Canciones infantiles

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

    Habiendo recibido misericordia,

              sé misericordioso

"El Señor espera que trates a los demás de la misma manera que Él te ha tratado a ti. No te pide un comporta-miento conforme a la justicia. Él espera que no pidas justicia a los otros. El Señor te perdona tu deuda de acuerdo a la misericordia. En la medida en que Él te ha dado a ti, Él quiere que tú des a los otros.Él te ha dado mucho, de muchas formas y en abundancia; Él quiere que tú hagas lo mismo. Al igual que Él te trata a ti, tú debes tratar a tu hermano.

Es reprobable a la vista de Dios que la persona perdonada no muestre perdón. Nada puede ser más el que la persona perdonada no perdone; que el que haya recibido misericordia no se muestre misericordioso, y el que haya recibido gracia no dé muestras de gracia.  Debemos aprender ante Dios a tratar a los otros conforme al modo en que Él nos ha tratado. Dejemos que lo que nos ha sido concedido nos haga humildes de modo que tratemos a los otros según este mismo principio.

(...) El principio que debe regir la comu-nión de los creyentes es la gracia. No es que tu compañero no te deba nada; pero si le metes en la cárcel, el Señor inmediatamente te meterá a ti en la cárcel. Su deuda es de veras, pero la tuya también." 

(Tomado de "Consejos para una vida santa", de Watchman Nee)

 La gracia, favor inmerecido de Dios

La gracia, al ser un favor inmerecido, ha de ser concedida de una manera soberana. Por ello, declara el Señor: "Tendré miseri-cordia del que tenga misericordia" (Éxodo 33:19). Si Dios mostrara su gracia para con todos los descendientes de Adán, estos llegarían enseguida a la conclusión de que Dios estaba obligado a llevarles al Cielo como compensación por haber permitido que la raza humana cayera en pecado. Pero el gran Dios no está obligado para con ninguna de sus criaturas, y mucho menos con las que le son rebeldes.

La vida eterna es una dádiva y, por tanto, no puede conseguirse por las obras, ni reclamarse como un derecho. Si, pues, la salvación es una dádiva, ¿quién tiene derecho alguno para decir a Dios a quién debería concederla? Y no es que el bendito Dador niegue este don a quien lo busca con todo el corazón, y según las reglas que Él ha prescrito. No.  La gracia divina es el favor inmerecido y salvador de Dios, ejercido en la concesión de bendiciones a los que no tienen mérito propio, y por los cuales no se les exige compensación alguna ."

(Por Arthur W. Pink. Tomado de la revista "Nueva Reforma")

                               _____________    

 "Porque por gracia sois salvos, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe."

(Efesios 2:8)

 

 "Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado." (1ª Pedro 1:13)