Registrada en el Ministerio de Justicia en 1.993. Miembro de la F.E.R.E.D.E. y del C.E.A.A.

     

                    Lema para 2016:

   "Aprovechando bien el tiempo" (Efesios 5:16)

       (Tomado de la Iglesia "Torre Fuerte")     

                         _____________________                He aquí  que como el barro en la mano del             alfarero, así sois vosotros en mi mano"                     (Jeremías 18:6)

 

 

La formación del 

carácter cristiano

________________

La formación del carácter cristiano no es una cuestión legalista. En el Sermón del Monte, el Señor contrastó su mensaje con el legalismo farisaico y advirtió a sus discípulos que si su justicia no superaba la de los escribas y fariseos, no entrarían en el reino de los cielos (Mateo 5:20). Es decir, que el carácter cristiano no se forma mediante el cumplimiento puntilloso de una serie de requisitos pormenorizados, sino más bien mediante una respuesta agradecida al amor de Cristo que nos apremia (2ª Corintios 5:14). Sólo un amor inspirado en el amor redentor de Cristo y motivado por éste es capaz de elevarnos por encima de una mera moralidad externa y llevarnos a las cumbres de la abnegación y la entrega. Y para ello, ¿qué mejor que un conocimiento experimental y profundo de las doctrinas de la gracia soberana de Dios?

 

Hay gran bendición cuando se manifiesta un verdadero carácter cristiano. Hoy en día, la bendición se busca en las experiencias esotéricas, en las emociones fuertes, en las manifestaciones multitudinarias. ¡Qué gran error! Eso es un tratamiento puramente sintomatológico de las graves afecciones que aquejan al pueblo de Dios. Llevan los creyentes, por así decirlo, durante unos minutos al “cielo”, para dejarlos el resto del tiempo en el “hoyo de la destrucción” y en “lodo cenagoso” (Salmo 40:2). La verdadera bendición reside en un estado continuado de bienaventuranza mediante la práctica de la humildad, la misericordia, la limpieza de corazón, la paz, etc. No depende de factores externos, sino de una disposición interna fruto de la gracia, alimentada por la Palabra y fortalecida por el Espíritu. Claro que esto es más difícil que montar una “celebración” cristiana.

 

A pesar de las dificultades implícitas en la formación del carácter cristiano, las bendiciones que se reciben y se transmiten sobrepasarán con creces los esfuerzos y sufrimientos que se experimentan. Como dice el autor de Hebreos: “Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después después fruto apacible fruto apacible de justicia” (Hebreos 12:11). Sólo un cristiano maduro y profundo satisface plenamente. Es interesante notar que cada una de las Bienaventuranzas incluye una promesa de bendición de tal magnitud que compensa sobradamente cualquier sacrificio envuelto en la prosecución del carácter cristiano. . .

 

Miremos a nuestro alrededor y descubramos quiénes son los que más reflejan el carácter de Cristo e imitémosles. Si seguimos la doctrina de Cristo, sigamos también su ejemplo. Que nuestro carácter sea como el de Él. Un carácter auténticamente cristiano glorifica a Dios.                                           (Texto: Fragmento de un artículo de D. C. M/Ilustración: Obra de Alphonse Levi )

     ¿Cuál es el remedio para una conciencia contaminada?

 

La Escritura enseña que es necesario y posible un doble limpiamiento: "Limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios" (2ª Corintios 7:1). Carlos Darwin escribió de unos animales que no pueden ver porque han perdido la capacidad de ver por vivir en  una caverna. Descubrió algunos que no vivían muy adentro de la caverna, y aunque en parte habían perdido la vista, poco a poco la recobraron al acostumbrarse lentamente a la luz. Aunque haya perdido la conciencia mucho de su sensibilidad del pecado, todavía hay tiempo que se restablezca  (hablamos de creyentes que viven en este estado). El primer paso es uno que tenemos que tomar nosotros mismos por limpiarnos -separarnos de todo lo que conocemos por pecado y en contra de la voluntad de Dios. Si no queremos hacer esto, automáticamente nos incapacitamos para experimentar el limpiamiento de la sangre de Cristo. Pero si resueltamente nos proponemos habérselas con todo pecado conocido, podemos contar con la ayuda del Espíritu Santo para confirmarnos en nuestro propósito y capacitarnos para que lo logremos.

