de "La gravedad del pecado")

"Las obras más grandes y encomiables de los hombres no son nada más que trapos sucios ante Dios. Se podría vestir o envolver a un leproso para cubrir sus llagas en la seda más fina y blanca, pero inmediatamente la corrupción de su carne contaminaría la tela y llegaría a ser tan vil como el hombre al que cubre. Así son las obras de los hombres ante Dios: llevan la corrupción del hombre que las hace."  

                     _______________________

"A todo aquel que dice que Dios le ha salvado y sigue viviendo como vivía antes, le pregunto, ¿Dios lo salvó de qué?"

                     _______________________

"El evangelio no es salvación para todos, sino salvación para los que creen. Para los demás es una sentencia de muerte."

(Paul Washer)

"Si no tienes enemigos en tu vida como cristiano, debes reflexionar delante del altar de Dios si tu vida espiritual está a la altura del compromiso demandado por  el Señor que te redimió. No hay discípulo verdadero de Jesucristo  que no sufra persecución y aflicción por causa de su fiel y valiente testimonio ante el mundo." 

(J.Mª V.M.)

(Fotografía del hermano (ya gozándose con el Señor) Juan Labrador Sánchez, General de Artillería de la Armada, el cual sufrió grandemente en su lucha por la libertad religiosa dentro del Ejército. En más de una ocasión fue arrestado y sufrió prisión por defender la verdad del Evangelio de Jesucristo, pero siempre el Señor estuvo a su lado y le dio fuerzas. 

Fue un entusiasta propagador de la fe cristiana, la cual divulgó hasta los últimos días de su vida en su querida tierra gaditana de Puerto Real)

(Para más datos acceder al libro "Reforma y Contrarreforma en Andalucía", de Gabino Fernández Campos.)