 

Pero el limpiamiento de nosotros mismos no es más que la preparación necesaria para tener la conciencia  limpia por la sangre de Cristo. La conciencia no tiene remedio para sus propias enfermedades. Hebreos 9:13-14 da  la receta infalible para que sea completamente limpiada y renovada: "Si la sangre de machos cabríos y de toros, y la cenizde la novilla, rociada sobre los que han llegado a ser inmundos  los santifica, para purificación de la carne; ¿cuánto más la sangre de Cristo. . . .limpiará vuestra conciencia de las obras muertas?" El distintivo del sacrificio de la novilla roja a que hace referencia este pasaje era que siempre estaba a mano y fácilmente se podía conseguir. Igualmente el limpiamiento de la sangre de Cristo. Pero como sucedía con el israelita a quien le condenaba su conciencia, así nos pasa a nosotros: el sacrificio que está a mano tiene que ser apropiado personalmente.

 

El perdón del peor pecado lo hace salir inmediata y completamente de la conciencia. Ya no debe seguir causándonos pena. La conciencia como un resorte soltado vuelve a su acción normal de avisarnos de que se aproxima de nuevo el pecado y de dar juicio sobre el carácter del obrar moral. Librada del peso de los pecados pasados el alma sube cantando como una alondra a su elemento nativo. El Espíritu Santo, que aplica el solvente poderoso de la sangre de Cristo a la conciencia contaminada en contestación a nuestra fe, se goza con hacerlo posible que de ahora en adelante vivamos con la conciencia "sin ofensa para con Dios y los hombres" (Hechos 24:16).

(Texto:  Tomado de "Clínica espiritual", de J, Oswald Sanders)

" Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren" (Juan 4:23-24)

 

TESOROS DIARIOS PARA EL ALMA..

Meditaciones diarias para el alma necesitada

Haga click en: "TESOROS DIARIOS ..."

El tiempo en Jerez de la Fra. (Cádiz) (Para más información haga click en el gráfico de arriba)

IGLESIA EVANGÉLICA EL

ALFARERO.COM

Avda. Blas Infante, núm. 37

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Móvil: 627 137 280

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16)

   Solo la Fe

  Solo la Gracia

  Solo Cristo

  Solo la Escritura

  Solo a Dios gloria 

          El engaño del falso cristianismo

"También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperan-tes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a estos evita." (2ª Timoteo 3:1-5)

"Nótese en particular que el texto dice que los que están envueltos en estos pecados tan negros, son al mismo tiempo los que tienen la forma de la piedad "más negando el poder de ella". El mundo no tiene "la forma de la piedad". Sólo una iglesia apóstata podría encontrarse en esta situación, una iglesia llena de "amadores de los placeres, más bien que amadores de Dios"

Cuando las cosas predichas en este texto prevalezcan en el mundo entero, sabremos que habrán llegado "los postreros días", pues estos días han de hacerse "peligro-sos por el predominio del mal". Abundará la iniquidad y sobre la masa del pecado echarán los mantos hipócritas de "la forma de la piedad" los que por falta de fe en la Palabra de Dios niegan su poder.

Hablando de que vivan cuando estuvieren inminentes el juicio de vivos y muertos y la subsiguiente aparición de Cristo, dice el apóstol Pablo en otro capítulo: "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscen-cias,  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas" (2ª Timoteo 4:1-4).

Este pasaje muestra que no faltarán maestros, sino que el pueblo tendrá tal ansia de novedades que se apartará de la verdad para prestar atención  a fábulas y leyendas. . .Contra estas cosas nos previene la palabra de Dios".

(Por Asa Oscar Tait-1919/Ilustración:

obra de Van Dyck)

   24 septiembre 1557:

Auto de Fe en Sevilla donde fueron condenadas y ejecutadas 

por la  Inquisición cuatro muje-res fieles al Señor Jesucristo:

   Isabel de Baena, María de Virués,

   Mª Coronel y María de Bohórquez,

   (doncella de no más de 21 años)